El con­flic­to entre el capi­tal y la vida- Víc­tor Atobas

Los mer­ca­dos, que sufren actual­men­te una cri­sis de acu­mu­la­ción de capi­ta­les, socia­li­zan sus pér­di­das. Son los obre­ros quie­nes sopor­tan unos recor­tes en dere­chos socia­les que debi­li­tan al Esta­do del Bien­es­tar; que supo­ne una débil cor­ta­pi­sa entre la lógi­ca de los mer­ca­dos y una vida dig­na, sus­ten­ta­da en los pila­res de una edu­ca­ción y sani­dad uni­ver­sa­les pero tam­bién sobre los dere­chos huma­nos, reco­gi­dos en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos. Todo indi­vi­duo tie­ne dere­cho a la vida, a la liber­tad y a la segu­ri­dad de su per­so­na (Art.3) Nadie esta­rá some­ti­do a escla­vi­tud ni a ser­vi­dum­bre, la escla­vi­tud y la tra­ta de escla­vos están prohi­bi­das en todas sus for­mas (Art. 4) entre otros artícu­los cla­ri­fi­can la incom­pa­ti­bi­li­dad entre capi­ta­lis­mo y vida, dado que el sis­te­ma pro­pi­cia un modo de vida escla­vo y, como ejem­pli­fi­ca­re­mos a con­ti­nua­ción, un some­ti­mien­to ante una lógi­ca mer­can­til que resul­ta con­tra­ria a la vida.
El ejem­plo más evi­den­te del con­flic­to entre el capi­tal y la vida lo encon­tra­mos en que 24.000 per­so­nas mue­ren al día de ham­bre o por cau­sas rela­cio­na­das con el ham­bre (1). La mayo­ría de las muer­tes se pro­du­cen por des­nu­tri­ción cró­ni­ca, no por ham­bru­nas o gue­rras, como habi­tual­men­te sugie­ren los medios de comu­ni­ca­ción (2). Ama­ya Pérez Oroz­co recor­da­ba en una con­fe­ren­cia recien­te (3) que algu­nos paí­ses expor­ta­ban ali­men­tos mien­tras gran par­te de sus ciu­da­da­nos pasa­ban ham­bre. La lógi­ca de los mer­ca­dos dic­ta­ba que, ante un pre­cio más ren­ta­ble, resul­ta­ba racio­nal que dichos paí­ses ven­die­ran sus ali­men­tos a otros. Al mis­mo tiem­po los habi­tan­tes de los paí­ses de Occi­den­te invier­ten en la con­su­mi­ción de unos bie­nes o ser­vi­cios que no nece­si­tan, los empre­sa­rios emplean su dine­ro – resul­tan­te de la explo­ta­ción – en la maxi­mi­za­ción de bene­fi­cios; si por casua­li­dad alguno de ellos enfer­ma acu­di­rá a la sani­dad pri­va­da. Lo que qui­zás no ima­gi­nen es que las cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, siguien­do la mis­ma lógi­ca del mer­ca­do que los capi­ta­lis­tas defien­den, ante­po­nen el bene­fi­cio eco­nó­mi­co a la salud. Esto es, pre­fie­ren seguir incre­men­tan­do sus bene­fi­cios a sal­var vidas. Más dine­ro. Más bene­fi­cio. Más psi­co­sis con­su­mis­ta. Más ham­bre. Más muer­te. El capi­ta­lis­mo se nutre de sus con­tra­dic­cio­nes y bus­ca per­pe­tuar­se a tra­vés de una natu­ra­le­za expan­si­va que está sien­do pues­ta en entredicho.
Car­los Tai­bo, a quien entre­vis­té hace unos días (4), comen­tó Natu­ral­men­te [que exis­te un con­flic­to entre el capi­tal y la vida]. Esa es una expli­ca­ción cer­te­ra de por qué esta­mos como esta­mos; la pri­ma­cía rotun­da de los intere­ses pri­va­dos y la supers­ti­ción para­le­la de que si los intere­ses pri­va­dos ganan terreno eso al final nos bene­fi­cia­rá a todos. Creo que ese dis­cur­so que for­ma par­te de la tra­ma del orga­ni­gra­ma libe­ral ha empe­za­do a entrar en una quie­bra muy agu­da de la mano de lo que está ocu­rrien­do aho­ra.

NOTAS:
1. Datos de las Nacio­nes Unidas.
2. Según la orga­ni­za­ción huma­ni­ta­ria CARE.
3. La con­fe­ren­cia de Ama­ya Pérez Oroz­co ¿Per­so­nas para los mer­ca­dos o eco­no­mía para la vida? Una mira­da a la cri­sis des­de la sos­te­ni­bi­li­dad se impar­tió en la Uni­ver­si­dad de Bur­gos el 23 de noviembre.
4. La entre­vis­ta com­ple­ta apa­re­ce­rá en el cuar­to núme­ro de la Revis­ta Subterránea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.