Un guión para una come­dia o un dra­ma – Txen­te Rekon­do

Las recien­tes fil­tra­cio­nes intere­sa­das que apun­ta­ban a un supues­to plan de altos car­gos ira­níes para matar al emba­ja­dor de Ara­bia Sau­di­ta en Washing­ton, ha aumen­ta­do la ten­sión entre Irán y Esta­dos Uni­dos.

A pesar de no exis­tir nin­gu­na prue­ba de esa par­ti­ci­pa­ción ira­ní, ni siquie­ra de la exis­ten­cia del pro­pio plan, algu­nos medios en EEUU han cola­bo­ra­do acti­va­men­te en la difu­sión de la supues­ta tra­ma, todo para siguen aumen­tan­do las pre­sio­nes y el ais­la­mien­to de Tehe­rán en la mal lla­ma­da comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

Diver­sos ana­lis­tas que han segui­do de cer­ca este affai­re se mues­tran incré­du­los ante lo que no dudan en cali­fi­car como una suce­sión de ?cha­pu­zas?. El prin­ci­pal sopor­te que ten­drían los nor­te­ame­ri­ca­nos es un infor­man­te de la DEA, dis­pues­to a cola­bo­rar a cam­bio de con­se­guir inmu­ni­dad en otros casos abier­tos con­tra él por trá­fi­co de dro­gas. Tam­bién se ha podi­do cons­ta­tar que en todo momen­to el ?caso? ha esta­do con­tro­la­do y diri­gi­do por el FBI, no des­car­tán­do­se tam­bién la mano de algu­nos pode­ro­sos ele­men­tos de la CIA.

Ade­más, recuer­dan esas fuen­tes, Irán nun­ca ha inci­ta­do ni ha lle­va­do a cabo ata­ques en sue­lo nor­te­ame­ri­cano (algu­nos toda­vía recuer­dan las fir­mes con­de­nas ira­níes tras los ata­ques del 11‑s), y todo esto se pare­ce más a un guión para una pelí­cu­la de Holly­wood que la reali­dad. Todo ello tam­bién con­tras­ta con el silen­cio intere­sa­do que esos mis­mos medios guar­dan ante las diver­sas muer­tes de aca­dé­mi­cos y cien­tí­fi­cos ira­níes en Irán (don­de la mano de los ser­vi­cios secre­tos sio­nis­tas pare­ce aso­mar). Cabría pre­gun­tar­se que ocu­rri­ría si en unos meses, des­ta­ca­das per­so­na­li­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas liga­das a la ener­gía nuclear murie­sen en aten­ta­dos sin rei­vin­di­car en EEUU. ¿Aca­so alguien duda­ría que la admi­nis­tra­ción de Oba­ma pon­dría en mar­cha una ope­ra­ción mili­tar con­tra Irán?

¿Por qué aho­ra se hace públi­co este supues­to com­plot? Hay datos que seña­lan que Oba­ma y sus cola­bo­ra­do­res tenían noti­cias de todo esto des­de junio, e inclu­so la monar­quía sau­di­ta fue infor­ma­da el pasa­do mes de sep­tiem­bre, por eso sor­pren­de el momen­to ele­gi­do.

Y toda­vía asom­bra más si obser­va­mos algu­nos movi­mien­tos que se han veni­do impul­san­do des­de Tehe­rán en las últi­mas sema­nas. En pri­mer lugar los diri­gen­tes ira­níes habrían comu­ni­ca­do al gobierno afgano su dis­po­si­ción a cola­bo­rar con las fuer­zas de ocu­pa­ción extran­je­ras en aquel país (un acuer­da ?de fac­to? con EEUU en ese sen­ti­do pare­ce asis­tir hace tiem­po). En segun­do lugar encon­tra­mos las recien­tes decla­ra­cio­nes del diri­gen­te chií­ta ira­quí Moq­ta­da al-Sadr anun­cian­do su dis­po­si­ción a cola­bo­rar con el gobierno ira­quí, lo que vis­ta la rela­ción de este líder con Irán se pue­de inter­pre­tar como otro gui­ño de Tehe­rán hacia Washing­ton. Y final­men­te, en ese aba­ni­co de ges­tos ira­níes, se enmar­ca­ría tam­bién la pues­ta en liber­tad de dos ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses acu­sa­dos de espio­na­je.

Tal vez si mira­mos con dete­ni­mien­to la foto­gra­fía que con­for­man en ese esce­na­rio los dife­ren­tes pode­res enten­de­ría­mos mejor la situa­ción. Des­de hace tiem­po, figu­ras cla­ve en el lla­ma­do espec­tro neo con­ser­va­dor han veni­do recla­man­do un ata­que mili­tar con­tra Irán. Y esos ele­men­tos son los mis­mos que en su día pusie­ron en mar­cha la cam­pa­ña (lle­na de fala­cias y mani­pu­la­cio­nes) que des­em­bo­có en la agre­sión y pos­te­rior ocu­pa­ción de Iraq. Los intere­ses de esos sec­to­res se han uni­do en estos meses con los de la extre­ma dere­cha den­tro del par­ti­do repu­bli­cano, con el lobby sio­nis­ta y con Ara­bia sau­di­ta, sin olvi­dar tam­po­co la pre­sen­cia de la CIA (coman­da­da aho­ra por el gene­ral Petraus, un enemi­go decla­ra­do del régi­men ira­ní) y del com­ple­jo mili­tar-arma­men­tís­ti­co-ener­gé­ti­co.

Todo ese con­jun­to de intere­ses con­flu­yen en su inten­ción de pro­vo­car un cam­bio de régi­men en Irán. Ade­más, no pode­mos olvi­dar tam­po­co el posi­cio­na­mien­to de Israel, siem­pre dis­pues­to a aca­bar con cual­quier indi­cio de con­tra­po­der en la región, y a día de hoy Irán repre­sen­ta en opi­nión de los líde­res sio­nis­tas ?una ver­da­de­ra ame­na­za? para ellos. Y esos mis­mos diri­gen­tes quie­ren que su con­flic­to en Pales­ti­na que­de rele­ga­do de las pri­me­ras pla­nas mediá­ti­cas, al tiem­po que no es des­car­ta­ble tam­po­co un gol­pe defec­to para que el recien­te can­je de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos que­de tam­bién olvi­da­do„ al tiem­po que se inten­ta­rá acre­cen­tar tam­bién la pre­sión mediá­ti­ca con­tra otro alia­do ira­ní, Siria.

En esa ecua­ción tam­bién tie­ne su sitio el actual pre­si­den­te Oba­ma, que mide su pasos en cla­ve pre-elec­to­ral, con la vis­ta en sus inten­tos de repe­tir el pró­xi­mo año en la Casa Blan­ca, y para ello sabe que debe atraer al lobby sio­nis­ta, eno­ja­do por la acti­tud del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano en el recien­te deba­te sobre la crea­ción de un esta­do pales­tino.

La agen­da de la polí­ti­ca exte­rior de Oba­ma sigue fuer­te­men­te mar­ca­da e influen­cia­da por los sec­to­res neo-con­ser­va­do­res, y todo lo refe­ren­te al pro­yec­to nuclear ira­ní cuan­ta con un recha­zo fir­me de esos ideó­lo­gos, dis­pues­tos siem­pre ha tras­la­dar la opción mili­tar a cual­quier rin­cón del pla­ne­ta, y que no per­de­rán la opor­tu­ni­dad que supo­ne que EEUU y sus polí­ti­cos estén en cla­ve elec­to­ral.

Irán, por su par­te, no es la ima­gen pre­de­fi­ni­da que des­de algu­nos medios occi­den­ta­les nos quie­ren pre­sen­tar. Los inten­tos de cam­bio de régi­men o de un efec­to domi­nó por la lla­mad pri­ma­ve­ra ára­be pare­ce que han fra­ca­sa­do. La opo­si­ción está divi­di­da y debi­li­ta­da, mien­tras que el actual régi­men sigue con­tan­do toda­vía con un impor­tan­te apo­yo de algu­nos sec­to­res de la pobla­ción.

El peso de los Guar­dia­nes de la Revo­lu­ción (con pre­sen­cia en sec­to­res eco­nó­mi­cos y mili­ta­res) y su sopor­te ideo­ló­gi­co son algu­nos de los pila­res de un sis­te­ma que no pue­de ocul­tar que tam­bién con­vi­ve con dife­ren­tes luchas inter­nas, fru­to de un sis­te­ma polí­ti­co carac­te­ri­za­do por las fac­cio­nes y las riva­li­da­des per­so­na­les. Pero en lo que coin­ci­den la mayo­ría de los pro­ta­go­nis­tas del país es a la hora de remar­car la inde­pen­den­cia de su polí­ti­ca exte­rior, con una agen­da que no la mar­quen des­de Occi­den­te.

Los cam­bios regio­na­les aus­pi­cia­dos por las revuel­tas de la pri­ma­ve­ra ára­be, la sali­da de más tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas de Iraq, el futu­ro del actual régi­men en Siria o las pro­tes­tas de las comu­ni­da­des chií­tas de Bah­rein o Ara­bia Sau­di­ta mues­tran en este sen­ti­do el impor­tan­te pul­so que man­tie­nen los diri­gen­tes ira­níes con la monar­quía sau­di­ta.

Los cam­bios cita­dos han pues­to ner­vio­sos a los clep­tó­cra­tas de las monar­quías del Gol­fo, que a tra­vés de sus petro­dó­la­res y su ideo­lo­gía reli­gio­sa inten­tan ganar pro­ta­go­nis­mo en la zona. Las alian­zas de sau­di­tas con Washing­ton y la pug­na y estra­te­gias en torno al petró­leo tam­bién tie­nen su impor­tan­cia en esa lucha veci­nal, jun­to a la riva­li­dad reli­gio­sa entre suni­tas y chií­tas, apro­ve­cha­da por los sau­di­tas para acen­tuar posi­cio­nes sec­ta­rias exclu­yen­tes en otros luga­res.

EEUU, con el apo­yo incon­di­cio­nal de Ara­bia Sau­di­ta e Israel, sigue aumen­tan­do la pre­sión hacia Tehe­rán. Las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y diplo­má­ti­cas son de momen­to la opción pues­ta en mar­cha, pero con todo lo vis­to has­ta aho­ra, no es des­car­ta­ble por com­ple­to la posi­bi­li­dad de algu­na agre­sión mili­tar, con con­se­cuen­cias nefas­tas para el con­jun­to del pla­ne­ta.

De momen­to, a la vis­ta del mon­ta­je en torno al cita­do com­plot, no sabe­mos si nos encon­tra­mos ante el guión de una come­dia, a la vis­ta de la cha­pu­za come­ti­da, o de una tra­ge­dia, por las jus­ti­fi­ca­cio­nes que podría impli­car.

TXENTE REKONDO.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *