La nue­va refor­ma labo­ral – Un des­truc­ti­vo gol­pe a la cla­se tra­ba­ja­do­ra- Doris Bene­gas

I.- EL ABARATAMIENTO GENERALIZADO DEL DESPIDO

No sólo se aba­ra­ta el des­pi­do sino que se faci­li­ta aún más el lla­ma­do des­pi­do “obje­ti­vo” por cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción, bien sea indi­vi­dual o colec­ti­vo, que se hará exten­si­vo al sec­tor públi­co, (ERES), y se supri­men los sala­rios de tra­mi­ta­ción

a) Indem­ni­za­ción por des­pi­do (dis­ci­pli­na­rio) impro­ce­den­te para la gene­ra­li­dad de los con­tra­tos por tiem­po inde­fi­ni­do. (Dis­po­si­ción Tran­si­to­ria 5ª del R.D.L 312)

La indem­ni­za­ción con carác­ter gene­ral será de 33 días de sala­rio por un año de anti­güe­dad, con un máxi­mo de 24 meses de sala­rio. Has­ta aho­ra estos con­tra­tos ordi­na­rios por tiem­po inde­fi­ni­do tenían una indem­ni­za­ción de 45 días de sala­rio por cada año tra­ba­ja­do con un máxi­mo de 42 men­sua­li­da­des de sala­rio.

Para los con­tra­tos ante­rio­res a la refor­ma se con­ser­va lo adqui­ri­do has­ta aho­ra (45 días por año) y a par­tir de aho­ra se apli­ca­rán los 33 días de sala­rio por año de ser­vi­cio. Pero ésto es enga­ño­so pues aho­ra la indem­ni­za­ción para los con­tra­tos ante­rio­res será de 45 días de sala­rio por año de ser­vi­cio por el tiem­po ante­rior a la entra­da en vigor de la pre­sen­te refor­ma, y a razón de 33 días de sala­rios por año de ser­vi­cio por el tiem­po de pres­ta­ción de ser­vi­cios pos­te­rior a la refor­ma.

El impor­te indem­ni­za­to­rio resul­tan­te no podrá ser supe­rior a 24 men­sua­li­da­des de sala­rio, sal­vo que el cálcu­lo de la indem­ni­za­ción por el perio­do ante­rior a la refor­ma resul­te un núme­ro de días supe­rior a 24 meses de sala­rio, en cuyo caso se apli­ca­rá este como impor­te indem­ni­za­to­rio máxi­mo, sin que en nin­gún caso pue­da sobre­pa­sar 42 men­sua­li­da­des.

Es decir, que los tra­ba­ja­do­res que lle­van más de 16 años (que dan dere­cho a una indem­ni­za­ción de 24 men­sua­li­da­des de sala­rio a razón de 45 días por año), se que­da­rán con la indem­ni­za­ción que ten­gan con­so­li­da­da en el momen­to de la entra­da en vigor de la refor­ma, sin poder sobre­pa­sar 42 meses, se les con­ge­la por tan­to el dere­cho a deven­gar más anti­güe­dad.

Si el des­pi­do dis­ci­pli­na­rio es decla­ra­do pro­ce­den­te por el Juz­ga­do de lo Social, se pier­de total­men­te el dere­cho a cobrar la indem­ni­za­ción como venía sien­do has­ta aho­ra.

b) En el des­pi­do obje­ti­vo.

El des­pi­do obje­ti­vo es el que se pro­du­ce cuan­do la empre­sa ale­ga para des­pe­dir cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción. Este des­pi­do obje­ti­vo pue­de ser indi­vi­dual o colec­ti­vo. Este últi­mo caso es el que reci­be el nom­bre de ERES (Expe­dien­te de Regu­la­ción de Empleo) de extin­ción de con­tra­tos, o como lue­go vere­mos, de sus­pen­sión de con­tra­tos o reduc­ción de jor­na­da.

Estos des­pi­dos pue­den ser pro­ce­den­tes (cuan­do está jus­ti­fi­ca­da esa cau­sa eco­nó­mi­ca, téc­ni­ca, orga­ni­za­ti­va o de pro­duc­ción) o impro­ce­den­tes (cuan­do no está jus­ti­fi­ca­da la cau­sa).

Si el des­pi­do es pro­ce­den­te (jus­ti­fi­ca­do por cau­sas obje­ti­vas) ten­drá una indem­ni­za­ción de 20 días de sala­rio por año de tra­ba­jo con un lími­te de 12 men­sua­li­da­des de sala­rio.

Si el des­pi­do obje­ti­vo es impro­ce­den­te (cau­sas obje­ti­vas no jus­ti­fi­ca­da) pasa a tener una indem­ni­za­ción equi­va­len­te al des­pi­do dis­ci­pli­na­rio impro­ce­den­te (45 días de indem­ni­za­ción antes y 33 días aho­ra).

Esto (los 20 días/​año) ya esta­ba así des­de hace tiem­po ¿qué es enton­ces lo que cam­bia la refor­ma?. Cam­bian dos cosas, pri­me­ro que se amplía muchí­si­mo lo que se con­si­de­ran cau­sas eco­nó­mi­cas, y segun­do, se supri­me el con­trol admi­nis­tra­ti­vo por la auto­ri­dad labo­ral de los des­pi­dos obje­ti­vos colec­ti­vos (ERES).

1.Definición de cau­sas eco­nó­mi­cas: Ya en la refor­ma ante­rior, esta defi­ni­ción era muy amplia, pero aún no lo sufi­cien­te­men­te amplia para los empre­sa­rios pues aún cabía cues­tio­nar ante los Juz­ga­dos de lo Social qué se enten­día por situa­ción nega­ti­va o pér­di­das, y algu­nos jue­ces daban la razón al tra­ba­ja­dor con­si­de­ran­do estos des­pi­dos impro­ce­den­tes y pasa­ban a ser indem­ni­za­dos con 45 días por año de anti­güe­dad.

Des­de la ante­rior refor­ma se enten­día que había cau­sas eco­nó­mi­cas cuan­do “de los resul­ta­dos de la empre­sa se des­pren­da una situa­ción eco­nó­mi­ca nega­ti­va, en casos tales como la exis­ten­cia de pér­di­das actua­les o pre­vis­tas, o la dis­mi­nu­ción per­sis­ten­te del nivel de ingre­sos que pue­dan afec­tar a su via­bi­li­dad o su capa­ci­dad de man­te­ner el volu­men de empleo”. (Así que­dó redac­ta­do des­pués de la Refor­ma de Sep­tiem­bre de 2010, Ley 352010).

Aho­ra con la refor­ma se dice que “se enten­de­rá per­sis­ten­te la dis­mi­nu­ción si se pro­du­ce duran­te tres tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos”.

En los últi­mos tiem­pos de cri­sis eco­nó­mi­ca el des­pi­do obje­ti­vo es el que más se ha uti­li­za­do, pues era muy fácil “jus­ti­fi­car” pér­di­das pre­sen­tes o futu­ras o dis­mi­nu­ción del nivel de ingre­sos. Aho­ra será mucho más fácil. Y no cabrán dudas.

No hay que olvi­dar ade­más, que en los des­pi­dos obje­ti­vos en empre­sas de menos de 25 tra­ba­ja­do­res, el 40% de esos 20 días por año (es decir 8 días por año) los abo­na el FOGASA. Por tan­to en estos casos al empre­sa­rio el des­pi­do obje­ti­vo le sale por 12 días de sala­rio por año de anti­güe­dad.

2. Supre­sión del con­trol admi­nis­tra­ti­vo en los des­pi­dos obje­ti­vos colec­ti­vos. Se entien­de que son colec­ti­vos cuan­do afec­tan a 10 tra­ba­ja­do­res en empre­sas de menos de 100 tra­ba­ja­do­res; al 10% de los tra­ba­ja­do­res en empre­sas de 100 a 300 tra­ba­ja­do­res y a 30 tra­ba­ja­do­res en empre­sas de 300 o más tra­ba­ja­do­res.

En estos casos se abría un perio­do de 15 días de con­sul­tas con los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, y si no había acuer­do se some­tía a la Auto­ri­dad Labo­ral el expe­dien­te de regu­la­ción de empleo (ERE) de extin­ción de con­tra­tos para que la auto­ri­dad labo­ral lo esti­ma­se o des­es­ti­ma­se. Esta auto­ri­za­ción por la Admi­nis­tra­ción es la que se supri­me con la refor­ma actual, por lo que si no hay acuer­do se pasa­rá a apli­car la deci­sión empre­sa­rial y los tra­ba­ja­do­res podrán acu­dir al Juz­ga­do de lo Social por la vía del Con­flic­to Colec­ti­vo.

Cuan­do se tra­ta de la sus­pen­sión colec­ti­va tem­po­ral de con­tra­tos o de la reduc­ción colec­ti­va de jor­na­da por cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción (ERES de sus­pen­sión tem­po­ral o reduc­ción de jor­na­da), tam­bién deja­rán de pre­ci­sar de la auto­ri­za­ción admi­nis­tra­ti­va para poder lle­var a cabo la medi­da. Aho­ra en estos casos el empre­sa­rio ten­drá una boni­fi­ca­ción del 50% de las cuo­tas empre­sa­ria­les a la Segu­ri­dad Social de los tra­ba­ja­do­res afec­ta­dos con un máxi­mo de 240 días por trabajador/​a, siem­pre que se com­pro­me­ta a man­te­ner el empleo duran­te 1 año des­pués de la sus­pen­sión o reduc­ción. Estas boni­fi­ca­cio­nes son com­pa­ti­bles con otras siem­pre que con­jun­ta­men­te no superen el 100% de la cuo­ta empre­sa­rial.

c) Supre­sión de los sala­rios de tra­mi­ta­ción.

En cuan­to al des­pi­do dis­ci­pli­na­rio impro­ce­den­te (o al des­pi­do obje­ti­vo impro­ce­den­te) ha de aña­dir­se que se supri­men los sala­rios de tra­mi­ta­ción (sala­rios deven­ga­dos des­de la fecha del des­pi­do has­ta la con­ci­lia­ción o reso­lu­ción que reco­noz­ca la impro­ce­den­cia del des­pi­do), en todos los casos en que el empre­sa­rio opte por la indem­ni­za­ción.

Has­ta aho­ra había obli­ga­ción de pagar sala­rios de tra­mi­ta­ción sal­vo que el empre­sa­rio pusie­ra a dis­po­si­ción del tra­ba­ja­dor la indem­ni­za­ción en el momen­to de entre­gar­le la car­ta de des­pi­do (pla­zo de 48 horas).

d) Des­pi­do obje­ti­vo en el sec­tor públi­co.

Tam­bién se podrá pro­ce­der al des­pi­do por cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción en el sec­tor públi­co en rela­ción al per­so­nal labo­ral. Se enten­de­rá que con­cu­rren cau­sas eco­nó­mi­cas en las Admi­nis­tra­cio­nes Públi­cas cuan­do se pro­duz­ca en las mis­mas una situa­ción de insu­fi­cien­cia pre­su­pues­ta­ria sobre­ve­ni­da y per­sis­ten­te para la finan­cia­ción de los ser­vi­cios públi­cos corres­pon­dien­tes, y se entien­de que es per­sis­ten­te si se pro­du­ce duran­te tres tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos (ver art. 3.1 de la Ley 3/​2011 de Con­tra­tos del Sec­tor Públi­co)

II.- El Con­tra­to de For­ma­ción y Apren­di­za­je

Es el que se cele­bra con jóve­nes de entre 16 y 30 años (o has­ta los 25 años cuan­do la tasa de des­em­pleo se sitúe por deba­jo del 15%), que carez­can de cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal reco­no­ci­da por el sis­te­ma de for­ma­ción pro­fe­sio­nal o edu­ca­ti­vo, reque­ri­da para con­cer­tar un con­tra­to en prac­ti­cas.

Ten­drá una dura­ción de entre 1 año y 3 años (has­ta aho­ra la dura­ción máxi­ma era de 2 años).

La for­ma­ción podrá reci­bir­se en la pro­pia empre­sa cuan­do esta dis­pon­ga de las ins­ta­la­cio­nes y el per­so­nal ade­cua­do.

Las retri­bu­cio­nes no podrán ser infe­rio­res al SMI y se harán en pro­por­ción al tiem­po de tra­ba­jo. Duran­te el pri­mer año no podrán tra­ba­jar más del 75% de la jor­na­da máxi­ma, y duran­te el segun­do y ter­cer año, no podrán supe­rar el 85% de esa jor­na­da. Por tan­to podrán tra­ba­jar con el 75% u 85% del sala­rio míni­mo (480 € o 544 €/​mes), sin que en la prác­ti­ca vaya a ser posi­ble con­tro­lar la dura­ción efec­ti­va de la jor­na­da de tra­ba­jo.

Estos con­tra­tos tie­nen una boni­fi­ca­ción del 100% de las cuo­tas empre­sa­ria­les a la Segu­ri­dad Social si la empre­sa tie­ne menos de 250 tra­ba­ja­do­res, y del 75% si tie­ne más de 250 tra­ba­ja­do­res (art. 3 del RDL). La con­tra­ta­ción de jóve­nes con con­tra­tos de for­ma­ción se hará sin que la empre­sa pague nada a la Segu­ri­dad Social por ellos, en las empre­sas de menos de 250 tra­ba­ja­do­res que son la inmen­sa mayo­ría.

Si estos con­tra­tos se trans­for­man en inde­fi­ni­dos ten­drán una reduc­ción en la cuo­ta empre­sa­rial a la Segu­ri­dad Social de 1.500 €/​año duran­te 3 años (4.500 €), y si son muje­res de 1.800 €/​año).

Por otra par­te, los tra­ba­ja­do­res con al menos un año de anti­güe­dad en la empre­sa, tie­nen dere­cho a un per­mi­so retri­bui­do de 20 horas anua­les de for­ma­ción vin­cu­la­da al pues­to de tra­ba­jo, acu­mu­la­bles por un perío­do de has­ta 3 años (se acor­da­rá la con­cre­ción entre empre­sa­rio y tra­ba­ja­dor). Para sus­ti­tuir a los tra­ba­ja­do­res en horas de for­ma­ción podrán con­tra­tar a tra­ba­ja­do­res des­em­plea­dos per­cep­to­res de la pres­ta­ción de des­em­pleo, abo­nan­do la dife­ren­cia del sala­rio (art. 2 del R.D.L).

III.- Con­tra­to por tiem­po inde­fi­ni­do de apo­yo a empren­de­do­res, dicen que “para faci­li­tar el empleo esta­ble” (art. 4 R.D.L.)

Las empre­sas que ten­gan menos de 50 tra­ba­ja­do­res podrán cele­brar con­tra­tos por tiem­po inde­fi­ni­do y a jor­na­da com­ple­ta. En estos con­tra­tos el perio­do de prue­ba será de un año, y duran­te este tiem­po se pue­de des­pe­dir sin indem­ni­za­ción algu­na.

Tie­nen los siguien­tes incen­ti­vos fis­ca­les:

- Deduc­ción de 3.000 € por el pri­mer con­tra­to rea­li­za­do por la empre­sa con un menor de 30 años

- Ade­más por un impor­te equi­va­len­te al 50% de la pres­ta­ción por des­em­pleo que el tra­ba­ja­dor tuvie­ra pen­dien­te de per­ci­bir en el momen­to de ser con­tra­ta­do con un lími­te de 12 men­sua­li­da­des (siem­pre que hubie­re per­ci­bi­do 3 meses antes de ser con­tra­ta­do).

- El tra­ba­ja­dor pue­de com­pa­ti­bi­li­zar, con su sala­rio, cada mes el cobro del 25% de la pres­ta­ción de des­em­pleo que le res­ta­re por per­ci­bir al ser con­tra­ta­do.

Al empre­sa­rio le sale por un 25% del sala­rio. Y por otra par­te los des­em­plea­dos que no cobren pres­ta­ción de des­em­pleo ten­drán más difi­cul­ta­des para acce­der a este tipo de con­tra­tos.

Ade­más de los incen­ti­vos fis­ca­les, el empre­sa­rio tie­ne dere­cho a las siguien­tes boni­fi­ca­cio­nes: De la cuo­ta empre­sa­rial a la Segu­ri­dad Social:

- Has­ta 3.600 € en total (en los tres pri­me­ros años), si el tra­ba­ja­dor tie­ne entre 16 y 30 años.

- Has­ta 3.900 € en total (en los tres pri­me­ros años), si el tra­ba­ja­dor es un des­em­plea­do que lle­ve, al menos 12 meses, ins­cri­to en el INEM en los 18 meses ante­rio­res a la con­tra­ta­ción.

- Si con­tra­ta a muje­res las boni­fi­ca­cio­nes serán de 1.500 €/​año en sec­to­res en que este colec­ti­vo esté menos repre­sen­ta­do.

Ade­más son com­pa­ti­bles con otras boni­fi­ca­cio­nes siem­pre que no superen en total el 100% de la cuo­ta empre­sa­rial a la Segu­ri­dad Social.

Para el man­te­ni­mien­to de los incen­ti­vos debe­rá man­te­ner el empleo al menos tres años.

Este tipo de con­tra­ta­ción, según se afir­ma, afec­ta a un 95% del mer­ca­do de tra­ba­jo.

IV.- La lla­ma­da fle­xi­bi­li­dad inter­na

Bajo el títu­lo de “medi­das para favo­re­cer la fle­xi­bi­li­dad inter­na en las empre­sas como alter­na­ti­va a la des­truc­ción de empleo” se des­re­gu­lan aspec­tos tan impor­tan­tes como las cate­go­rías pro­fe­sio­na­les o la jor­na­da de tra­ba­jo, entre otras:

- Cate­go­rías Pro­fe­sio­na­les (art. 8 del R.D.L. y 22 del E.T.).

Des­apa­re­cen las cate­go­rías pro­fe­sio­na­les y, a par­tir de aho­ra, se rea­li­za­rá la cla­si­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal de los tra­ba­ja­do­res en GRUPOS PROFESIONALES. El gru­po pro­fe­sio­nal que se asig­ne al tra­ba­ja­dor pue­de incluir dis­tin­tas fun­cio­nes, espe­cia­li­da­des pro­fe­sio­na­les o res­pon­sa­bi­li­da­des. Tam­bién se le pue­den asig­nar fun­cio­nes de varios gru­pos pro­fe­sio­na­les. Ello va a faci­li­tar la movi­li­dad fun­cio­nal.

- Dis­tri­bu­ción irre­gu­lar de la Jor­na­da de Tra­ba­jo. Esa posi­bi­li­dad ya exis­tía cuan­do se esta­ble­cía en con­ve­nio o por acuer­do entre la empre­sa y los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, siem­pre que se res­pe­ta­ran los perío­dos míni­mos de des­can­so dia­rio y sema­nal. Aho­ra se aña­de que el empre­sa­rio podrá dis­tri­buir de mane­ra irre­gu­lar a lo lar­go del año el 5% de la jor­na­da de tra­ba­jo. Esto abre la puer­ta a que la jor­na­da que­de al anto­jo del empre­sa­rio pues será muy difí­cil acre­di­tar cuán­do la varia­ción de la jor­na­da afec­te al 5% anual (art. 9 del R.D.L. y art. 34.2º del E.T.).

V.- La Nego­cia­ción Colec­ti­va

El Con­ve­nio Colec­ti­vo es la nor­ma pac­ta­da entre empre­sa­rios y repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res, que es una garan­tía míni­ma y uni­fi­ca­do­ra de con­di­cio­nes de tra­ba­jo en el ámbi­to que bar­ca el con­ve­nio colec­ti­vo. Hay Con­ve­nios de Empre­sa, de Sec­tor o Terri­to­ria­les (Pro­vin­cial, Auto­nó­mi­co, Esta­tal, ..), obli­ga a todos los empre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res inclui­dos en el ámbi­to de apli­ca­ción.

Con la refor­ma se da prio­ri­dad total al Con­ve­nio de Empre­sa sobre el de ámbi­to supe­rior, es decir, sobre el de sec­tor, pro­vin­cial, auto­nó­mi­co o esta­tal.

La posi­bi­li­dad de des­cuel­gue del Con­ve­nio Colec­ti­vo, es decir, vol­ver inapli­ca­ble el con­ve­nio ya exis­tía ante­rior­men­te a la refor­ma, en mate­ria de sala­rios.

A par­tir de la refor­ma: por cau­sas eco­nó­mi­cas, téc­ni­cas, orga­ni­za­ti­vas o de pro­duc­ción (enten­dien­do por cau­sas eco­nó­mi­cas las mis­mas que las dichas para el des­pi­do obje­ti­vo), por acuer­do entre la empre­sa y los repre­sen­tan­tes de los tra­ba­ja­do­res se pue­de pro­ce­der, tras un perio­do de con­sul­tas, a inapli­car en la empre­sa el con­ve­nio de empre­sa o sec­tor en mate­ria de jor­na­da de tra­ba­jo, hora­rio, dis­tri­bu­ción del tiem­po, régi­men de tur­nos, cuan­tía sala­ria y sis­te­ma de remu­ne­ra­ción, sis­te­ma de tra­ba­jo y ren­di­mien­to, mejo­ras volun­ta­rias, entre otras, … Si no hay acuer­do se irá a una solu­ción extra­ju­di­cial del con­flic­to o al arbi­tra­je si lo han pac­ta­do. Si sigue sin solu­ción se pue­de some­ter a una Comi­sión Con­sul­ti­va de Con­ve­nios Colec­ti­vos que resol­ve­rá en 25 días.

Has­ta aho­ra, cuan­do una vez trans­cu­rri­do el pla­zo máxi­mo no se alcan­za­ba un acuer­do, y las par­tes no se habían some­ti­do a arbi­tra­je o estos no hubie­ran solu­cio­na­do la dis­cre­pan­cia, se man­te­nía la vigen­cia del Con­ve­nio Colec­ti­vo, se pro­rro­ga­ba inde­fi­ni­da­men­te. Es decir, se man­te­nía en vigor las con­di­cio­nes adqui­ri­das.

Con la refor­ma, trans­cu­rri­dos dos años des­de la denun­cia del Con­ve­nio Colec­ti­vo sin acuer­do o sin que haya lau­do arbi­tral, el con­ve­nio pier­de su vigen­cia (sal­vo que se haya pac­ta­do lo con­tra­rio), y se apli­ca­rá, si lo hay, el con­ve­nio de ámbi­to supe­rior que sea de apli­ca­ción.

VI.- Otras refor­mas de impor­tan­cia

- Se podrán rea­li­zar horas extra­or­di­na­rias en los con­tra­tos a tiem­po par­cial, en pro­por­ción al tiem­po de tra­ba­jo. Es decir, con con­tra­tos a tiem­po par­cial se podrá hacer prác­ti­ca­men­te cual­quier jor­na­da.

- Los para­dos que cobren pres­ta­ción de des­em­pleo podrán ser lla­ma­dos a pres­tar ser­vi­cios de inte­rés gene­ral en bene­fi­cio de la comu­ni­dad.

- Las horas de for­ma­ción obli­ga­to­ria podrán ser supli­das por el empre­sa­rio con tra­ba­ja­do­res que cobren el sub­si­dio de des­em­pleo.

- Se crea la posi­bi­li­dad del tra­ba­jo no pre­sen­cial en el cen­tro de tra­ba­jo.

- Se refuer­za el papel de las ETT como ofi­ci­nas de colo­ca­ción

En con­clu­sión:

- La actual refor­ma no va a ser­vir para crear empleo, pero si pode­mos afir­mar que:

Va a faci­li­tar el des­pi­do por la reduc­ción de la indem­ni­za­ción por des­pi­do impro­ce­den­te y la eli­mi­na­ción de los sala­rios de tra­mi­ta­ción, y por la ampli­tud con que se con­tem­plan las cau­sas eco­nó­mi­cas para jus­ti­fi­car el des­pi­do obje­ti­vo, que afec­ta­rá tam­bién al per­so­nal labo­ral del sec­tor públi­co. Va a faci­li­tar la des­truc­ción de empleo.

Va a pre­ca­ri­zar el empleo exis­ten­te, al dar todo tipo de faci­li­da­des para “fle­xi­bi­li­zar” (extor­sio­nar), las con­di­cio­nes de tra­ba­jo: dis­tri­bu­ción irre­gu­lar de las jor­na­das, movi­li­dad fun­cio­nal, des­cla­si­fi­ca­ción de las cate­go­rías pro­fe­sio­na­les, des­cuel­gues de los con­ve­nios y dero­ga­ción de con­ve­nios en dos años. El sumun de la pre­ca­ri­za­ción se va a dar en los con­tra­tos de for­ma­ción y en los con­tra­tos de apo­yo a empren­de­do­res, es decir, aque­llos que afec­tan espe­cial­men­te a las per­so­nas jóve­nes.

- La actual Refor­ma sig­ni­fi­ca un tras­va­se de dine­ro públi­co al sec­tor empre­sa­rial pri­va­do a tra­vés de incen­ti­vos fis­ca­les y boni­fi­ca­cio­nes en las cuo­tas a la Segu­ri­dad Social (que pue­den alcan­zar has­ta el 100%). En una épo­ca en que se están ajus­tan­do los pre­su­pues­tos públi­cos a base de recor­tes socia­les, se deja de ingre­sar lo que se pue­de y debe ingre­sar en las arcas públi­cas con dona­cio­nes abu­si­vas al sec­tor empre­sa­rial. Es decir, nue­va­men­te se paga con dine­ro públi­co el nego­cio empre­sa­rial.

- Se des­es­truc­tu­ra lo con­se­gui­do con muchos años de lucha cual es un mar­co colec­ti­vo, garan­tis­ta e igua­la­dor de dere­chos y con­di­cio­nes de tra­ba­jo, con los des­cuel­gues de los Con­ve­nios Colec­ti­vos y limi­tan­do la vigen­cia de los mis­mos, y se eli­mi­na el con­trol admi­nis­tra­ti­vo has­ta aho­ra nece­sa­rio en los ERES de extin­ción o sus­pen­sión de con­tra­tos y de reduc­ción de jor­na­das.

Muchas bue­nas razo­nes para luchar de ver­dad, no sólo por la crea­ción de empleo, sino para que no se des­tru­ya, des­hu­ma­ni­ce y escla­vi­ce, el que aún hay.
_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

Doris Bene­gas

Valla­do­lid 13-02-2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *