Ale­xandr Yako­vlev y el anti­co­mu­nis­mo caver­ní­co­la- Miguel Urbano

El ruso Ale­xandr Yako­vlev es casi un des­co­no­ci­do en Por­tu­gal y en los demás paí­ses de Euro­pa Occi­den­tal.

Ami­go ínti­mo de Mijail Gor­ba­chov y su con­se­je­ro prin­ci­pal, desem­pe­ñó un papel fun­da­men­tal en el pro­ce­so con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que con­du­jo a la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo en Rusia.

De pura casua­li­dad, hace días encon­tré en la libre­ría de una peque­ña ciu­dad alen­te­ja­na un libro suyo edi­ta­do en Por­tu­gal en 2004: «Un siglo de vio­len­cia en la Rusia Sovié­ti­ca».

Es com­pren­si­ble que este manual de anti­co­mu­nis­mo haya sido reci­bi­do con entu­sias­mo en los Esta­dos Uni­dos. En la fal­si­fi­ca­ción de la his­to­ria A. Yako­vlev se vale de todo lo nega­ti­vo que sobre el tema se escri­bió acer­ca de la Unión Sovié­ti­ca.

Es escla­re­ce­dor que los edi­to­res por­tu­gue­ses hayan con­si­de­ra­do útil trans­cri­bir en la con­tra­por­ta­da la opi­nión sobre este libro de Zbig­new Brze­zinsky, el con­se­je­ro de segu­ri­dad nacio­nal del pre­si­den­te Car­ter: «La reve­la­ción pro­fun­da­men­te con­mo­ve­do­ra y sóli­da­men­te docu­men­ta­da de los crí­me­nes de Lenin y Sta­lin, escri­ta por un hom­bre de cons­cien­cia que hizo par­te del Buró polí­ti­co del CC del PCUS en los años del fin de la Unión Sovié­ti­ca».

Ale­xandr Yako­vlev se enor­gu­lle­ce de haber per­sua­di­do a Gor­ba­chov para des­truir la URSS a tra­vés de una «rees­truc­tu­ra­ción» del régi­men, la peres­troi­ka, pre­sen­ta­da al Par­ti­do y al pue­blo sovié­ti­cos como ini­cia­ti­va revo­lu­cio­na­ria cuyo obje­ti­vo sería el regre­so a los orí­ge­nes del leni­nis­mo.

Falle­ci­do en 2005 a los 82 años, fue duran­te más de cua­tro déca­das con­si­de­ra­do un comu­nis­ta ejem­plar. Miem­bro del Par­ti­do des­de 1944, entró al Comi­té Cen­tral diez años des­pués, des­ta­cán­do­se en tareas refe­ri­das a la ideo­lo­gía y la pro­pa­gan­da

Siem­pre se abs­tu­vo de cri­ti­car al régi­men y se com­por­ta­ba como comu­nis­ta con­ven­ci­do.

Nom­bra­do emba­ja­dor en Cana­dá en l973, desa­rro­lló una fra­ter­nal amis­tad con el Pri­mer minis­tro Pie­rre Tru­deau. Fue en Ota­wa cuan­do cono­ció a Gor­ba­chov en l983 duran­te una visi­ta a aquel país del futu­ro secre­ta­rio gene­ral del PCUS. Trans­cu­rri­dos muchos años, cuan­do Rusia ya era un país capi­ta­lis­ta, Gor­ba­chov reve­ló que las con­ver­sa­cio­nes man­te­ni­das con el emba­ja­dor lo ayu­da­ron mucho a com­pren­der por qué era nece­sa­rio des­truir el régi­men sovié­ti­co.

Tales elo­gios hizo de Yako­vlev al regre­so, que Yuri Andro­pov lo lla­mó a Mos­cú y lo nom­bró direc­tor del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía Mun­dial y de Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les de la Aca­de­mia de Cien­cias de la URSS. Y en el 87, ya en ple­na peres­troika, fue nom­bra­do miem­bro del Secre­ta­ria­do y del Buró polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del PCUS.

Deci­dió enton­ces que había lle­ga­do el momen­to de qui­tar­se la más­ca­ra. De la crí­ti­ca del socia­lis­mo pasó sin tran­si­ción al elo­gio al capi­ta­lis­mo. Acom­pa­ñó a Gor­ba­chov en su pri­me­ra visi­ta a los Esta­dos Uni­dos y sus cati­li­na­rias con­tra el régi­men sovié­ti­co le valie­ron los títu­los de «arqui­tec­to de la peres­troi­ka» y «padre de la glas­nost».

La influen­cia que ejer­cía sobre el secre­ta­rio gene­ral era tan osten­si­va que el ex pre­si­den­te del Soviet Supre­mo, Ana­toly Luk­ya­nov, duran­te una visi­ta mía a Rusia en 1994, me dijo, que todos «mira­ban hacia Yako­vlev cuan­do Gor­ba­chov habla­ba».

EL ODIO Y LA CALUMNIA

Yel­tsin no escon­día su admi­ra­ción por Yako­vlev.

Más de una vez elo­gió el tra­ba­jo del autor de The Fate of Mar­xism in Rus­sia –, publi­ca­do por la Uni­ver­si­dad de Yale – y lo nom­bró pre­si­den­te de la «Fun­da­ción Demo­cra­cia Inter­na­cio­nal”, crea­da en Mos­cú para fal­si­fi­car la his­to­ria de la URSS.

Lo que el ex-pre­si­den­te ruso no podía pre­ver es que hoy, sie­te años des­pués de falle­cer, Ale­xandr Yako­vlev ins­pi­ra­ra un sen­ti­mien­to gene­ra­li­za­do de des­pre­cio en los inte­lec­tua­les rusos. Al igual que en Occi­den­te, su deli­ran­te libro «Un siglo de vio­len­cia en la Unión Sovié­ti­ca», ya no se con­si­de­ra un ins­tru­men­to útil de com­ba­te al comu­nis­mo.

En el esfuer­zo por pre­sen­tar a la Unión Sovié­ti­ca como un infierno más tene­bro­so que el idea­do por Dan­te, Yako­vlev gene­ra en el lec­tor una reac­ción opues­ta a la desea­da.

El libro es un gri­to de odio. Y el odio no con­ven­ce, des­pres­ti­gia.

El pano­ra­ma de vio­len­cia que esbo­za pre­ten­de estar basa­do en docu­men­ta­ción ofi­cial. Pero las fuen­tes a que recu­rre o care­cen de cre­di­bi­li­dad o las citas hechas con fre­cuen­cia son mani­pu­la­das o frag­men­ta­das.

His­to­ria­do­res, filó­so­fos y soció­lo­gos res­pe­ta­dos, rusos y occi­den­ta­les, publi­ca­ron en las últi­mas déca­das tra­ba­jos serios que ya per­mi­ten tener una visión amplia sobre las revo­lu­cio­nes rusas de febre­ro y octu­bre de 1917 y los acon­te­ci­mien­tos que per­mi­tie­ron apun­ta­lar las sie­te déca­das de exis­ten­cia de la Unión Sovié­ti­ca.

Pen­sa­do­res como el hún­ga­ro Ist­van Mes­za­ros y el ita­liano Dome­ni­co Losur­do, de pres­ti­gio mun­dial, ‑ape­nas dos ejem­plos- ilu­mi­na­ron sin pasión los erro­res y des­víos del lla­ma­do «socia­lis­mo real», y simul­tá­nea­men­te las trans­for­ma­cio­nes revo­lu­cio­na­rias bené­fi­cas que resul­ta­ron para la huma­ni­dad de la vic­to­ria y el desa­fío bol­che­vi­ques. No escon­den crí­me­nes que mar­ca­ron esos años de tran­si­ción del capi­ta­lis­mo hacia el socia­lis­mo. Sin embar­go, coin­ci­den al con­cluir que la desin­te­gra­ción de la URSS fue una tra­ge­dia para la huma­ni­dad que abrió puer­tas a la bar­ba­rie impe­ria­lis­ta.

Anta­gó­ni­co es el libro de Yako­vlev. ¿Qué cre­di­bi­li­dad pue­de mere­cer un inte­lec­tual para el cual la Revo­lu­ción de Octu­bre fue un gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio?

En su opi­nión, demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas eran los gobier­nos del prín­ci­pe Lvov y de Kerensky. Para él la Rusia impe­rial era una monar­quía cons­ti­tu­cio­nal (en fase de ace­le­ra­do pro­gre­so) que se trans­for­mó en febre­ro del 17 en una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca.

Pudie­ra el lec­tor ima­gi­nar que el blan­co prin­ci­pal de este libro es Sta­lin. Pero lo que des­cri­be de Lenin el retra­to de un ser demo­nía­co, bru­tal y enemi­go de la huma­ni­dad. Ése es el gran obje­ti­vo del autor.

Para Yako­vlev, «Vla­di­mir Ilich Ulia­nov (Lenin) diri­gen­te máxi­mo del pri­mer gobierno sovié­ti­co des­pués de la vio­len­ta toma del poder en 1917» es «el expo­nen­te del terror y de la vio­len­cia a las masas, de la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, de la lucha de cla­ses y de otros con­cep­tos des­hu­ma­nos». Afir­ma que Lenin creó «cam­pos de con­cen­tra­ción para niños», es res­pon­sa­ble de la muer­te «de millo­nes de ciu­da­da­nos rusos» y como tal «plau­si­ble de con­de­na pós­tu­ma por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad».

Jun­to a Hitler, colo­ca a Lenin y Sta­lin como «los peo­res cri­mi­na­les del siglo (…) el siglo de Caín, el siglo que vio a Rusia arrui­na­da y a su mode­lo de desa­rro­llo echa­do por tie­rra». «Rusia – afir­ma- esta­ba en buen camino. Lo que ocu­rrió no fue que Rusia retro­ce­die­ra sino que los bol­che­vi­ques le que­bra­ron las pier­nas, le vacia­ron el cere­bro y se lo reco­lo­ca­ron jus­ta­men­te al revés».

Lenin tam­bién es acu­sa­do de esti­mu­lar la tor­tu­ra. «Era el pro­pio Inqui­si­dor ‑escri­be Yako­vlev- quien deci­día qué tor­tu­ras usar con los dete­ni­dos, con vis­tas a obte­ner con­fe­sio­nes de cul­pa y era él per­so­nal­men­te quien ave­ri­gua­ba el buen cum­pli­mien­to de sus órde­nes».

En este libro de pesa­di­lla el autor res­pon­sa­bi­li­za en 15 párra­fos al bol­che­vis­mo de crí­me­nes mons­truo­sos.

No me resis­to a dejar de trans­cri­bir el pri­me­ro: «El bol­che­vis­mo no pue­de esca­par a la res­pon­sa­bi­li­dad por la con­tra­rre­vo­lu­ción, por el vio­len­to gol­pe con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio de 1917».

Es lamen­ta­ble que un libro tan pro­fun­da­men­te reac­cio­na­rio haya sido publi­ca­do, con un pró­lo­go alta­men­te elo­gio­so, por una edi­to­ra por­tu­gue­sa tra­di­cio­nal.

(1) Ale­xandr Yako­vlev, Um Secu­lo de Vio­len­cia na Rús­sia Sovié­ti­ca, Edi­to­ra Ulis­seia, Lis­boa ‚Junho de 2004

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *