Furia de 99% de la huma­ni­dad con­tra 1% de la para­si­ta­ria plu­to­cra­cia glo­bal – Alfre­do Jali­fe-Rah­me

El eslo­gan de los indig­na­dos Ocu­pan­tes de Wall Street (OWS) es sen­ci­lla­men­te genial, des­de el pun­to de vis­ta mer­ca­do­téc­ni­co: “¡Somos 99%!”

En la épo­ca en que más cacarea la doble ban­co­cra­cia del G‑7 y la OTAN su fic­ti­cia “demo­cra­cia” ‑gra­cias a la atroz des­in­for­ma­ción de los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos globales/​locales‑, los OWS han des­nu­da­do la cru­da ver­dad del mode­lo domi­nan­te mun­dial: el uno por cien­to de la pobla­ción mun­dial, que epi­to­mi­za la plu­to­cra­cia glo­bal, ha sido el exclu­si­vo seg­men­to en haber­se bene­fi­cia­do de la des­re­gu­la­da glo­ba­li­za­ción finan­cie­ris­ta que emer­gió des­bo­ca­da­men­te en 1991 a con­se­cuen­cia del vacío ideo­ló­gi­co que ori­gi­nó la diso­lu­ción de la URSS y gene­ró el hoy cadu­co orden uni­po­lar esta­du­ni­den­se.

La revuel­ta ciu­da­da­na glo­bal ‑pre­vis­ta hace mucho, tan­to por Zbig­niew Brze­zins­ki, ex ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal de Car­ter e ínti­mo de Oba­ma, como por el pros­pec­ti­vis­ta Gerald Celen­te (Bajo la Lupa, 16/​1/​11)− cobra mayor enver­ga­du­ra con la inclu­sión feno­me­nal de los indig­na­dos ‑huma­nos des­po­seí­dos al final de cuen­tas como sus simi­la­res con­tes­ta­ta­rios ára­bes, espa­ño­les y grie­gos- en el epi­cen­tro (con pro­tec­ción nuclear) de la des­re­gu­la­da glo­ba­li­za­ción finan­cie­ris­ta de la anglós­fe­ra ban­ca­ria: Wall Street.

El efec­to sim­bó­li­co es des­co­mu­nal, por­que no es lo mis­mo tomar un cen­tro finan­cie­ro de la peri­fe­ria sub­yu­ga­da que atre­ver­se a poner en esta­do de sitio el altar del tem­plo supre­mo de la teo­lo­gía neo­li­be­ral glo­bal que tam­po­co bene­fi­ció a la aplas­tan­te mayo­ría de los ciu­da­da­nos de EU, país cuyos triun­fos mili­ta­res a lo lar­go del siglo XX per­mi­tie­ron la eclo­sión de una para­si­ta­ria plu­to­cra­cia bar­bá­ri­ca que ha des­qui­cia­do la armo­nía uni­ver­sal a expen­sas del bien común.

No hay que equi­vo­car­se: más allá de la gran pro­tes­ta glo­bal de carác­ter emi­nen­te­men­te plu­ral de la revuel­ta ciu­da­da­na del 15 de octu­bre (15oc​to​ber​.net y #15 en Twit­ter) ‑que me recuer­da la pin­tu­ra El gri­to de deses­pe­ra­ción, del norue­go Edward Munch, en el puen­te de Oslo, esta vez median­te un gri­to glo­bal de rege­ne­ra­ción transformativa‑, des­ta­can tres vir­tu­des: 1) su enfo­que pun­tual (con­tra la tira­nía y codi­cia de los ban­que­ros neo­li­be­ra­les, apo­da­dos banks­ters: la ban­co­cra­cia para­si­ta­ria); 2) su pro­fun­do gra­do de con­cien­ti­za­ción (”¡Somos 99%!”), y 3) su poder cua­li­ta­ti­vo (más que masi­va­men­te cuan­ti­ta­ti­vo) que ya empe­zó a ejer­cer­se en los medios socia­les (Face­book y Twit­ter) que le han impre­so un enor­me efec­to mul­ti­pli­ca­dor y que han sor­tea­do los esco­llos de la cen­su­ra orwe­llia­na de los des­in­for­ma­ti­vos oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos.

De entra­da va el pri­mer triun­fo de los medios socia­les ciu­da­da­nos sobre los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos de la mis­ma para­si­ta­ria plu­to­cra­cia glo­bal, con­sa­gra­dos a boi­co­tear y a tor­pe­dear la dia­léc­ti­ca de la pro­tes­ta liber­ta­ria con­tra­ria a sus intere­ses finan­cie­ris­tas (hoy a la deri­va).

Por lo pron­to, los OWS cuen­tan con la sim­pa­tía de la ter­ce­ra par­te (¡super­sic!) de la nación esta­du­ni­den­se, según Reuters: cifra enor­me para menos de un mes de movi­li­za­ción (más lo que se acu­mu­le), lo cual pue­de redi­rec­cio­nar el voto pre­si­den­cial de 2012, como suce­dió con el Par­ti­do del Té en su momen­to este­lar (veni­do ace­le­ra­da­men­te a menos por su obs­truc­cio­nis­mo fun­da­men­ta­lis­ta, aun­que con exce­len­tes ideas finan­cie­ras en lo que se refie­re al con­trol de la racis­ta Reser­va Fede­ral).

Hoy los OWS son ya más popu­la­res que el Par­ti­do del Té (Alex Alt­man, Time, 13/​10/​11) y que el mis­mo Oba­ma (RawS­tory, 13/​10/​11).

Karl Den­nin­ger, cofun­da­dor del Par­ti­do del Té (al que acu­sa de haber sido secues­tra­do por los ver­du­gos finan­cie­ros del Par­ti­do Repu­bli­cano), se ha adhe­ri­do sin tapu­jos a los OWS (RawS­tory, 14/​10/​11).

Foto

Mani­fes­ta­ción anti-Wall Street, ayer a las puer­tas del Capi­to­lio de Harris­burg, capi­tal de Pen­sil­va­nia­Fo­to Ap

Reader Sup­por­ted News (RSN, 14/​10/​11), que ha dado una mag­ní­fi­ca cober­tu­ra a los OWS (a la par de RawS­tory), refie­re que “en Asia, sus auto­ri­da­des y empre­sa­rios son quie­nes menos temen a las inexis­ten­tes pro­tes­tas, debi­do a que la mayo­ría de sus eco­no­mías están cre­cien­do vigo­ro­sa­men­te”. Extra­po­la que “la his­to­ria sugie­re que tales accio­nes por sí mis­mas”, en refe­ren­cia a los OWS, “pue­dan cam­biar al mun­do (sic)”, pero reco­no­ce que “algu­nos ana­lis­tas ven ellas un poten­cial para el cam­bio polí­ti­co”.

Los OWS, de estruc­tu­ra asom­bro­sa­men­te hori­zon­tal, han sido seve­ra­men­te fus­ti­ga­dos por los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos (bajo el con­trol plu­to­crá­ti­co ban­ca­rio) por care­cer de lide­raz­go, cro­no­gra­ma y pro­gra­má­ti­ca, amén de “malo­lien­tes (sic)”.

El pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Robert Reich ubi­ca la esce­no­gra­fía del cho­que entre los ban­que­ros y la insu­rrec­ción ciu­da­da­na (Com­mon­Dreams, 9/​10/​11) y des­ta­ca la inca­pa­ci­dad de Oba­ma para regu­lar a los ban­cos median­te “la resu­rrec­ción de la Enmien­da Glass-Stea­gall” (nota: diso­cia­ción entre el sis­te­ma de pagos, la acti­vi­dad comer­cial y los segu­ros con las inver­sio­nes de ries­go de los ban­cos, ya no se diga, su fre­ne­sí espe­cu­la­ti­vo que ha deglu­ti­do a la eco­no­mía real y a la cla­se polí­ti­ca neo­li­be­ral muy bien lubri­ca­da).

Matt Taib­bi, con­sa­gra­do repor­te­ro que des­nu­dó las atro­ci­da­des de Gold­man Sachs, tras feli­ci­tar a los OWS por “haber dado en el blan­co”, con el fin de “com­ba­tir la corrup­ción finan­cie­ra”, les pro­po­ne un sucin­to pro­gra­ma de cin­co pun­tos para “gol­pear a los ban­que­ros don­de más due­le” (Rolling Sto­ne, 12/​10/​11):

1) “Rom­per los mono­po­lios”: la plu­to­cra­cia ban­ca­ria (unos 20 gigan­tes en EU) “cons­ti­tu­ye una ame­na­za direc­ta a la segu­ri­dad nacio­nal” por “encon­trar­se por enci­ma de las leyes y de las con­se­cuen­cias del mer­ca­do” y por “care­cer de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas”; es “más peli­gro­sa que miles de mafias jun­tas”. Un ini­cio para su des­man­te­la­mien­to pasa por el recha­zo a la Enmien­da Gramm-Leach-Bli­ley y por la resu­rrec­ción de la Enmien­da Glass-Stea­gall.

2) Un impues­to de 0.1 por cien­to en todas las tran­sac­cio­nes de las accio­nes y bonos, y de 0.01 por cien­to en todas las ope­ra­cio­nes con “deri­va­dos finan­cie­ros” gene­ra­rían los sufi­cien­tes recur­sos para los res­ca­tes ban­ca­rios, lo cual “disua­di­ría a la infi­ni­ta caza por ganan­cias ins­tan­tá­neas” median­te las “super­compu­tado­ras de infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da inter­na” (comer­cio de alta-fre­cuen­cia: high-fre­cuency-tra­de).

3) Prohi­bir el dine­ro públi­co para el cabil­deo pri­va­do.

4) Impues­to a los apos­ta­do­res de hed­ge funds (fon­dos de cober­tu­ra de ries­go). Taib­bi no espe­ci­fi­ca el mon­to, pero sugie­re aca­bar con sus des­pro­por­cio­na­dos pri­vi­le­gios fis­ca­les.

5) Modi­fi­car el one­ro­so sala­rio de los ban­que­ros (sus ultra­jan­tes “boni­fi­ca­cio­nes” mul­ti­mi­llo­na­rias, aun cuan­do lle­van a sus empre­sas a la quie­bra).

A mi jui­cio, en el seno de la vorá­gi­ne con­tes­ta­ta­ria de los dos extre­mos del aba­ni­co polí­ti­co tra­di­cio­nal de EU, qui­zá reba­sa­do a estas altu­ras (el Par­ti­do del Té como extre­ma dere­cha del Par­ti­do Repu­bli­cano, y los OWS más cer­ca­nos a la base del Par­ti­do Demó­cra­ta), la revuel­ta ‑más con­cep­tual que insu­rrec­ta- ya lle­gó al cora­zón de la nación esta­du­ni­den­se para que­dar­se, cuan­do las osci­la­cio­nes pen­du­la­res de las pro­tes­tas bus­can aho­ra su equi­li­brio común con­tra la inso­len­te cuan insol­ven­te plu­to­cra­cia ban­ca­ria.

El mun­do ya gri­tó su furia a los cua­tro vien­tos. ¡Pón­gan­se a tem­blar, ban­que­ros y plu­tó­cra­tas para­si­ta­rios!: “!Somos 99%!”

Aho­ra fal­ta con­cre­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *