[Video] Ruper Ordo­ri­ka: «Can­tar en eus­ke­ra es un pri­vi­le­gio»

El cantautor vasco Ruper Ordorika.

El can­tan­te y com­po­si­tor vas­co Ruper Ordo­ri­ka pre­sen­ta­rá el domin­go en el tea­tro Gaya­rre de Iru­ñea su últi­mo tra­ba­jo dis­cogrfi­co «Hodeien Azpian» (Bajo las nubes).

PAMPLONA. «Can­tar en la len­gua de tu elec­ción te hace sen­tir par­te de una comu­ni­dad, en tér­mi­nos crea­ti­vos es un camino sin fin. Me sien­to muy libre, escri­bo como quie­ro y eso es un gran pri­vi­le­gio, algo que pri­mo por enci­ma de otras cosas», ha mani­fes­ta­do el can­tan­te en una rue­da de pren­sa en Pam­plo­na.

Tras reco­no­cer que «can­tar en una len­gua mino­ri­za­da te hace no ser homo­lo­ga­ble», ha apun­ta­do que eso no suce­de solo en esos casos y se ha pre­gun­ta­do «¿quién escu­cha rock en ale­mán? La músi­ca tie­ne sus este­reo­ti­pos que son los que se radian, fue­ra de eso hay un cir­cui­to para gen­te que tie­ne otro tipo de sen­si­bi­li­dad, que bus­can otras cues­tio­nes que no son lo habi­tual».

Acom­pa­ña­do por un cuar­te­to, Ordo­ri­ka pre­sen­ta­rá su nue­vo dis­co, com­pues­to por once can­cio­nes gra­ba­das en Nue­va York, a las que uni­rán otras pie­zas de su reper­to­rio.

El can­tan­te, quien ha recal­ca­do que su obje­ti­vo es «sonar como una ban­da, no ser Ruper más unos músi­cos», ha expli­ca­do su vin­cu­la­ción con Nue­va York, una ciu­dad en la que estu­vo vivien­do un tiem­po y en la que ya había gra­ba­do otro dis­co, a la que acu­de por­que el estu­dio don­de gra­ba le per­mi­te gra­bar con cin­tas, «al vie­jo esti­lo ana­ló­gi­co», que es como a él le gus­ta.

«Cuan­do gra­bas con una cin­ta que va giran­do no pue­des espe­cu­lar, la entre­ga de los músi­cos es dife­ren­te, gra­ba­mos todos jun­tos y yo bus­co ese soni­do», ha afir­ma­do Ordo­ri­ka, quien ha apun­ta­do que si pue­de vol­ve­rá.

Al res­pec­to ha aña­di­do que «lo bueno que tie­ne la músi­ca es que toda liber­tad es poca» y ade­más de esta mane­ra se pone en prác­ti­ca la idea de que «la músi­ca no cono­ce barre­ras».

Y es que «cuan­do can­tas en una sala con un gui­ta­rris­ta que nació en los subur­bios de Nue­va York pero es judío, con un bate­ría que es cali­fo­niano, con un bajis­ta islan­dés y can­tas en eus­ke­ra y aque­llo fun­cio­na como una máqui­na, eso habla por sí solo, es bueno para la can­ción», ha ase­ve­ra­do el músi­co gui­puz­coano.

Res­pec­to a las can­cio­nes de su últi­mo dis­co ha comen­ta­do que las ha escri­to él solo, así como que nor­mal­men­te tra­ba­ja muy poco sobre temas.

Ha reco­no­ci­do que hace tiem­po que cam­bió de méto­do y aho­ra las can­cio­nes las hace a par­tir de la músi­ca, tra­ta de dejar­se lle­var, de escu­char la melo­día y eso le lle­va a un ambien­te, a cues­tio­nes que pesan en su áni­mo y que no sabe como se lla­man y a su pro­pia expe­rien­cia.

Tras afir­mar que le gus­tan las can­cio­nes que tie­nen un pun­to bal­sá­mi­co, que son capa­ces de ayu­dar a cam­biar de áni­mo, ha comen­ta­do que en este dis­co habla de pai­sa­jes, de luna y de árbo­les, mien­tras que en sus pri­me­ras obras le gus­ta­ban más las «lavan­de­rías, los bares y las ciu­da­des», aun­que, ha dicho que no sabe «por qué».

En cual­quier caso ha opi­na­do que «los dis­cos se hacen ver­da­de­ra­men­te redon­dos cuan­do empie­zas a tocar­los, empie­zan a limar­se en los con­cier­tos», una can­ción «se com­ple­ta cuan­do alguien la can­ta y la escu­cha».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *