Espa­ño­les: «Fra­ga hil da»- Jon Odrio­zo­la

Fra­ga ‑a quien Fran­co lla­ma­ra por su segun­do ape­lli­do, Iri­bar­ne, sabe­dor de que su padre era un negu­rí­ti­co oli­gár­qui­co de ilus­tre ape­lli­do y su madre una mucama‑, al igual que el Gene­ra­lí­si­mo, ha muer­to, pero no el fra­guis­mo ni el fran­quis­mo.

Siem­pre repi­to lo que, por evi­den­te, tien­de a olvi­dar­se en tiem­pos intere­sa­dos de des­me­mo­ria, otro­sí: la lla­ma­da «Tran­si­ción» fue una far­sa, una refor­ma fran­quis­ta que per­mi­tió al fas­cis­mo sobre­vi­vir a su Cau­di­llo, inyec­tán­do­le res­pi­ra­ción asis­ti­da median­te la amplia­ción de su base social diz­que la inte­gra­ción de la «izquier­da» doma­da, es decir, el PC de Carri­llo, amén de bur­gue­sías nacio­na­lis­tas que solo aso­ma­ron en esce­na una vez muer­to el dic­ta­dor, por no hablar de un inexis­ten­te PSOE finan­cia­do por la social­de­mo­cra­cia ale­ma­na y tele­di­ri­gi­do por la CIA en Sures­nes. Todo un mon­ta­je. Un frau­de al pue­blo espa­ñol. Todo gato­par­dis­mo: cam­biar algo para que todo siga igual. ¿Todo? No, evi­den­te­men­te, no somos tan garru­los. Cam­bian las for­mas, el dis­cur­so, el sema, pero no el fon­do en lo fun­da­men­tal. ¿O sí y no me he ente­ra­do?

Resul­ta diver­ti­do ver cómo til­dan a Fra­ga ‑el reve­ren­cia­do Don Manuel- una vez occi­so. Tenía «el Esta­do en la cabe­za», dicen, y, los más osa­dos, que era «pecu­liar». Cual­quier eufe­mis­mo sir­ve con tal de no lla­mar­le por lo que real­men­te era: un fas­cis­ta. Un fas­cis­ta ‑no le estoy insul­tan­do sino defi­nien­do- recon­ver­ti­do en «demó­cra­ta» y «padre de la Cons­ti­tu­ción», cuyos artícu­los 2º y 8º son ya un insul­to a la inte­li­gen­cia y un opro­bio.

No habla­ré de los «suce­sos de Vito­ria» don­de, como minis­tro del Inte­rior, negó estar allí mis­mo, pre­sen­te, cuan­do ase­si­na­ron a cin­co obre­ros. O Mon­te­ju­rra eta abar. Inclu­so, cuan­do el 23‑F, advir­tió al con­se­jo del PP de que sería con­ve­nien­te estar pre­pa­ra­do para for­mar un gabi­ne­te de emer­gen­cia ‑de «con­cen­tra­ción nacio­nal», en expre­sión de la épo­ca, con Múgi­ca, Tama­mes y cía.-, según con­fe­só Jor­ge Verstryn­ge, secre­ta­rio gene­ral a la sazón, con quien hoy me toma­ría unas cañas.

Fra­ga ‑según Gus­ta­vo Luca de Tena- asis­te a la facul­tad con uni­for­me ofi­cial de infan­te­ría, botas de mon­tar y una fus­ta, amén de bigo­ti­to lápiz entre Serrano Súñer y Clark Gable. Un falan­gis­ta (cató­li­co) y, como buen falan­gis­ta, anti­mo­nár­qui­co y, como el gene­ral Prim, anti­bor­bó­ni­co. Fue el fas­cis­mo mus­so­li­niano ‑y su ver­sión espa­ño­la josean­to­nia­na- quien inven­tó la «Ter­ce­ra Vía», o sea, ni capi­ta­lis­mo ni socia­lis­mo. Como el «labo­ris­ta» Tony Blair.

Fra­ga, un hom­bre cohe­ren­te, nun­ca rene­gó del fran­quis­mo, un perio­do ‑decía- que hay que asu­mir y seguir hacia ade­lan­te mejo­ran­do lo que sea nece­sa­rio, sin expo­ner a la nación a nue­vas aven­tu­ras o desas­tres. Era la Refor­ma, sin rup­tu­ra demo­crá­ti­ca ni afe­rrar­se a lo habi­do: lle­ga­ba la «liber­tad sin ira». Y la gran fra­se de este pro­hom­bre y pró­cer de la demo­cra­cia: «o se entra en el jue­go ‑las reglas del jue­go- o en reali­dad se quie­re otra cosa». Carri­llo, que nos sobre­vi­vi­rá a todos, lo enten­dió a la pri­me­ra. Y, bueno, de aque­llos barros estos lodos, que se dice.

Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *