[Video] El capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo pue­den ser derro­ta­dos. En 1917 fue­ron derro­ta­dos. Ani­ver­sa­rio de la revo­lu­ción bol­che­vi­que

El impe­ria­lis­mo y las cla­ses domi­nan­tes pue­den ser derro­ca­dos.-Has­ta antes de la Revo­lu­ción de Octu­bre, todos los cam­bios polí­ti­cos que se habían suce­di­do en el mun­do no eran sino la sus­ti­tu­ción de una cla­se domi­nan­te por otra, es decir las gran­des masas lucha­ban y ponían los muer­tos, pero eran otros, una mino­ría pri­vi­le­gia­da la que se hacía con el poder. Fue con la Revo­lu­ción de Octu­bre, que por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la huma­ni­dad las masas pobres: prin­ci­pal­men­te obre­ros, cam­pe­si­nos e inte­lec­tua­les demo­crá­ti­cos, con­quis­ta­ron cabal­men­te el poder en Rusia y esta­ble­cie­ron un gobierno socia­lis­ta, la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.

Con su accio­nar, los comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios rusos al man­do de millo­nes de tra­ba­ja­do­res demos­tra­ron en los hechos y duran­te varias déca­das, que el impe­ria­lis­mo y las cla­ses domi­nan­tes no son tan pode­ro­sos como apa­ren­tan y que con una correc­ta ideo­lo­gía y un inten­so tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio de masas, pue­den ser derro­ca­dos. De ésta mane­ra la huma­ni­dad ente­ra ingre­só a una nue­va épo­ca defi­ni­da por los bol­che­vi­ques como “la del impe­ria­lis­mo y las revo­lu­cio­nes pro­le­ta­rias”. El ejem­plo revo­lu­cio­na­rio de los bol­che­vi­ques y el pue­blo ruso ha ins­pi­ra­do a gran­dio­sos pro­ce­sos y luchas revo­lu­cio­na­rias en todo el mun­do sien­do los más nota­bles: la Revo­lu­ción Chi­na de 1949 y las Gue­rras Popu­la­res que actual­men­te se desa­rro­llan en la India, Perú, Fili­pi­nas y Tur­quía.

El tra­ba­jo de masas.-La expe­rien­cia de los bol­che­vi­ques en este tema es enor­me, pero nos limi­ta­re­mos a expo­ner unos bre­ves pun­tos que son de gran uti­li­dad para el tra­ba­jo del Par­ti­do con las masas: a) Hacer de la pren­sa cen­tral del Par­ti­do una valio­sa herra­mien­ta para orga­ni­zar, poli­ti­zar, pro­pa­gan­di­zar y agi­tar a las masas; b) Ya sea que se tra­te de la eta­pa demo­crá­ti­ca de la revo­lu­ción o de la eta­pa socia­lis­ta, el Par­ti­do debe con­tar con un pro­gra­ma polí­ti­co que le per­mi­ta dejar cla­ra­men­te esta­ble­ci­do entre el pro­le­ta­ria­do y el pue­blo cual es el tipo de Esta­do y de Gobierno que pro­po­ne, a fin de dar­le una ban­de­ra de lucha estra­té­gi­ca a las masas y evi­tar que el fas­cis­mo nos aís­le; c) Invo­lu­crar­se y pro­mo­ver las luchas del pue­blo. En la medi­da de lo posi­ble los comu­nis­tas debe­mos ir allí don­de las masas estén luchan­do y dar­les nues­tros apo­yo y pun­tos de vis­ta; y orga­ni­zar y diri­gir luchas de nue­vo tipo; d) Com­bi­nar ade­cua­da­men­te la lucha rei­vin­di­ca­ti­va con la lucha polí­ti­ca: está cla­ro que la pura lucha rei­vin­di­ca­ti­va dege­ne­ra en eco­no­mi­cis­mo y gre­mia­lis­mo; pero a su vez la lucha estric­ta­men­te polí­ti­ca no per­mi­te, gene­ral­men­te, aglu­ti­nar ade­cua­da­men­te a las masas. En vir­tud de lo cual se debe com­bi­nar ade­cua­da­men­te y siem­pre la lucha por rei­vin­di­ca­cio­nes inme­dia­tas como el sala­rio, el agua, la comi­da, una carre­te­ra, etc., con la lucha polí­ti­ca en con­tra del fas­cis­mo, con­tra las gue­rras impe­ria­lis­tas, por la alian­za obre­ro-cam­pe­si­na con­tra bur­gue­ses y terra­te­nien­tes, etc.; y, e) Los comu­nis­tas tene­mos que ser quie­nes pren­de­mos a las masas en la lucha de cla­ses, esto quie­re decir que no pode­mos ser jamás con­ci­lia­do­res con los enemi­gos de cla­se, sino que debe­mos ir a las asam­bleas y luchas del pue­blo a agi­tar las aguas, a demos­trar la real natu­ra­le­za de cla­se de los gobier­nos, a sem­brar odio de cla­se entre explo­ta­do­res y explo­ta­dos. No olvi­dar nun­ca que los comu­nis­tas y revo­lu­cio­na­rios tra­ba­ja­mos para poner al des­nu­do todas las con­tra­dic­cio­nes de cla­se y no para tapar­las, tra­ba­ja­mos para agu­di­zar la lucha de cla­ses y no para amor­ti­guar­la, tra­ba­ja­mos para incen­diar este vie­jo sis­te­ma de opre­sión y no para ser bom­be­ros de la revo­lu­ción.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *