El buzo del fusi­la­do- JR Garai y Josu­ren Mur­gi­zu

Las acu­sa­cio­nes fal­sas o sin fun­da­men­tar fue­ron una cons­tan­te duran­te y des­pués de la Gue­rra. Mola lo había deja­do muy cla­ro «Hay que crear sen­sa­ción de terror». Eso fue lo que prac­ti­ca­ron, sobre todo, en los meses de octu­bre y noviem­bre de 1936, en las loca­li­da­des de Deba­goie­na. El barrio de Oxintxu de Ber­ga­ra no fue una excep­ción, como tam­po­co lo fue el final de los acu­sa­dos.

Duran­te el mes de sep­tiem­bre, las fuer­zas de Mola, que ope­ra­ban des­de dis­tin­tas colum­nas en la con­quis­ta de Gipuz­koa, fue­ron toman­do una a una las dife­ren­tes pobla­cio­nes de Deba­goie­na. El día 22 de este mis­mo mes, las tro­pas del gru­po de Pérez Salas, com­pues­tas por cua­tro com­pa­ñías del Ter­cio de Mon­te­ju­rra y dos com­pa­ñías del bata­llón de mon­ta­ña nº 8 pro­ce­den­tes de Azkoi­tia, se des­li­za­ron por las lade­ras de Kara­ka­te toman­do al ano­che­cer Sora­lu­ze. Ese mis­mo día, un segun­do gru­po del capi­tán Teje­ro per­te­ne­cien­te a la mis­ma colum­na al man­do del Tenien­te Coro­nel Los Arcos, que el día ante­rior había toma­do Antzuo­la, entra­ba en Ber­ga­ra por el mon­te San Miguel al man­do de sie­te com­pa­ñías del Regi­mien­to Amé­ri­ca.

Fas­cis­tas de Ber­ga­ra ela­bo­ra­ron una lis­ta de 18 per­so­nas del barrio de Oxintxu de Ber­ga­ra para ser dete­ni­das. Ocho de ellas habían ido hacia Biz­kaia Y no pudie­ron ser arres­ta­das. A pri­me­ros de octu­bre detu­vie­ron a Juan Urze­lai, Euse­bio Gallas­te­gi y Domin­go Agi­rre, quie­nes fue­ron tras­la­da­dos a la cár­cel de Onda­rre­ta.

El 20 de octu­bre de 1936 fue­ron dete­ni­das sie­te per­so­nas más de Oxintxu. El pri­me­ro de ellos, Ambro­sio Agi­rre. A con­ti­nua­ción, lle­va­ron a este hacia Meco­lal­de y detu­vie­ron a José Garai­koetxea. Ricar­do Zan­gi­tu fue el siguien­te, en su pues­to de tra­ba­jo, en la esta­ción de tren, y Rufino Aki­zu, en su casa de Oxintxu.

No serían los últi­mos. Hacia las seis de la tar­de, los reque­tés entra­ban en la empre­sa Alcor­ta y Cía. Se lle­va­ban a los her­ma­nos Tomás e Ilde­fon­so Iña­rra. Tomás era el encar­ga­do del depar­ta­men­to de tin­to­re­ría e Ilde­fon­so, ope­ra­rio espe­cia­lis­ta. Este, al salir, col­gó el buzo en el cla­vo que esta­ba en la pared al lado de la puer­ta de sali­da, sin duda un ges­to de ruti­na. A con­ti­nua­ción, dete­nían a Feli­pe Gar­men­dia, pana­de­ro.

Fue­ron con­du­ci­dos al local del Cen­tro Repu­bli­cano ‑lue­go con­ver­ti­do en el de la Falan­ge Tra­di­cio­na­lis­ta-. Acu­sa­ron a unos de haber esta­do de inter­ven­to­res en mesas elec­to­ra­les y de ser repu­bli­ca­nos; a otros, de per­te­ne­cer a Soli­da­ri­dad de Tra­ba­ja­do­res Vas­cos; a Ambro­sio, de haber ser­vi­do sidra a los mili­cia­nos; a Feli­pe, de votar a los nacio­na­lis­tas vas­cos. Sin nin­gún jui­cio, los reque­tés del Ter­cio de Mon­te­ju­rra, a las órde­nes de Julio Pérez Salas, dic­ta­ron sen­ten­cia: matar­los.

Don Poli, Poli­car­po Cía Navas­cués, cape­llán reque­té, les ofre­ció la posi­bi­li­dad de con­fe­sar­se. Los pre­sos le con­tes­ta­ron «Si nos van a matar, sí». El cura les res­pon­dió: «Qué va, no os van a matar».

Los reque­tés se lle­va­ron a Tomás e Idel­fon­so Iña­rra. Este, al salir, col­gó el buzo en el cla­vo que esta­ba en la pared

El buzo con­ti­nua­ba col­ga­do en el cla­vo. Por res­pe­to a su injus­to des­tino, sus com­pa­ñe no lo qui­sie­ron tocar

Artetxe, pro­pie­ta­rio de una fábri­ca en Oxintxu, sal­vó en el últi­mo momen­to a Feli­pe. Su mujer y los cua­tro hijos vie­ron cómo un reque­té gol­pea­ba en el pecho a su padre, cuan­do salía del Cen­tro Repu­bli­cano, dicién­do­le: «Si dices algo de noso­tros, todos seréis liqui­da­dos». Al poco rato, fue­ron tes­ti­gos de cómo dos mar­ga­ri­tas con txa­pe­la roja y bor­la ama­ri­lla esta­ban al lado de la camio­ne­ta en la que reque­tés nava­rros intro­du­cían a los pre­sos. Estos, con las manos ata­das de dos en dos, fue­ron tras­la­da­dos a la zona cono­ci­da como Paris Gain, una zona inter­me­dia entre Oxintxu y Meco­lal­de. Eran las sie­te y media de la tar­de. Les hicie­ron bajar de la camio­ne­ta. Ambro­sio Agi­rre, cons­cien­te de lo que les espe­ra­ba, comen­zó a des­atar­se de su com­pa­ñe­ro Zan­gi­tu. Al lle­gar a Paris Gain, los reque­tés orde­na­ron «que pasen esos dos, y esos cua­tro que den cua­tro pasos para atrás». Des­pués de dis­pa­rar, el bri­ga­da les aga­rró de la ore­ja y rema­tó a los her­ma­nos Tomás e Ilde­fon­so con el tiro de gra­cia.

Una nue­va orden: «Que pasen esos cua­tro». En ese momen­to, Ambro­sio, que había sol­ta­do la cuer­da que le ata­ba, le dijo a su com­pa­ñe­ro Ricar­do: «neu ba noia», se lan­zó sobre el pique­te de reque­tés abrien­do un hue­co y echó a correr en la oscu­ri­dad. Las chis­pas de las balas sil­ba­ban a su alre­de­dor y escu­cha­ba los gri­tos, mal­di­cién­do­le, que salían de las bocas de los com­po­nen­tes del pelo­tón de eje­cu­ción.

Cono­ce­dor del terreno, sal­tó a un mala­to don­de, aga­za­pa­do, escu­chó pri­me­ro más dis­pa­ros y lue­go los rui­dos de la camio­ne­ta. En ella iban los cadá­ve­res de sus cin­co com­pa­ñe­ros. Ya entra­da la noche, salió del escon­di­te, escu­chó aten­ta­men­te y úni­ca­men­te sen­tía los lati­dos de su cora­zón que pare­cía salír­se­le del cuer­po moja­do. Tres días con sus tres noches andu­vo por los mon­tes alre­de­dor de Oxintxu. En su deli­rio, veía reque­tés por todos los lados. Un case­ro, Patxi, del case­río Iza­rre, le ayu­dó y lle­gó a Basal­go, al case­río Amutxas­te­gi, situa­do en zona de nadie. Lla­ma­ron a los mili­cia­nos que esta­ban en la cima de Gar­be y estos que le cono­cían, pues eran de Oxintxu y de Ber­ga­ra, le lle­va­ron en cami­lla has­ta Elge­ta.

Mien­tras, los cuer­pos de sus com­pa­ñe­ros habían sido tras­la­da­dos lejos de Oxintxu, a Antzuo­la, al alto de Des­car­ga. Allí, al lado de un ria­chue­lo, fue­ron ente­rra­dos.

Cua­tro años más tar­de, cuan­do los cuer­pos fue­ron saca­dos y tras­la­da­dos los dos her­ma­nos al cemen­te­rio de Ber­ga­ra, el párro­co se nega­ría a dar­les sepul­tu­ra. Solo ante la con­tun­den­cia de los fami­lia­res y su expre­so deseo de que ellos tam­po­co fue­ran ente­rra­dos, el párro­co acce­de­ría. Los otros tres, que fue­ron ente­rra­dos en el cemen­te­rio de Oxintxu, tenían visi­bles los bala­zos en sus cabe­zas.

Como tes­ti­go mudo, el buzo de Ilde­fon­so con­ti­nua­ba col­ga­do en el cla­vo. Qui­zás por res­pe­to a un des­tino injus­to, sus com­pa­ñe­ros no lo qui­sie­ron tocar. Era la prue­ba de la ausen­cia, tam­bién segu­ra­men­te el dolor de una nue­va ruti­na. Muchos años des­pués, cuan­do la empre­sa ya era cono­ci­da como Nar­vai­za, la tela de mahón aja­da y dete­rio­ra­da, cayó por su pro­pio peso.

75 años des­pués, en la mis­ma fosa de Des­kar­ga, Aran­za­di encon­tra­ba una mone­da y una meda­lla, los últi­mos res­tos de los fusi­la­dos por aque­llos fas­cis­tas, que se alza­ron con las armas, la men­ti­ra, el terror y los ase­si­na­tos con­tra la Segun­da Repú­bli­ca.

El sába­do y el domin­go, 22 y 23 de octu­bre, Por­que no pudie­ron parar los vien­tos de Liber­tad, Oxintxu les va a recor­dar con dis­tin­tos actos. El domin­go al medio­día una mar­cha hará el mis­mo reco­rri­do des­de el lugar que estu­vie­ron dete­ni­dos has­ta cer­ca de Paris Gain, don­de se colo­ca­ra una pla­ca y un monu­men­to en su recuer­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *