Apo­yo a Gar­zón ¿Hemos per­di­do el nor­te?- Ahaz­tuak 1936 – 1977

En el tra­ba­jo que, des­de dife­ren­tes colec­ti­vos, veni­mos rea­li­zan­do por la recu­pe­ra­ción de la memo­ria, se pue­den apre­ciar evi­den­tes diver­gen­cias que pudie­ran pen­sar­se super­fi­cia­les pero que, pro­ba­ble­men­te, sean más de fon­do de lo que apa­ren­tan.

Sin­ce­ra­men­te, nos gus­ta­ría pen­sar que no es así y que esta­mos en la mis­ma pelea. Por ello, no sali­mos de nues­tro asom­bro cuan­do lee­mos en la pren­sa que la “Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Fusi­la­dos de Nafa­rroa” apo­ya al juez Gar­zón. Pode­mos enten­der la moti­va­ción en defen­sa de una per­so­na que sufre una que­re­lla por sus accio­nes a favor de la recu­pe­ra­ción de los res­tos de las per­so­nas des­apa­re­ci­das, y, cómo no, enten­de­mos tam­bién que se quie­ran bus­car los res­tos de los fami­lia­res des­apa­re­ci­dos. Pero no vale todo, y mucho menos cuan­do defen­de­mos que la recu­pe­ra­ción de la memo­ria debe ser con con­te­ni­dos. Y no esta­mos hablan­do de la com­pli­ci­dad de este juez con la repre­sión que sufri­mos en Eus­ka­le­rria. Todos y todas cono­ce­mos su acti­tud ante las deten­cio­nes arbi­tra­rias, el rigor que uti­li­za en dichos casos, todos y todas sabe­mos del des­pre­cio ante las per­so­nas que denun­cian la prác­ti­ca de la tor­tu­ra, sien­do cóm­pli­ce por lo tan­to de la mis­ma. Esto es un capi­tu­lo apar­te y lle­ga­rá el momen­to de pedir res­pon­sa­bi­li­da­des. Esta­mos hablan­do de la memo­ria his­tó­ri­ca, y la impli­ca­ción de Bal­ta­sar Gar­zón en ello. Pon­gá­mos­le en su sitio.

Recu­pe­ra­ción refe­ri­da a las per­so­nas que fue­ron víc­ti­mas polí­ti­cas por su com­pro­mi­so polí­ti­co. Por lo tan­to, habla­mos tam­bién, de la recu­pe­ra­ción de ese com­pro­mi­so, de los idea­les de trans­for­ma­ción social, de plan­tea­mien­tos pro­gre­sis­tas… Es la ver­da­de­ra asig­na­tu­ra pen­dien­te de la recu­pe­ra­ción de la memo­ria… ¿Qué sabe de todo esto el señor Garzón?

A más de 75 años del gol­pe de esta­do falli­do, de la suble­va­ción mili­tar con­tra la II Repú­bli­ca, se sigue sin hacer jus­ti­cia, los cune­te­ros no han paga­do por sus crí­me­nes, se des­pre­cia la memo­ria de los ase­si­na­dos y nun­ca se ha revi­sa­do la heren­cia polí­ti­ca del franquismo.

Fran­co murió en 1975, y en 1986 al cum­plir­se 50 años del gol­pe de esta­do fran­quis­ta, el PSOE boi­co­teó cual­quier inten­to de recu­pe­ra­ción de la memo­ria. Y aho­ra, ¿quién jus­ti­fi­ca este silen­cio de más de 35 años de la lla­ma­da demo­cra­cia?, ¿es eso lo que se pre­ten­de cuan­do se afir­ma que vivi­mos en una demo­cra­cia asen­ta­da?, ¿se quie­re real­men­te recu­pe­rar la Memo­ria His­tó­ri­ca o sim­ple­men­te es un lava­do de cara para ente­rrar defi­ni­ti­va­men­te a los ase­si­na­dos? Pare­ce como si el apo­yo al juez Gar­zón for­ma­ra par­te de este guión. En la “tran­si­ción espa­ño­la”, a las pri­me­ras de cam­bio, la idea de una nece­sa­ria “rup­tu­ra” con el fran­quis­mo se aban­do­nó, y aho­ra, para dar car­pe­ta­zo, nos vie­nen con la “Ley de la Memo­ria His­tó­ri­ca” y con actua­cio­nes estre­lla de un juez con un noto­rio afán de protagonismo.

La ini­cia­ti­va del juez Gar­zón para inves­ti­gar la repre­sión fran­quis­ta, ter­mi­nó con la inhi­bi­ción a favor de los juz­ga­dos terri­to­ria­les, ya que se cons­ta­tó, entre otras cosas, que Fran­co y otros 44 altos car­gos fas­cis­tas habían muer­to. Menu­do inven­to, y es que la ini­cia­ti­va tenía tram­pa. No podía ser de otra for­ma, tra­tán­do­se de una ini­cia­ti­va cen­tra­da en las des­apa­ri­cio­nes for­zo­sas ocu­rri­das entre 1936 y 1952. La dic­ta­du­ra y la repre­sión fran­quis­ta no aca­ba­ron ahí. A fecha de hoy, siguen vivos varios de los minis­tros que acom­pa­ña­ron a Fran­co en sus cua­tro lar­gas déca­das de dic­ta­du­ra. En los últi­mos años de la dic­ta­du­ra, des­de el 6º gobierno fran­quis­ta (1951) has­ta la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción (1978), se han cen­sa­do más de 150 per­so­nas ase­si­na­das por la poli­cía fran­quis­ta en dife­ren­tes situa­cio­nes, o con­de­na­das a muer­te y eje­cu­ta­das “legal­men­te”. ¿Está el juez Gar­zón dis­pues­to a inves­ti­gar todo ello? Por otro lado, la «Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca» es una ley que no reco­no­ce jurí­di­ca­men­te a las víc­ti­mas del fran­quis­mo, que impli­ca el reco­no­ci­mien­to de la lega­li­dad fran­quis­ta y tie­ne una mani­fies­ta volun­tad de ser­vir de defen­sa de esa lega­li­dad al plan­tear la igua­la­ción de víc­ti­mas y res­pon­sa­bles de los deli­tos de geno­ci­dio y de lesa humanidad.

Hoy, más que nun­ca, se hace nece­sa­ria la anu­la­ción de las con­de­nas emi­ti­das por los tri­bu­na­les fran­quis­tas, para poder ini­ciar el camino de la jus­ti­cia y repa­ra­ción. Aquí nos gus­ta­ría ver al juez Gar­zón, pero aquí no esta­rá por­que eso sig­ni­fi­ca­ría abrir la car­pe­ta, no dar car­pe­ta­zo. Le gus­ta más poner en mar­cha ini­cia­ti­vas exclu­si­va­men­te per­so­na­lis­tas sin nin­gún reco­rri­do jurídico.

¿Cómo se pue­de enton­ces apo­yar a un per­so­na­je así?

Todo esto es lo que repre­sen­ta el señor Gar­zón y, en nues­tra opi­nión, no mere­ce el apo­yo de nin­gún colec­ti­vo memorialista.

No pode­mos mirar la his­to­ria más recien­te como si nada hubie­ra pasa­do. Des­de “Ahaz­tuak 1936 – 1977” siem­pre nos hemos iden­ti­fi­ca­do con el com­pro­mi­so de recu­pe­ra­ción de la memo­ria, pero de toda la memo­ria; nece­si­ta­mos saber toda la ver­dad sobre el falli­do gol­pe de esta­do y sus con­se­cuen­cias de ase­si­na­tos, repre­sión y cár­cel, toda la ver­dad sobre los tres años de gue­rra y los casi cua­ren­ta de dic­ta­du­ra, con más muer­te y repre­sión, toda la ver­dad sobre una tran­si­ción que garan­ti­zó la impu­ni­dad del fran­quis­mo y nos impu­so la monar­quía, y toda la ver­dad sobre la vio­len­cia que, has­ta nues­tros días, ha gene­ra­do esta situación.

En “Ahaz­tuak 1936−1977” tam­bién tra­ba­ja­mos fami­lia­res y ami­gos de per­so­nas que fue­ron ase­si­na­das y sufrie­ron la repre­sión fran­quis­ta, y para noso­tros y noso­tras la “bofe­ta­da a las per­so­nas fusi­la­das en 1936 y a la memo­ria his­tó­ri­ca”, como plan­tean des­de la “Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Fusi­la­dos”, no es pre­ci­sa­men­te el enjui­cia­mien­to de Gar­zón, más bien todo lo con­tra­rio, la bofe­ta­da es la soli­da­ri­dad que deter­mi­na­dos colec­ti­vos memo­ria­lis­tas mues­tran sin más hacia este juez.

En la “Aso­cia­ción de Fami­lia­res de Fusi­la­dos”, lo más pro­ba­ble es que no hayan per­di­do el nor­te, lo que suce­de, sim­ple­men­te, es que los cami­nos que tran­si­ta­mos, des­gra­cia­da­men­te, comien­zan a ser diferentes.

AHAZTUAK 1936 – 1977

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.