Las Fal­sas Acu­sa­cio­nes de Washing­ton Con­tra el Gobierno de Chá­vez- Eva Gollin­ger

Des­de el fra­ca­so del inten­to de gol­pe apo­ya­do por Esta­dos Uni­dos en con­tra del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez en Vene­zue­la en abril de 2002, Washing­ton sigue bus­can­do una varie­dad de estra­te­gias para sacar del poder al abru­ma­do­ra­men­te popu­lar Jefe de Esta­do Sur­ame­ri­cano. El finan­cia­mien­to mul­ti­mi­llo­na­rio a gru­pos anti­cha­vis­tas en Vene­zue­la a tra­vés de los orga­nis­mos del Gobierno esta­dou­ni­den­se, como la Fun­da­ción Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NED por sus siglas en inglés) y la Agen­cia del Desa­rro­llo de los EEUU (USAID por sus siglas en inglés), se ha incre­men­ta­do expo­nen­cial­men­te en los últi­mos diez años; así como el apo­yo polí­ti­co direc­to a tra­vés de ase­so­res, estra­te­gas y con­sul­to­res, todos bus­can­do ayu­dar a una opo­si­ción impo­pu­lar y des­fa­sa­da para lle­gar al poder.

Los orga­nis­mos guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses, inclu­yen­do el Depar­ta­men­to de Esta­do, la Agen­cia Cen­tral de Inte­li­gen­cia (CIA por sus siglas en inglés), La Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia y el Pen­tá­gono, han abul­ta­do su len­gua­je hos­til con­tra el Gobierno de Vene­zue­la en los últi­mos años. La impor­tan­te nación pro­duc­to­ra de petró­leo ha sido inclui­da en las innu­me­ra­bles e infun­da­das “lis­tas” pro­du­ci­das anual­men­te por Washing­ton, como por ejem­plo, “incum­pli­mien­to en la coope­ra­ción en la lucha anti­nar­có­ti­cos”, “incum­pli­mien­to en el apo­yo en la gue­rra con­tra el terro­ris­mo”, “tra­ta de per­so­nas” y otros, basa­dos en deci­sio­nes polí­ti­cas y no en evi­den­cia con­cre­ta y sus­tan­cial para apo­yar sus acu­sa­cio­nes. Estas cali­fi­ca­cio­nes han per­mi­ti­do a Washing­ton no sólo jus­ti­fi­car el uso de millo­nes dóla­res de los con­tri­bu­yen­tes esta­dou­ni­den­ses dis­tri­bui­dos a gru­pos anti­cha­vis­tas con facha­da de ONG, sino incre­men­tar la pre­sen­cia mili­tar en la región y con­ven­cer a la opi­nión públi­ca de que Hugo Chá­vez es un enemi­go.

A pesar de las “pro­me­sas” de rela­cio­nes res­pe­tuo­sas y de no inter­ven­ción, el len­gua­je hos­til y las accio­nes hacia Vene­zue­la del Gobierno de Oba­ma han lle­va­do a con­ge­lar las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas entre ambas nacio­nes, suma­do a los pla­nes expan­si­vos den­tro de Washing­ton para incluir a la nación Sur­ame­ri­ca­na en el “eje terro­ris­ta del mal”. El pro­ce­so en con­tra de Vene­zue­la, que comen­zó duran­te la admi­nis­tra­ción de Geor­ge W. Bush, ha sido rápi­da­men­te ace­le­ra­do por Oba­ma. Con el Comi­té de Asun­tos Exte­rio­res de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de EEUU en manos de los repu­bli­ca­nos de Flo­ri­da, Ilea­na Ros-Leh­ti­nen y Con­nie Mack (ambos furi­bun­dos enemi­gos de Chá­vez), el Con­gre­so ha esta­do pre­sio­nan­do para lograr accio­nes direc­tas con­tra Vene­zue­la bus­can­do pro­vo­car la expul­sión de Chá­vez y colo­car a un Gobierno “Ami­ga­ble con EEUU” en el poder.

Vene­zue­la no sólo tie­ne las reser­vas de petró­leo más gran­des del pla­ne­ta, con posi­ble­men­te más de 500 billo­nes de barri­les, apro­xi­ma­da­men­te 300 cer­ti­fi­ca­bles, sino que la posi­ción geo­po­lí­ti­ca del país como puer­to de Sura­mé­ri­ca, con fron­te­ras en el Cari­be, los Andes y el Ama­zo­nas, la con­vier­ten en una de las nacio­nes estra­té­gi­ca­men­te más impor­tan­tes del mun­do. Adi­cio­nal­men­te al petró­leo, Vene­zue­la tie­ne inmen­sas reser­vas mine­ra­les, meta­les pesa­dos, ura­nio y agua.

El cre­cien­te lide­raz­go de Chá­vez y su influen­cia en la región han eno­ja­do a Washing­ton des­de hace algún tiem­po. Los esfuer­zos por demo­ni­zar, ridi­cu­li­zar y has­ta igno­rar al Jefe de Esta­do vene­zo­lano han sido uti­li­za­dos por el Gobierno de EEUU y los medios de comu­ni­ca­ción masi­vos duran­te los últi­mos años, crean­do una per­cep­ción dis­tor­sio­na­da de la reali­dad de Vene­zue­la en la opi­nión públi­ca. A pesar de las nume­ro­sas elec­cio­nes rea­li­za­das, todas super­vi­sa­das por obser­va­do­res inter­na­cio­na­les, en las cua­les Chá­vez ha gana­do con alre­de­dor del 60% de los votos, los medios inter­na­cio­na­les pro­yec­tan al Pre­si­den­te vene­zo­lano como un “dic­ta­dor” y a la nación como un “Esta­do falli­do”. Sin embar­go, la cre­cien­te y vibran­te demo­cra­cia vene­zo­la­na, en la que una mayo­ría ante­rior­men­te exclui­da y silen­cia­da por Gobier­nos ante­rio­res apo­ya­dos por EEUU, hoy par­ti­ci­pan libre y amplia­men­te, han logra­do cam­bios extra­or­di­na­rios en la nación, inclu­yen­do una reduc­ción de un 50% de la pobre­za, garan­tía de asis­ten­cia médi­ca y edu­ca­ción gra­tui­tas, una tasa de des­em­pleo del 6% (una baja res­pec­to al 15% ante­rior) y un gran desa­rro­llo en cuan­to a infra­es­truc­tu­ra.

Aun­que el Pre­si­den­te Oba­ma se había abs­te­ni­do de hablar sobre Vene­zue­la (igual que su pre­de­ce­sor Bush) una recien­te entre­vis­ta en un perió­di­co nacio­nal anti­cha­vis­ta, El Uni­ver­sal, evi­den­cia un cam­bio en la polí­ti­ca. La entre­vis­ta, que se apo­ya en una alar­man­te trans­mi­sión de un “repor­te” no corro­bo­ra­do que inten­ta vin­cu­lar a Vene­zue­la, Cuba e Irán con un com­plot terro­ris­ta en con­tra de EEUU, apa­re­ci­da en el canal latino más gran­de de Esta­dos Uni­dos, Uni­vi­sión, se lee como una pági­na saca­da del grue­so libro de fal­sas acu­sa­cio­nes hechas en con­tra de Vene­zue­la des­de que Chá­vez lle­gó al poder en 1999.

En res­pues­tas escri­tas al perió­di­co vene­zo­lano, Oba­ma (o su equi­po de ase­so­res) insi­nuó que Vene­zue­la era una dic­ta­du­ra y mani­fes­tó su “preo­cu­pa­ción por las medi­das del Gobierno que han res­trin­gi­do los dere­chos uni­ver­sa­les de los vene­zo­la­nos, ame­na­zan los prin­ci­pa­les valo­res demo­crá­ti­cos y fra­ca­sa­ron en con­tri­buir con la segu­ri­dad en la región”. Por supues­to Oba­ma omi­te citar ejem­plos reales para con­fir­mar su “preo­cu­pa­ción”. Estas son sim­ple­men­te el tipo de decla­ra­cio­nes que han sido regur­gi­ta­das por los voce­ros de Washing­ton duran­te la últi­ma déca­da, nun­ca con una sola prue­ba de evi­den­cia via­ble para res­pal­dar sus afir­ma­cio­nes con­de­na­to­rias.

Nin­gún dere­cho ha sido res­trin­gi­do en Vene­zue­la por el Gobierno. De hecho, los dere­chos se han amplia­do bajo la nue­va Cons­ti­tu­ción que fue escri­ta y rati­fi­ca­da por los vene­zo­la­nos en un Refe­rén­dum Nacio­nal en 1999. Los vene­zo­la­nos tie­nen los dere­chos bási­cos de aten­ción médi­ca, edu­ca­ción, ali­men­ta­ción, vivien­da, tra­ba­jo digno, sala­rio míni­mo, par­ti­ci­pa­ción, expre­sión, recrea­ción y cul­tu­ra, lo que los 300 millo­nes de habi­tan­tes de Esta­dos Uni­dos no tie­nen. Y es cíni­co decir que Vene­zue­la, un país con un poder mili­tar míni­mo que jamás ha ata­ca­do a otra nación ni ame­na­za­do o inva­di­do a nin­gún vecino, es “una ame­na­za regio­nal para la segu­ri­dad”. La his­to­ria del Gobierno de EEUU de 200 años de inva­sio­nes, masa­cres, gol­pes, inter­ven­cio­nes y otras agre­sio­nes en con­tra de casi todas las nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be no pue­de que­dar “en el pasa­do” como qui­sie­ra Oba­ma.

Oba­ma no omi­tió men­cio­nar su “preo­cu­pa­ción” acer­ca de la rela­ción de Vene­zue­la con Irán, sobre la cual afir­mó “Toma­mos muy en serio las acti­vi­da­des de Irán, inclu­yen­do las de Vene­zue­la y con­ti­nua­re­mos moni­to­reán­do­las de cer­ca”. No es coin­ci­den­cia que estas decla­ra­cio­nes vinie­ron segui­das del docu­men­tal al esti­lo Holly­wood de Uni­vi­sión, “La Ame­na­za Ira­ní”, que hace peli­gro­sas afir­ma­cio­nes difa­ma­to­rias en con­tra de la admi­nis­tra­ción de Chá­vez en un inten­to por incluir a Vene­zue­la en un fal­so com­plot terro­ris­ta.

A pesar de la ridi­cu­lez de las afir­ma­cio­nes de Uni­vi­sión, miem­bros del Con­gre­so están con­ver­san­do con Oba­ma para que tome accio­nes pre­ven­ti­vas en con­tra de Irán y Vene­zue­la. Otros “comen­ta­ris­tas” y “ana­lis­tas” están ocu­pa­dos escri­bien­do blogs y colum­nas advir­tien­do sobre la cre­cien­te ame­na­za terro­ris­ta al Sur de la fron­te­ra esta­dou­ni­den­se. Estas peli­gro­sas e infun­da­das acu­sa­cio­nes pue­den fácil­men­te ser usa­das para jus­ti­fi­car un ata­que con­tra Vene­zue­la, como usa­ron las armas de des­truc­ción masi­va en con­tra de Iraq y “pro­te­ger a la pobla­ción” se uso en con­tra de Libia.

Irán y Vene­zue­la tie­nen una rela­ción comer­cial nor­mal. Ambos paí­ses com­par­ten tec­no­lo­gía y recur­sos para hacer carros y bici­cle­tas, cons­truir vivien­das y ope­rar fabri­cas de leche. Des­de lue­go los carros, las vivien­das y la leche no se equi­pa­ran a una ame­na­za terro­ris­ta. Una y otra vez, Vene­zue­la ha demos­tra­do que no hay “cam­pos de entre­na­mien­to terro­ris­ta” en su terri­to­rio. Ni tam­po­co está cons­tru­yen­do en secre­to una bom­ba para ata­car a EEUU. Vene­zue­la es una nación paci­fi­ca. No inva­de, ata­ca ni ame­na­za a otros paí­ses.

Las teme­ra­rias agre­sio­nes de Oba­ma en con­tra de Vene­zue­la podrían lle­var a una atro­ci­dad inne­ce­sa­ria. Como dijo el Pre­si­den­te Chá­vez, a Oba­ma le iría mejor enfo­cán­do­se en los pro­ble­mas que tie­ne en casa, en lugar de crear otros más en el exte­rior.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *