La Reu­nión del G‑20- Fidel Castro

Maña­na comien­za la reu­nión del G‑20, es decir, la de los paí­ses más desa­rro­lla­dos y ricos del pla­ne­ta: Esta­dos Uni­dos, Cana­dá, Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña, Fran­cia, Ita­lia, y la Unión Euro­pea como enti­dad apar­te con dere­cho a par­ti­ci­par; son los baluar­tes fun­da­men­ta­les de la OTAN más sus alia­dos Japón, Corea del Sur, Aus­tra­lia y Tur­quía en su doble aspec­to de país en desa­rro­llo y miem­bro de la OTAN, así como Ara­bia Sau­di­ta ―un gigan­tes­co depó­si­to de petró­leo lige­ro en manos de las trans­na­cio­na­les de occi­den­te, que extraen de allí 9,4 millo­nes de barri­les dia­rios, cuyo valor al pre­cio actual ascien­de a mil millo­nes de dóla­res cada día― en un lado de la mesa, y en el otro, un gru­po de paí­ses con cre­cien­te peso eco­nó­mi­co y polí­ti­co, que de hecho se con­vier­ten, por el núme­ro de sus habi­tan­tes y sus recur­sos natu­ra­les, en una expre­sión de los intere­ses de la mayo­ría de nues­tro sufri­do y saquea­do mun­do: la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na, la Fede­ra­ción Rusa, India, Indo­ne­sia, Sudá­fri­ca, Bra­sil, Argen­ti­na y México.

Espa­ña, tam­bién alia­do de la OTAN, es solo “país invitado”.

Se tra­ta de una reu­nión entre los gran­des pro­duc­to­res de maqui­na­rias y artícu­los indus­tria­les y los gran­des sumi­nis­tra­do­res de mate­rias pri­mas que a lo lar­go de medio mile­nio des­pués de la con­quis­ta, fue­ron colo­nias euro­peas y en el últi­mo siglo los abas­te­cían de pro­duc­tos agrí­co­las, mine­ra­les y recur­sos ener­gé­ti­cos, víc­ti­mas de un des­pia­da­do inter­cam­bio desigual.

Este oscu­ro perío­do de la his­to­ria vie­ne ocu­rrien­do des­de que los des­cen­dien­tes de las tri­bus bár­ba­ras que pobla­ron a Euro­pa, “des­cu­brie­ron” y con­quis­ta­ron este hemis­fe­rio arma­dos de espa­das, balles­tas y arcabuces.

“Los des­cu­bri­do­res”, tan apo­lo­ge­ti­za­dos por el lla­ma­do mun­do occi­den­tal, como si en el con­ti­nen­te no vivie­ra una par­te de la huma­ni­dad des­de hacía 40 mil años, alber­ga­ban el pro­pó­si­to de bus­car una ruta más cor­ta para el comer­cio con China.

En aquel país, del cual poseían ante­ce­den­tes a tra­vés de los comer­cian­tes de seda y otros valio­sos pro­duc­tos ape­te­ci­dos por la aris­to­cra­cia y la nacien­te bur­gue­sía euro­pea, habrían encon­tra­do una fabu­lo­sa civi­li­za­ción posee­do­ra de len­gua­je escri­to, arte refi­na­do, agri­cul­tu­ra, meta­les, pól­vo­ra y avan­za­dos prin­ci­pios de orga­ni­za­ción polí­ti­ca y mili­tar, inclui­dos ejér­ci­tos con dece­nas o tal vez cien­tos de miles de sol­da­dos de caballería.

A pun­to esta­ban de zozo­brar cuan­do en las pro­xi­mi­da­des de Cuba, encon­tra­ron tie­rra. Poco des­pués Colón tomó pose­sión de nues­tra isla en nom­bre del Rey de Espa­ña. ¿Habría podi­do hacer eso si real­men­te lle­ga a Chi­na, como era su pro­pó­si­to? Su error cos­tó a este hemis­fe­rio dece­nas de millo­nes de vidas que se per­die­ron como con­se­cuen­cia del repar­to de Amé­ri­ca, en vir­tud de una bula papal entre dos rei­nos de la penín­su­la Ibé­ri­ca, en los cons­tan­tes con­flic­tos de su noble­za medieval.

La con­quis­ta y la bús­que­da de oro y pla­ta cos­tó, como seña­la­ba el genial pin­tor indio Oswal­do Gua­ya­sa­mín, 70 millo­nes de vidas a los que habi­ta­ban el hemis­fe­rio, cuna de impor­tan­tes civilizaciones.

Áfri­ca negra tam­bién pue­de hablar de lo que sig­ni­fi­có aque­lla con­quis­ta para millo­nes de sus hijos, arran­ca­dos y ven­di­dos como escla­vos en este hemisferio.

La oli­gar­quía mul­ti­mi­llo­na­ria, cuyos Jefes de Esta­dos o Gobier­nos se reu­ni­rán en Can­nes con los repre­sen­tan­tes de casi 6 mil millo­nes de habi­tan­tes que aspi­ran a una exis­ten­cia dig­na para sus pue­blos, debie­ran medi­tar sobre estas realidades.

Aque­llos paí­ses pre­ten­den mono­po­li­zar las tec­no­lo­gías y los mer­ca­dos a tra­vés de las paten­tes, los ban­cos, los medios más moder­nos y cos­to­sos de trans­por­te, el domi­nio ciber­né­ti­co de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos com­ple­jos, el con­trol de las comu­ni­ca­cio­nes y de los medios masi­vos de infor­ma­ción para enga­ñar al mundo.

Aho­ra que los habi­tan­tes del pla­ne­ta suman 7 mil millo­nes, los esta­dos que repre­sen­tan solo a una de cada sie­te per­so­nas, las cua­les a juz­gar por las pro­tes­tas masi­vas en Euro­pa y Esta­dos Uni­dos no están muy feli­ces, ponen en ries­go la super­vi­ven­cia de nues­tra especie.

¿Podría alguien olvi­dar que Esta­dos Uni­dos fue el país que impi­dió el Acuer­do de Kyo­to cuan­do se dis­po­nía de un poco más de tiem­po para impe­dir una catás­tro­fe con el cam­bio cli­má­ti­co que se está pro­du­cien­do a ojos vista?

Los días 28 y 29 del mes de octu­bre que aca­ba de trans­cu­rrir, tuvo lugar otra reu­nión de Jefes de Esta­dos y Gobier­nos que inte­gran la Comu­ni­dad de Paí­ses Ibe­ro­ame­ri­ca­nos. Entre las cala­mi­da­des que han teni­do que sopor­tar los pue­blos de habla espa­ño­la y por­tu­gue­sa, está el hecho de ser la región del mun­do con más des­igual­dad en la dis­tri­bu­ción de las riquezas.

El can­ci­ller de Cuba, Bruno Rodrí­guez Parri­lla via­jó de la reu­nión de la ONU en Nue­va York sobre el blo­queo a Cuba, a la capi­tal de Para­guay, don­de esta se efec­tuó. Allí se dije­ron cosas de sumo inte­rés con rela­ción a la cri­sis que sacu­de a la Comu­ni­dad Europea.

El nue­vo Pri­mer Minis­tro de Por­tu­gal ver­tió su amar­gu­ra con la Unión Euro­pea, cuan­do afir­mó que esta que­dó exhaus­ta y des­fon­da­da con el res­ca­te de mag­ni­tud récord des­ti­na­do a Gre­cia. Podría enfren­tar una cri­sis en Por­tu­gal pero que­da­ría en ban­ca­rro­ta, impo­si­bi­li­ta­da de soco­rrer a Ita­lia, la sép­ti­ma eco­no­mía mun­dial, lo que arras­tra­ría a Fran­cia, en cuyos ban­cos se acu­mu­la la mayor par­te de la deu­da italiana.

Los líde­res ibé­ri­cos dudan de que el com­pro­mi­so asu­mi­do con Gre­cia se cum­pla y de no cum­plir­se augu­ran una cri­sis más pro­lon­ga­da que la de 1929.

Esta maña­na los cables infor­ma­ban de las duras con­se­cuen­cias de las llu­vias nun­ca vis­tas en Tai­lan­dia, el mayor expor­ta­dor de arroz, cuyas ven­tas se redu­ci­rán de 25 millo­nes de tone­la­das a 19.

En cam­bio, noti­cias de que Chi­na incre­men­ta­ba a casi 5 millo­nes de tone­la­das la pro­duc­ción de cobre metá­li­co, sur­tió efec­tos considerables.

Sin embar­go, mien­tras Esta­dos Uni­dos con­ser­va intac­to el poder de veto en el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal, a Chi­na se le nie­ga en ese orga­nis­mo el sim­ple dere­cho de apro­bar al Yuan como mone­da con­ver­ti­ble. ¿Cuán­to tiem­po dura­rá esa tiranía?

Es a tra­vés de ese cris­tal que debe­mos ana­li­zar cada pala­bra que se pro­nun­cie en la Cum­bre del G‑20.

Fidel Cas­tro Ruz

Noviem­bre 2 de 2011

8 y 54 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *