El con­flic­to entre el capi­tal y la vida- Víc­tor Ato­bas

Los mer­ca­dos, que sufren actual­men­te una cri­sis de acu­mu­la­ción de capi­ta­les, socia­li­zan sus pér­di­das. Son los obre­ros quie­nes sopor­tan unos recor­tes en dere­chos socia­les que debi­li­tan al Esta­do del Bien­es­tar; que supo­ne una débil cor­ta­pi­sa entre la lógi­ca de los mer­ca­dos y una vida dig­na, sus­ten­ta­da en los pila­res de una edu­ca­ción y sani­dad uni­ver­sa­les pero tam­bién sobre los dere­chos huma­nos, reco­gi­dos en la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos. Todo indi­vi­duo tie­ne dere­cho a la vida, a la liber­tad y a la segu­ri­dad de su per­so­na (Art.3) Nadie esta­rá some­ti­do a escla­vi­tud ni a ser­vi­dum­bre, la escla­vi­tud y la tra­ta de escla­vos están prohi­bi­das en todas sus for­mas (Art. 4) entre otros artícu­los cla­ri­fi­can la incom­pa­ti­bi­li­dad entre capi­ta­lis­mo y vida, dado que el sis­te­ma pro­pi­cia un modo de vida escla­vo y, como ejem­pli­fi­ca­re­mos a con­ti­nua­ción, un some­ti­mien­to ante una lógi­ca mer­can­til que resul­ta con­tra­ria a la vida.
El ejem­plo más evi­den­te del con­flic­to entre el capi­tal y la vida lo encon­tra­mos en que 24.000 per­so­nas mue­ren al día de ham­bre o por cau­sas rela­cio­na­das con el ham­bre (1). La mayo­ría de las muer­tes se pro­du­cen por des­nu­tri­ción cró­ni­ca, no por ham­bru­nas o gue­rras, como habi­tual­men­te sugie­ren los medios de comu­ni­ca­ción (2). Ama­ya Pérez Oroz­co recor­da­ba en una con­fe­ren­cia recien­te (3) que algu­nos paí­ses expor­ta­ban ali­men­tos mien­tras gran par­te de sus ciu­da­da­nos pasa­ban ham­bre. La lógi­ca de los mer­ca­dos dic­ta­ba que, ante un pre­cio más ren­ta­ble, resul­ta­ba racio­nal que dichos paí­ses ven­die­ran sus ali­men­tos a otros. Al mis­mo tiem­po los habi­tan­tes de los paí­ses de Occi­den­te invier­ten en la con­su­mi­ción de unos bie­nes o ser­vi­cios que no nece­si­tan, los empre­sa­rios emplean su dine­ro – resul­tan­te de la explo­ta­ción – en la maxi­mi­za­ción de bene­fi­cios; si por casua­li­dad alguno de ellos enfer­ma acu­di­rá a la sani­dad pri­va­da. Lo que qui­zás no ima­gi­nen es que las cor­po­ra­cio­nes far­ma­céu­ti­cas, siguien­do la mis­ma lógi­ca del mer­ca­do que los capi­ta­lis­tas defien­den, ante­po­nen el bene­fi­cio eco­nó­mi­co a la salud. Esto es, pre­fie­ren seguir incre­men­tan­do sus bene­fi­cios a sal­var vidas. Más dine­ro. Más bene­fi­cio. Más psi­co­sis con­su­mis­ta. Más ham­bre. Más muer­te. El capi­ta­lis­mo se nutre de sus con­tra­dic­cio­nes y bus­ca per­pe­tuar­se a tra­vés de una natu­ra­le­za expan­si­va que está sien­do pues­ta en entre­di­cho.
Car­los Tai­bo, a quien entre­vis­té hace unos días (4), comen­tó Natu­ral­men­te [que exis­te un con­flic­to entre el capi­tal y la vida]. Esa es una expli­ca­ción cer­te­ra de por qué esta­mos como esta­mos; la pri­ma­cía rotun­da de los intere­ses pri­va­dos y la supers­ti­ción para­le­la de que si los intere­ses pri­va­dos ganan terreno eso al final nos bene­fi­cia­rá a todos. Creo que ese dis­cur­so que for­ma par­te de la tra­ma del orga­ni­gra­ma libe­ral ha empe­za­do a entrar en una quie­bra muy agu­da de la mano de lo que está ocu­rrien­do aho­ra.

NOTAS:
1. Datos de las Nacio­nes Uni­das.
2. Según la orga­ni­za­ción huma­ni­ta­ria CARE.
3. La con­fe­ren­cia de Ama­ya Pérez Oroz­co ¿Per­so­nas para los mer­ca­dos o eco­no­mía para la vida? Una mira­da a la cri­sis des­de la sos­te­ni­bi­li­dad se impar­tió en la Uni­ver­si­dad de Bur­gos el 23 de noviem­bre.
4. La entre­vis­ta com­ple­ta apa­re­ce­rá en el cuar­to núme­ro de la Revis­ta Sub­te­rrá­nea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *