Nación car­ce­la­ria- Mumia Abu Jamal

Cada pri­sión es igual, y cada pri­sión es dife­ren­te. Cada pri­sión tie­ne su pro­pio mito­lo­gía (pien­sen en Alca­tráz, Sing Sing, Áti­ca), su pro­pio rit­mo –– duro, sua­ve, fir­me, rela­ja­do, seve­ro o super max. Y cada pri­sión se admi­nis­tra por un sis­te­ma de cla­se, es decir, por la mane­ra en que las cor­tes o admi­nis­tra­do­res han cla­si­fi­ca­do un deli­to, según los intere­ses ame­na­za­dos por él.

Por ejem­plo, en el área de ais­la­mien­to (el hue­co) de cada pri­sión del esta­do, encuen­tras el corre­dor de la muer­te, don­de los hom­bres y muje­res con las peo­res sen­ten­cias viven las vidas menos con­ten­cio­sas. Si tie­nen el dine­ro (o en reali­dad, si sus fami­lias lo tie­nen), tal vez pue­den tener un tele­vi­sor, un radio, u otras cosas – – pero sólo si pue­den pagar. Algu­nos pre­sos tra­ba­jan en la pri­sión por el mag­ní­fi­co suel­do de $35 o $50 dóla­res al mes. Sí. Al mes. En estos luga­res es difí­cil pen­sar en cual­quier cosa que no sea la máxi­ma con­de­na – – la muer­te – – y en vis­ta de esta inmen­si­dad, cual­quier como­di­dad pare­ce insig­ni­fi­can­te.

Sin embar­go, el corre­dor de la muer­te es una cla­se en un sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción, y más allá de ésta exis­te un abis­mo de cate­go­rías que son tan enlo­que­ce­do­ras como ruti­na­rias. Se cono­cen, por sus siglas en inglés, como AC (Deten­ción Admi­nis­tra­ti­va), DC (Cus­to­dia Dis­ci­pli­na­ria), o PC (Pri­sión Pre­ven­ti­va), entre otras. Todas se refie­ren a un esta­do de ence­rra­mien­to espe­cial, todas tie­nen dis­tin­tas reglas con res­pec­to a lo que se per­mi­te o no se per­mi­te, y todas tie­nen varios nive­les de repre­sión.

Los libros más reco­no­ci­dos sobre la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos hablan de un país sin cla­ses. Dicen que las rígi­das dis­tin­cio­nes de cla­se son más bien una cosa ingle­sa o euro­pea. ¿Enton­ces cómo es posi­ble que una nación que pre­su­me de ser una socie­dad sin cla­ses haya fun­da­do ins­ti­tu­cio­nes tan pla­ga­das con dife­ren­cia­cio­nes de cla­se?

A decir ver­dad, Esta­dos Uni­dos nun­ca ha sido una socie­dad sin cla­ses. Y ade­más de tener cla­ses muy rígi­das des­de el prin­ci­pio, tuvo (y tie­ne) un sis­te­ma de cas­ta más rígi­da que la pie­dra. Millo­nes de negros viven en una cas­ta, como Miche­lle Ale­xan­der ha seña­la­do en su exce­len­te obra, El Nue­vo Jim Crow.

La adi­ne­ra­da cla­se domi­nan­te cons­tru­yó pri­sio­nes y cor­tes para pro­te­ger­se y pro­te­ger su rique­za ante los recla­mos de las masas. Tam­bién cons­tru­yó la ilu­sión ideo­ló­gi­ca de un país sin cla­ses, la cual se difun­de has­ta la fecha en sus medios de comu­ni­ca­ción. Rebuz­na­ron sobre la liber­tad, mien­tras cons­tru­ye­ron un com­ple­jo car­ce­la­rio indus­trial – – el com­ple­jo car­ce­la­rio más masi­vo jamás vis­to en el pla­ne­ta.

Cons­tru­ye­ron una nación car­ce­la­ria.

© ’11 maj
17 diciem­bre 2011
Audio gra­ba­do en voz de Marc Lamont Hill por Noe­lle Han­rahan: www​.pri​son​ra​dio​.org
Tex­to cir­cu­la­do por Fati­rah [email protected]​aol.​com
Tra­duc­ción [email protected] de Mumia, Méxi­co

— — — — — — -

Des­de el 12 de diciem­bre, Mumia Abu-Jamal ha esta­do en Deten­ción Admi­nis­tra­ti­va en la pri­sión Maha­noy en Frack­vi­lle PA. Las res­tric­cio­nes son seve­ras. No ha podi­do comu­ni­car­se con nadie por telé­fono y por eso Pri­son Radio no pue­de gra­bar sus ensa­yos en su pro­pia voz. Aun­que téc­ni­ca­men­te no está en el corre­dor de la muer­te, Mumia sigue en ais­la­mien­to. Duran­te sus pri­me­ros días en Frack­vi­lle, le per­mi­tie­ron tener ocho hojas de papel y una plu­ma de goma. Aho­ra tie­ne acce­so a cua­tro libros y más hojas. Sus visi­tas (pocas y cor­tas) toda­vía se rea­li­zan a tra­vés de un ple­xi­glás, sin con­tac­to físi­co. Está enca­de­na­do con gri­lle­tes en las manos y los pies duran­te las visi­tas.

Recor­de­mos que en la pri­sión Gree­ne, don­de Mumia estu­vo ence­rra­do en el corre­dor de la muer­te, los ofi­cia­les aban­do­na­ron la prác­ti­ca de enca­de­nar a los pre­sos duran­te sus visi­tas des­pués de que el ex arzo­bis­po Des­mond Tutu puso el gri­to en el cie­lo al encon­trar a Mumia en gri­lle­tes duran­te su visi­ta con él en octu­bre de 2007.

En otras pala­bras, en varios aspec­tos la vida dia­ria de Mumia aho­ra es igual o peor que antes. Se supo­ne que estas con­di­cio­nes deben cam­biar cuan­do lo tras­la­den a Pobla­ción Gene­ral, pero no pode­mos con­tar con esto.

Por otro lado, a pesar de que la Supre­ma Cor­te de Esta­dos Uni­dos ha decla­ra­do incons­ti­tu­cio­nal la pena de muer­te en el caso de Mumia, pode­mos con­tar con la Orden Fra­ter­nal de Poli­cía y la Fis­ca­lía de Fila­del­fia para hacer todo lo posi­ble para silen­ciar­lo. Expre­sa­ron su odio para él públi­ca­men­te en su mitin anti-Mumia el 8 de diciem­bre en el Kes­wick Thea­tre. Toda­vía lo quie­ren muer­to. Si esta pan­di­lla no orde­na un aten­ta­do con­tra Mumia den­tro de la pri­sión, lo menos que van a hacer (y segu­ra­men­te lo están hacien­do aho­ra mis­mo) es pre­sio­nar a las auto­ri­da­des car­ce­la­rias para hacer su vida un infierno e impe­dir que él siga luchan­do a tra­vés de sus escri­tos. Quie­ren su silen­cio.

Mien­tras segui­mos exi­gien­do la liber­tad inme­dia­ta de Mumia, hay cosas que pode­mos hacer con res­pec­to a su situa­ción actual. Ramo­na Áfri­ca pide que le envie­mos tar­je­tas a él y que lla­me­mos al Direc­tor de la pri­sión John Keres­tes o a la Sub-Direc­to­ra Ber­na­det­te Masan (570 773‑2158) para dejar­les saber que esta­mos vien­do por su segu­ri­dad y bien­es­tar en pri­sión. Su nue­va direc­ción es:

Mumia Abu-Jamal, #AM8335
SCI Maha­noy
301 Morea Road
Frack­vi­lle, PA 17932

Con los mejo­res deseos para un año de rebe­lión revo­lu­cio­na­ria en el mun­do ente­ro,
[email protected] de Mumia de Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *