Un anti­guo fas­cis­ta al fren­te de la Guar­dia Civil

Arse­nio Fer­nán­dez de Mesa Díaz del Río, par­la­men­ta­rio ferro­lano del PP y hom­bre de con­fian­za de Mariano Rajoy, ha vis­to recom­pen­sa­da esta fide­li­dad al actual pre­si­den­te del Gobierno con su nom­bra­mien­to como nue­vo direc­tor gene­ral de la Guar­dia Civil. En los últi­mos días del pasa­do 2011, cuan­do el nom­bra­mien­to esta­ba a pun­to de hacer­se públi­co, la pren­sa galle­ga reco­gía la noti­cia rea­li­zan­do una edul­co­ra­da sem­blan­za de Fer­nán­dez de Mesa. La Voz de Gali­cia, por ejem­plo, des­ta­ca­ba que «está en pose­sión de la Gran Cruz del Méri­to Naval» y ase­gu­ra­ba que se tra­ta de «una per­so­na de carác­ter dia­lo­gan­te, pro­fun­da­men­te cató­li­co, apa­sio­na­do del mar y más par­ti­da­rio de lograr acuer­dos que de impo­ner sus pos­tu­ras». La rese­ña bio­grá­fi­ca se com­ple­ta­ba con una bre­ve alu­sión a su tra­ba­jo como fun­cio­na­rio del Esta­do, con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Ferrol, Dipu­tado del PP en cua­tro legis­la­tu­ras y dele­ga­do del Gobierno en Gali­cia duran­te la cri­sis del Pres­ti­ge. Cual­quier lec­tor de la nota infor­ma­ti­va podía extraer la con­clu­sión de que el hom­bre situa­do al fren­te del Ins­ti­tu­to Arma­do era un ciu­da­dano de tra­yec­to­ria ejem­plar de acuer­do a los cáno­nes de la ideo­lo­gía domi­nan­te en nues­tra socie­dad. El pasa­do de Arse­nio Fer­nán­dez, sin embar­go, es bien dife­ren­te.

CACHORRO «ULTRA» DURANTE LA TRANSICIÓN

Uno de los medios digi­ta­les de la órbi­ta del PSOE, El Plu​ral​.com, se encar­ga­ba de airear el pasa­do fas­cis­ta de quien, a par­tir de aho­ra, diri­gi­rá la Guar­dia Civil. Pero el tes­ti­mo­nio sobre estos ante­ce­den­tes polí­ti­cos de Fer­nán­dez de Mesa lo ofre­cen algu­nos de los que fue­ron sus com­pa­ñe­ros en el Ins­ti­tu­to Con­cep­ción Are­nal de El Ferrol, allá por los años 70. Según estos tes­ti­mo­nios ‑reco­gi­dos por el cita­do medio digi­tal – el direc­tor gene­ral de la ins­ti­tu­ción arma­da fue uno de aque­llos cacho­rros ultra­de­re­chis­tas que se dedi­ca­ban a sem­brar el terror por las calles del Esta­do espa­ñol con la con­ni­ven­cia de la poli­cía. Hoy, los ex alum­nos del Con­cep­ción Are­nal recuer­dan como el hom­bre «más par­ti­da­rio de lle­gar a acuer­dos que de impo­ner sus pos­tu­ras» se reu­nía en el patio exte­rior del ins­ti­tu­to con otros cabe­ci­llas de los gru­pos ultra­de­re­chis­tas para pre­su­mir de sus haza­ñas y pla­near nue­vas corre­rías. De acuer­do a la infor­ma­ción reco­gi­da por El Plu­ral, los jóve­nes fas­cis­tas «repa­sa­ban acti­vi­da­des que habían pro­ta­go­ni­za­do duran­te el fin de sema­na y pre­pa­rar las que pro­ta­go­ni­za­rían». Esas acti­vi­da­des con­sis­tían, bási­ca­men­te, en salir a bus­car a los «rojos» que en aque­llos años lucha­ban en las calles con­tra los últi­mo cole­ta­zos de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta.

Duran­te los fines de sema­na el actual direc­tor gene­ral de la Guar­dia Civil y sus «cama­ra­das» patru­lla­ban las calles de la ciu­dad galle­ga, las dis­co­te­cas y las zonas de reu­nión de los jóve­nes ferro­la­nos, de la mis­ma for­ma que hoy hacen los gru­pos de skinheads que agre­den sal­va­je­men­te a inmi­gran­tes, izquier­dis­tas, homo­se­xua­les o tran­seún­tes cuyo aspec­to des­aprue­ban. Y Arse­nio Fer­nán­dez, al que todos cono­cían como «Cuco», era ‑según cuen­tan- un «joven que des­ta­ca­ba por sus modos».

DEFENSOR DEL HONOR DE FRANCO

El Plu​ral​.com recuer­da ‑asi­mis­mo – el epi­so­dio copro­ta­go­ni­za­do por Arse­nio Fer­nán­dez en 1977. En esa fecha, el alcal­de de Cedei­ra – una loca­li­dad cer­ca­na a El Ferrol- deci­dió cons­truir un mono­li­to en honor a Fran­cis­co Fran­co . Ante la opo­si­ción popu­lar que gene­ró esta deci­sión el pri­mer edil no tuvo dudas sobre a quién recu­rrir para defen­der la figu­ra del dic­ta­dor recien­te­men­te des­apa­re­ci­do. El día de la inau­gu­ra­ción del mono­li­to, que corrió a car­go del minis­tro de la dic­ta­du­ra Fer­nán­dez de la Mora, el alcal­de lla­mó a los jóve­nes cacho­rros fran­quis­tas de El Ferrol. El acto aca­bó dan­do lugar a un vio­len­to enfren­ta­mien­to entre los demó­cra­tas del pue­blo y las hues­tes fas­cis­tas.

LA FULGURANTE CARRERA DE UN DIRECTOR GENERAL POCO APLICADO

El padre de Arse­nio Fer­nán­dez de Mesa Díaz del Río fue un Inge­nie­ro de Obras Públi­cas muy adic­to al régi­men fran­quis­ta. El fla­man­te direc­tor de la Guar­dia Civil, no obs­tan­te, según las infor­ma­cio­nes reco­gi­das por El Plu­ral, no here­dó de su pro­ge­ni­tor el gus­to por el estu­dio y el tra­ba­jo. Al pare­cer, su apro­ve­cha­mien­to aca­dé­mi­co en el ins­ti­tu­to de ense­ñan­zas medias en el que orga­ni­za­ba su «acti­vi­dad» polí­ti­ca juve­nil fue más bien esca­so. Por ello, tuvo que recu­rrir a la ayu­da fami­liar para inser­tar­se en el mun­do labo­ral. De acuer­do a su bio­gra­fía ofi­cial, repro­du­ci­da por la mayo­ría de los medios, Fer­nán­dez de Mesa es fun­cio­na­rio del Esta­do en exce­den­cia. Esta con­di­ción la adqui­rió en 1979, cuan­do entró a tra­ba­jar en el Ayun­ta­mien­to de el Ferrol como auxi­liar de jar­di­ne­ría. Fue su pro­pio padre, quien ya era fun­cio­na­rio del Ayun­ta­mien­to – afir­ma el Plu​ral​.com – «el que lo ayu­dó a abrir esa puer­ta, la más baja del fun­cio­na­ria­do; eso sí, por opo­si­ción, aun­que tal y como eran las opo­si­cio­nes en aquel tiem­po…». Pero Arse­nio Fer­nán­dez de Mesa – al que sus cono­ci­dos de enton­ces recuer­dan como a un «joven dís­co­lo» – no per­ma­ne­ció dema­sia­do tiem­po en ese pues­to. Dejan­do esa pri­me­ra ocu­pa­ción, logró que lo emplea­ran como encar­ga­do de una empre­sa bri­tá­ni­ca que se dedi­ca­ba a pin­tar buques. La Inter­na­tio­nal Mari­ne Coatings. Per­ma­ne­ció en este car­go has­ta que en 1988, qui­zá dan­do con su ver­da­de­ra voca­ción, pasó a dedi­car­se de lleno a la acti­vi­dad polí­ti­ca como con­ce­jal de El Ferrol.

Como prin­ci­pal razón de su meteó­ri­co ascen­so en la carre­ra polí­ti­ca El Plu­ral apun­ta al apo­yo que Arse­nio Fer­nán­dez obtu­vo de dos influ­yen­tes fami­lias de la bur­gue­sía galle­ga. Los Sue­vos y los Gon­zá­lez Aller, uno de cuyos miem­bros lle­gó a ser ede­cán del Rey. Con estos pode­ro­sos padri­nos Arse­nio Fer­nán­dez de Mesa se vio impul­sa­do en las filas popu­la­res has­ta lle­gar a dipu­tado en el Con­gre­so. Pos­te­rior­men­te sería desig­na­do Dele­ga­do del Gobierno en Gali­cia con Rajoy de minis­tro de la Pre­si­den­cia, coin­ci­dien­do en este pues­to con el acci­den­te del Pres­ti­ge y sien­do corres­pon­sa­ble, por tan­to, de la desas­tro­sa actua­ción del Gobierno de José María Aznar.

Pese a su meteó­ri­co ascen­so cuen­tan que Fer­nán­dez de Mesa no ha vis­to satis­fe­cha su ambi­ción per­so­nal con su nom­bra­mien­to como direc­tor gene­ral de la Guar­dia Civil. Y, según las infor­ma­cio­nes sumi­nis­tra­das por El Plu­ral, sus vale­do­res de la fami­lia Gon­zá­lez-Aller y otros círcu­los influ­yen­tes del “PP galle­go” estu­vie­ron pre­sio­nan­do has­ta el últi­mo momen­to a Mariano Rajoy para que lo desig­na­se minis­tro de Defen­sa. Un obje­ti­vo al que «Cuco», al pare­cer, aún no ha renun­cia­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *