Islan­dia tri­pli­ca­rá su cre­ci­mien­to en 2012 tras encar­ce­lar a polí­ti­cos y ban­que­ros

http://kaosenlared.net/media/k2/items/cache/96d6365c9c75b22c54f922e22099ab75_XL.jpg

A dife­ren­cia de Espa­ña, Gre­cia o Ita­lia, que tie­ne en sus gobier­nos a per­so­nas res­pon­sa­bles de la cri­ris, pro­ce­den­tes de Leh­man Brothers o Gold­man Sachs, Islan­dia con­si­guió aca­bar con un gobierno corrup­to y pará­si­to.

Es la ciu­da­da­nía islan­de­sa, cuya revuel­ta en 2008 fue silen­cia­da en Euro­pa por temor a que muchos toma­ran nota. Pero lo logra­ron, gra­cias a la fuer­za de toda una nación, lo que empe­zó sien­do cri­sis se con­vir­tió en opor­tu­ni­dad. Una opor­tu­ni­dad que los movi­mien­tos alter­mun­dis­tas han obser­va­do con aten­ción y lo han pues­to como mode­lo rea­lis­ta a seguir.

La his­to­ria de Islan­dia es una de las más bue­nas noti­cias de los tiem­pos que corren. Sobre todo des­pués de saber que según las pre­vi­sio­nes de la Comi­sión Euro­pea, este país del nor­te atlán­ti­co, cerra­rá el 2011 con un cre­ci­mien­to del 2,1% y que en 2012, este cre­ci­mien­to será del 1,5%, una cifra que supera el tri­ple que la de los paí­ses de la zona euro.

La ten­den­cia al cre­ci­mien­to aumen­ta­rá inclu­so en 2013, cuan­do está pre­vis­to que alcan­ce el 2,7%. Los ana­lis­tas ase­ve­ran que la eco­no­mía islan­de­sa sigue mos­tran­do sín­to­mas de des­equi­li­brio. Y que la incer­ti­dum­bre sigue pre­sen­te en los mer­ca­dos. Sin embar­go, ha vuel­to a gene­rar empleo y la deu­da públi­ca ha ido dis­mi­nu­yen­do de for­ma pal­pa­ble.

Este peque­ño país del peri­fé­ri­co árti­co recha­zó res­ca­tar a los ban­cos. Los dejó caer y apli­có la jus­ti­cia sobre quie­nes habían pro­vo­ca­do cier­tos des­ca­la­bros y des­ma­nes finan­cie­ros. Los mati­ces de la his­to­ria islan­de­sa de los últi­mos años son múl­ti­ples. A pesar de tras­cen­der par­te de los resul­ta­dos que todo el movi­mien­to social ha con­se­gui­do, poco se ha habla­do del esfuer­zo que este pue­blo ha rea­li­za­do. Del lími­te que alcan­za­ron con la cri­sis y de las múl­ti­ples bata­llas que toda­vía están por resol­ver. Sin embar­go, lo que es digno de men­ción es la his­to­ria que habla de un pue­blo capaz de comen­zar a escri­bir su pro­pio futu­ro, sin que­dar a mer­ced de lo que se deci­da en des­pa­chos ale­ja­dos de la reali­dad ciu­da­da­na. Y aun­que sigan exis­tien­do agu­je­ros por lle­nar y oscu­ros por ilu­mi­nar.

La revuel­ta islan­de­sa no ha cau­sa­do otras víc­ti­mas que los polí­ti­cos y los hom­bres de finan­zas. No ha ver­ti­do nin­gu­na gota de san­gre. No ha sido tan lla­ma­ti­va como las de la Pri­ma­ve­ra Ára­be. Ni siquie­ra ha teni­do ras­tro de mediá­ti­ca, pues los medios han pasa­do por enci­ma de pun­ti­llas. Sin embar­go, ha con­se­gui­do sus obje­ti­vos de for­ma lim­pia y ejem­plar.

Hoy por hoy, su caso bien pue­de ser el camino ilus­tra­ti­vo de los indig­na­dos espa­ño­les, de los movi­mien­tos de Occupy Wall Street y de quie­nes exi­gen jus­ti­cia social y jus­ti­cia eco­nó­mi­ca en todo el mun­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *