Es hora de parar la gue­rra con­tra la Tie­rra- Van­da­na Shi­va

Un puña­do de empre­sas y de poten­cias bus­ca con­tro­lar los recur­sos de la Tie­rra y trans­for­mar el pla­ne­ta en un super­mer­ca­do en el que todo está en ven­ta. Quie­ren ven­der nues­tro agua, genes, célu­las, órga­nos, cono­ci­mien­tos, cul­tu­ras y nues­tro futu­ro.

La gue­rras dura­de­ras en Afga­nis­tán, Iraq y las que les han segui­do no son sólo san­gre por petró­leo. A medi­da que ellas se desa­rro­llan, vemos que son san­gre por ali­men­tos, san­gre por genes y bio­di­ver­si­dad y san­gre por agua.

La meta­li­dad gue­rre­ra sub­ya­cen­te a la agri­cul­tu­ra béli­co-indus­trial es obvia en los nom­bres de los her­bi­ci­das de Mon­san­to- Round-Up, Mache­te, Las­so. Ame­ri­can Home Pro­ducts, que se ha fusio­na­do con Mon­san­to, da a sus her­bi­ci­das nom­bre igual­men­te agre­si­vos, inclu­yen­do “Pen­ta­gon” y “Squa­dron”. Es la len­gua de la gue­rra. La sus­ten­ta­bi­li­dad se basa en la paz con la Tie­rra.

La gue­rra con­tra la Tie­rra comien­za en la men­te. Los pen­sa­mien­tos vio­len­tos dan for­ma a accio­nes vio­len­tas. Cate­go­rías vio­len­tas cons­tru­yen herra­mien­tas vio­len­tas. Y en nin­gu­na par­te esto es tan vivaz como en las metá­fo­ras y méto­dos en los que se basa la pro­duc­ción indus­trial, agrí­co­la y ali­men­ta­ria. La fábri­cas que pro­du­je­ron vene­nos y explo­si­vos para matar a la gen­te duran­te las gue­rras han sido trans­for­ma­das en fábri­cas pro­duc­to­ras de agro­quí­mi­cos al ter­mi­nar las gue­rras.

El año 1984 me hizo ver que algo no esta­ba bien en la mane­ra en que los ali­men­tos se pro­du­cían. Con la vio­len­cia en el Pun­jab y el desas­tre en Bho­pal, la agri­cul­tu­ra pare­cía gue­rra. Fue enton­ces que escri­bí La Vio­len­cia de la Revo­lu­ción Ver­de, y por eso mis­mo lan­cé Nav­dan­ya como un movi­mien­to por una agri­cul­tu­ra libre de vene­nos y pro­duc­tos tóxi­cos.

Los pes­ti­ci­das, que en un prin­ci­pio se uti­li­za­ron como quí­mi­cos béli­cos, no pudie­ron con­tro­lar las pla­gas. La inge­nie­ría gené­ti­ca iba a ofre­cer una alter­na­ti­va a los pro­duc­tos quí­mi­cos tóxi­cos. Al con­tra­rio, ha lle­va­do a un mayor uso de pes­ti­ci­das y her­bi­ci­das y des­ata­do una gue­rra con­tra los cam­pe­si­nos.

Los altos cos­tos de los insu­mos y pro­duc­tos quí­mi­cos hacen que los agri­cul­to­res cai­gan en la tram­pa de la deu­da – y la tam­pa de la deu­da lle­va a los agri­cul­to­res al sui­ci­dio. De acuer­do a datos ofi­cia­les, en la India más de 200.000 cam­pe­si­nos se han sui­ci­da­do des­de 1997.

Hacer la paz con la Tie­rra siem­pre ha sido un impe­ra­ti­vo éti­co y eco­ló­gi­co, que se ha con­ver­ti­do aho­ra en un impe­ra­ti­vo para super­vi­ven­cia de nues­tra espe­cie.

La vio­len­cia con­tra el sue­lo, la bio­di­ver­si­dad, el agua, la atmós­fe­ra, el cam­po y los cam­pe­si­nos pro­du­ce un sis­te­ma ali­men­ta­rio mar­cial que no pue­de dar de comer a la gen­te. Un billón de per­so­nas sufre ham­bre. Dos billo­nes sufren de enfer­me­da­des rela­cio­na­das con la ali­men­ta­ción: obe­si­dad, dia­be­tes, hiper­ten­sión y cán­cer.

Hay tres nive­les de vio­len­cia impli­ca­das en el desa­rro­llo no sus­ten­ta­ble. El pri­me­ro es la vio­len­cia con­tra la Tie­rra, que se expre­sa en la cri­sis eco­ló­gi­ca. El segun­do es la vio­len­cia con­tra gen­te, que se expre­sa en la pobre­za, la indi­gen­cia y el des­pla­za­mien­to. El ter­ce­ro es la vio­len­cia de la gue­rra y el con­flic­to, cuan­do los pode­ro­sos echan mano a los recur­sos que están en otras comu­ni­da­des y paí­ses para satis­fa­cer su ape­ti­to que no tie­ne lími­tes.

Cuan­do cada aspec­to de la vida es comer­cia­li­za­do, vivir se hace más caro, y la gen­te se empo­bre­ce, inclu­so si ganan más de un dólar al día. Por otra par­te, la gen­te pue­de ser rica en tér­mi­nos mate­ria­les, inclu­so sin eco­no­mía mone­ta­ria, si tie­nen acce­so a la tie­rra, si los sue­los son fér­ti­les, si los ríos están lim­pios, su cul­tu­ra es rica y man­tie­ne la tra­di­ción de cons­truir casas y pren­das boni­tas, bue­na comi­da, y hay cohe­sión social, soli­da­ri­dad y espí­ri­tu comu­ni­ta­rio.

La ascen­sión del domi­nio del mer­ca­do, y de la mone­da en tan­to que capi­tal pro­du­ci­do por el hom­bre, a la posi­ción de prin­ci­pio supe­rior orga­ni­za­ti­vo de la socie­dad y úni­ca for­ma de cuan­ti­fi­car nues­tro bien­es­tar ha lle­va­do al debi­li­ta­mien­to de los pro­ce­sos que man­tie­nen y sos­tie­nen la vida en la natu­ra­le­za y la socie­dad.

Entre más ricos nos hace­mos, somos eco­ló­gi­ca y cul­tu­ral­men­te más pobres. El aumen­to en el bien­es­tar eco­nó­mi­co, medi­do en dine­ro, lle­va al aumen­to de la pobre­za en los aspec­tos mate­rial, cul­tu­ral, eco­ló­gi­co y espi­ri­tual.

La ver­da­de­ra mone­da de la vida es la vida mis­ma, este pun­to de vis­ta lle­va a varias pre­gun­tas: ¿cómo nos mira­mos a noso­tros mis­mos en este mun­do? ¿Para qué están los seres huma­nos? Y ¿somos sim­ple­men­te una máqui­na de hacer dine­ro devo­ra­do­ra de recur­sos? O ¿tene­mos un pro­pó­si­to más ele­va­do, un fin supe­rior?

Creo que la “Demo­cra­cia Terrá­quea” nos per­mi­te ima­gi­nar y crear demo­cra­cias vivien­tes basa­das en el valor intrín­se­co de todas las espe­cias, de todos los pue­blos, de todas las cul­tu­ras – un repar­to jus­to y equi­ta­ti­vo de los recur­sos vita­les de esta Tie­rra, un repar­to de las deci­sio­nes sobre el uso de los recur­sos de la Tie­rra.

La “Demo­cra­cia Terrá­quea” pro­te­ge los pro­ce­sos eco­ló­gi­cos que man­tie­nen la vida y los dere­chos huma­nos fun­da­men­ta­les que son la base del dere­cho a la vida, inclu­yen­do el dere­cho al agua, la ali­men­ta­ción, la salud, la edu­ca­ción, el tra­ba­jo y el sus­ten­to.

Tene­mos que esco­ger. ¿Obe­de­ce­re­mos las leyes de mer­ca­do de la codi­cia cor­po­ra­ti­va o las leyes de la Madre Tie­rra para man­te­ner los eco­sis­te­mas terres­tres y la diver­si­dad de los seres vivos?

Las nece­si­da­des en ali­men­ta­ción y agua de la gen­te sólo pue­den satis­fa­cer­se si se pro­te­ge la capa­ci­dad de la natu­ra­le­za para pro­du­cir ali­men­tos y agua. Sue­los y ríos muer­tos no dan ali­men­to ni agua.

Por ello, defen­der los dere­chos de la Madre Tie­rra es el más impor­tan­te de los dere­chos huma­nos y de las luchas por la jus­ti­cia social. Es el más amplio movi­mien­to paci­fis­ta de nues­tra épo­ca. www​.eco​por​tal​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *