La divi­sión sexual del tra­ba­jo y de la repro­duc­ción: una refle­xión teó­ri­ca- Clau­dia Maz­zei Noguei­ra

El tra­ba­jo, a lo lar­go del pro­ce­so his­tó­ri­co se pre­sen­ta de muy diver­sas for­mas, res­pon­dien­do a las nece­si­da­des de cada momen­to. Se man­tie­ne siem­pre, sin embar­go, como un momen­to de rea­li­za­ción de rela­cio­nes socia­les, diri­gi­do a la pro­duc­ción social y a la repro­duc­ción de la huma­ni­dad. Lo que per­mi­te afir­mar que el tra­ba­jo es un poner teleo­ló­gi­co del ser social, que lo capa­ci­ta como ser cons­cien­te.

Por dicha razón afir­ma Lukács que Marx tenía razón al pre­ci­sar que:

Como crea­dor de valo­res de uso, es decir como tra­ba­jo útil, es tra­ba­jo es, por tan­to, con­di­ción de vida del hom­bre, y con­di­ción inde­pen­dien­te de todas las for­mas de socie­dad, una nece­si­dad peren­ne y natu­ral eter­na sin la que no se con­ce­bi­ría el inter­cam­bio orgá­ni­co entre el hom­bre y la natu­ra­le­za ni, por con­si­guien­te, la vida huma­na (Marx, 1973:10).

Y agre­ga:

Antes de que el valor de uso haya entra­do en una rela­ción de refle­xión con el valor de cam­bio ‑lo que sólo pue­de ocu­rrir en un esta­dio ya rela­ti­va­men­te muy elevado‑, el valor de uso no desig­na más que un pro­duc­to de tra­ba­jo que el hom­bre está en con­di­cio­nes de apli­car pro­ve­cho­sa­men­te en la repro­duc­ción de su exis­ten­cia. En el tra­ba­jo se hallan con­te­ni­das in nuce todas las deter­mi­na­cio­nes que, tal como vere­mos, cons­ti­tu­yen la esen­cia de lo nue­vo den­tro del ser social. (Lukács, 2004:59)

Engels ofre­ce a su vez una valio­sa con­tri­bu­ción cuan­do ana­li­za el papel del tra­ba­jo en la trans­for­ma­ción del mono en hom­bre, y se refie­re al rol del tra­ba­jo en la huma­ni­za­ción del ser social. La mis­ma con­di­ción bio­ló­gi­ca huma­na, en tan­to cons­ti­tu­yen­te de la onto­lo­gía del ser social, tie­ne como base y fun­da­men­to el tra­ba­jo humano. Ini­cial­men­te (y en gran medi­da has­ta el día de hoy) las manos de los hom­bres son res­pon­sa­bles de la pro­duc­ción de obje­tos, de mer­can­cías. Esto ocu­rre según la fun­da­men­tal cons­ta­ta­ción onto­ló­gi­ca de Marx, que se refi­rió al tra­ba­jo demos­tran­do que el mis­mo es el resul­ta­do de

…un pro­ce­so entre la natu­ra­le­za y el hom­bre, pro­ce­so en que este rea­li­za, regu­la y con­tro­la median­te su pro­pia acción su inter­cam­bio de mate­rias con la natu­ra­le­za. En este pro­ce­so, el hom­bre se enfren­ta como un poder natu­ral con la mate­ria de la natu­ra­le­za. Pone en acción las fuer­zas natu­ra­les que for­man su cor­po­rei­dad, los bra­zos y las pier­nas, la cabe­za y la mano, para de ese modo asi­mi­lar­se, bajo una for­ma útil para su pro­pia vida, las mate­rias que la natu­ra­le­za le brin­da. Y a la par que de ese modo actúa sobre la natu­ra­le­za exte­rior a él y la trans­for­ma, trans­for­ma su pro­pia natu­ra­le­za, desa­rro­llan­do las poten­cias que dor­mi­tan en él y some­tien­do el jue­go de sus fuer­zas a su pro­pia dis­ci­pli­na. Aquí, no vamos a ocu­par­nos (…) de las pri­me­ras for­mas de tra­ba­jo, for­mas ins­tin­ti­vas y de tipo ani­mal. (Marx, 1973:130)

Sien­do expre­sión de una acti­vi­dad esen­cial­men­te huma­na, el tra­ba­jo, al tiem­po que res­pon­de a las nece­si­da­des y caren­cias del ser social, auto­trans­for­ma la mis­ma natu­ra­le­za huma­na.

Así plan­tea­da, pode­mos pen­sar la rela­ción hom­bre-natu­ra­le­za como una rela­ción espe­cí­fi­ca­men­te social, dado que dife­ren­cia­mos al ani­mal con res­pec­to del hom­bre por medio del tra­ba­jo, que tie­ne como obje­ti­vo res­pon­der a las nece­si­da­des inhe­ren­tes del mis­mo ser.

Por lo tan­to, la cate­go­ría tra­ba­jo se pre­sen­ta como la for­ma pri­me­ra, o en tér­mi­nos de Lukács pro­to­for­ma del actuar humano, dado que la esen­cia del tra­ba­jo es la expre­sión de la acción teleo­ló­gi­ca exis­ten­te en toda pra­xis humana[i] (Lukács, 2004:72). Aquí el filó­so­fo hún­ga­ro se apo­ya en la cono­ci­da indi­ca­ción de Marx:

…par­ti­mos de el supues­to del tra­ba­jo plas­ma­do ya bajo una for­ma en la que per­te­ne­ce exclu­si­va­men­te al hom­bre. Una ara­ña eje­cu­ta ope­ra­cio­nes que seme­jan a las mani­pu­la­cio­nes del teje­dor, y la cons­truc­ción de los pana­les de las abe­jas podría aver­gon­zar por su per­fec­ción, a más de un maes­tro de obras. Pero, hay algo en que el peor maes­tro de obras aven­ta­ja, des­de lue­go, a la mejor abeja,y es el hecho de que, antes de eje­cu­tar la cons­truc­ción, la pro­yec­tra en su cere­bro. Al final del pro­ce­so de tra­ba­jo, bro­ta un resul­ta­do que antes de comen­zar el pro­ce­so exis­tía ya en la men­te del obre­ro; es decir, un resul­ta­do que ya tenía exis­ten­cia ideal. El obre­ro no se limi­ta a hacer cam­biar de for­ma la mate­ria que le brin­da la natu­ra­le­za, sino que, al mis­mo tiem­po, rea­li­za en ella su fin, fin que él sabe que rige como una ley laa moda­li­da­des de su actua­ción y al que tie­ne nece­sa­ria­men­te que supe­di­tar su volun­tad. (Marx, 1973 vol. 1:130)

Así, con­si­de­ran­do al tra­ba­jo como un pro­ce­so que da ori­gen a una nue­va obje­ti­vi­dad, como pro­duc­tor de valo­res de uso, con­fir­ma­mos la exis­ten­cia de una rela­ción meta­bó­li­ca entre el ser social y la mis­ma natu­ra­le­za. Es pre­ci­sa­men­te a esta rela­ción de trans­for­ma­ción direc­ta entre ser social y natu­ra­le­za a la que pode­mos atri­buir­le sig­ni­fi­ca­do de “posi­ción teleo­ló­gi­ca pri­ma­ria”, es decir, el mis­mo sen­ti­do ori­gi­na­rio del tra­ba­jo que tie­ne como atri­bu­to el esta­tu­to onto­ló­gi­co fun­dan­te.

Según sos­tie­ne Antu­nes, el tra­ba­jo en el nivel más “gené­ri­co y abs­trac­to” tal como lo con­si­de­ró Marx, como expre­sión exclu­si­va­men­te del acto labo­ral, toma la mate­ria bru­ta (natu­ral) con el pro­pó­si­to úni­co de trans­for­mar­la en cosas úti­les. Más ade­lan­te, con una pra­xis social más desa­rro­lla­da, con el desa­rro­llo de la socie­dad y su com­ple­ji­za­ción, jun­to con la rela­ción hom­bre-natu­ra­le­za, se amplían las inter­re­la­cio­nes con otros seres socia­les, inclu­so con el mis­mo obje­ti­vo de pro­duc­ción de valo­res de uso. Sin embar­go, en este esca­lón más avan­za­do, encon­tra­mos la pra­xis social inter­ac­ti­va, cuyo obje­ti­vo es con­ven­cer a los otros seres socia­les para rea­li­zar deter­mi­na­do acto teleo­ló­gi­co. Eso ocu­rre por­que el fun­da­men­to de las posi­cio­nes teleo­ló­gi­cas inter­sub­je­ti­vas tie­ne como fina­li­dad la acción entre seres socia­les”. (Antu­nes, 2005:132). Según la sín­te­sis de Lukács:

Este pro­ble­ma apa­re­ce en cuan­to el tra­ba­jo se ha vuel­to ya tal pun­to social, que se basa en la coope­ra­ción de varios hom­bres; esta vez al már­gen de que el pro­ble­ma del valor de cam­bio haya apa­re­ci­do ya, o de que la coope­ra­ción solo se encuen­tra orien­ta­da a los valo­res de uso. De ahí que esta segun­da for­ma de posi­ción teleo­ló­gi­cas, en la que cual el fin pues­to es inme­dia­ta­men­te un fin pues­to por otros hom­bres, ya apa­rez­ca en un nivel muy pri­mi­ti­vo”. (Lukacs, 2004:103/104).

Esta segun­da for­ma de posi­ción ideo­ló­gi­ca, que se da en una rela­ción inter­ac­ti­va con otros seres socia­les y se desa­rro­lla en el cur­so del avan­ce de la socie­dad huma­na, apa­re­ce sin embar­go des­de los momen­tos his­tó­ri­cos más rudi­men­ta­ria, como lo ejem­pli­fi­ca el con­ven­ci­mien­to de optar por la caza en lugar de la pes­ca con fines de super­vi­ven­cia. Para la rea­li­za­ción del acto de caza, fue nece­sa­ria la inter­ac­ción, la coope­ra­ción entre un deter­mi­na­do gru­po de hom­bres, inclu­yen­do en este acto una divi­sión social del tra­ba­jo. Basán­do­se jus­ta­men­te en esta divi­sión social del tra­ba­jo Lukacs. afir­ma­rá que

Las posi­cio­nes teo­ló­gi­cas que aquí tie­nen lugar real­men­te, poseen, pues, des­de el pun­to de vis­ta del tra­ba­jo inme­dia­to, un carác­ter secun­da­rio; deben ir pre­ce­di­das de una posi­ción teo­ló­gi­ca que deter­mi­ne el carác­ter, el papel, la fun­ción, etc. de las posi­cio­nes indi­vi­dua­les, aho­ra con­cre­tas y reales, orien­ta­das a un obje­to natu­ral. El obje­to de esta posi­ción secun­da­ria no es, pues, ya algo pura­men­te natu­ral, sino la con­cien­cia de un gru­po humano; la posi­ción del fin ya no tie­ne por fin trans­for­mar un obje­to natu­ral, sino la eje­cu­ción de una posi­ción teleo­ló­gi­ca que, por cier­to, está orien­ta­da ya a obje­tos natu­ra­les; los medios, igual­men­te, ya no son inme­dia­ta­men­te inter­ven­cio­nes sobre obje­tos natu­ra­les, sino que quie­ren pro­vo­car estas inter­ven­cio­nes en otros hom­bres. (Lukács, 2004: 104)

Tales posi­cio­nes teo­ló­gi­cas secun­da­rias están mucho más rela­cio­na­das con la pra­xis social en nive­les más evo­lu­cio­na­dos que el tra­ba­jo mis­mo, tal como aquí lo con­ce­bi­mos. Para el ser social pri­mi­ti­vo o con­tem­po­rá­neo, el desa­rro­llo del pla­nea­mien­to que pre­ce­de y orien­ta la acción es deno­mi­na­do por Lukacs “pre­via-idea­ción”, pues­to que los hechos que se deri­van de la acción son idea­li­za­dos sub­je­ti­va­men­te en la con­cien­cia antes de con­cre­tar­se.

Esto no sig­ni­fi­ca que el momen­to de sub­je­ti­vi­dad no sea real, sino que, al con­tra­rio, expre­sa una influen­cia mate­rial direc­ta en las accio­nes huma­nas, en la pra­xis social. Ade­más, es en este momen­to cuan­do los seres socia­les pue­den tener con­tac­to, con­co­mi­tan­te­men­te, con el pasa­do, con el pre­sen­te y el futu­ro, idea­li­zan­do su por­ve­nir, su pra­xis. Sin embar­go, no pode­mos dejar de recor­dar que la pre­via-idea­ción solo exis­te si la mis­ma se con­cre­ta a tra­vés de la pra­xis huma­na.

Tam­bién para Marx, el tra­ba­jo es el úni­co pun­to en que pue­de demos­trar­se onto­ló­gi­ca­men­te una posi­ción teleo­ló­gi­ca en cuan­to fac­tor real de la reali­dad mate­rial”. Este cono­ci­mien­to acer­ta­do de la reali­dad es el fun­da­men­to para com­pren­der “que todo tra­ba­jo sería impo­si­ble si no lo pre­ce­die­ra una posi­ción tal, a fin de deter­mi­nar su pro­ce­so en todas sus eta­pas. (Lukács, 2004: 67). Sin embar­go, al asu­mir una posi­ción teleo­ló­gi­ca, es nece­sa­rio pres­tar espe­cial aten­ción a la tota­li­dad de los actos y “sus inter­re­la­cio­nes recí­pro­cas en una deter­mi­na­da socie­dad” y no sólo al “acto sin­gu­lar de una pre­ci­sa posi­ción teleo­ló­gi­ca”. Será en la tota­li­dad don­de inevi­ta­ble­men­te se encon­tra­rán los actos aná­lo­gos ten­den­cial­men­te, las con­fluen­cias, etcé­te­ra, y el peso de tales ten­den­cias para la “con­ver­gen­cia o para la diver­gen­cia” en el núcleo de tal tota­li­dad será lo que defi­na, en gran medi­da, el espa­cio con­cre­to de las posi­cio­nes teleo­ló­gi­cas.

Por lo tan­to, el tra­ba­jo como posi­ción teleo­ló­gi­ca pri­ma­ria tie­ne, en su ori­gen e inclu­so tam­bién en su reco­rri­do, una inten­cio­na­li­dad orien­ta­da hacia el desa­rro­llo de la con­di­ción huma­na del hom­bre, en su sen­ti­do más abar­ca­ti­vo y pro­fun­do. Cuan­do enfo­que­mos las rela­cio­nes socia­les en el sen­ti­do de inter­ac­ción entre los seres y la inten­cio­na­li­dad del con­ven­ci­mien­to aten­dien­do diver­sas dimen­sio­nes, como se expli­ci­tan en el arte, en la polí­ti­ca, la reli­gión, la éti­ca, etcé­te­ra, debe­mos con­si­de­rar­las como posi­cio­nes teleo­ló­gi­cas secun­da­rias. Por esta razón Antu­nes, recor­dan­do a Lukács, afir­ma que las posi­cio­nes teleo­ló­gi­cas pri­ma­rias “remi­ten direc­ta­men­te al tra­ba­jo y a la inter­ac­ción con la natu­ra­le­za”, y las posi­cio­nes teleo­ló­gi­cas secun­da­rias más com­ple­ji­za­das y desa­rro­lla­das que las ante­rio­res “supo­nen la inter­ac­ción entre seres socia­les, como pra­xis inter­ac­ti­va e inter­sub­je­ti­va, pero que se cons­ti­tu­yen como com­ple­jos que ocu­rren a par­tir del tra­ba­jo en su for­ma pri­me­ra.” (Antu­nes, 2005:139). Eso quie­re decir que el tra­ba­jo, en cuan­to expre­sión de la posi­ción teleo­ló­gi­ca pri­ma­ria, tie­ne ya pre­sen­te, así sea en ger­men, ele­men­tos de la posi­ción teleo­ló­gi­ca secun­da­ria, o sea, no es posi­ble esta­ble­cer una sepa­ra­ción bina­ria y dual entre ambas posiciones.[ii] Y esto por­que

…la bús­que­da de una vida lle­na de sen­ti­do, dota­da de auten­ti­ci­dad, encuen­tra en el tra­ba­jo su locus pri­me­ro de rea­li­za­ción. La mis­ma bús­que­da de una vida lle­na de sen­ti­do es social­men­te empren­di­da por los seres socia­les para su auto­rrea­li­za­ción indi­vi­dual y colec­ti­va. Es una cate­go­ría genui­na­men­te huma­na, que no se pre­sen­ta en la natu­ra­le­za. (…) Decir que una vida lle­na de sen­ti­do encuen­tra en la esfe­ra del tra­ba­jo su pri­mer momen­to de rea­li­za­ción es total­men­te dife­ren­te a decir que una vida lle­na de sen­ti­dos se resu­me exclu­si­va­men­te al tra­ba­jo, lo que sería un com­ple­to absur­do. (Antu­nes, 2005:136)

Con esto se mar­cha en direc­ción con­tra­ria a la lógi­ca capi­ta­lis­ta mis­ma, que se apo­de­ra del tra­ba­ja­dor has­ta exte­nuar­lo, impi­dien­do en gran medi­da que exis­ta algún sen­ti­do en su vida, tan­to den­tro como fue­ra del tra­ba­jo. Por­que una vez que el valor de uso entra en una rela­ción refle­xi­va con el valor de cam­bio (lo que sólo pue­de ocu­rrir, como ya diji­mos, en un esta­dio rela­ti­va­men­te muy ele­va­do), deja ya de indi­car un pro­duc­to del tra­ba­jo que el ser social pue­da uti­li­zar para la repro­duc­ción de su pro­pia exis­ten­cia.

Lukács, al tomar en su for­ma más gene­ral lo que Marx deno­mi­nó la meta­mor­fo­sis de las mer­can­cías, la com­pra y ven­ta sim­ple de mer­can­cías, recuer­da que para que exis­tan las rela­cio­nes mer­can­ti­les sobre la base del valor de cam­bio y del dine­ro debe exis­tir en la socie­dad una divi­sión del tra­ba­jo. Y esta divi­sión social del tra­ba­jo, siem­pre en pala­bras de Marx, hace que los tra­ba­jos de los posee­do­res de mer­can­cías sean tan limi­ta­dos como ili­mi­ta­das son sus nece­si­da­des. De tal modo que esta con­se­cuen­cia ele­men­tal y con­tra­dic­to­ria de la divi­sión del tra­ba­jo gene­ra una situa­ción en la que actos obje­ti­va­men­te inter­de­pen­dien­tes como la com­pra y la ven­ta, en la prác­ti­ca se sepa­ren, hacién­do­se mutua­men­te autó­no­mos, con­tin­gen­tes uno con res­pec­to al otro. “Nadie pue­de ven­der si no hay quien com­pre” (Lukács, 2004:137).

La divi­sión del tra­ba­jo, media­da y pues­ta en acción por el valor de cam­bio, pro­du­ce el prin­ci­pio de con­trol del tiem­po a tra­vés de la opti­mi­za­ción del mis­mo. Según Marx, a esto se redu­ce en defi­ni­ti­va toda la eco­no­mía. Del mis­mo modo que la socie­dad debe repar­tir de for­ma pla­ni­fi­ca­da su tiem­po con el fin de con­se­guir una pro­duc­ción ade­cua­da al con­jun­to de sus nece­si­da­des, tam­bién el indi­vi­duo debe divi­dir correc­ta­men­te su tiem­po con el obje­ti­vo de alcan­zar los cono­ci­mien­tos nece­sa­rios y/​o satis­fa­cer las diver­sas exi­gen­cias de su acti­vi­dad. “Eco­no­mía de tiem­po y divi­sión pla­ni­fi­ca­da del tiem­po de tra­ba­jo entre las dis­tin­tas ramas de la pro­duc­ción resul­tan siem­pre la pri­me­ra ley eco­nó­mi­ca sobre la base de la pro­duc­ción colec­ti­va” (Marx in Lukács, 2004:138).

Cabe des­ta­car que el espa­cio pro­duc­ti­vo con la intro­duc­ción de maqui­na­ria en el momen­to de la Revo­lu­ción Indus­trial, que ocu­rrió en Ingla­te­rra entre 1771 1830, per­mi­tió inten­si­fi­car la inser­ción de la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na, ade­más de la enor­me explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo infan­til. El capi­ta­lis­mo, que nece­si­ta­ba expan­dir la extrac­ción de plus­va­lía, amplió el cam­po pro­duc­ti­vo de explo­ta­ción, incor­po­ran­do amplia­men­te a las muje­res y los niños en este espa­cio, inten­si­fi­can­do aún más la pre­ca­ri­za­ción de toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No sólo se pro­du­jo en ese momen­to una reduc­ción de los sala­rios del tra­ba­ja­dor, sino que tam­bién se amplió, según demos­tró Marx, el ejér­ci­to indus­trial de reser­va de modo que:

Duran­te los perío­dos de estan­ca­mien­to y pros­pe­ri­dad media, el ejér­ci­to indus­trial de reser­va pre­sio­na ejer­ce pre­sión sobre el ejér­ci­to obre­ro en acti­vo, y duran­te las épo­cas de super­pro­duc­ción y paro­xis­mo pone un freno a sus exi­gen­cias. La sobre­po­bla­ción rela­ti­va es, por tan­to, el telón de fon­do sobre la el cual se mue­ve la ley de la ofer­ta y la deman­da de fuer­za de tra­ba­jo. Gra­cias a ella, el radio de acción de esta ley se encie­rra den­tro de los lími­tes que con­vie­nen en abso­lu­to a la codi­cia y al des­po­tis­mo del capi­tal. (Marx, 1973vol. 1:541)

Este hecho ter­mi­na garan­ti­zan­do, por un lado, la expan­sión capi­ta­lis­ta y, por otro, la inten­si­fi­ca­ción de la explo­ta­ción y la mise­ria la cla­se tra­ba­ja­do­ra, dado que los sala­rios en cier­to modo son deter­mi­na­dos jus­ta­men­te por esta rela­ción entre los tra­ba­ja­do­res acti­vos y los de la reser­va, gene­ran­do una com­pe­ten­cia inin­te­rrum­pi­da debi­do al cons­tan­te exce­den­te de tra­ba­ja­do­res. Con la inser­ción de la mujer en el mun­do del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, ella se trans­for­ma en tra­ba­ja­do­ra asa­la­ria­da, hacién­do­se par­te de los engra­na­jes de un pro­ce­so que sus­ti­tu­ye tra­ba­ja­do­res cali­fi­ca­dos por no cali­fi­ca­dos (ya que las muje­res y los niños eran con­si­de­ra­dos tra­ba­ja­do­res no cali­fi­ca­dos), o sea, sus­ti­tuían adul­tos por niños y hom­bres por muje­res. De este modo, la des­ca­li­fi­ca­ción del tra­ba­ja­dor, que es con­se­cuen­cia del adve­ni­mien­to de la gran indus­tria y el fin de la manu­fac­tu­ra, amplió sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la inser­ción de la mujer en el espa­cio productivo.[iii]

Así, las muje­res tra­ba­ja­do­ras en las fábri­cas que­da­ron a mer­ced, jun­to con los tra­ba­ja­do­res, de los exte­nuan­tes meca­nis­mos de explo­ta­ción y opre­sión pro­pios de la regu­la­ción de la pro­duc­ción indus­trial deno­mi­na­da taylorista/​fordista, esto es: inten­sa pro­duc­ti­vi­dad, rígi­da dis­ci­pli­na, bajos sala­rios, etcé­te­ra. En el caso de la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na, que his­tó­ri­ca­men­te era poco valo­ra­da, la inten­si­fi­ca­ción de la pre­ca­ri­za­ción era enor­me, o sea que las tra­ba­ja­do­ras reci­bían sala­rios indig­nos, ocu­pa­ban los car­gos más bajos de la jerar­quía pro­duc­ti­va, etcé­te­ra.

De modo que, ade­más de ser las más explo­ta­das en el mun­do del tra­ba­jo, se les suma­ban a las ago­ta­do­ras y lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo del espa­cio pro­duc­ti­vo, las inter­mi­na­bles tareas del espa­cio repro­duc­ti­vo. Se con­fi­gu­ra­ba, enton­ces, una divi­sión sexual del tra­ba­jo que ade­más de pre­ca­ri­zar al máxi­mo la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na, les reser­va­ba ade­más las tareas del espa­cio repro­duc­ti­vo en tan­to que a los hom­bres cabía la res­pon­sa­bi­li­dad de la sub­sis­ten­cia de la fami­lia, reser­ván­do­les, con­se­cuen­te­men­te, el espa­cio pro­duc­ti­vo.

La divi­sión sexual de la repro­duc­ción

Por otro lado, la cate­go­ría de repro­duc­ción se refie­re a un fenó­meno pre­sen­te tan­to en el indi­vi­duo como en el géne­ro humano. Así como el indi­vi­duo inten­ta repro­du­cir­se a sí mis­mo –repro­duc­ción indi­vi­dual – , tam­bién el géne­ro humano nece­si­ta repro­du­cir­se.

La repro­duc­ción huma­na es tan­to indi­vi­dual como colec­ti­va, y esto es simul­tá­nea­men­te fun­da­men­tal y con­tra­dic­to­rio. Esta repro­duc­ción fun­da­men­tal y con­tra­dic­to­ria se da en una ten­sión cons­tan­te entre los obje­ti­vos gené­ri­cos y los par­ti­cu­la­res.

Por eso, mien­tras que en la vida orgá­ni­ca el pre­do­mi­nio de la pre­ser­va­ción de la espe­cie, más allá de sí mis­mo, impli­ca las repro­duc­cio­nes en sen­ti­do stric­tum, o sea, son las repro­duc­cio­nes bio­ló­gi­cas de un ser vivo, en el ser social la repro­duc­ción impli­ca cam­bios inter­nos y exter­nos. Por lo tan­to, la sus­tan­cia social es “la sín­te­sis de actos sin­gu­la­res en tota­li­dad social y en indi­vi­dua­li­da­des” y esta es la cues­tión bási­ca en el aná­li­sis de la repro­duc­ción social: cómo se dan esos dos pro­ce­sos sin­té­ti­cos refle­xi­va­men­te fun­da­men­ta­les y con­tra­dic­to­rios (Les­sa, 1996:94).

En esta ten­sión, la moral, las cos­tum­bres, la tra­di­ción, el dere­cho, la polí­ti­ca, la éti­ca, entre otros, tie­nen un papel impor­tan­te. Cabe a este con­jun­to de com­ple­jos socia­les ser la media­ción en el pro­ce­so de supera­ción de la con­tra­po­si­ción individualidad/​género humano, trans­for­man­do la indi­vi­dua­li­dad en-sí en indi­vi­dua­li­dad-para-sí, o sea, en indi­vi­dua­li­dad vuel­ta efec­ti­va­men­te huma­na y social (Les­sa, 1996: 101 y Antu­nes, 2005: 164).

Para Lukács, en el pro­ce­so repro­duc­ti­vo del indi­vi­duo y de la socie­dad tam­bién están pre­sen­tes otros com­ple­jos de media­ción que arti­cu­lan las nece­si­da­des humano-colec­ti­vas y las de indi­vi­dua­ción. Ejem­plos de ello son la divi­sión del tra­ba­jo, el len­gua­je, la ali­men­ta­ción, la sexua­li­dad y la edu­ca­ción. Estos otros com­ple­jos son tam­bién fun­da­men­ta­les en nues­tra inves­ti­ga­ción, en la medi­da que ellos pue­den sumi­nis­trar ele­men­tos que faci­li­tan la com­pren­sión de la situa­ción feme­ni­na en el seno del espa­cio repro­duc­ti­vo.

La divi­sión del tra­ba­jo, según el filó­so­fo hún­ga­ro, se super­po­ne a la dife­ren­cia­ción bio­ló­gi­ca de los seres huma­nos. El des­pla­za­mien­to de la barre­ra natu­ral a con­se­cuen­cia del ser social sur­ge, ini­cial­men­te, de que esa dife­ren­cia­ción bio­ló­gi­ca incor­po­ra en sí espa­cios de socia­bi­li­dad cada vez mayo­res, que pasan enton­ces a ser deter­mi­nan­tes en la divi­sión del tra­ba­jo. Esto que­da cla­ro si pen­sa­mos en el papel que tie­nen los sexos en la divi­sión social del tra­ba­jo. Engels des­ta­ca que el lugar de la mujer en la vida social (matriar­ca­do, patriar­ca­do, etcé­te­ra) está direc­ta­men­te rela­cio­na­do con el hecho de que la acu­mu­la­ción de rique­zas es atri­bui­da a las fun­cio­nes eco­nó­mi­cas mas­cu­li­nas y no a las feme­ni­nas. Es decir, “se encuen­tran siem­pre deter­mi­na­das por la estruc­tu­ra de la socie­dad res­pec­ti­va, y no por la cons­ti­tu­ción bio­ló­gi­ca de sus miem­bros” (Lukács, 2004:61).[iv]

En las socie­da­des pre­ca­pi­ta­lis­tas el sis­te­ma de meta­bo­lis­mo social se desa­rro­lla a tra­vés de las media­cio­nes pri­ma­rias que, como dice Antu­nes citan­do a Més­zá­ros, tie­nen como fina­li­dad la pre­ser­va­ción de las fun­cio­nes vita­les de la repro­duc­ción del indi­vi­duo y de la socie­dad, pues “los seres huma­nos son par­te de la natu­ra­le­za, debien­do rea­li­zar sus nece­si­da­des ele­men­ta­les por medio del cons­tan­te inter­cam­bio con la pro­pia natu­ra­le­za”. Y com­ple­ta dicien­do que los seres huma­nos “están cons­ti­tui­dos de tal mane­ra que no pue­den sobre­vi­vir como indi­vi­duos de la espe­cie a la que per­te­ne­cen (…) basa­dos en un inter­cam­bio sin media­cio­nes con la natu­ra­le­za (…) regu­la­dos por un com­por­ta­mien­to ins­tin­ti­vo deter­mi­na­do direc­ta­men­te por la natu­ra­le­za, por más com­ple­jo que este com­por­ta­mien­to ins­tin­ti­vo sea” (Antu­nes, 2005: 5).

De acuer­do con Més­zá­ros, el ser humano atien­de las siem­pre pre­sen­tes exi­gen­cias mate­ria­les y cul­tu­ra­les de su super­vi­ven­cia a par­tir de estas con­di­cio­nes onto­ló­gi­cas. Esto sig­ni­fi­ca “ase­gu­rar y res­guar­dar las con­di­cio­nes obje­ti­vas de su repro­duc­ción bajo cir­cuns­tan­cias que cam­bian inevi­ta­ble y pro­gre­si­va­men­te bajo el impac­to de su pro­pia inter­ven­ción median­te la acti­vi­dad pro­duc­ti­va –la onto­lo­gía del tra­ba­jo exclu­si­va­men­te huma­na– en el orden ori­gi­nal de la natu­ra­le­za” (Més­zá­ros, 2001:158).

En los comien­zos del capi­ta­lis­mo la prin­ci­pal tarea que exis­tía en el espa­cio repro­duc­ti­vo era la de “pro­du­cir” gran núme­ro de hijos. La inser­ción de la maqui­na­ria en el espa­cio pro­duc­ti­vo indus­trial exi­gía una can­ti­dad cre­cien­te de tra­ba­ja­do­res y, según Marx:

El pro­ce­so de acu­mu­la­ción mis­mo no es más que un momen­to inma­nen­te del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción. Impli­ca una nue­va crea­ción de asa­la­ria­dos, para la rea­li­za­ción y el aumen­to del capi­tal exis­ten­te, ya sea por­que sub­su­me en él par­tes de la pobla­ción aún no abar­ca­dos por la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, como niños y muje­res, ya por­que gra­cias al cre­ci­mien­to natu­ral de la pobla­ción se le some­te una masa acre­cen­ta­da de obre­ros. Estu­dian­do el asun­to de cer­ca, resul­ta que el capi­tal regu­la, con­for­me a sus nece­si­da­des de explo­ta­ción, esta pro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo mis­ma, la pro­duc­ción de la masa huma­na que él habrá de explo­tar. El capi­tal, enton­ces, no sólo pro­du­ce capi­tal: pro­du­ce una masa obre­ra cre­cien­te. (Marx, 1990:102/3)

Pero en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, ya la indus­tria no nece­si­ta una gran can­ti­dad de obre­ros, muy por el con­tra­rio se pro­du­ce una “lio­fi­li­za­ción” de los tra­ba­ja­do­res, según el tér­mino uti­li­za­do por Antu­nes. Lo que se requie­re es una menor can­ti­dad de fuer­za de tra­ba­jo, más cali­fi­ca­da y que per­mi­ta la inten­si­fi­ca­ción de su tra­ba­jo. Por lo tan­to, la fami­lia, mayo­ri­ta­ria­men­te, ter­mi­na adap­tán­do­se a esa nue­va reali­dad del mun­do del tra­ba­jo. Según Peg­gi Mor­ton:

Las ganan­cias depen­den cada vez más de la orga­ni­za­ción efi­cien­te del tra­ba­jo y de la auto­dis­ci­pli­na de los tra­ba­ja­do­res, más que de la ase­ve­ra­ción sim­ple y otras for­mas direc­tas uti­li­za­das para aumen­tar la explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res. (…). La fami­lia debe crear hijos que asi­mi­len las rela­cio­nes socia­les jerar­qui­za­das, se ha auto­dis­ci­pli­na y tra­ba­jen de mane­ra efi­cien­te sin la nece­si­dad de una super­vi­sión cons­tan­te (…). La mujer es la res­pon­sa­ble de lle­var a cabo la mayor par­te de este tipo de socia­li­za­ción. (Mor­ton, 1977: 170)

Pode­mos adver­tir, por lo tan­to, que el espa­cio repro­duc­ti­vo es una espe­cie de imi­ta­ción “cari­ca­tu­ri­za­da” del mun­do pro­duc­ti­vo. El tra­ba­jo domés­ti­co abar­ca una enor­me por­ción de pro­duc­ción social­men­te nece­sa­ria. Esto es, en el pro­ce­so de acu­mu­la­ción de capi­tal el quan­tum de mer­can­cía fuer­za de tra­ba­jo es impres­cin­di­ble, dado que la plus­va­lía se gene­ra a tra­vés de la explo­ta­ción del gas­to de ener­gía social­men­te nece­sa­ria para la pro­duc­ción de mer­can­cías. Por lo tan­to, el espa­cio domés­ti­co fami­liar es fun­da­men­tal para que el capi­tal garan­ti­ce la repro­duc­ción y la manu­ten­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. No pode­mos olvi­dar que no exis­te la fuer­za de tra­ba­jo sin la exis­ten­cia del trabajador/​a, que fue gene­ra­do y mantenido[v] por una mujer. Por lo tan­to, la ven­ta de la fuer­za de tra­ba­jo del proletario/​a está garan­ti­za­da por las acti­vi­da­des domés­ti­cas rea­li­za­das, la gran mayo­ría de las veces, por la mujer, sea ella tra­ba­ja­do­ra pro­duc­ti­va o no. Es decir, el tra­ba­jo rea­li­za­do dia­ria­men­te por las muje­res en el espa­cio repro­duc­ti­vo hace posi­ble que el capi­ta­lis­ta ten­ga ase­gu­ra­da la repro­duc­ción y per­pe­tua­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y, de este modo, garan­ti­za­da tam­bién la repro­duc­ción y manu­ten­ción de la mis­ma lógi­ca del capi­tal.

Se entien­de enton­ces que esa garan­tía para el capi­tal sea una de las prin­ci­pa­les razo­nes para que el capi­ta­lis­mo man­ten­ga viva la for­ma de unión de la fami­lia patriar­cal, como par­te de sus intere­ses. El casa­mien­to, con su “con­tra­to de depen­den­cia” de la mujer hacia el hom­bre, faci­li­ta el con­trol del capi­ta­lis­mo en rela­ción a la par­ti­ci­pa­ción feme­ni­na en el mun­do del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, reafir­man­do la impor­tan­cia de las acti­vi­da­des domés­ti­cas y mater­na­les (Tole­do, 2001: 44).

A modo de con­clu­sión

Por lo tan­to, la fami­lia patriar­cal es un impor­tan­te alia­do para el fun­cio­na­mien­to de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Los queha­ce­res domés­ti­cos, es decir el “cui­da­do” fami­liar, cons­ti­tu­yen una acti­vi­dad repro­duc­ti­va fun­da­men­tal. Siem­pre en tér­mi­nos de Marx, el tra­ba­jo domés­ti­co no se obje­ti­va en la crea­ción de mer­can­cías, sino en la crea­ción de bie­nes úti­les indis­pen­sa­bles para la super­vi­ven­cia de la fami­lia. Y ésta es una de las dife­ren­cias esen­cia­les entre el tra­ba­jo asa­la­ria­do y el tra­ba­jo domés­ti­co, pues­to que mien­tras uno está vin­cu­la­do al espa­cio pro­duc­ti­vo, crean­do mer­can­cías y con­se­cuen­te­men­te gene­ran­do valo­res de cam­bio, el otro está rela­cio­na­do con la pro­duc­ción de bie­nes úti­les nece­sa­rios para la repro­duc­ción de los mis­mos com­po­nen­tes de la fami­lia, per­mi­tien­do en gran medi­da que el capi­tal tam­bién se apro­pie, aun­que sea indi­rec­ta­men­te, de la esfe­ra de la repro­duc­ción.

Esto ocu­rre por­que el capi­tal nece­si­ta cons­tan­te­men­te dis­mi­nuir el gas­to en la repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, lo que ter­mi­na aca­rrean­do la dis­mi­nu­ción de los valo­res de los sala­rios de toda la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Y en par­ti­cu­lar, ese pro­ce­so es más acen­tua­do aún en la fuer­za de tra­ba­jo feme­ni­na, que en cier­ta for­ma ya se encuen­tra depre­cia­da por las rela­cio­nes de poder exis­ten­tes entre los sexos, prin­ci­pal­men­te en el seno de la fami­lia patriar­cal.

En este pro­ce­so la mujer se trans­for­ma en una espe­cie de “ejér­ci­to de reser­va” de fuer­za de tra­ba­jo sub-remu­ne­ra­da, posi­bi­li­tan­do que el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta ten­ga “argu­men­tos” como para con­ti­nuar en gran medi­da su pro­ce­so de pre­ca­ri­za­ción del pro­le­ta­ria­do en gene­ral y de la mujer tra­ba­ja­do­ra en par­ti­cu­lar.

El inte­rés en pre­ser­var la fami­lia patriar­cal en fun­ción de la lógi­ca capi­ta­lis­ta sos­tie­ne, en cier­to modo, la rela­ción de una des­igual divi­sión socio-sexual del tra­ba­jo. Como Més­zá­ros afir­ma: Sería un mila­gro si se pudie­se orde­nar a los “micro­cos­mos” del sis­te­ma de capi­tal mis­mo de acuer­do con el prin­ci­pio de igual­dad sus­tan­ti­va. Por­que este sis­te­ma en su con­jun­to, no pue­de man­te­ner­se en exis­ten­cia sin repro­du­cir exi­to­sa­men­tes sobre una base con­ti­nua­da las rela­cio­nes de poder his­tó­ri­ca­men­te espe­cí­fi­cas gra­cias a las cua­les la fun­ción de con­trol se encuen­tra radi­cal­men­te sepa­ra­da de, y le es impues­ta de modo auto­ri­ta­rio a, la fuer­za labo­ral por las per­so­ni­fi­ca­cio­nes del capi­tal. (Més­zá­ros, 2001:215) De modo que este deba­te asu­me una impor­tan­cia vital para la com­pren­sión de la divi­sión sexual del tra­ba­jo y de la repro­duc­ción, pues­to que por medio de esta divi­sión es como el capi­tal man­tie­ne su lógi­ca de explotación/​opresión y en con­se­cuen­cia su per­pe­tua­ción.


Biblio­gra­fía Antu­nes, Ricar­do, Los sen­ti­dos del tra­ba­jo. Ensa­yo sobre la afir­ma­ción y la nega­ción del tra­ba­jo. Trad. de Ser­gio Dima, TEL-Edi­cio­nes Herra­mien­ta, Bue­nos Aires: 2005.

Les­sa, Sil­vio, A onto­lo­gía de Lukács. Maceió: Edu­fal, 1996.

Lukács, György, Onto­lo­gía del Ser Social. El Tra­ba­jo. Trad. de Miguel Ved­da, Ed. Herra­mien­ta, Bue­nos Aires: 2004.

Marx, Karl, El capi­tal. Crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca. Trad. de Wen­ces­lao Roces. 3 vols. FCE: Méxi­co, 1973.

Marx, Karl, El capi­tal. Libro I Capí­tu­lo VI (iné­di­to). Trad. de Pedro Sca­rón. Siglo vein­tiuno edi­to­res, Méxi­co: 1990.

Métzá­ros, Ist­ván, Más allá del Capi­tal. Hacia una teo­ría de la tran­si­ción. Trad. de Eduar­do Gas­ca, Vadell her­ma­nos edi­to­res, Valen­cia-Cara­cas, 2001.

Mor­ton, Peg­gi, “A woman’s work is never done”, en Mit­chell, J. La con­di­ción de la mujer. Edi­to­rial Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na: 1977.

Tole­do, Ceci­lia, Mulhe­res. O gêne­ro nos une, a clas­se nos divi­de. Xama, San Pablo: 2001.

Notas [i] Lukács argu­men­tó muchas veces que cier­tos actos huma­nos no pue­den ser redu­ci­dos a actos de tra­ba­jo, pese al hecho de que el tra­ba­jo sea la for­ma ori­gi­na­ria y fun­dan­te onto­ló­gi­ca­men­te de las dife­ren­tes for­mas de pra­xis social.

[ii] Sepa­ra­ción que pare­ce rea­li­zar Haber­mas cuan­do cri­ti­ca el “para­dig­ma del tra­ba­jo”. Antu­nes lo dis­cu­te cuan­do abor­da la polé­mi­ca Lukács-Haber­mas en Los sen­ti­dos del tra­ba­jo.

[iii] Una expo­si­ción mas deta­lla­da de este tema pue­de ver­se en Noguei­ra, 2004.

[iv] Hay otras deter­mi­na­cio­nes liga­das a la cues­tión de la divi­sión del tra­ba­jo, como la de su divi­sión téc­ni­ca, por ejem­plo, cuan­do algu­nas ocu­pa­cio­nes se auto­no­mi­zan como pro­fe­sio­nes y sobre todo cuan­do se ini­cia el perío­do al que Marx deno­mi­na “la Gran Indus­tria”, que aca­rrea con la maqui­na­ria una con­cre­ta divi­sión del tra­ba­jo deter­mi­na­da por la teco­no­lo­gía y con ella una real rela­cion mer­can­til. Sin embar­go, por no ser cen­tral para este artícu­lo no nos deten­dre­mos acá en el desa­rro­llo de la divi­sión téc­ni­ca del tra­ba­jo.

[v] Usa­mos acá la expre­sión “man­te­ni­do” en el sen­ti­do de cui­da­dos domés­ti­cos como ali­men­tar, ves­tir, bañar, etc.

* Clau­dia Maz­zei Noguei­ra es Doc­to­ra y Pro­fe­so­ra del Depar­ta­men­to de Ser­vi­cio Social de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de San­ta Cata­ri­na –UFSC‑, Bra­sil. Es auto­ra de los libros A Femi­ni­zaçao no Mun­do do Tra­balho , Edi­to­ra Auto­res Asso­cia­dos, 2004 y O Tra­balho Dupli­ca­do, Edi­to­ra Expres­sao Popu­lar, 2006. Es tam­bién inves­ti­ga­do­ra del CNPq.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *