Car­los “el Cha­cal”: el secues­tro del terro­ris­ta mediá­ti­co- Ani­bal Garzón

Jus­ta­men­te des­pués del impac­to mediá­ti­co del aten­ta­do del 11‑S las libre­rías se lle­na­ron con obras refe­ren­tes a Osa­ma Bin Laden. El nego­cio de los escri­to­res que­da­ba por enci­ma de la reali­dad. La idea no era escri­bir sobre fenó­me­nos veri­fi­ca­bles sino sim­ple­men­te escri­bir sobre el tema. Esta acción comer­cial ya se cono­cía sobre otros oscu­ros per­so­na­jes rebel­des como el vene­zo­lano Ilich Ramí­rez, deno­mi­na­do tam­bién Car­los o el Cha­cal – como le bau­ti­zó el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian en 1974 al encon­trar­se en su piso de Paris, tras una de sus fugas, la nove­la El Día del Cha­cal de Fre­de­rick Forsysth -, don­de déci­mas de escri­to­res vie­ron la opor­tu­ni­dad de su per­fil mis­te­rio­so para publi­car ensa­yos o nove­las y lle­nar­se los bol­si­llos de dóla­res. Inclu­so la ex mujer de Car­los, Mag­da­le­na Kopp, ale­ma­na y anti­gua miem­bro de la Frac­ción del Ejér­ci­to Rojo, pre­sen­tó en 2007 su obra “Mi vida jun­to a Car­los”. Rom­per con la ima­gen que cons­tru­ye­ron sobre Car­los los medios de comu­ni­ca­ción, don­de jus­ta­men­te cual­quier aten­ta­do que pasa­se entre los años 70 y 80 en cual­quier par­te del mun­do era eti­que­ta­do de su auto­ría igual que actual­men­te si esta­lla una bom­ba en don­de­quie­ra es de Al Qae­da, no era un nego­cio. Pero, repro­du­cir a un Car­los frío, duro, machis­ta, incom­pren­si­ble, con mil mas­ca­ras, era un este­reo­ti­po per­fec­to para crear el per­fil de un terro­ris­ta sin escrú­pu­los, una ima­gen que ven­de en el mer­ca­do eco­nó­mi­co y polí­ti­co. Exac­ta­men­te esto pude per­ci­bir en la obra bio­grá­fi­ca no auto­ri­za­da sobre Car­los, “Has­ta los con­fi­nes de la tie­rra: a la caza del Cha­cal” del autor David Yallop, que leí hace 4 años.

No sola­men­te el este­reo­ti­po de Car­los ha sido inmer­so en el papel, sino tam­bién en el cam­po audio­vi­sual con pelí­cu­las como “Caza al Terro­ris­ta” (1997), o lo últi­ma pre­sen­ta­da en el Fes­ti­val de Can­nes, “Car­los, el terro­ris­ta que hizo tem­blar al mun­do”, for­ta­le­cien­do toda­vía más la leyen­da mer­can­til y dis­tor­sio­na­da del Cha­cal que el mis­mo Ilich denun­ció sus ter­gi­ver­sa­cio­nes[1]. ¿Pero quién es Ilich? Sin caer en sub­je­ti­vi­da­des, Ilich nació en 1949 en Cara­cas en una fami­lia adi­ne­ra­da don­de el padre era un abo­ga­do mar­xis­ta-leni­nis­ta, por eso los 3 hijos se deno­mi­nan Vla­di­mir, Ilich y Lenin[2]. En sep­tiem­bre de 1968, Ilich y Lenin fue­ron a estu­diar a la Uni­ver­si­dad Patri­cio Lumum­ba de la URSS con una beca del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la. Allá mis­mo Ilich cono­ció a jóve­nes pales­ti­nos beca­dos del mar­xis­ta Fren­te Popu­lar de Libe­ra­ción de Pales­ti­na (FPLP) que le expli­ca­ban la situa­ción de su pue­blo por los abu­sos béli­cos de Israel, y Car­los deci­dió cam­biar su des­tino mar­chan­do a Jor­da­nia para entre­nar­se mili­tar­men­te y luchar en el Fren­te con­vir­tién­do­se, final­men­te, en un isla­mis­ta de izquier­das como con­fir­mó en su mis­mo libro “El Islam Revolucionario”.

Ilich, con sus faci­li­da­des para apren­der idio­mas y su posi­ción cla­sis­ta, se ganó el pres­ti­gio del fun­da­dor del FPLP, Wadih Had­dad, y fue envia­do a Euro­pa para rea­li­zar dife­ren­tes accio­nas de Inte­li­gen­cia. El pri­mer movi­mien­to arma­do cono­ci­do de Ilich fue en 1973 en el inten­to de ase­si­nar al pro­pie­ta­rio de la cade­na comer­cial Marks & Spen­cer y Vice­pre­si­den­te de la Fede­ra­ción Sio­nis­ta de Gran Bre­ta­ña, Joseph Edward Sieff, pero su nom­bre legen­da­rio no empe­zó a lle­nar las por­ta­das de los dia­rios y ser bau­ti­za­do como el Cha­cal des­pués de ase­si­nar supues­ta­men­te en 1974 en Paris, para poder huir de su apar­ta­men­to, a dos agen­tes fran­ce­ses de con­tra­es­pio­na­je y a un liba­nés infor­man­te que lo trai­cio­nó. La noto­rie­dad públi­ca de Car­los lle­gó a la cima con el secues­tro de 42 per­so­nas y la muer­te de otras tres, tras su incur­sión en la sede ofi­cial de la Orga­ni­za­ción de Paí­ses expor­ta­do­res de Petró­leo (OPEP) en Vie­na en diciem­bre de 1976 en ple­na reu­nión diplo­má­ti­ca de los minis­tros. Car­los con­si­guió un res­ca­te millo­na­rio libe­ran­do a los pre­sos en Arge­lia sin ser atrapado.

Sien­do o no sien­do; un aten­ta­do, secues­tros, ame­na­zas a polí­ti­cos, en cual­quier par­te del mun­do, o víncu­los con orga­ni­za­cio­nes arma­das como ETA o las Bri­ga­das Rojas Ita­lia­nas, inclui­das cier­tas rela­cio­nes con Pre­si­den­tes moles­to­sos como Sadam Hus­seim o Mua­mar el Gada­fi, los medios de comu­ni­ca­ción per­dían la éti­ca perio­dís­ti­ca de com­pro­bar los hechos y eti­que­ta­ban al Cha­cal como autor diri­gen­te de todas las accio­nes, has­ta que en 1994 fue atra­pa­do por las auto­ri­da­des fran­ce­sas y con­de­na­do, pos­te­rior­men­te, a cade­na per­pe­túa en 1997 por la muer­te de los dos agen­tes de con­tra­es­pio­na­je. En muchas de sus rue­das de pren­sa, entre­vis­tas, comu­ni­ca­dos, o en el nue­vo jui­cio que se efec­túa estos días en Fran­cia acu­sa­do de 4 aten­ta­dos en los años 80 con el resul­ta­do de 11 muer­tos y cen­te­na­res de heri­dos, Ilich afir­ma que él fue secues­tra­do y no dete­ni­do legal­men­te por el exmi­nis­tro del Inte­rior Char­les Pas­cua, como apo­ya el “Comi­té de Repa­tria­ción de Car­los” en Cara­cas don­de cola­bo­ran sus dos her­ma­nos, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la, miem­bros del Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) o el mis­mo Pre­si­den­te Hugo Chá­vez que afir­mó que “Ilich Ramí­rez es un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio que luchó por la cau­sa Pales­ti­na”.[3] Car­los recu­pe­rán­do­se de una ope­ra­ción de vari­co­ce­le en una clí­ni­ca de Jar­tum (Sudán) fue nar­co­ti­za­do por el mis­mo médi­co que le aten­día para que pos­te­rior­men­te un coman­do secre­to fran­cés lo atra­pa­ra para meter­lo en un avión y se lo lle­va­ran a Fran­cia y una vez den­tro de las fron­te­ras hacer­le entre­ga de una cap­tu­ra nacio­nal, vio­lan­do así el país galo el Dere­cho Internacional.

Car­los por una par­te de la opi­nión polí­ti­ca inter­na­cio­nal es con­si­de­ra­do como un terro­ris­ta, y por otra como un lucha­dor anti­im­pe­ria­lis­ta, pero fue­ra de ideo­lo­gías sub­je­ti­vas y uti­li­zan­do el mar­co legal inter­na­cio­nal exis­ten­te nin­gún país del mun­do pue­de coger a un ciu­da­dano fue­ra de sus fron­te­ras y lle­vár­se­lo sin per­mi­so de extra­di­ción, y menos aún ser atra­pa­do y eje­cu­ta­do sin un jui­cio pre­vio como hizo Esta­dos Uni­dos con el supues­to ase­si­na­to de Bin Laden o del mis­mo Che Gue­va­ra en Boli­via. Los lla­ma­dos paí­ses ricos que bus­can pre­su­mir de demo­cra­cia son los prin­ci­pa­les vio­la­do­res del Dere­cho Internacional.


[1] http://​www​.apo​rrea​.org/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​e​x​t​e​r​i​o​r​/​n​1​5​7​2​1​1​.​h​tml

[2] Vla­di­mir Ilich Ulia­nov es el nom­bre com­ple­to del revo­lu­cio­na­rio ruso Lenin

[3] Ver video de dis­cur­so de Hugo Chá­vez: http://​www​.you​tu​be​.com/​w​a​t​c​h​?​v​=​5​E​x​H​y​Q​_​q​d​q​c​&​f​e​a​t​u​r​e​=​p​l​a​y​e​r​_​e​m​b​e​d​ded

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.