Una vez más, los media como van­guar­dia mili­tar- Iña­ki Eta­yo

De nue­vo hemos teni­do oca­sión de com­pro­bar cómo los medios de difu­sión masi­va han sido un fac­tor deci­si­vo para derro­car un gobierno y dar un vuel­co a la reali­dad de una región ente­ra. La difu­sión de las mor­bo­sas imá­ge­nes de Gada­fi aún vivo y des­pués las de su cadá­ver han sido pro­fu­sa­men­te publi­ci­ta­das como el «fin del régi­men» y el «comien­zo de una nue­va era».

Si bien es cier­to que en Libia comien­za una nue­va era (otra cosa es que sea mejor que la ante­rior para el pue­blo libio…) es nece­sa­rio des­ta­car algu­nos aspec­tos que, aun­que no sean espe­cial­men­te nove­do­sos, han que­da­do de mani­fies­to en esta nue­va agre­sión impe­ria­lis­ta.

Por un lado tene­mos la des­fi­gu­ra­ción de lo que se ha veni­do en deno­mi­nar «pri­ma­ve­ra ára­be», aso­cián­do­la a la agre­sión con­tra Libia. Al impe­ria­lis­mo, a los colo­nia­lis­tas del siglo XXI, hay que reco­no­cer­lo, les ha sali­do redon­da la juga­da. Ini­cial­men­te, con la ines­ti­ma­ble ayu­da de los cola­bo­ra­cio­nis­tas loca­les (exis­ten­te en todos los pue­blos y fac­tor nece­sa­rio para legi­ti­mar y hacer mucho más sutil y efec­ti­vo el some­ti­mien­to de los pue­blos y el robo de sus recur­sos natu­ra­les) con­si­guie­ron encau­zar las mani­fes­ta­cio­nes de rabia y de nece­si­dad de cam­bio de los pue­blos tune­cino y egip­cio. Con algu­nos reto­ques cos­mé­ti­cos, con algu­nas con­ce­sio­nes, ha con­se­gui­do man­te­ner las estruc­tu­ras del Esta­do en las mis­mas manos ase­gu­ran­do a los esta­dos impe­ria­lis­tas una cuo­ta acep­ta­ble de par­ti­ci­pa­ción en el saqueo de estos pue­blos. Ade­más, y valién­do­se de ello, el impe­ria­lis­mo ha con­se­gui­do ali­men­tar y echar a rodar a un movi­mien­to con­tra otros gobier­nos bas­tan­te más moles­tos para los esta­dos impe­ria­lis­tas.

Si bien el gobierno de Gada­fi no era, ni mucho menos, la pun­ta de lan­za con­tra el impe­ria­lis­mo, e inclu­so estos últi­mos años ha man­te­ni­do rela­cio­nes dema­sia­do estre­chas con gobier­nos como el ita­liano y el fran­cés, tam­bién es cier­to que no resul­ta­ba un peón mane­ja­ble y tan fia­ble como sus veci­nos afri­ca­nos.

El impe­ria­lis­mo ha con­se­gui­do con un mis­mo movi­mien­to dos obje­ti­vos: por un lado, fre­nar el poten­te movi­mien­to que esta­ba ponien­do en cues­tión, e inclu­so derri­ban­do, a los gobier­nos corrup­tos, repre­so­res y ser­vi­les con las anti­guas poten­cias colo­nia­les; y por otro, ha pues­to en mar­cha una inter­ven­ción mili­tar en toda regla al calor de la «pri­ma­ve­ra ára­be», pre­sen­tan­do esta agre­sión a ojos de los invi­den­tes, inge­nuos y cán­di­dos espec­ta­do­res como la con­ti­nua­ción de aque­lla. Las imá­ge­nes de ale­gría por el ase­si­na­to de Gada­fi inten­ta­rían demos­trar que sí, que éste ha sido el ter­cer gobierno dic­ta­to­rial en caer fru­to del empu­je de un pue­blo has­tia­do, y que, aun­que por estos lares lle­gue el oto­ño, en aque­lla zona van a alar­gar su par­ti­cu­lar pri­ma­ve­ra de rapi­ña todo lo que pue­dan. Y la siguien­te esta­ción ya está mar­ca­da: Siria.

Y para lograr crear dicha atmós­fe­ra, en la que se con­fun­de el rayo del sol con el relám­pa­go, el papel de los media ha sido impres­cin­di­ble. Ellos han sido los encar­ga­dos de dar­nos el par­te meteo­ro­ló­gi­co, y han logra­do hacer­nos creer que hacía calor aún cuan­do los acon­te­ci­mien­tos eran real­men­te géli­dos. Como afir­man algu­nas per­so­nas, el frío es algo psi­co­ló­gi­co; si pien­sas que no hace frío no lo sien­tes. Y el impe­ria­lis­mo tie­ne una lar­ga expe­rien­cia en gue­rra psi­co­ló­gi­ca, ade­más de car­ga­men­tos de anal­gé­si­cos y psi­co­tró­pi­cos socia­les. Los medios de des­in­for­ma­ción han demos­tra­do, una vez más, ser una divi­sión mili­tar más, tal vez la más efec­ti­va, par­te deter­mi­nan­te del engra­na­je béli­co de los esta­dos agre­so­res. Una avan­za­di­lla mili­tar que, por lo demás, entra a nues­tra casa con total natu­ra­li­dad a tra­vés de la tele­vi­sión, la radio o la pren­sa, y de ahí pene­tra en nues­tro cere­bro.

Pero la ofen­si­va ter­mi­no­ló­gi­co-mili­ta­ris­ta no ter­mi­na ahí. Del mis­mo modo que han logra­do esca­mo­tear el sig­ni­fi­ca­do del tér­mino «pri­ma­ve­ra», tam­bién se han dedi­ca­do a cons­truir una deter­mi­na­da ima­gen de quie­nes han lucha­do con­tra Gada­fi a rebu­fo de la arti­lle­ría de la OTAN.

El uso de tér­mi­nos como «rebel­des» o «resis­ten­cia» inten­ta equi­pa­rar en cier­ta medi­da la lucha con­tra Gada­fi con quie­nes die­ron la vida con­tra el fas­cis­mo o el nazis­mo en otros momen­tos his­tó­ri­cos, e inten­ta pre­sen­tar con un halo de legi­ti­mi­dad e inclu­so de altruis­ta heroi­ci­dad a unas hete­ro­gé­neas tro­pas inte­gra­das en gran medi­da por mer­ce­na­rios, delin­cuen­tes, faná­ti­cos reli­gio­sos, fac­cio­nes con deter­mi­na­dos intere­ses no pre­ci­sa­men­te popu­la­res y otros muchos jóve­nes sin ideo­lo­gía defi­ni­da o que se han subi­do al carro ven­ce­dor. No nos debe que­dar duda algu­na de que, de haber sido autén­ti­cos rebel­des fren­te al mayor enemi­go de la huma­ni­dad, el impe­ria­lis­mo, habrían sido til­da­dos de terro­ris­tas e inclui­dos en la lis­ta corres­pon­dien­te en EEUU y los esta­dos euro­peos, los cua­les, «para­dó­ji­ca­men­te», son quie­nes más terror cau­san allen­de sus fron­te­ras.

Otro tan­to suce­de con otros tér­mi­nos que pasan a inte­grar el irre­fle­xi­vo voca­bu­la­rio coti­diano. Al igual que ocu­rre des­de hace años con Cuba o Vene­zue­la, a aque­llos sis­te­mas polí­ti­cos o gobier­nos polí­ti­ca­men­te inco­rrec­tos para los amos mun­dia­les se les sue­le adjun­tar el cali­fi­ca­ti­vo de «regí­me­nes» (¿no resul­ta sos­pe­cho­so haber escu­cha­do tan­tas veces eso de «regí­me­nes comu­nis­tas» pero nun­ca algo sobre los «regí­me­nes capi­ta­lis­tas»?). Algo simi­lar suce­de con el tér­mino «dic­ta­dor». No deja de resul­tar curio­so como en muchos medios, en un momen­to deter­mi­na­do, Gada­fi pasa de ser el pre­si­den­te de Libia a ser el dic­ta­dor.

Sin entrar a valo­rar acier­tos y erro­res de Gada­fi, lo cier­to es que la pre­pa­ra­ción de la ofen­si­va impe­ria­lis­ta con­tra Libia es lo que mar­ca ese momen­to de con­ver­tir­se en dic­ta­dor, o al menos de refor­zar esa ima­gen fren­te a los espec­ta­do­res.

Y en ese come­ti­do, los medios de des­in­for­ma­ción son, una vez más, la van­guar­dia del mili­ta­ris­mo capi­ta­lis­ta. No deja de ser lla­ma­ti­vo que, para ser un dic­ta­dor, no haya teni­do el final habi­tual de un dic­ta­dor derro­ca­do, un exi­lio dora­do en otro país o una pan­to­mi­ma para simu­lar que se hace jus­ti­cia.

Una vez más, es el hecho de obe­de­cer o no a los intere­ses de las poten­cias capi­ta­lis­tas lo que mar­ca ser un dic­ta­dor muy malo y digno de ser ase­si­na­do y expues­to fren­te a las cáma­ras (Gada­fi, Sadam Hus­sein…) o ser un dic­ta­dor no tan malo y tole­ra­ble reti­ra­do de la «polí­ti­ca» mien­tras dis­fru­ta de par­te de lo que ha roba­do. Roo­se­velt ya lo dejó cla­ro en refe­ren­cia a Somo­za: «Sí, es un hijo de puta, pero es nues­tro hijo de puta». Esa es la dife­ren­cia.

Fren­te a todos estos ejem­plos de mani­pu­la­ción, muchos de ellos inclu­so docu­men­ta­dos (como la gro­tes­ca supues­ta toma de la Pla­za Ver­de en Trí­po­li roda­da en Qatar), lo que resul­ta más sor­pren­den­te y preo­cu­pan­te es el eco y el apo­yo implí­ci­to otor­ga­do des­de per­so­nas y medios de comu­ni­ca­ción supues­ta­men­te de izquier­das a las ver­sio­nes divul­ga­das por los gran­des medios, a la pos­tre voce­ros del impe­ria­lis­mo. Aun con­si­de­ran­do la evi­den­te difi­cul­tad de poder encon­trar infor­ma­ción con­tras­ta­da y aun admi­tien­do algu­nas de las argu­men­ta­cio­nes y denun­cias con­tra­rias a Gada­fi, la pos­tu­ra legi­ti­ma­do­ra de la agre­sión por un amplio sec­tor de la supues­ta izquier­da euro­pea ha con­tri­bui­do a con­su­mar este nue­vo epi­so­dio de some­ti­mien­to de un pue­blo.

Las deri­va­cio­nes de aque­lla pri­ma­ve­ra ára­be que comen­za­ra hace unos meses nos apor­ta una nue­va expe­rien­cia, otra más, que reafir­ma aque­lla tesis tan bien expre­sa­da por el Che en 1964, de que no se pue­de con­fiar en el impe­ria­lis­mo ni un tan­ti­to así, ¡nada!. Y, habría que para­fra­sear­le; de la infor­ma­ción ema­na­da de los medios de difu­sión masi­va apo­lo­ge­tas de sus crí­me­nes, tam­po­co.

Para libe­rar los pue­blos nece­sa­ria­men­te ten­dre­mos que libe­rar tam­bién nues­tras men­tes.

Iña­ki Eta­yo (Mili­tan­te de Aska­pe­na)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *