Vene­zue­la 2011: La eco­no­mia nacio­nal en el con­tex­to de La cri­sis glo­bal del capi­ta­lis­mo- Jes­se Cha­cón

Duran­te el pasa­do año 2011, pode­mos des­ta­car como el hecho eco­nó­mi­co de mayor sig­ni­fi­ca­ción, la pro­lon­ga­ción del ciclo de cri­sis del capi­ta­lis­mo mun­dial, ciclo aper­tu­ra­do des­de el 2008 con la cri­sis finan­cie­ra mun­dial, cri­sis que pone de pre­sen­te, como la aus­te­ri­dad, trans­pa­ren­cia y éti­ca pre­go­na­da por el capi­ta­lis­mo, se pre­di­ca pero no se apli­ca para ellos.

Des­de el 2008, esta­lla­ron en sus manos las más ver­gon­zo­sas esta­fas y fabu­la­cio­nes con­ta­bles en los ban­cos más impor­tan­tes del mun­do, las cua­les vinie­ron a mos­trar que el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro se ha empa­ren­ta­do defi­ni­ti­va­men­te con prác­ti­cas gans­te­ri­les de esta­fa y robo des­ca­ra­do a los aho­rris­tas; tam­bien que­dó en evi­den­cia que el esta­do capi­ta­lis­ta siem­pre está pres­to para sal­var al gran capi­tal, mien­tras impo­ne aus­te­ri­dad, recor­te sala­rial, des­mon­te de pen­sio­nes y reduc­ción del gas­to social para los ciu­da­da­nos.

En el mar­co de esta mis­ma cri­sis, dos hechos estre­me­cie­ron la eco­no­mía mun­dial duran­te el 2011:

- Uno, fue la cri­sis de pagos de la deu­da exter­na nor­te­ame­ri­ca­na y su dispu­ta polí­ti­ca inter­na para poder ele­var el techo de su deu­da y la pos­te­rior cali­fi­ca­ción de Stan­dard & Poor’s (S&P), la cual reba­jó la cali­fi­ca­ción cre­di­ti­cia de Esta­dos Uni­dos des­de AAA has­ta AA+ el 5 de agos­to. A par­tir de esta situa­ción, el dólar ha entra­do en un pro­ce­so gra­ve e irre­ver­si­ble de pér­di­da de valor como mone­da de reser­va mun­dial, aun­que su deva­lua­ción ha favo­re­ci­do tem­po­ral­men­te al sec­tor expor­ta­dor Nor­te­ame­ri­cano, el cual hoy se vuel­ve hacia Lati­noa­mé­ri­ca como un mer­ca­do impor­tan­te para paliar su cri­sis en el mar­co de los tra­ta­dos de libre comer­cio que ha logra­do fir­mar con los paí­ses del acuer­do pací­fi­co (Méxi­co, Pana­má, Colom­bia, Perú, Chi­le).

- Dos, la cri­sis se extien­de y ame­na­za la Euro­zo­na y al Euro mis­mo como mone­da de refe­ren­cia común; se pro­fun­di­za­ron las gigan­tes­cas cri­sis fis­ca­les de Irlanda,Grecia, Espa­ña y Por­tu­gal, se suma a esta cri­sis tam­bién Ita­lia; pero es el 16 de agos­to cuan­do todas las bol­sas euro­peas se tam­ba­lean tras cono­cer­se el estan­ca­mien­to de la eco­no­mía de Ale­ma­nia, la cual es vis­ta como el fac­tor fun­da­men­tal de arras­tre de la eco­no­mía de la zona Euro, para esta fecha Frank­fourt des­cen­dió un 2,3%, Madrid un 1,5%, París cedío un 1,2% y Lon­dres lo hacía un 0,8%.

Los líde­res Euro­peos pare­cen sufrir de pará­li­sis por aná­li­sis, en reali­dad no hay acuer­do sobre la fór­mu­la de solu­ción, el cos­to del res­ca­te de las eco­no­mías en cri­sis y que ame­na­zan la Euro­zo­na, no es muy ape­te­ci­da por el eje Fran­co-Ale­mán, bus­can en lo fun­da­men­tal impo­ner una polí­ti­ca común de aus­te­ri­dad y mane­jo fis­cal uni­fi­ca­do. Fren­te a esto Jac­ques Delors, pri­mer pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea ha dicho, “Abra­mos los ojos: el euro y Euro­pa están al bor­de del pre­ci­pi­cio”, “los diri­gen­tes euro­peos no son cons­cien­tes de la gra­ve­dad del momen­to.” A este dra­má­ti­co pano­ra­ma se le suman para fina­les del 2011, la inmi­nen­te decla­ra­to­ria de quie­bras en los prin­ci­pa­les ban­cos Euro­peos, adver­ti­da por el direc­tor de asun­tos mone­ta­rios del FMI, quien ha dicho “el ries­go de otro colap­so finan­cie­ro por la fra­gi­li­dad de la ban­ca euro­pea es inmi­nen­te”, toda la ban­ca Euro­pea reci­be el impac­to de la cri­sis de deu­da sobe­ra­na de Ita­lia que ascien­de a 71.000 millo­nes, Gre­cia 56.000 millo­nes y Espa­ña 44.000 millo­nes.

El pano­ra­ma pre­vi­si­ble es de caí­da en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mia Euro­pea, lo cual suma­do a la ola de infla­ción en sus eco­no­mías, más las ele­va­das deu­das de las empre­sas, per­mi­te pre­sa­giar la apa­ri­ción de un fuer­te ciclo de rece­sión mun­dial.

En el con­tex­to de esta cri­sis, nues­tra eco­no­mía fue impac­ta­da des­de el 2008, con una fuer­te caí­da en los pre­cios del petró­leo, caí­da que si bien se detie­ne para el segun­do semes­tre del 2009, logra arras­trar toda la eco­no­mía vene­zo­la­na hacia tasas nega­ti­vas de cre­ci­mien­to duran­te todo el 2009 y 2010.

La caí­da en el cre­ci­mien­to de la eco­no­mía nacio­nal vino a poner de pre­sen­te el papel no supe­ra­do del petró­leo en toda la tra­ma nacio­nal. La salud de la eco­no­mía Vene­zo­la­na está inexo­ra­ble­men­te ata­da a los pre­cios inter­na­cio­na­les del petró­leo, ni la estra­te­gia de indus­tria­li­za­ción del 70, ni la estra­te­gia indus­trial y agro­ali­men­ta­ria del ciclo Boli­va­riano ha logra­do supe­rar, o crear las bases para la supera­ción de la con­di­ción ren­tis­ta petro­le­ra.

Pero a pesar de la con­ti­nua­da depen­den­cia petro­le­ra, el hecho fun­da­men­tal para la socie­dad vene­zo­la­na duran­te el 2011 y los años ante­rio­res de cri­sis, es que una nue­va con­cep­ción de la socie­dad y la vida está rec­to­ran­do el cur­so de la socie­dad vene­zo­la­na, es la con­cep­ción y prác­ti­ca socia­lis­ta, que cues­tio­na la lógi­ca del cre­ci­mien­to cuan­do éste solo sir­ve para des­es­truc­trar y dis­lo­car lo social en bene­fi­cio del capi­tal.

Indi­ca­ti­vo de la ges­tión de una eco­no­mía para la gen­te es que mien­tras en “el pri­mer mun­do”, la bur­gue­sia des­car­ga la cri­sis sobre los tra­ba­ja­do­res, redu­cien­do sala­rios, pen­sio­nes y des­mon­tan­do sis­te­mas de segu­ri­dad social; en la vene­zue­la revo­lu­cio­na­ria la reduc­ción de la pobre­za se man­tie­ne a pesar de la cri­sis en 27.4%, sig­ni­fi­can­do una reduc­ción de 50% des­de el 2003, se logra un indi­ce de desa­rro­llo humano ascen­den­te a pesar de los perío­dos de con­trac­ción de la eco­no­mía, así mis­mo, el indi­ce de remu­ne­ra­ción de los tra­ba­ja­do­res se incre­men­ta; regis­tran­do en el segun­do tri­mes­tre del año 2011, un incre­men­to de 17,7%, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te mayor al obser­va­do duran­te el tri­mes­tre ante­rior (2,8%), y al mis­mo perío­do del año 2010 (7,5%).

En con­tra­vía a la expul­sión de los tra­ba­ja­do­res de sus empre­sas y el incre­men­to del des­em­pleo, que en socie­da­des como la espa­ño­la ha sig­ni­fi­ca­do duran­te este año 2011 la exis­ten­cia de 5.400.000 des­em­plea­dos, equi­va­len­tes al 23 % de la pobla­ción acti­va, en Vene­zue­la el gobierno boli­va­riano ha defen­di­do el empleo como estra­te­gia fun­da­men­tal para con­tra­rres­tar la cri­sis. El des­em­pleo en Vene­zue­la, a pesar de la pro­fun­da cri­sis de los pre­cios del petró­leo y la con­trac­ción de la eco­no­mía nacio­nal, se man­tu­vo en un dígi­to, sien­do 7.5% para 2009, 7.7% para 2010 y 6.5 para Diciem­bre de 2011.

Un indi­ca­ti­vo de la acer­ta­da polí­ti­ca eco­nó­mi­ca del gobierno boli­va­riano de res­pon­der a la cri­sis con inver­sión y no con aus­te­ri­dad mone­ta­ris­ta, es el des­pe­gue de la eco­no­mía duran­te todo este año 2011, el Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) a pre­cios cons­tan­tes expe­ri­men­tó un cre­ci­mien­to de 4.8 en el pri­mer tri­mes­tre, 2.5 en el segun­do tri­mes­tre y 4.2 en el ter­cer tri­mes­tre, lo cual repre­sen­tó un cre­ci­mien­to de la eco­no­mía de 3,8% en los pri­me­ros nue­ve meses del año 2011.

Por el con­tra­rio las bur­gue­sías del mun­do y den­tro de ellas la Vene­zo­la­na, ante la cri­sis prác­ti­ca y teó­ri­ca del libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co para cons­truir la socie­dad y su eco­no­mía, equi­vo­ca­da­men­te quie­ren esca­par hacia ade­lan­te apli­can­do más rece­tas libe­ra­les de reduc­ción del gas­to y la inver­sión.

El libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co como sopor­te ideo­ló­gi­co del capi­ta­lis­mo post­for­dis­ta, ha inten­ta­do des­de la fase des­cen­den­te en la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta ini­cia­da en 1973, expli­car la cri­sis como cau­sa de la pre­sión de los sin­di­ca­tos o el esta­do de bien­es­tar, por la pre­sión que la fuer­za labo­ral supues­ta­men­te ejer­ce sobre todo el sis­te­ma, lle­van­do a una baja uni­ver­sal a lar­go pla­zo el rit­mo de las uti­li­da­des a tra­vés de todo el pla­ne­ta.

Esta tesis pue­ril, le otor­ga al fac­tor tra­ba­jo una capa­ci­dad de impac­to glo­bal sobre todo el sis­te­ma capi­ta­lis­ta que no es real, pero lo hace con la ama­ña­da inten­sión de legi­ti­mar las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad, lo hace bus­can­do des­car­gar sobre los ciu­da­da­nos el peso de la cri­sis. Las series esta­dìs­ti­cas sobre la remu­ne­ra­ción des­cen­den­te de los asa­la­ria­dos, mues­tran como el índi­ce de remu­ne­ra­ción ha ten­di­do a la baja, inclu­so en el mar­co del auge o bonan­za capi­ta­lis­ta de 1945 a 1970 y pos­te­rior­men­te en el ciclo des­cen­den­te, no ha sido el fac­tor fun­da­men­tal.

La cau­sa de la cri­sis debe bus­car­se por el con­tra­rio en la inten­sa y agre­si­va com­pe­ten­cia inter­ca­pi­ta­lis­ta, en la sobre­acu­mu­la­ción de capi­tal y el sub­con­su­mo de los tra­ba­ja­do­res, en los vie­jos blo­ques y nue­vas eco­no­mías emer­gen­tes que entran a dispu­tar­se las ganan­cias, colo­can­do en evi­de­cia, como el sagra­do valor de la com­pe­ten­cia, se con­vier­te en su rui­na. Se suma a este fac­tor, la hege­mo­nía del capi­tal finan­cie­ro y sus gans­te­ri­les jue­gos espe­cu­la­ti­vos, los cua­les han dis­lo­ca­do la eco­no­mía real con la crea­ción de bur­bu­jas o fic­cio­nes finan­cie­ras, que ope­ra­das por “pres­ti­gio­sas” fir­mas ban­ca­rias y ava­la­das por la aca­de­mia eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral, nos recuer­dan el cer­cano paren­tes­co entre cri­men y acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta.

Este año 2012 esta­rá sig­na­do por las gran­des tur­bu­len­cias mun­dia­les, en la vene­zue­la Boli­va­ria­na fue­ra de los segu­ros impac­tos que esto trae­rá, se abri­rá la dispu­ta fun­da­men­tal fren­te a los pro­yec­tos de socie­dad que requie­re Vene­zue­la, la ciu­da­da­nía podrá optar entre un pro­yec­to de eco­no­mía para la gen­te o un pro­yec­to de eco­no­mía para el capi­tal; pero el ejem­plo Euro­peo será un gran faro en la con­cien­cia de los ciu­da­da­nos vene­zo­la­nos y en un pue­blo que difí­cil­men­te rubri­ca­rá el sui­ci­dio colec­ti­vo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *