Patrio­tis­mo e inter­na­cio­na­lis­mo- Mao Tse-Tung

XVIII. PATRIOTISMO E INTERNACIONALISMO

Pue­den los comu­nis­tas, que son inter­na­cio­na­lis­tas, ser al mis­mo tiem­po patrio­tas? Sos­te­ne­mos que no sólo pue­den sino deben ser­lo. El con­te­ni­do con­cre­to del patrio­tis­mo está deter­mi­na­do por las con­di­cio­nes his­tó­ri­cas. Exis­te el patrio­tis­mo de los agre­so­res japo­ne­ses y de Hitler, y exis­te el patrio­tis­mo nues­tro. Los comu­nis­tas deben opo­ner­se resuel­ta­men­te al patrio­tis­mo de los agre­so­res japo­ne­ses y de Hitler. Los comu­nis­tas japo­ne­ses y ale­ma­nes son derro­tis­tas con res­pec­to a las gue­rras sos­te­ni­das por sus paí­ses. Recu­rrir a todos los medios posi­bles para hacer fra­ca­sar las gue­rras de los agre­so­res japo­ne­ses y de Hitler, corres­pon­de a los intere­ses de los pue­blos japo­nés y ale­mán, y cuan­to más com­ple­ta sea la derro­ta, tan­to mejor. (…) Esto se expli­ca por­que las gue­rras des­ata­das por los agre­so­res japo­ne­ses y Hitler per­ju­di­can a los pue­blos de sus pro­pios paí­ses de la mis­ma mane­ra que a los demás pue­blos del mun­do. El caso de Chi­na es dis­tin­to, por­que ella es vic­ti­ma de la agre­sión. Por con­si­guien­te, los comu­nis­tas chi­nos debe­mos unir el patrio­tis­mo con el inter­na­cio­na­lis­mo. Somos a la vez inter­na­cio­na­lis­tas y patrio­tas, y nues­tra con­sig­na es, Luchar en defen­sa de la patria con­tra los agre­so­res. Para noso­tros, el derro­tis­mo es un cri­men, y luchar por la vic­to­ria en la Gue­rra de Resis­ten­cia con­tra el Japón, un deber inelu­di­ble. Por­que sola­men­te luchan­do en defen­sa de la patria podre­mos derro­tar a los agre­so­res y lograr la libe­ra­ción nacio­nal, y, sólo logran­do la libe­ra­ción nacio­nal, el pro­le­ta­ria­do y los demás tra­ba­ja­do­res podrán con­quis­tar su pro­pia eman­ci­pa­ción. La vic­to­ria de Chi­na y la derro­ta de los impe­ria­lis­tas inva­so­res cons­ti­tui­rán una ayu­da para los pue­blos de los demás paí­ses. De ahí que el patrio­tis­mo sea la apli­ca­ción del inter­na­cio­na­lis­mo en las gue­rras de libe­ra­ción nacional.

El papel del Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na en la gue­rra nacional
(octu­bre de 1938),
Obras Esco­gi­das, t. II.

Qué espí­ri­tu impul­sa a un extran­je­ro a entre­gar­se desin­te­re­sa­da­men­te a la cau­sa de la libe­ra­ción del pue­blo chino como a la suya pro­pia? El espí­ri­tu del inter­na­cio­na­lis­mo, el espí­ri­tu del comu­nis­mo, del cual todos los comu­nis­tas chi­nos debe­mos apren­der. (…) Debe­mos unir­nos con el pro­le­ta­ria­do de todos los paí­ses capi­ta­lis­tas, con el pro­le­ta­ria­do de Japón, Ingla­te­rra, Esta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Ita­lia y demás paí­ses capi­ta­lis­tas; sólo así se podrá derro­car al impe­ria­lis­mo, libe­rar a nues­tra nación y a nues­tro pue­blo y libe­rar a las otras nacio­nes y pue­blos del mun­do. Este es nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo, el inter­na­cio­na­lis­mo que opo­ne­mos al nacio­na­lis­mo estre­cho y al patrio­tis­mo estrecho.

En memo­ria de Nor­man Bethune
(21 de diciem­bre de 1939),
Obras Esco­gi­das, t. II.

Para con­quis­tar su com­ple­ta libe­ra­ción, los pue­blos opri­mi­dos deben apo­yar­se ante todo en su pro­pia lucha y, sólo en segun­do lugar, en la ayu­da inter­na­cio­nal. Los pue­blos que hemos con­quis­ta­do la vic­to­ria en nues­tra revo­lu­ción, debe­mos ayu­dar a los que aún están luchan­do por su eman­ci­pa­ción. Este es nues­tro deber internacionalista.

Con­ver­sa­ción con ami­gos africanos
(8 de agos­to de 1963).

Los paí­ses socia­lis­tas son esta­dos de un tipo ente­ra­men­te nue­vo, don­de las cla­ses explo­ta­do­ras han sido derri­ba­das y el pue­blo tra­ba­ja­dor tie­ne en sus manos el Poder. En las rela­cio­nes entre estos paí­ses se apli­ca el prin­ci­pio del inter­na­cio­na­lis­mo uni­do con el patrio­tis­mo. Esta­mos estre­cha­men­te liga­dos por intere­ses e idea­les comunes.

Dis­cur­so en la reu­nión del Soviet Supre­mo de
la URSS en con­me­mo­ra­ción del 40° aniversario
de la Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octubre
(6 de noviem­bre de 1957).

Los pue­blos de los paí­ses del cam­po socia­lis­ta deben unir­se; los pue­blos de los paí­ses de Asia, Afri­ca y Amé­ri­ca Lati­na deben unir­se; los pue­blos de todos los con­ti­nen­tes deben unir­se; todos los paí­ses aman­tes de la paz deben unir­se; todos los paí­ses some­ti­dos a la agre­sión, con­trol, inter­ven­ción o atro­pe­llo de Los EE.UU. deben unir­se, para for­mar el más amplio fren­te úni­co con­tra la polí­ti­ca de agre­sión y gue­rra del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano y en defen­sa de la paz mundial.

Decla­ra­cio­nes de apo­yo al pue­blo pana­me­ño en su justa
lucha patrió­ti­ca con­tra el impe­ria­lis­mo norteamericano
(12 de enero, de 1964).

; Las cosas se desa­rro­llan sin cesar. Han trans­cu­rri­do sólo 45 años des­de la Revo­lu­ción de 1911, pero el aspec­to de Chi­na ha cam­bia­do por com­ple­to. Al cabo de otros 45 años, esto es, para el año 2001, a comien­zos del siglo XXI, Chi­na habrá expe­ri­men­ta­do cam­bios aún mayo­res. Será un pode­ro­so país indus­trial socia­lis­ta. Y así debe ser. Con una super­fi­cie de 9.600.000 kiló­me­tros cua­dra­dos y una pobla­ción de 600 millo­nes de per­so­nas, Chi­na debe hacer una con­tri­bu­ción com­pa­ra­ti­va­men­te gran­de a la huma­ni­dad. Duran­te un lar­go perio­do, su apor­te ha sido muy redu­ci­do, y esto nos apena.
Pero sea­mos modes­tos, no sólo aho­ra, sino tam­bién des­pués de 45 años. Sea­mos modes­tos siem­pre. En nues­tras rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, los chi­nos debe­mos liqui­dar toda mani­fes­ta­ción de cho­vi­nis­mo de gran poten­cia en for­ma resuel­ta, defi­ni­ti­va, cabal y completa.

En memo­ria del Dr. Sun Yat-sen
(noviem­bre de 1956)
[Obras Esco­gi­das, t. V].

Nun­ca debe­mos adop­tar una acti­tud alta­ne­ra de cho­vi­nis­mo de gran poten­cia, ni enva­ne­cer­nos por la vic­to­ria de nues­tra revo­lu­ción o por los éxi­tos logra­dos en la cons­truc­ción. Toda nación, gran­de o peque­ña, tie­ne sus aspec­tos posi­ti­vos y negativos.

Dis­cur­so de aper­tu­ra en el VIII Con­gre­so Nacio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta de China
(15 de sep­tiem­bre de 1956).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.