«ETA nos ense­ñó a ser vas­cos”. Dice pre­so polí­ti­co vas­co en Méxi­co

Entre­vis­ta a Luis Miguel Ipi­ña Doña, pre­so polí­ti­co vas­co reclui­do en el Penal de Chi­co­nautla, Esta­do de Méxi­co

Autor: Roge­lio Veláz­quez – Revis­ta Con­tra­lí­nea

Luis Miguel Ipi­ña Doña, vas­co radi­ca­do en Méxi­co des­de hace 31 años, se encuen­tra pre­so en el penal de Chi­co­nautla des­de mayo pasa­do. Acu­sa­do de por­ta­ción de arma de uso exclu­si­vo de las Fuer­zas Arma­das e inves­ti­ga­do por terro­ris­mo inter­na­cio­nal, terro­ris­mo y delin­cuen­cia orga­ni­za­da, refie­re que su encie­rro tie­ne moti­va­cio­nes polí­ti­cas, pues las auto­ri­da­des mexi­ca­nas han basa­do su deten­ción en la “fabri­ca­ción de prue­bas”. Seña­la que su deten­ción fue un mon­ta­je y recha­za haber rea­li­za­do accio­nes en Méxi­co vin­cu­la­das con la ETA, orga­ni­za­ción a la que iden­ti­fi­ca como “nues­tro ejér­ci­to de libe­ra­ción”

San­ta María Chi­co­nautla, Esta­do de Méxi­co. Es día de visi­ta en el Cen­tro Pre­ven­ti­vo y de Readap­ta­ción Social Ser­gio Gar­cía Ramí­rez. En un pasi­llo de dos metros de ancho se aco­mo­dan dece­nas de per­so­nas que acu­den a la visi­ta fami­liar. En las pare­des del patio, imá­ge­nes reli­gio­sas; cobi­jas impro­vi­sa­das como techo cubren del sol a los visi­tan­tes; acor­des de gui­ta­rras y voces de ale­gría; inten­so olor a comi­da; niños que deno­tan has­tío en sus ros­tros pare­cen no enten­der en qué lugar se encuen­tran. Ipi­ña sur­ge entre la mul­ti­tud de pre­sos ves­ti­dos con ropa azul.

—¿Cómo es la vida en la cár­cel?

—Pre­fe­ri­ría estar en una cár­cel espa­ño­la que en este infierno.

Luis Miguel Ipi­ña lle­gó a Méxi­co el 28 de diciem­bre de 1980; se casó, y adqui­rió la nacio­na­li­dad mexi­ca­na en 1987. Se dedi­có a tra­ba­jar en tien­das de auto­ser­vi­cio y res­tau­ran­tes. Inclu­so tra­ba­jó tem­po­ral­men­te en una pana­de­ría Leca­roz, de la cual fue des­pe­di­do por supues­ta­men­te ser una per­so­na mayor. Ipi­ña ase­gu­ra que la cau­sa ver­da­de­ra fue que el due­ño de la cade­na Leca­roz, Julián Larre­chea Etxe­ni­que, se ente­ró de su exmi­li­tan­cia en la orga­ni­za­ción Eus­ka­di Ta Aska­ta­su­na (País Vas­co y Liber­tad; ETA).

Su tra­ba­jo “más esta­ble” ha sido como cho­fer de taxi. “Tenía que dar 230 [pesos] dia­rios de cuen­ta [al due­ño del taxi], más 200 [pesos] de gaso­li­na; no me alcan­za­ba con eso, pero me daba tiem­po de escri­bir”. Ha publi­ca­do dos libros, uno sobre la lucha del pue­blo vas­co y otro sobre la situa­ción de los refu­gia­dos vas­cos en Méxi­co.

En sus ratos libres escri­bía en su blog de inter­net sobre la lucha de Eus­kal Herria (País Vas­co), la polí­ti­ca en Espa­ña y el con­flic­to en Pales­ti­na, entre otros temas. Tam­bién docu­men­ta­ba la situa­ción en las cár­ce­les feme­ni­les mexi­ca­nas en otro blog. Éste fue eli­mi­na­do des­pués de su deten­ción, al igual que su pági­na de Face­book.

El 20 de mayo pasa­do, 31 años des­pués de su lle­ga­da a Méxi­co, fue dete­ni­do por alre­de­dor de 30 agen­tes de la Poli­cía Fede­ral Minis­te­rial cuan­do se dis­po­nía a tra­ba­jar en su taxi. Fue ingre­sa­do a un vehícu­lo poli­cial mien­tras se rea­li­za­ba un cateo en su casa. Des­pués fue tras­la­da­do a las ins­ta­la­cio­nes de la Sub­pro­cu­ra­du­ría de Inves­ti­ga­ción Espe­cia­li­za­da en Delin­cuen­cia Orga­ni­za­da (SIEDO).

“Eran como las cin­co y media de la maña­na, y antes de abor­dar el taxi que tra­ba­jo, lle­ga­ron [unos] poli­cías enca­pu­cha­dos en una fur­go­ne­ta y me inmo­vi­li­za­ron en el sue­lo. Vi cómo se metían a mi casa y saca­ban cosas de ahí.”

La ver­sión ofi­cial seña­la que los poli­cías lle­ga­ron a casa de Ipi­ña, en Eca­te­pec; le pre­gun­ta­ron si podían entrar, a lo cual él habría acce­di­do. Un arma lar­ga, fusil de asal­to AK-47, con cin­co car­tu­chos y una pis­to­la cali­bre .25 con tres car­tu­chos supues­ta­men­te habrían sido encon­tra­dos en el inte­rior de su casa, según cons­ta en el acta de cateo emi­ti­da por la auto­ri­dad judi­cial. Des­pués de per­ma­ne­cer dos días en las ins­ta­la­cio­nes de la SIEDO, el Minis­te­rio Públi­co con­sig­nó la ave­ri­gua­ción pre­via ante el Juz­ga­do Segun­do de Dis­tri­to en el Esta­do de Méxi­co, por el deli­to de pose­sión de arma de uso exclu­si­vo de las Fuer­zas Arma­das. Se le dic­tó auto de for­mal pri­sión, y des­de enton­ces per­man­ce en este penal de Chi­co­nautla.

El espio­na­je

En 1939 ter­mi­na­ba la Gue­rra Civil Espa­ño­la con la vic­to­ria y lle­ga­da al poder del gene­ral Fran­cis­co Fran­co. Toda expre­sión cul­tu­ral auto­no­mis­ta vas­ca se cri­mi­na­li­zó. La ETA sur­gió en 1958 para rein­vin­di­car la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria del Esta­do espa­ñol, expli­ca Ipi­ña.

Ori­gi­na­rio de San Sebas­tián, Gui­púz­coa, y con 60 años de edad, Ipi­ña Doña, rela­ta su infan­cia: “Cuan­do estu­dia­ba el kín­der nos hacían can­tar el himno falan­gis­ta con el bra­zo levan­ta­do como hacían los nazis. Esta­ba prohi­bi­do que hablá­ra­mos el eus­ke­ra, nues­tra len­gua madre. ETA nos ense­ñó que somos vas­cos; es nues­tro ejér­ci­to de libe­ra­ción; el Esta­do espa­ñol es el que nos ase­si­na, detie­ne y ani­qui­la nues­tra cul­tu­ra; ellos son los terro­ris­tas”.

Comen­ta que en la cár­cel se hizo famo­so: “Mis com­pa­ñe­ros vie­ron el momen­to en el que el Canal 40 anun­cia­ba la deten­ción de ‘un peli­gro­so terro­ris­ta’. Se tra­ta­ba de mí; corrie­ron a avi­sar­me para que vie­ra la tele­vi­sión; aún así cre­ye­ron poco de lo que decía la tele”.

Leo­nel Rive­ro Rodrí­guez, abo­ga­do defen­sor de Ipi­ña Doña, expli­ca que su clien­te es inves­ti­ga­do por terro­ris­mo inter­na­cio­nal, terro­ris­mo y delin­cuen­cia orga­ni­za­da. Seña­la que “es un asun­to de segu­ri­dad nacio­nal para el gobierno mexi­cano, y tie­ne que ver con un segui­mien­to cons­tan­te y pun­tual a las acti­vi­da­des que rea­li­zan los refu­gia­dos vas­cos en Méxi­co, de los cua­les, la mayo­ría ya son mexi­ca­nos por natu­ra­li­za­ción”.

Agre­ga: “Varios ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, entre éstos el Cen­tro Nacio­nal de Inves­ti­ga­ción y Segu­ri­dad Nacio­nal [Cisen], el Ejér­ci­to [Mexi­cano], la Arma­da [de Méxi­co], Pla­ta­for­ma Méxi­co, inclu­so la Inter­pol [Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal de Poli­cía Cri­mi­nal], envían a la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca [PGR] infor­ma­ción sobre Luis Miguel Ipi­ña y lo vin­cu­lan con otros inte­gran­tes de la comu­ni­dad vas­ca [en el país…] Están en vías de cons­truir un caso por terro­ris­mo inter­na­cio­nal, terro­ris­mo y delin­cuen­cia orga­ni­za­da con­tra ciu­da­da­nos vas­cos. La inves­ti­ga­ción de esos deli­tos sigue en cur­so y podrían dar­se deten­cio­nes cuan­do sea con­ve­nien­te para el Esta­do espa­ñol o el Esta­do mexi­cano”.

El repor­te de infor­ma­ción 3802010 que el Cisen entre­gó a la PGR –y del cual Con­tra­lí­nea posee copia– demues­tra que Ipi­ña Doña era segui­do pun­tual­men­te al menos des­de octu­bre de 2010.

En su repor­te (con fecha del 22 de octu­bre de ese año) el Cisen vin­cu­la –sin prue­bas– a Ipi­ña con la Diás­po­ra Vas­ca Fran­cis­co Javier Mina y con el Comi­té Mexi­cano de Apo­yo al País Vas­co. Ade­más, seña­la a estas orga­ni­za­cio­nes –sin que pue­da pro­bar­lo– de ser entra­ma­dos estruc­tu­ra­les del apa­ra­to polí­ti­co de ETA en Méxi­co.

Tam­bién indi­ca que el acu­sa­do par­ti­ci­pa en acti­vi­da­des de pro­tes­ta en la Uni­ver­si­dad Nacio­nal Autó­no­ma de Méxi­co en apo­yo al movi­mien­to nacio­na­lis­ta vas­co. Y lo acu­sa de man­te­ner víncu­los de inte­rés con otros inte­gran­tes de ETA. No obs­tan­te, el repor­te del Cisen seña­la que las cau­sas judi­cia­les por las cua­les era bus­ca­do Ipi­ña en Espa­ña «ase­si­na­to, tenen­cia de armas y per­te­nen­cia a ban­da arma­da» ya están pres­cri­tas.

“Prue­bas” con­tra Ipi­ña, correos elec­tró­ni­cos

Entre los gri­tos de los ven­de­do­res de dul­ces, el bulli­cio de los fami­lia­res de los inter­nos y la músi­ca con rit­mo de sal­sa de poten­tes boci­nas ins­ta­la­das en el patio, Ipi­ña se dice ino­cen­te.

“Yo jamás he teni­do en mis manos un arma; que me digan que estoy en la cár­cel por escri­bir un blog, lo admi­to; pero no por pose­sión de armas por­que eso no es cier­to; es una cues­tión polí­ti­ca”.

Con la voz entre­cor­ta­da, comen­ta: “Méxi­co es un país que me dio la liber­tad; no pue­do come­ter deli­to alguno con­tra Méxi­co. Sólo me quie­ro dedi­car a escri­bir. Aho­ra me han hun­di­do la vida”. Agre­ga: “¡Mis armas son las letras!”.

—¿Qué acti­vi­da­des rea­li­zas en la cár­cel?

—Mis com­pa­ñe­ros tra­ba­jan la made­ra y cosen car­te­ras; yo sólo me dedi­co a escri­bir algu­nas his­to­rias, por­que escri­bir es algo libre.

Seis meses antes de su deten­ción, el 29 de noviem­bre de 2010, fue cap­tu­ra­do el vas­co Juan Car­los Recar­te, supues­to inte­gran­te de ETA, acu­sa­do de par­ti­ci­par en el aten­ta­do del edi­fi­cio de la Unión y el Fénix Espa­ñol el 17 de octu­bre de 1987, don­de resul­tó muer­ta la ciu­da­da­na María Cruz Yol­di Arra­dres.

Recar­te fue expul­sa­do de Méxi­co debi­do a su situa­ción migra­to­ria irre­gu­lar, y envia­do a Espa­ña, don­de fue dete­ni­do al bajar del avión en el aero­puer­to de Bara­jas por auto­ri­da­des espa­ño­las.

El 1 de diciem­bre de 2010, La Cro­ni­ca de Hoy publi­có que la cap­tu­ra de Recar­te se debió a una denun­cia anó­ni­ma que aler­ta­ba su pre­sen­cia irre­gu­lar en terri­to­rio mexi­cano. Recar­te Gutié­rrez fue absuel­to el 24 de noviem­bre de 2011 por la Audien­cia Nacio­nal Espa­ño­la.

El abo­ga­do comen­ta que, “con base en esa nota, el Minis­te­rio Públi­co de la Uni­dad Espe­cia­li­za­da en Inves­ti­ga­ción de Terro­ris­mo, Aco­pio y Trá­fi­co de Armas deci­dió ini­ciar un acta cir­cuns­tan­cia­da y le pidió al Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Migra­ción [INM] que infor­ma­ra los moti­vos de la expul­sión de Recar­te. El INM res­pon­dió que fue expul­sa­do por su estan­cia ile­gal en el país y que, al momen­to de su deten­ción, Recar­te decla­ró que en Méxi­co su fun­ción era rea­li­zar acti­vi­da­des de terro­ris­mo y que esta­ba aquí por enco­mien­da de ETA. Si esto hubie­ra sido cier­to, el INM tenía la obli­ga­ción de entre­gar­lo a las auto­ri­da­des mexi­ca­nas, en lugar de haber­lo expul­sa­do”.

Debi­do a esa infor­ma­ción, en febre­ro pasa­do fue catea­do el domi­ci­lio de Juan Car­los Recar­te en la colo­nia Nápo­les, Dis­tri­to Fede­ral; ahí se encon­tra­ron compu­tado­ras, dis­cos duros y mate­rial infor­má­ti­co. En la inves­ti­ga­ción del mate­rial ase­gu­ra­do, supues­ta­men­te se encon­tra­ron correos elec­tró­ni­cos en los cua­les Ipi­ña Doña le avi­sa­ba a Recar­te la obten­ción de armas para ETA y le adjun­ta­ba foto­gra­fías de las mis­mas.

El mon­ta­je

Asi­duo lec­tor de León Tols­tói, Beni­to Pérez Gal­dós y Miguel de Una­muno, Ipi­ña Doña ?entre risas? no ocul­ta su gus­to por las can­cio­nes de los gru­pos Cam­pe­che Show y Bron­co, así como ser afi­cio­na­do del equi­po de fút­bol La Real Socie­dad. Lo que más extra­ña: la lucha y su pue­blo.

“Mi pue­blo es ante­rior al rei­no espa­ñol; ni los roma­nos ni los moros pudie­ron con­quis­tar­nos”, dice orgu­llo­so. Agre­ga: “en tiem­pos de Fran­co sólo lle­var los colo­res de la iku­rri­ña [ban­de­ra vas­ca] eran moti­vo para ser encar­ce­la­do”.

El abo­ga­do Leo­nel Rive­ro con­si­de­ra que exis­te una mani­pu­la­ción evi­den­te de la infor­ma­ción, ya que los archi­vos adjun­tos, en los cua­les supues­ta­men­te están las foto­gra­fías de las armas, tie­nen una fecha de crea­ción pos­te­rior a la del supues­to correo que Ipi­ña envió a Recar­te.

Des­pués del cateo en casa de este últi­mo comen­zó la vigi­lan­cia en el domi­ci­lio de Luis Miguel Ipi­ña. De acuer­do con la ver­sión de las auto­ri­da­des, poli­cías minis­te­ria­les se habrían aso­ma­do al inte­rior de la casa par­ti­cu­lar de Ipi­ña y habrían logra­do ver el cañón de un arma AR-15. Con base en esa infor­ma­ción y la que se obtu­vo de los órga­nos de inte­li­gen­cia, se con­ce­dió una orden de cateo.

Rive­ro Rodrí­guez recuer­da que la infor­ma­ción de los órga­nos de inte­li­gen­cia no pue­de ser uti­li­zar como evi­den­cia de algu­na acti­vi­dad, ya sea judi­cial o de inves­ti­ga­ción. “Sin embar­go, ese tipo de docu­men­tos son uti­li­za­dos como prue­ba para soli­ci­tar el cateo. El juez que lo con­ce­de pasa por alto esta situa­ción”.

Tam­bién otras irre­gu­la­ri­da­des que­dan al des­cu­bier­to: en el acta de cateo se asien­ta que la reco­lec­ción de evi­den­cias fue a las 06:00 horas; pero que el cateo ocu­rrió una hora des­pués, lo cual, según el abo­ga­do, mues­tra que mani­pu­la­ron los hechos.

Los núme­ros de serie del arma y del equi­po elec­tró­ni­co que se regis­tra­ron en el acta de cateo no coin­ci­den con la fija­ción que hizo el peri­to de dichos obje­tos. Ante eso, las auto­ri­da­des seña­la­ron que se debió a un error de dedo.
Por otro lado, los tes­ti­gos de asis­ten­cia –que tie­nen como fun­ción jun­to con el Minis­te­rio Públi­co dar fe de la actua­ción– par­ti­ci­pa­ron tam­bién como tes­ti­gos de pre­sen­cia cuya labor es cer­ti­fi­car que todo lo que se asien­ta en el acta corres­pon­da con la reali­dad.

Rive­ro Rodrí­guez expli­ca que “los tes­ti­gos de pre­sen­cia no pue­de ser tes­ti­gos de asis­ten­cia; no se pue­de tener el doble carác­ter. Aquí los tes­ti­gos de pre­sen­cia se vuel­ven de asis­ten­cia; eso, por sí mis­mo, anu­la el acta. En el acta no se des­cri­be nin­gún car­ga­dor. Apa­re­ce sólo has­ta que el peri­to en balís­ti­ca hace el peri­ta­je del arma. Si suma­mos cada una de estas cosas, esta­mos ante una mani­pu­la­ción de todas las evi­den­cias que apa­ren­te­men­te fue­ron encon­tra­das en su domi­ci­lio; es un mon­ta­je”.

El abo­ga­do expli­ca que, “de acuer­do con la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Nación, las evi­den­cias que son reca­ba­das en un cateo que no se ajus­tan al están­dar de lega­li­dad, deben des­es­ti­mar­se como evi­den­cias, como pasó en el caso [de Jor­ge] Hank Rhon; en éste ni siquie­ra tenían que haber dic­ta­do el auto de for­mal pri­sión. Si le qui­ta­mos la con­no­ta­ción polí­ti­ca, todas estas irre­gu­la­ri­da­des no resis­ten un aná­li­sis serio de lega­li­dad”.

Para el abo­ga­do, la fabri­ca­ción de este caso se com­pa­ra con el del excom­ba­tien­te de las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia (FARC), Raúl Reyes. “Ese caso le sir­vió al gobierno colom­biano para incri­mi­nar a mucha gen­te [supues­ta­men­te vin­cu­la­da con las FARC] hacién­do­la apa­re­cer en las compu­tado­ras de Reyes. En este caso, la SIEDO tie­ne en su poder más de 10 equi­pos infor­má­ti­cos, que fue­ron requi­sa­dos de mane­ra ile­gal, los cua­les mani­pu­lan a su anto­jo.

Me dicen el espa­ñol

Ipi­ña Doña pade­ce dia­be­tes, hiper­ten­sión y reten­ción de líqui­dos, y el penal en el que se encuen­tra pre­sen­ta altos índi­ces de sobre­po­bla­ción. Sin embar­go, se man­tie­ne fir­me y con­ven­ci­do de que sal­drá libre. Hace un lla­ma­do a la inte­lec­tua­li­dad mexi­ca­na para soli­da­ri­zar­se con su cau­sa.

Las his­to­rias de sus com­pa­ñe­ros los ins­pi­ran a escri­bir. “Cuan­do sal­ga libre, publi­ca­ré un libro con algu­nas his­to­rias que me han con­ta­do; hay mucha gen­te ino­cen­te aquí den­tro”.

—¿Cómo es tu rela­ción con los demás inter­nos?

—Para muchos soy indi­fe­ren­te; les cai­go como un extra­te­rres­tre, aun­que ten­go ami­gos que me cuen­tan sus casos.

Entre risas comen­ta que “es una des­gra­cia” que le apo­den el Espa­ñol.

—Inclu­so me han lle­ga­do a decir el Galle­go; los que más me cono­cen me dicen sim­ple­men­te el Vas­co.

Fin de la lucha arma­da

El pasa­do 17 de octu­bre se lle­vó a cabo en San Sebas­tián (ciu­dad natal de Ipi­ña), la Con­fe­ren­cia para la Paz en Eus­kal Herria, en la que par­ti­ci­pa­ron Kofi Annan, exse­cre­ta­rio gene­ral de la Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das, y Brian Currin, media­dor inter­na­cio­nal en con­flic­tos en Irlan­da del Nor­te y Surá­fri­ca.

En la decla­ra­ción final de la con­fe­ren­cia, se exhor­ta a ETA a un cese defi­ni­ti­vo de la lucha arma­da. A los gobier­nos espa­ñol y fran­cés se les soli­ci­ta mayor aper­tu­ra para un dia­lo­go que per­mi­ta la solu­ción del con­flic­to en Eus­kal Herria. La decla­ra­ción final fue acep­ta­da por las fuer­zas polí­ti­cas de la izquier­da aber­tza­le (nacio­na­lis­ta) al día siguien­te.

Final­men­te, el 19 de octu­bre ���y des­pués de haber anun­cia­do un cese al fue­go per­ma­nen­te y veri­fi­ca­ble en enero pasa­do – , ETA anun­cióel fin de la lucha arma­da des­pués de 43 años de acti­vi­dad.

Mien­tras pare­ce vis­lum­brar­se un pro­ce­so his­tó­ri­co en el País Vas­co, en Méxi­co Luis Miguel Ipi­ña Doña podría ser con­de­na­do has­ta 12 años de cár­cel si se le decla­ra cul­pa­ble.

Des­pués de que el 28 de setiem­bre pasa­do el Magis­tra­do del Quin­to Tri­bu­nal Uni­ta­rio en mate­ria penal con­fir­ma­ra el auto de for­mal pri­sión, la defen­sa inter­pu­so un ampa­ro, el cual que­dó radi­ca­do en el Segun­do Tri­bu­nal Uni­ta­rio del Segun­do Cir­cui­to con sede en Tolu­ca.

Ipi­ña se mues­tra con­ven­ci­do de que sal­drá libre en pró­xi­mas fechas. Pien­sa regre­sar a tra­ba­jar como cho­fer de taxi y seguir escri­bien­do artícu­los y libros.

Pide la soli­da­ri­dad de la inte­lec­tua­li­dad mexi­ca­na y agra­de­ce al pue­blo de Méxi­co “por todo lo que he reci­bi­do de los mexi­ca­nos en estas tres déca­das”.

Con­clu­ye la hora de visi­ta. En el patio se obser­van fami­lias abra­za­das. Llan­tos, risas y pro­me­sas de regre­sar se mani­fies­tan entre las dece­nas de per­so­nas. Los ven­de­do­res reco­gen apre­su­ra­da­men­te su mer­can­cía. La gen­te se agol­pa rum­bo a la sali­da; el pasi­llo de 30 metros de lar­go se reco­rre en cin­co minu­tos. Los cus­to­dios exi­gen ver el sello en el bra­zo que colo­ca­ron para ingre­sar. Ha fina­li­za­do la jor­na­da de la visi­ta.

Fuen­te: Revis­ta Con­tra­lí­nea 26418 diciem­bre de 2011

www​.noti​cias​de​la​re​be​lion​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *