[Vídeo] Km‑0: Las mil caras de la dis­per­sión

El pro­yec­to:

Como con­se­cuen­cia direc­ta del con­flic­to polí­ti­co y arma­do que pade­ce el País Vas­co des­de tiem­pos del dic­ta­dor Fran­co, alre­de­dor de 700 pre­sos y pre­sas vas­cas se encuen­tran dis­per­sa­dos mayo­ri­ta­ria­men­te en cár­ce­les del Esta­do fran­cés y Espa­ñol, a una dis­tan­cia media de 630 kiló­me­tros.

La polí­ti­ca de dis­per­sión se lle­vó a cabo en 1989, poco des­pués del fra­ca­so de las con­ver­sa­cio­nes de Argel entre ETA y el PSOE. Con el pre­tex­to de que eran medi­das enca­mi­na­das a la rein­ser­ción. Estas medi­das incum­plen toda­vía hoy los acuer­dos inter­na­cio­na­les fir­ma­dos por el Rei­no de Espa­ña en mate­ria peni­ten­cia­ria el 9 de diciem­bre de 1988. ( Ver infor­me).

En los últi­mos años, diver­sos Rela­to­res Espe­cia­les de Las Nacio­nes Uni­das, como Mar­tin Schei­nin o Theo Van Boven, han arre­me­ti­do con­tra la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la pidien­do su des­apa­ri­ción, han exi­gi­do el fin de la inco­mu­ni­ca­ción en depen­den­cias poli­cia­les para así evi­tar posi­bles tor­tu­ras a los dete­ni­dos, han cues­tio­na­do la lega­li­dad jurí­di­ca de la polí­ti­ca de dis­per­sión. (Ver infor­me). Y por últi­mo, han pedi­do la revi­sión por espe­cia­lis­tas inde­pen­dien­tes de los artícu­los 571 a 579 del Códi­go Penal espa­ñol por no ate­ner­se al prin­ci­pio de lega­li­dad reco­gi­do en el artícu­lo 15 del Pac­to Inter­na­cio­nal de Dere­chos Civi­les y Polí­ti­cos. (Ver infor­me).

El obje­ti­vo prin­ci­pal de la polí­ti­ca de dis­per­sión, es que­bran­tar la unión del Colec­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Polí­ti­cos Vas­cos (EPPK), un obje­ti­vo frus­tra­do has­ta la fecha. Aún así, la polí­ti­ca de dis­per­sión se man­tie­ne y a pesar de que no tie­ne nin­gu­na base jurí­di­ca los pre­sos, pre­sas y sus fami­lia­res siguen sufrien­do sus con­se­cuen­cias.

Km‑0: “Las mil caras de la dis­per­sión” es un pro­yec­to docu­men­tal que narra las viven­cias de los fami­lia­res y alle­ga­dos de los y las pre­sas en los des­pla­za­mien­tos a las dife­ren­tes cár­ce­les. Cada sema­na reco­rren una dis­tan­cia media de 1233 km para poder visi­tar­los.

Km‑0 nace con el pro­pó­si­to de refle­jar un hecho oscu­ro y ocul­to para la socie­dad vas­ca e inter­na­cio­nal: “La dis­per­sión y sus con­se­cuen­cias”. El len­gua­je prin­ci­pal para refle­jar dicha reali­dad es el foto­grá­fi­co.

Des­de sus ini­cios, Km‑0 ha vis­to nece­sa­ria la par­ti­ci­pa­ción y el com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía vas­ca . Ha repar­ti­do miles de foto­gra­fías de carác­ter docu­men­tal, para que cien­tos de manos anó­ni­mas y soli­da­rias, una vez más, empa­pe­la­ran las calles y barrios de Eus­kal Herria. Se uti­li­zó como refe­ren­cia el tra­ba­jo que rea­li­za el colec­ti­vo Acti­ves­tills y sus expo­si­cio­nes calle­je­ras en Israel y Pales­ti­na.

En el trans­cur­so del pro­yec­to, se ha apos­ta­do por la uti­li­za­ción de la ima­gen audio­vi­sual, tan cer­ca­na a nues­tras vidas, pero a la vez tan des­hu­ma­ni­za­da. Enten­de­mos, que el mate­rial audio­vi­sual, ofre­ce un len­gua­je más cer­cano y más diná­mi­co con lo que se abren nue­vos cana­les de difu­sión. La ima­gen con­ti­nua jun­to con la ima­gen está­ti­ca con­si­guen un mate­rial mul­ti­dis­ci­pli­na­rio más com­ple­jo y enri­que­ce­dor.

Cree­mos que hacen fal­ta la rea­li­za­ción de pro­yec­tos visua­les y huma­nos que abran los ojos y gene­ren un deba­te polí­ti­co y social.

Para uni­fi­car los dife­ren­tes len­gua­jes del pro­yec­to, se optó por esta pági­na web http://km‑0.net/. Una pági­na pen­sa­da y dise­ña­da para lle­gar al mayor núme­ro de per­so­nas en dife­ren­tes pun­tos del pla­ne­ta.

Km‑0 es un pro­yec­to comu­ni­ca­ti­vo y social, por ello, abre sus puer­tas a cual­quier tipo de cola­bo­ra­ción artís­ti­ca que haga cre­cer el pro­yec­to con pro­fe­sio­na­li­dad y com­pro­mi­so. Un pro­yec­to auto­ges­tio­na­do e inde­pen­dien­te que cuen­ta con el apo­yo de Etxe­rat.

Un pro­yec­to docu­men­tal que nació en mayo del 2008 y que toda­vía hoy está en pro­ce­so.

El prin­ci­pal obje­ti­vo de Km‑0 es cerrar sus puer­tas cuan­to antes. Y que sir­va como docu­men­to his­tó­ri­co y mate­rial de refle­xión para las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *