David Har­vey, el regre­so del mar­xis­mo- Raz­mig Keu­che­yan

Hay una para­do­ja David Har­vey, que nos infor­ma a la vez sobre la obra de Har­vey, y sobre la situa­ción de la crí­ti­ca teó­ri­ca y polí­ti­ca con­tem­po­rá­nea /​1. David Har­vey es en el momen­to actual uno de los teó­ri­cos crí­ti­cos –era geó­gra­fo de for­ma­ción- más cono­ci­dos. Sus obras están tra­du­ci­das en varias len­guas, sus teo­rías son dis­cu­ti­das por los cua­tro rin­co­nes del mun­do. La influen­cia de sus tra­ba­jos se ha hecho notar, ade­más de en la geo­gra­fía, en nume­ro­sas dis­ci­pli­nas, como la socio­lo­gía urba­na, la his­to­ria social, o tam­bién la eco­no­mía polí­ti­ca.

Sin embar­go, Har­vey per­te­ne­ce a una corrien­te hoy mino­ri­ta­ria en el pen­sa­mien­to crí­ti­co con­tem­po­rá­neo, es decir, el mar­xis­mo. Tras su pri­me­ra obra con­sa­gra­da a la epis­te­mo­lo­gía de la geo­gra­fía (Expla­na­tion in Geo­graphy, 1969), en la que defien­de una pers­pec­ti­va “posi­ti­vis­ta”, Har­vey no ha deja­do de afir­mar su volun­tad de pro­se­guir, actua­li­zán­do­la, la “crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca” de Marx. Da fe de ello de la for­ma más bri­llan­te el impo­nen­te libro titu­la­do Limits to Capi­tal, publi­ca­do en 1982. Por otra par­te, se pue­de seña­lar que Har­vey dia­lo­ga en lo esen­cial en su obra con el pro­pio Marx, con el Frie­drich Engels de La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, pero no con la tra­di­ción mar­xis­ta que vino a con­ti­nua­ción. Lenin, Grams­ci, Buja­rin, Trots­ki… están rela­ti­va­men­te poco pre­sen­tes en su obra. Res­pec­to a esto, la refe­ren­cia a Rosa Luxem­burg y a su con­cep­ción de la acu­mu­la­ción del capi­tal en El nue­vo impe­ria­lis­mo (2003), cuan­do Har­vey ela­bo­ra su teo­ría de la “acu­mu­la­ción por des­po­se­sión”, es algo excep­cio­nal.

La cons­ta­ta­ción de la que se pue­de par­tir es pues la siguien­te: uno de los pen­sa­do­res crí­ti­cos más dis­cu­ti­dos y cele­bra­dos en el momen­to actual per­te­ne­ce a una corrien­te mino­ri­ta­ria del pen­sa­mien­to crí­ti­co con­tem­po­rá­neo. ¿Cómo com­pren­der esto?

Duran­te cer­ca de un siglo, diga­mos des­de fina­les del siglo XIX al últi­mo ter­cio del siglo XX, el mar­xis­mo fue el prin­ci­pal len­gua­je en el que se enun­ció la pro­tes­ta polí­ti­ca. Fue la “colum­na ver­te­bral” del pen­sa­mien­to crí­ti­co, pre­sen­te en todos los sec­to­res, des­de la eco­no­mía al femi­nis­mo, pasan­do por la teo­ría de la cul­tu­ra o los plan­tea­mien­tos crí­ti­cos de la cues­tión racial. Por supues­to, la influen­cia del mar­xis­mo no fue la mis­ma en todas par­tes, su pro­fun­di­dad fue varia­ble según los paí­ses y movi­mien­tos. Por otra par­te, el mar­xis­mo se ha carac­te­ri­za­do siem­pre por una gran diver­si­dad, tan­to que los tipos de mar­xis­mo domi­nan­tes según las regio­nes y las épo­cas no han sido los mis­mos. Sin embar­go, esta corrien­te ha sido hege­mó­ni­ca duran­te cer­ca de un siglo, y esto no solo en el movi­mien­to comu­nis­ta (en el sen­ti­do amplio), sino tam­bién por ejem­plo en la social­de­mo­cra­cia, que no ha deja­do de emplear las cate­go­rías del mar­xis­mo, com­bi­nán­do­las con las del key­ne­sia­nis­mo.

Hoy, natu­ral­men­te, el mar­xis­mo con­ti­núa exis­tien­do. Se pue­de inclu­so defen­der la idea de que en el plano de la sofis­ti­ca­ción teó­ri­ca, nun­ca ha sido tan intere­san­te como en el momen­to actual. En el terreno del aná­li­sis eco­nó­mi­co, los tra­ba­jos de pen­sa­do­res como Robert Bren­ner o Gio­van­ni Arrighi –con quien Har­vey ha cola­bo­ra­do estre­cha­men­te, y con el que ha publi­ca­do una apa­sio­nan­te entre­vis­ta en la New Left Review en 2009, poco antes de la muer­te de Arrighi /2- no tie­nen equi­va­len­tes. En mate­ria de his­to­ria de las ideas, raros son los auto­res que pue­den riva­li­zar con la eru­di­ción y el sen­ti­do de los pro­ble­mas de un Perry Ander­son. En el terreno de la his­to­ria social y de la geo­gra­fía, auto­res como Mike Davis y el pro­pio Har­vey son muy esti­mu­lan­tes. En cien­cias polí­ti­cas y en teo­ría de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, Bene­dict Ander­son, Robert Cox y Leo Panitch, en esti­los dife­ren­tes, escri­ben cosas apa­sio­nan­tes. Habría tam­bién que evo­car, para ser com­ple­to, todo el con­ti­nen­te de los auto­res “post­mar­xis­ta” y “para­mar­xis­tas”: Etien­ne Bali­bar, Alain Badiou, Ernes­to Laclau, Jac­ques Ran­ciè­re, que aún toman­do dis­tan­cias más o menos gran­des con el mar­xis­mo, con­ti­núan sien­do influi­dos por él.

Solo que, si es más apa­sio­nan­te que nun­ca, el mar­xis­mo ha per­di­do la hege­mo­nía inte­lec­tual de que dis­po­nía ante­rior­men­te sobre la izquier­da. No es ya el len­gua­je domi­nan­te en el que se enun­cia la con­tes­ta­ción. Por pri­me­ra vez en su his­to­ria, se ins­cri­be en un modo mino­ri­ta­rio en un con­jun­to más amplio de teo­rías que hay que lla­mar, a fal­ta de algo mejor por el momen­to, el “pen­sa­mien­to crí­ti­co”, una expre­sión vaga don­de las haya. Lo que domi­na en el seno de este últi­mo (en Fran­cia igual que en otras par­tes), es una for­ma de sin­cre­tis­mo “postes­truc­tu­ra­lis­ta”, com­pues­to de con­cep­tos que pro­vie­nen de las obras de Fou­cault, Deleu­ze, Lacan, Bau­dri­llard y algu­nos otros, y que des­de los años 1980 es la nue­va lin­gua fran­ca teó­ri­ca del pen­sa­mien­to crí­ti­co a esca­la mun­dial. La obra de Fra­nçois Cus­set French Theory pro­po­ne una pene­tran­te des­crip­ción de esta lin­gua fran­ca. Este postes­truc­tu­ra­lis­mo es por ejem­plo domi­nan­te hoy en el seno de corrien­tes como los estu­dios post­co­lo­nia­les o los estu­dios cul­tu­ra­les, dos corrien­tes en su ori­gen mar­xis­tas, pero que han evo­lu­cio­na­do con el tiem­po.

Enton­ces, ¿cómo expli­car que en un con­tex­to domi­na­do por este sin­cre­tis­mo postes­truc­tu­ra­lis­ta, la obra de Har­vey sea a pesar de todo una de las más reco­no­ci­das y deba­ti­das? ¿Cómo com­pren­der que una obra tan ale­ja­da de este sin­cre­tis­mo haya cir­cu­la­do tan­to? Se pue­den for­mu­lar dos hipó­te­sis. La pri­me­ra es que, anclan­do fir­me­men­te su tra­ba­jo en la este­la de Marx, Har­vey se ha aven­tu­ra­do en el terreno de pro­ble­má­ti­cas típi­ca­men­te postes­truc­tu­ra­lis­tas o “post­mo­der­nas». Es par­ti­cu­lar­men­te el caso en uno de sus libros, el más impor­tan­tes, The Con­di­tion of Post­mo­der­nity (1990). A la lec­tu­ra de ese libro, uno que­da cho­ca­do por la pro­xi­mi­dad temá­ti­ca con otras teo­rías de la post­mo­der­ni­dad (la de Jean-Fra­nçois Lyo­tard por ejem­plo), pero tam­bién por el hecho de que Har­vey no deja estas pro­ble­má­ti­cas intac­tas, las recon­fi­gu­ra de for­ma que las adap­ta a sus opcio­nes teó­ri­cas mar­xis­tas. La idea de “com­pre­sio­nes espa­cio-tem­po­ra­les” (“spa­ce-time com­pres­sions”) que ela­bo­ra inten­ta así com­pren­der algu­nos de los ras­gos esen­cia­les de la cul­tu­ra post­mo­der­na. Har­vey no deja sin embar­go de poner estos ras­gos en rela­ción con una carac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal del sis­te­ma pro­duc­ti­vo capi­ta­lis­ta, a saber, la ace­le­ra­ción cons­tan­te de la “velo­ci­dad de cir­cu­la­ción de las mer­can­cías” (la expre­sión es de Marx) que nece­si­ta.

Una segun­da hipó­te­sis es que la atrac­ción por los tra­ba­jos de Har­vey pre­fi­gu­ra una evo­lu­ción a venir en el pen­sa­mien­to crí­ti­co, que es la vuel­ta al mar­xis­mo. Cua­les­quie­ra que sean los méri­tos de Fou­cault, Deleu­ze, Derri­da y de sus here­de­ros postes­truc­tu­ra­lis­tas con­tem­po­rá­neos, la debi­li­dad de esos auto­res se encuen­tra en el hecho de que no dicen nada, o no mucho, sobre el capi­ta­lis­mo como tal. Más pre­ci­sa­men­te, no dicen nada, o no mucho, sobre una carac­te­rís­ti­ca del capi­ta­lis­mo que nos con­cier­ne de for­ma muy impor­tan­te, que es su pro­pen­sión recu­rren­te a atra­ve­sar vio­len­tas cri­sis. Des­de la cri­sis de las sub­pri­mes de 2007 – 2008, hemos entra­do en una cri­sis pro­fun­da del sis­te­ma, que es la mani­fes­ta­ción de una cri­sis lar­va­da de lar­ga dura­ción apa­re­ci­da en los años 1970, y de la que se pue­de decir que el neo­li­be­ra­lis­mo ha sido una ten­ta­ti­va infruc­tuo­sa de resol­ver­la. La cri­sis finan­cie­ra se trans­mi­tió en un pri­mer momen­to a la eco­no­mía lla­ma­da “real” y esta cri­sis eco­nó­mi­ca está ella mis­ma a pun­to hoy de con­ta­mi­nar el cam­po polí­ti­co en su con­jun­to, como se cons­ta­ta por ejem­plo con la cri­sis euro­pea. Hemos entra­do cla­ra­men­te en lo que Grams­ci habría lla­ma­do una “cri­sis orgá­ni­ca”, o “cri­sis del Esta­do en su con­jun­to”.

Sin embar­go Har­vey, des­de los años 1970, con otros mar­xis­tas con­tem­po­rá­neos, no ha deja­do de inte­rro­gar­se pre­ci­sa­men­te sobre las cri­sis del capi­ta­lis­mo. Su con­cep­to de “spa­tial fix”, desa­rro­lla­do par­ti­cu­lar­men­te en Spa­ces of Capi­tal (2001) no es otra cosa que una for­ma de inten­tar com­pren­der cómo el capi­ta­lis­mo supera pro­vi­sio­nal­men­te sus cri­sis. El capi­ta­lis­mo, dice Har­vey, no pue­de jamás resol­ver ver­da­de­ra­men­te sus cri­sis. Solo pue­de des­pla­zar­las en el espa­cio, relan­zan­do la acu­mu­la­ción del capi­tal en regio­nes en las que las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas están aún en esta­do embrio­na­rio –has­ta la lle­ga­da de la pró­xi­ma cri­sis. Esta­ría­mos enton­ces ten­ta­dos de deman­dar a Har­vey lo que pien­sa de este “spa­tial fix” muy par­ti­cu­lar –por­que se acom­pa­ña de una cons­truc­ción polí­ti­ca his­tó­ri­ca­men­te iné­di­ta- que es la cri­sis de la Unión Euro­pea. En cual­quier caso, que la obra de Har­vey encie­rre una teo­ría de las cri­sis sofis­ti­ca­da es lo que la hace más actual que nun­ca, y se pue­de plan­tear la hipó­te­sis de que los deba­tes que la rodean irán pro­fun­di­zán­do­se en los años que vie­nen, a medi­da que se pro­fun­di­ce la cri­sis del capi­ta­lis­mo.

En lo que sigue, que­rría sub­ra­yar tres carac­te­rís­ti­cas (entre otras) del mar­xis­mo de Har­vey, a fin de seña­lar su espe­ci­fi­ci­dad en rela­ción a otras for­mas –pasa­das y actua­les- de mar­xis­mo. En pri­mer lugar, la impor­tan­cia de Har­vey en la car­to­gra­fía del mar­xis­mo con­tem­po­rá­neo da fe del cam­bio del cen­tro de gra­ve­dad de los pen­sa­mien­tos crí­ti­cos en el mun­do anglo­sa­jón. A par­tir de los años 1980 alre­de­dor, los pen­sa­mien­tos crí­ti­cos se con­vier­ten en un asun­to prin­ci­pal­men­te anglo­sa­jón, y par­ti­cu­lar­men­te esta­dou­ni­den­se, por razo­nes que tie­nen que ver a la vez con la poten­cia finan­cie­ra y cul­tu­ral de las uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas, las derro­tas suce­si­vas del movi­mien­to obre­ro en Euro­pa y evo­lu­cio­nes inter­nas del mar­xis­mo. Esto no sig­ni­fi­ca por supues­to que el mar­xis­mo des­apa­rez­ca de Euro­pa, y tam­po­co en abso­lu­to que todos los mar­xis­tas que tra­ba­jan en los Esta­dos Uni­dos son de ori­gen esta­dou­ni­den­se. Una de las carac­te­rís­ti­cas de las uni­ver­si­da­des ame­ri­ca­nas es haber absor­bi­do, duran­te la segun­da mitad del siglo XX, pen­sa­do­res –par­ti­cu­lar­men­te crí­ti­cos- veni­dos de los cua­tro rin­co­nes del mun­do. Es par­ti­cu­lar­men­te el caso en el terreno de los estu­dios post­co­lo­nia­les, pero no solo. El hecho de que la carre­ra uni­ver­si­ta­ria de Har­vey, que es de ori­gen bri­tá­ni­co, se haya desa­rro­lla­do esen­cial­men­te en la cos­ta este de los Esta­dos Uni­dos es una mues­tra de este hecho.

Un segun­do ras­go dis­tin­ti­vo de los tra­ba­jos de Har­vey es su fuer­te con­te­ni­do empí­ri­co. Una de las carac­te­rís­ti­cas del mar­xis­mo “occi­den­tal” de la segun­da mitad del siglo XX (1924−1968) es su carác­ter rela­ti­va­men­te abs­trac­to. Esta abs­trac­ción es la con­se­cuen­cia de las rela­cio­nes cada vez más dis­ten­di­das que los mar­xis­tas de esa épo­ca man­tie­nen con las orga­ni­za­cio­nes obre­ras de su tiem­po. Los prin­ci­pa­les repre­sen­tan­tes del mar­xis­mo occi­den­tal que son en par­ti­cu­lar Adorno, Sar­tre, Collet­ti, Mar­cu­se, o tam­bién Althus­ser, son todos filó­so­fos, y a menu­do espe­cia­lis­tas en epis­te­mo­lo­gía o esté­ti­ca. Las teo­rías postes­truc­tu­ra­lis­tas que he men­cio­na­do, que son la mayor par­te de las veces debi­das a filó­so­fos o inclu­so pen­sa­do­res que rei­vin­di­can la ape­la­ción de “teó­ri­cos”, vie­nen a refor­zar este “teo­ri­cis­mo” ambien­te en los pen­sa­mien­tos crí­ti­cos con­tem­po­rá­neos.

Har­vey no es cier­ta­men­te hos­til a la teo­ría. Sus razo­na­mien­tos se carac­te­ri­zan a veces por impul­sos ver­ti­gi­no­sos de gene­ra­li­za­ción. Sin embar­go, sus aná­li­sis están siem­pre fir­me­men­te ancla­dos en lo empí­ri­co, ya sea his­tó­ri­co como en Paris, capi­tal de la moder­ni­dad (2003), eco­nó­mi­co, geo­grá­fi­co o socio­ló­gi­co. Este ape­go a lo empí­ri­co es sin duda en par­te una heren­cia de su per­te­nen­cia ori­gi­nal al cam­po de las cien­cias socia­les, y par­ti­cu­lar­men­te la geo­gra­fía. En todo caso, este pun­to acer­ca a Har­vey a la gene­ra­ción de los fun­da­do­res del mar­xis­mo, de Marx a Grams­ci, pasan­do por Engels, Lenin, Rosa Luxem­bur­go o Trotsky, que en su mayor par­te eran mar­xis­tas “occi­den­ta­les”, prác­ti­cos de cien­cias empí­ri­cas. Es un ele­men­to suple­men­ta­rio que hace sin­gu­lar su posi­ción en el cam­po de las teo­rías crí­ti­cas con­tem­po­rá­neas.

Una ter­ce­ra espe­ci­fi­ci­dad de la obra de Har­vey es la crí­ti­ca de la espe­cia­li­za­ción o de la divi­sión del tra­ba­jo inte­lec­tual que la sub­tien­de. Lo que es lla­ma­ti­vo en esta obra, y que la acer­ca tam­bién en eso a los clá­si­cos del mar­xis­mo, es que nin­gún sec­tor de la vida social se le esca­pa. La obra de Har­vey inclu­ye, entre otras cosas, una teo­ría del capi­ta­lis­mo y de sus cri­sis, una teo­ría de la cul­tu­ra post­mo­der­na, una teo­ría de las cla­ses socia­les en su rela­ción con las comu­ni­da­des terri­to­ria­les, una teo­ría del impe­ria­lis­mo, dis­cu­sio­nes más “nor­ma­ti­vas” sobre la jus­ti­cia y el dere­cho a la ciu­dad –y no cito más. En mi opi­nión, el úni­co mar­xis­ta con­tem­po­rá­neo que hace coexis­tir los regis­tros y los terre­nos de esta for­ma, pero de un modo muy dife­ren­te a Har­vey, es Perry Ander­son, cosa que se ve leyen­do por ejem­plo su últi­ma obra con­sa­gra­da a la Unión Euro­pea. Hay pues en Har­vey una nega­ti­va muy cla­ra a la espe­cia­li­za­ción en un úni­co obje­to.

Este recha­zo de la espe­cia­li­za­ción no es una coque­te­ría de inte­lec­tua­les que aspi­ra­rían a for­mu­lar una opi­nión sobre todo. Des­de el pun­to de vis­ta mar­xis­ta, hay un fun­da­men­to pre­ci­so. El capi­ta­lis­mo es una tota­li­dad (con­tra­dic­to­ria), cuya lógi­ca se impo­ne a todos los sec­to­res de la vida social. A fin de com­pren­der­lo y de com­ba­tir­lo, es indis­pen­sa­ble situar la crí­ti­ca al nivel mis­mo en que ope­ra el capi­tal, es decir pre­ci­sa­men­te el de la tota­li­dad. La lucha con­tra la frag­men­ta­ción de los sabe­res es por ello un asun­to polí­ti­co de pri­me­ra impor­tan­cia, sin embar­go tan­to más difí­cil de lle­var a cabo en la medi­da en que la divi­sión del tra­ba­jo inte­lec­tual se acen­túa con el tiem­po, como lo mues­tra la his­to­ria de todas las dis­ci­pli­nas cien­tí­fi­cas moder­nas, cien­cias socia­les inclui­das. Uno de los apor­tes deci­si­vos de Har­vey es así mos­trar­nos una for­ma de sub­ver­tir esta espe­cia­li­za­ción. La geo­gra­fía, como repi­te a menu­do el autor del Capi­ta­lis­me con­tre le droit a la ville (tra­du­ci­do al fran­cés en 2011 por las edi­cio­nes Áms­ter­dam), es algo dema­sia­do impor­tan­te para ser deja­do solo en manos de los geó­gra­fos. Lo mis­mo podría decir­se de todas las for­mas de cono­ci­mien­to.


Notas:

1/​Este tex­to es la ver­sión escri­ta de la intro­duc­ción a una con­fe­ren­cia de David Har­vey en la uni­ver­si­dad de Nan­te­rre orga­ni­za­da el 21 de noviem­bre de 2011 por la revis­ta Jus­ti­ce sociale/​Social Jus­ti­ce y el polo inter­dis­ci­pli­na­rio sobre la ciu­dad de esta uni­ver­si­dad.

2/​Ver Gio­van­ni Arrighi, « The Win­ding Paths of Capi­tal. Inter­view by David Har­vey », New Left Review, n° 56, mars-avril 2009.

Algu­nos recur­sos en la red:

+En Wiki­pe­dia, se pue­de encon­trar una bio­gra­fía de David Har­vey que inclu­ye una biblio­gra­fía con la obra tra­du­ci­da al espa­ñol http://​es​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​D​a​v​i​d​_​H​a​r​vey

+En La Hai­ne están publi­ca­dos algu­nos artícu­los y entre­vis­tas con David Har­vey http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​s​=​D​a​v​i​d​+​H​a​r​v​e​y​&​s​e​n​t​e​n​c​e​=​l​h​s​e​n​t​e​n​c​e​_​b​&​l​h​s​e​a​r​c​h​=​1​&​s​u​b​m​i​t​=​B​u​s​car

+Igual­men­te, la pági­na de la corren­troig publi­ca el vídeo de una entre­vis­ta rea­li­za­da por Ati­lio Boron así como algún artícu­lo en cas­te­llano y cata­lán http://​www​.corren​troig​.org/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​u​t​e​u​r​4​9​&​l​a​n​g​=ca

+Algu­nos libros tra­du­ci­dos al espa­ñol se pue­den adqui­rir en http://​www​.akal​.com/​a​u​t​o​r​e​s​/​5​0​9​/​D​a​v​i​d​-​H​a​r​vey

+Tam­bién en http://​www​.amo​rror​tue​di​to​res​.com/​l​i​b​r​o​.​p​h​p​?​p​_​i​d​_​l​i​b​r​o​=95]

Con­tre­temps. Tra­duc­ción: Faus­tino Egu­be­rri para Vien­to Sur

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *