La genia­li­dad de Chá­vez- Fidel Cas­tro

El pre­si­den­te Chá­vez pre­sen­tó ante el Par­la­men­to de Vene­zue­la su infor­me sobre la acti­vi­dad rea­li­za­da en 2011 y el pro­gra­ma a eje­cu­tar en el año actual. Des­pués de cum­plir rigu­ro­sa­men­te las for­ma­li­da­des que deman­da esa impor­tan­te acti­vi­dad, habló en la Asam­blea a las auto­ri­da­des ofi­cia­les del Esta­do, a los par­la­men­ta­rios de todos los par­ti­dos, y a los sim­pa­ti­zan­tes y adver­sa­rios que el país reúne en su acto más solem­ne.

El líder boli­va­riano fue ama­ble y res­pe­tuo­so con todos los pre­sen­tes como es habi­tual en él. Si alguno le soli­ci­ta­ba el uso de la pala­bra para algu­na acla­ra­ción, le con­ce­día de inme­dia­to esa posi­bi­li­dad. Cuan­do una par­la­men­ta­ria, que lo había salu­da­do ama­ble­men­te igual que otros adver­sa­rios, soli­ci­tó hablar, inte­rrum­pió su infor­me y le cedió la pala­bra, en un ges­to de gran altu­ra polí­ti­ca. Lla­mó mi aten­ción la dure­za extre­ma con que el Pre­si­den­te fue incre­pa­do con fra­ses que pusie­ron a prue­ba su caba­lle­ro­si­dad y san­gre fría. Aque­llo cons­ti­tuía una incues­tio­na­ble ofen­sa, aun­que no fue­se la inten­ción de la par­la­men­ta­ria. Sólo él fue capaz de res­pon­der con sere­ni­dad al insul­tan­te cali­fi­ca­ti­vo de “ladrón” que ella uti­li­zó para juz­gar la con­duc­ta del Pre­si­den­te por las leyes y medi­das adop­ta­das.

Des­pués de cer­cio­rar­se sobre el tér­mino exac­to emplea­do, res­pon­dió a la soli­ci­tud indi­vi­dual de un deba­te con una fra­se ele­gan­te y sose­ga­da “Águi­la no caza mos­cas”, y sin aña­dir una pala­bra, pro­si­guió sere­na­men­te su expo­si­ción.

Fue una prue­ba insu­pe­ra­ble de men­te ágil y auto­con­trol. Otra mujer, de incues­tio­na­ble estir­pe humil­de, con emo­ti­vas y pro­fun­das pala­bras expre­só el asom­bro por lo que había vis­to e hizo esta­llar el aplau­so de la inmen­sa mayo­ría allí pre­sen­te, que por el estam­pi­do de los mis­mos, pare­cía pro­ce­der de todos los ami­gos y muchos de los adver­sa­rios del Pre­si­den­te.

Más de nue­ve horas invir­tió Chá­vez en su dis­cur­so de ren­di­ción de cuen­tas sin que dis­mi­nu­ye­ra el inte­rés sus­ci­ta­do por sus pala­bras y, tal vez debi­do al inci­den­te, fue escu­cha­do por incal­cu­la­ble núme­ro de per­so­nas. Para mí, que muchas veces abor­dé arduos pro­ble­mas en exten­sos dis­cur­sos hacien­do siem­pre el máxi­mo esfuer­zo para que las ideas que desea­ba tras­mi­tir se com­pren­die­ran, no alcan­zo a expli­car­me cómo aquel sol­da­do de modes­to ori­gen era capaz de man­te­ner con su men­te ágil y su inigua­la­ble talen­to tal des­plie­gue ora­to­rio sin per­der su voz ni dis­mi­nuir su fuer­za.

La polí­ti­ca para mí es el com­ba­te amplio y resuel­to de las ideas. La publi­ci­dad es tarea de los publi­cis­tas, que tal vez cono­cen las téc­ni­cas para hacer que los oyen­tes, espec­ta­do­res y lec­to­res hagan lo que se les dice. Si tal cien­cia, arte o como le lla­men, se emplea­ra para el bien de los seres huma­nos, mere­ce­rían algún res­pe­to; el mis­mo que mere­cen quie­nes ense­ñan a las per­so­nas el hábi­to de pen­sar.

En el esce­na­rio de Vene­zue­la se libra hoy un gran com­ba­te. Los enemi­gos inter­nos y exter­nos de la revo­lu­ción pre­fie­ren el caos, como afir­ma Chá­vez, antes que el desa­rro­llo jus­to, orde­na­do y pací­fi­co del país. Acos­tum­bra­do a ana­li­zar los hechos ocu­rri­dos duran­te más de medio siglo, y de obser­var cada vez con mayo­res ele­men­tos de jui­cio la aza­ro­sa his­to­ria de nues­tro tiem­po y el com­por­ta­mien­to humano, uno apren­de casi a pre­de­cir el desa­rro­llo futu­ro de los acon­te­ci­mien­tos.

Pro­mo­ver una Revo­lu­ción pro­fun­da no era tarea fácil en Vene­zue­la, un país de glo­rio­sa his­to­ria, pero inmen­sa­men­te rico en recur­sos de vital nece­si­dad para las poten­cias impe­ria­lis­tas que han tra­za­do y aún tra­zan pau­tas en el mun­do.

Líde­res polí­ti­cos al esti­lo de Rómu­lo Betan­court y Car­los Andrés Pérez, care­cían de cua­li­da­des per­so­na­les míni­mas para rea­li­zar esa tarea. El pri­me­ro era ade­más, exce­si­va­men­te vani­do­so e hipó­cri­ta. Opor­tu­ni­da­des tuvo de sobra para cono­cer la reali­dad vene­zo­la­na. En su juven­tud había sido miem­bro del Buró Polí­ti­co del Par­ti­do Comu­nis­ta de Cos­ta Rica. Cono­cía muy bien la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na y el papel del impe­ria­lis­mo, los índi­ces de pobre­za y el saqueo des­pia­da­do de los recur­sos natu­ra­les del con­ti­nen­te. No podía igno­rar que en un país inmen­sa­men­te rico como Vene­zue­la, la mayo­ría del pue­blo vivía en extre­ma pobre­za. Los mate­ria­les fíl­mi­cos están en los archi­vos y cons­ti­tu­yen prue­bas irre­ba­ti­bles de aque­llas reali­da­des.

Como tan­tas veces ha expli­ca­do Chá­vez, Vene­zue­la duran­te más de medio siglo fue el mayor expor­ta­dor de petró­leo en el mun­do; buques de gue­rra euro­peos y yan­kis a prin­ci­pios del siglo XX inter­vi­nie­ron para apo­yar un gobierno ile­gal y tirá­ni­co que entre­gó el país a los mono­po­lios extran­je­ros. Es bien cono­ci­do que incal­cu­la­bles fon­dos salie­ron para engro­sar el patri­mo­nio de los mono­po­lios y de la pro­pia oli­gar­quía vene­zo­la­na.

A mí me bas­ta recor­dar que cuan­do visi­té por pri­me­ra vez a Vene­zue­la, des­pués del triun­fo de la Revo­lu­ción, para agra­de­cer su sim­pa­tía y apo­yo a nues­tra lucha, el petró­leo valía ape­nas dos dóla­res el barril.

Cuan­do via­jé des­pués para asis­tir a la toma de pose­sión de Chá­vez, el día que juró sobre la “mori­bun­da Cons­ti­tu­ción” que sos­te­nía Cal­de­ras, el petró­leo valía 7 dóla­res el barril, a pesar de los 40 años trans­cu­rri­dos des­de la pri­me­ra visi­ta y casi 30 des­de que el “bene­mé­ri­to” Richard Nixon había decla­ra­do que el can­je metá­li­co del dólar deja­ba de exis­tir y Esta­dos Uni­dos comen­zó a com­prar el mun­do con pape­les. Duran­te un siglo la nación fue sumi­nis­tra­do­ra de com­bus­ti­ble bara­to a la eco­no­mía del impe­rio y expor­ta­do­ra neta de capi­tal a los paí­ses desa­rro­lla­dos y ricos.

¿Por qué pre­do­mi­na­ron duran­te más de un siglo estas repug­nan­tes reali­da­des?

Los ofi­cia­les de las Fuer­zas Arma­das de Amé­ri­ca Lati­na tenían sus escue­las pri­vi­le­gia­das en Esta­dos Uni­dos, don­de los cam­peo­nes olím­pi­cos de las demo­cra­cias los edu­ca­ban en cur­sos espe­cia­les des­ti­na­dos a pre­ser­var el orden impe­ria­lis­ta y bur­gués. Los gol­pes de Esta­do serían bien­ve­ni­dos siem­pre que estu­vie­ran des­ti­na­dos a “defen­der las demo­cra­cias”, pre­ser­var y garan­ti­zar tan repug­nan­te orden, en alian­za con las oli­gar­quías; si los elec­to­res sabían o no leer y escri­bir, si tenían o no vivien­das, empleo, ser­vi­cios médi­cos y edu­ca­ción, eso care­cía de impor­tan­cia siem­pre que el sagra­do dere­cho a la pro­pie­dad fue­se sos­te­ni­do. Chá­vez expli­ca esas reali­da­des magis­tral­men­te. Nadie cono­ce como él lo que ocu­rría en nues­tros paí­ses.

Lo que era toda­vía peor, el carác­ter sofis­ti­ca­do de las armas, la com­ple­ji­dad en la explo­ta­ción y el uso del arma­men­to moderno que requie­re años de apren­di­za­je, y la for­ma­ción de espe­cia­lis­tas alta­men­te cali­fi­ca­dos, el pre­cio casi inac­ce­si­ble de las mis­mas para las eco­no­mías débi­les del con­ti­nen­te, crea­ba un meca­nis­mo supe­rior de subor­di­na­ción y depen­den­cia. El Gobierno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de meca­nis­mos que ni siquie­ra con­sul­tan a los gobier­nos, tra­za pau­tas y deter­mi­na polí­ti­cas para los mili­ta­res. Las téc­ni­cas más sofis­ti­ca­das de tor­tu­ras se tras­mi­tían a los lla­ma­dos cuer­pos de segu­ri­dad para inte­rro­gar a los que se rebe­la­ban con­tra el inmun­do y repug­nan­te sis­te­ma de ham­bre y explo­ta­ción.

A pesar de eso, no pocos ofi­cia­les hones­tos, has­tia­dos por tan­tas des­ver­güen­zas, inten­ta­ron valien­te­men­te erra­di­car aque­lla bochor­no­sa trai­ción a la his­to­ria de nues­tras luchas por la inde­pen­den­cia.

En Argen­ti­na, Juan Domin­go Perón, ofi­cial del Ejér­ci­to, fue capaz de dise­ñar una polí­ti­ca inde­pen­dien­te y de raíz obre­ra en su país. Un san­grien­to gol­pe mili­tar lo derro­có, lo expul­só de su país, y lo man­tu­vo exi­lia­do des­de 1955 has­ta 1973. Años más tar­de, bajo la égi­da de los yan­kis, asal­ta­ron de nue­vo el poder, ase­si­na­ron, tor­tu­ra­ron y des­apa­re­cie­ron a dece­nas de miles de argen­ti­nos, y no fue­ron siquie­ra capa­ces de defen­der el país en la gue­rra colo­nial con­tra Argen­ti­na que Ingla­te­rra lle­vó a cabo con el apo­yo cóm­pli­ce de Esta­dos Uni­dos y el esbi­rro Augus­to Pino­chet, con su cohor­te de ofi­cia­les fas­cis­tas for­ma­dos en la Escue­la de las Amé­ri­cas.

En San­to Domin­go, el Coro­nel Fran­cis­co Caa­ma­ño Deñó; en Perú, el Gene­ral Velaz­co Alva­ra­do; en Pana­má, el Gene­ral Omar Torri­jos; y en otros paí­ses capi­ta­nes y ofi­cia­les que sacri­fi­ca­ron sus vidas anó­ni­ma­men­te, fue­ron las antí­te­sis de las con­duc­tas trai­do­ras per­so­ni­fi­ca­das en Somo­za, Tru­ji­llo, Stroess­ner y las san­gui­na­rias tira­nías de Uru­guay, El Sal­va­dor y otros paí­ses de Cen­tro y Sur Amé­ri­ca. Los mili­ta­res revo­lu­cio­na­rios no expre­sa­ban pun­tos de vis­ta teó­ri­ca­men­te ela­bo­ra­dos en deta­lles, y nadie tenía dere­cho a exi­gír­se­los, por­que no eran aca­dé­mi­cos edu­ca­dos en polí­ti­ca, sino hom­bres con sen­ti­do del honor que ama­ban su país.

Sin embar­go, hay que ver has­ta don­de son capa­ces de lle­gar por los sen­de­ros de la revo­lu­ción hom­bres de ten­den­cia hones­ta, que repu­dian la injus­ti­cia y el cri­men.

Vene­zue­la cons­ti­tu­ye un bri­llan­te ejem­plo del rol teó­ri­co y prác­ti­co que los mili­ta­res revo­lu­cio­na­rios pue­den desem­pe­ñar en la lucha por la inde­pen­den­cia de nues­tros pue­blos, como ya lo hicie­ron hace dos siglos bajo la genial direc­ción de Simón Bolí­var.

Chá­vez, un mili­tar vene­zo­lano de humil­de ori­gen, irrum­pe en la vida polí­ti­ca de Vene­zue­la ins­pi­ra­do en las ideas del liber­ta­dor de Amé­ri­ca. Sobre Bolí­var, fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción, Mar­tí escri­bió: “ganó bata­llas subli­mes con sol­da­dos des­cal­zos y medio des­nu­dos […] jamás se peleó tan­to, ni se peleó mejor, en el mun­do por la liber­tad…”

“… de Bolí­var ‑dijo- se pue­de hablar con una mon­ta­ña por tri­bu­na […] o con un mano­jo de pue­blos libres en el puño…”

“… lo que él no dejó hecho, sin hacer está has­ta hoy; por­que Bolí­var tie­ne que hacer en Amé­ri­ca toda­vía.”

Más de medio siglo des­pués el insig­ne y lau­rea­do poe­ta Pablo Neru­da escri­bió sobre Bolí­var un poe­ma que Chá­vez repi­te con fre­cuen­cia. En su estro­fa final expre­sa:

“Yo cono­cí a Bolí­var una maña­na lar­ga,

en Madrid, en la boca del Quin­to Regi­mien­to,

Padre, le dije, eres o no eres o quién eres?

Y miran­do el Cuar­tel de la Mon­ta­ña, dijo:

‘Des­pier­to cada cien años cuan­do des­pier­ta el pue­blo’.”

Pero el líder boli­va­riano no se limi­ta a la ela­bo­ra­ción teó­ri­ca. Sus medi­das con­cre­tas no se hacen espe­rar. Los paí­ses cari­be­ños de habla ingle­sa, a los que moder­nos y lujo­sos buques cru­ce­ros yan­kis le dispu­taban el dere­cho a reci­bir turis­tas en sus hote­les, res­tau­ran­tes y cen­tros de recrea­ción, no pocas veces de pro­pie­dad extran­je­ra pero que al menos gene­ra­ban empleo, agra­de­ce­rán siem­pre a Vene­zue­la el com­bus­ti­ble sumi­nis­tra­do por ese país con faci­li­da­des espe­cia­les de pago, cuan­do el barril alcan­zó pre­cios que a veces supe­ra­ban los 100 dóla­res.

El peque­ño Esta­do de Nica­ra­gua, patria de San­dino, “Gene­ral de Hom­bres Libres”, don­de la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia a tra­vés de Luis Posa­da Carri­les, des­pués de ser res­ca­ta­do de una pri­sión vene­zo­la­na, orga­ni­zó el inter­cam­bio de armas por dro­gas que cos­tó miles de vidas y muti­la­dos a ese heroi­co pue­blo, tam­bién ha reci­bi­do el apo­yo soli­da­rio de Vene­zue­la. Son ejem­plos sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de este hemis­fe­rio.

El rui­no­so Acuer­do de Libre Comer­cio que los yan­kis pre­ten­den impo­ner a la Amé­ri­ca Lati­na, como hizo con Méxi­co, con­ver­ti­ría los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños no solo en la región del mun­do don­de peor está dis­tri­bui­da la rique­za, que ya lo es, sino tam­bién en un gigan­tes­co mer­ca­do don­de has­ta el maíz y otros ali­men­tos que son fuen­tes his­tó­ri­cas de pro­teí­na vege­tal y ani­mal serían des­pla­za­dos por los cul­ti­vos sub­si­dia­dos de Esta­dos Uni­dos, como ya está ocu­rrien­do en terri­to­rio mexi­cano.

Los auto­mó­vi­les de uso y otros bie­nes des­pla­zan a los de la indus­tria mexi­ca­na; tan­to las ciu­da­des como los cam­pos pier­den su capa­ci­dad de empleo, el comer­cio de dro­gas y armas cre­ce, jóve­nes casi ado­les­cen­tes con ape­nas 14 ó 15 años, en núme­ro cre­cien­te, son con­ver­ti­dos en temi­bles delin­cuen­tes. Jamás se vio que ómni­bus u otros vehícu­los reple­tos de per­so­nas, que inclu­so paga­ron para ser trans­por­ta­dos al otro lado de la fron­te­ra en bus­ca de empleo, fue­sen secues­tra­dos y eli­mi­na­dos masi­va­men­te. Las cifras cono­ci­das cre­cen de año en año. Más de 10 mil per­so­nas están per­dien­do ya la vida cada año.

No es posi­ble ana­li­zar la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na sin tomar en cuen­ta estas reali­da­des.

Las fuer­zas arma­das, en tales cir­cuns­tan­cias socia­les, se ven for­za­das a inter­mi­na­bles y des­gas­ta­do­ras gue­rras.

Hon­du­ras no es un país indus­tria­li­za­do, finan­cie­ro o comer­cial, ni siquie­ra gran pro­duc­tor de dro­gas, sin embar­go algu­nas de sus ciu­da­des rom­pen el record de muer­tos por vio­len­cia a cau­sa de las dro­gas. Allí se yer­gue en cam­bio el estan­dar­te de una impor­tan­te base de las fuer­zas estra­té­gi­cas del Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos. Lo que allí ocu­rre y está ocu­rrien­do ya en más de un país lati­no­ame­ri­cano es el dan­tes­co cua­dro seña­la­do, de los cua­les algu­nos paí­ses, han comen­za­do a salir. Entre ellos, y en pri­mer lugar Vene­zue­la, pero no solo por­que posee cuan­tio­sos recur­sos natu­ra­les, sino por­que los res­ca­tó de la ava­ri­cia insa­cia­ble de las trans­na­cio­na­les extran­je­ras y ha des­ata­do con­si­de­ra­bles fuer­zas polí­ti­cas y socia­les capa­ces de alcan­zar gran­des logros. La Vene­zue­la de hoy es otra muy dis­tin­ta a la que cono­cí hace solo 12 años, y ya enton­ces me impre­sio­nó pro­fun­da­men­te, al ver que como ave Fénix resur­gía de sus his­tó­ri­cas ceni­zas.

Alu­dien­do a la mis­te­rio­sa compu­tado­ra de Raúl Reyes, en manos de Esta­dos Uni­dos y la CIA, a par­tir del ata­que orga­ni­za­do y sumi­nis­tra­do por ellos en pleno terri­to­rio ecua­to­riano, que ase­si­nó al sus­ti­tu­to de Maru­lan­da y a varios jóve­nes lati­no­ame­ri­ca­nos des­ar­ma­dos, han lan­za­do la ver­sión de que Chá­vez apo­ya­ba la “orga­ni­za­ción nar­co-terro­ris­ta de las FARC”. Los ver­da­de­ros terro­ris­tas y nar­co­tra­fi­can­tes en Colom­bia han sido los para­mi­li­ta­res que le sumi­nis­tra­ban a los tra­fi­can­tes nor­te­ame­ri­ca­nos las dro­gas, que se ven­den en el mayor mer­ca­do de estu­pe­fa­cien­tes del mun­do: Esta­dos Uni­dos.

Nun­ca hablé con Maru­lan­da, pero sí con escri­to­res e inte­lec­tua­les hon­ra­dos que lle­ga­ron a cono­cer­lo bien. Ana­li­cé sus pen­sa­mien­tos e his­to­ria. Era sin dudas un hom­bre valien­te y revo­lu­cio­na­rio, lo cual no vaci­lo en afir­mar. Expli­qué que no coin­ci­día con él en su con­cep­ción tác­ti­ca. A mi jui­cio, dos o tres mil hom­bres habrían sido más que sufi­cien­tes para derro­tar en el terri­to­rio de Colom­bia a un ejér­ci­to regu­lar con­ven­cio­nal. Su error era con­ce­bir un ejér­ci­to revo­lu­cio­na­rio arma­do con casi tan­tos sol­da­dos como el adver­sa­rio. Eso era suma­men­te cos­to­so y vir­tual­men­te impo­si­ble de mane­jar.

Hoy la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do muchos aspec­tos de la gue­rra; las for­mas de lucha tam­bién cam­bian. De hecho el enfren­ta­mien­to de las fuer­zas con­ven­cio­na­les, entre poten­cias que poseen el arma nuclear, se ha tor­na­do impo­si­ble. No hay que poseer los cono­ci­mien­tos de Albert Eins­tein, Stephen Haw­king y miles de otros cien­tí­fi­cos para com­pren­der­lo. Es un peli­gro laten­te y el resul­ta­do se cono­ce o se debie­ra cono­cer. Los seres pen­san­tes podrían tar­dar millo­nes de años en vol­ver a poblar el pla­ne­ta.

A pesar de todo, sos­ten­go el deber de luchar, que es algo de por sí inna­to en el hom­bre, bus­car solu­cio­nes que le per­mi­tan una exis­ten­cia más razo­na­da y dig­na.

Des­de que cono­cí a Chá­vez, ya en la pre­si­den­cia de Vene­zue­la, des­de la eta­pa final del gobierno de Pas­tra­na, siem­pre lo vi intere­sa­do por la paz en Colom­bia, y faci­li­tó las reunio­nes entre el gobierno y los revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos que tuvie­ron por sede a Cuba, entién­da­se bien, para un acuer­do ver­da­de­ro de paz y no una ren­di­ción.

No recuer­do haber escu­cha­do nun­ca a Chá­vez pro­mo­ver en Colom­bia otra cosa que no fue­ra la paz, ni tam­po­co men­cio­nar a Raúl Reyes. Siem­pre abor­dá­ba­mos otros temas. Él apre­cia par­ti­cu­lar­men­te a los colom­bia­nos; millo­nes de ellos viven en Vene­zue­la y todos se bene­fi­cian con las medi­das socia­les adop­ta­das por la Revo­lu­ción, y el pue­blo de Colom­bia lo apre­cia casi tan­to como el de Vene­zue­la.

Deseo expre­sar mi soli­da­ri­dad y esti­ma al Gene­ral Henry Ran­gel Sil­va, Jefe del Coman­do Estra­té­gi­co Ope­ra­cio­nal de las Fuer­zas Arma­das, y recién desig­na­do Minis­tro para la Defen­sa de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na. Tuve el honor de cono­cer­lo cuan­do en meses ya dis­tan­tes visi­tó a Chá­vez en Cuba. Pude apre­ciar en él un hom­bre inte­li­gen­te y sano, capaz y a la vez modes­to. Escu­ché su dis­cur­so sereno, valien­te y cla­ro, que ins­pi­ra­ba con­fian­za.

Diri­gió la orga­ni­za­ción del des­fi­le mili­tar más per­fec­to que he vis­to de una fuer­za mili­tar lati­no­ame­ri­ca­na, que espe­ra­mos sir­va de alien­to y ejem­plo a otros ejér­ci­tos her­ma­nos.

Los yan­kis nada tie­nen que ver con ese des­fi­le y no serían capa­ces de hacer­lo mejor.

Es suma­men­te injus­to cri­ti­car a Chá­vez por los recur­sos inver­ti­dos en las exce­len­tes armas que allí se exhi­bie­ron. Estoy segu­ro de que jamás se uti­li­za­rán para agre­dir a un país her­mano. Las armas, los recur­sos y los cono­ci­mien­tos debe­rán mar­char por los sen­de­ros de la uni­dad para for­mar en Amé­ri­ca, como soñó El Liber­ta­dor, “…la más gran­de nación del mun­do, menos por su exten­sión y rique­za que por su liber­tad y glo­ria”.

Todo nos une más que a Euro­pa o a los pro­pios Esta­dos Uni­dos, excep­to la fal­ta de inde­pen­den­cia que nos han impues­to duran­te 200 años.

Fidel Cas­tro Ruz
Enero 25 de 2012
8 y 32 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *