Car­los “el Cha­cal”: el secues­tro del terro­ris­ta mediá­ti­co- Ani­bal Gar­zón

Jus­ta­men­te des­pués del impac­to mediá­ti­co del aten­ta­do del 11‑S las libre­rías se lle­na­ron con obras refe­ren­tes a Osa­ma Bin Laden. El nego­cio de los escri­to­res que­da­ba por enci­ma de la reali­dad. La idea no era escri­bir sobre fenó­me­nos veri­fi­ca­bles sino sim­ple­men­te escri­bir sobre el tema. Esta acción comer­cial ya se cono­cía sobre otros oscu­ros per­so­na­jes rebel­des como el vene­zo­lano Ilich Ramí­rez, deno­mi­na­do tam­bién Car­los o el Cha­cal – como le bau­ti­zó el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian en 1974 al encon­trar­se en su piso de Paris, tras una de sus fugas, la nove­la El Día del Cha­cal de Fre­de­rick Forsysth -, don­de déci­mas de escri­to­res vie­ron la opor­tu­ni­dad de su per­fil mis­te­rio­so para publi­car ensa­yos o nove­las y lle­nar­se los bol­si­llos de dóla­res. Inclu­so la ex mujer de Car­los, Mag­da­le­na Kopp, ale­ma­na y anti­gua miem­bro de la Frac­ción del Ejér­ci­to Rojo, pre­sen­tó en 2007 su obra “Mi vida jun­to a Car­los”. Rom­per con la ima­gen que cons­tru­ye­ron sobre Car­los los medios de comu­ni­ca­ción, don­de jus­ta­men­te cual­quier aten­ta­do que pasa­se entre los años 70 y 80 en cual­quier par­te del mun­do era eti­que­ta­do de su auto­ría igual que actual­men­te si esta­lla una bom­ba en don­de­quie­ra es de Al Qae­da, no era un nego­cio. Pero, repro­du­cir a un Car­los frío, duro, machis­ta, incom­pren­si­ble, con mil mas­ca­ras, era un este­reo­ti­po per­fec­to para crear el per­fil de un terro­ris­ta sin escrú­pu­los, una ima­gen que ven­de en el mer­ca­do eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Exac­ta­men­te esto pude per­ci­bir en la obra bio­grá­fi­ca no auto­ri­za­da sobre Car­los, “Has­ta los con­fi­nes de la tie­rra: a la caza del Cha­cal” del autor David Yallop, que leí hace 4 años.

No sola­men­te el este­reo­ti­po de Car­los ha sido inmer­so en el papel, sino tam­bién en el cam­po audio­vi­sual con pelí­cu­las como “Caza al Terro­ris­ta” (1997), o lo últi­ma pre­sen­ta­da en el Fes­ti­val de Can­nes, “Car­los, el terro­ris­ta que hizo tem­blar al mun­do”, for­ta­le­cien­do toda­vía más la leyen­da mer­can­til y dis­tor­sio­na­da del Cha­cal que el mis­mo Ilich denun­ció sus ter­gi­ver­sa­cio­nes[1]. ¿Pero quién es Ilich? Sin caer en sub­je­ti­vi­da­des, Ilich nació en 1949 en Cara­cas en una fami­lia adi­ne­ra­da don­de el padre era un abo­ga­do mar­xis­ta-leni­nis­ta, por eso los 3 hijos se deno­mi­nan Vla­di­mir, Ilich y Lenin[2]. En sep­tiem­bre de 1968, Ilich y Lenin fue­ron a estu­diar a la Uni­ver­si­dad Patri­cio Lumum­ba de la URSS con una beca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la. Allá mis­mo Ilich cono­ció a jóve­nes pales­ti­nos beca­dos del mar­xis­ta Fren­te Popu­lar de Libe­ra­ción de Pales­ti­na (FPLP) que le expli­ca­ban la situa­ción de su pue­blo por los abu­sos béli­cos de Israel, y Car­los deci­dió cam­biar su des­tino mar­chan­do a Jor­da­nia para entre­nar­se mili­tar­men­te y luchar en el Fren­te con­vir­tién­do­se, final­men­te, en un isla­mis­ta de izquier­das como con­fir­mó en su mis­mo libro “El Islam Revo­lu­cio­na­rio”.

Ilich, con sus faci­li­da­des para apren­der idio­mas y su posi­ción cla­sis­ta, se ganó el pres­ti­gio del fun­da­dor del FPLP, Wadih Had­dad, y fue envia­do a Euro­pa para rea­li­zar dife­ren­tes accio­nas de Inte­li­gen­cia. El pri­mer movi­mien­to arma­do cono­ci­do de Ilich fue en 1973 en el inten­to de ase­si­nar al pro­pie­ta­rio de la cade­na comer­cial Marks & Spen­cer y Vice­pre­si­den­te de la Fede­ra­ción Sio­nis­ta de Gran Bre­ta­ña, Joseph Edward Sieff, pero su nom­bre legen­da­rio no empe­zó a lle­nar las por­ta­das de los dia­rios y ser bau­ti­za­do como el Cha­cal des­pués de ase­si­nar supues­ta­men­te en 1974 en Paris, para poder huir de su apar­ta­men­to, a dos agen­tes fran­ce­ses de con­tra­es­pio­na­je y a un liba­nés infor­man­te que lo trai­cio­nó. La noto­rie­dad públi­ca de Car­los lle­gó a la cima con el secues­tro de 42 per­so­nas y la muer­te de otras tres, tras su incur­sión en la sede ofi­cial de la Orga­ni­za­ción de Paí­ses expor­ta­do­res de Petró­leo (OPEP) en Vie­na en diciem­bre de 1976 en ple­na reu­nión diplo­má­ti­ca de los minis­tros. Car­los con­si­guió un res­ca­te millo­na­rio libe­ran­do a los pre­sos en Arge­lia sin ser atra­pa­do.

Sien­do o no sien­do; un aten­ta­do, secues­tros, ame­na­zas a polí­ti­cos, en cual­quier par­te del mun­do, o víncu­los con orga­ni­za­cio­nes arma­das como ETA o las Bri­ga­das Rojas Ita­lia­nas, inclui­das cier­tas rela­cio­nes con Pre­si­den­tes moles­to­sos como Sadam Hus­seim o Mua­mar el Gada­fi, los medios de comu­ni­ca­ción per­dían la éti­ca perio­dís­ti­ca de com­pro­bar los hechos y eti­que­ta­ban al Cha­cal como autor diri­gen­te de todas las accio­nes, has­ta que en 1994 fue atra­pa­do por las auto­ri­da­des fran­ce­sas y con­de­na­do, pos­te­rior­men­te, a cade­na per­pe­túa en 1997 por la muer­te de los dos agen­tes de con­tra­es­pio­na­je. En muchas de sus rue­das de pren­sa, entre­vis­tas, comu­ni­ca­dos, o en el nue­vo jui­cio que se efec­túa estos días en Fran­cia acu­sa­do de 4 aten­ta­dos en los años 80 con el resul­ta­do de 11 muer­tos y cen­te­na­res de heri­dos, Ilich afir­ma que él fue secues­tra­do y no dete­ni­do legal­men­te por el exmi­nis­tro del Inte­rior Char­les Pas­cua, como apo­ya el “Comi­té de Repa­tria­ción de Car­los” en Cara­cas don­de cola­bo­ran sus dos her­ma­nos, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, miem­bros del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) o el mis­mo Pre­si­den­te Hugo Chá­vez que afir­mó que “Ilich Ramí­rez es un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio que luchó por la cau­sa Pales­ti­na”.[3] Car­los recu­pe­rán­do­se de una ope­ra­ción de vari­co­ce­le en una clí­ni­ca de Jar­tum (Sudán) fue nar­co­ti­za­do por el mis­mo médi­co que le aten­día para que pos­te­rior­men­te un coman­do secre­to fran­cés lo atra­pa­ra para meter­lo en un avión y se lo lle­va­ran a Fran­cia y una vez den­tro de las fron­te­ras hacer­le entre­ga de una cap­tu­ra nacio­nal, vio­lan­do así el país galo el Dere­cho Inter­na­cio­nal.

Car­los por una par­te de la opi­nión polí­ti­ca inter­na­cio­nal es con­si­de­ra­do como un terro­ris­ta, y por otra como un lucha­dor anti­im­pe­ria­lis­ta, pero fue­ra de ideo­lo­gías sub­je­ti­vas y uti­li­zan­do el mar­co legal inter­na­cio­nal exis­ten­te nin­gún país del mun­do pue­de coger a un ciu­da­dano fue­ra de sus fron­te­ras y lle­vár­se­lo sin per­mi­so de extra­di­ción, y menos aún ser atra­pa­do y eje­cu­ta­do sin un jui­cio pre­vio como hizo Esta­dos Uni­dos con el supues­to ase­si­na­to de Bin Laden o del mis­mo Che Gue­va­ra en Boli­via. Los lla­ma­dos paí­ses ricos que bus­can pre­su­mir de demo­cra­cia son los prin­ci­pa­les vio­la­do­res del Dere­cho Inter­na­cio­nal.


[1] http://​www​.apo​rrea​.org/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​e​x​t​e​r​i​o​r​/​n​1​5​7​2​1​1​.​h​tml

[2] Vla­di­mir Ilich Ulia­nov es el nom­bre com­ple­to del revo­lu­cio­na­rio ruso Lenin

[3] Ver video de dis­cur­so de Hugo Chá­vez: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​5​E​x​H​y​Q​_​q​d​q​c​&​f​e​a​t​u​r​e​=​p​l​a​y​e​r​_​e​m​b​e​d​ded

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *