Furia de 99% de la huma­ni­dad con­tra 1% de la para­si­ta­ria plu­to­cra­cia glo­bal – Alfre­do Jalife-Rahme

El eslo­gan de los indig­na­dos Ocu­pan­tes de Wall Street (OWS) es sen­ci­lla­men­te genial, des­de el pun­to de vis­ta mer­ca­do­téc­ni­co: “¡Somos 99%!”

En la épo­ca en que más cacarea la doble ban­co­cra­cia del G‑7 y la OTAN su fic­ti­cia “demo­cra­cia” ‑gra­cias a la atroz des­in­for­ma­ción de los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos globales/​locales‑, los OWS han des­nu­da­do la cru­da ver­dad del mode­lo domi­nan­te mun­dial: el uno por cien­to de la pobla­ción mun­dial, que epi­to­mi­za la plu­to­cra­cia glo­bal, ha sido el exclu­si­vo seg­men­to en haber­se bene­fi­cia­do de la des­re­gu­la­da glo­ba­li­za­ción finan­cie­ris­ta que emer­gió des­bo­ca­da­men­te en 1991 a con­se­cuen­cia del vacío ideo­ló­gi­co que ori­gi­nó la diso­lu­ción de la URSS y gene­ró el hoy cadu­co orden uni­po­lar estadunidense.

La revuel­ta ciu­da­da­na glo­bal ‑pre­vis­ta hace mucho, tan­to por Zbig­niew Brze­zins­ki, ex ase­sor de segu­ri­dad nacio­nal de Car­ter e ínti­mo de Oba­ma, como por el pros­pec­ti­vis­ta Gerald Celen­te (Bajo la Lupa, 16/​1/​11)− cobra mayor enver­ga­du­ra con la inclu­sión feno­me­nal de los indig­na­dos ‑huma­nos des­po­seí­dos al final de cuen­tas como sus simi­la­res con­tes­ta­ta­rios ára­bes, espa­ño­les y grie­gos- en el epi­cen­tro (con pro­tec­ción nuclear) de la des­re­gu­la­da glo­ba­li­za­ción finan­cie­ris­ta de la anglós­fe­ra ban­ca­ria: Wall Street.

El efec­to sim­bó­li­co es des­co­mu­nal, por­que no es lo mis­mo tomar un cen­tro finan­cie­ro de la peri­fe­ria sub­yu­ga­da que atre­ver­se a poner en esta­do de sitio el altar del tem­plo supre­mo de la teo­lo­gía neo­li­be­ral glo­bal que tam­po­co bene­fi­ció a la aplas­tan­te mayo­ría de los ciu­da­da­nos de EU, país cuyos triun­fos mili­ta­res a lo lar­go del siglo XX per­mi­tie­ron la eclo­sión de una para­si­ta­ria plu­to­cra­cia bar­bá­ri­ca que ha des­qui­cia­do la armo­nía uni­ver­sal a expen­sas del bien común.

No hay que equi­vo­car­se: más allá de la gran pro­tes­ta glo­bal de carác­ter emi­nen­te­men­te plu­ral de la revuel­ta ciu­da­da­na del 15 de octu­bre (15oc​to​ber​.net y #15 en Twit­ter) ‑que me recuer­da la pin­tu­ra El gri­to de deses­pe­ra­ción, del norue­go Edward Munch, en el puen­te de Oslo, esta vez median­te un gri­to glo­bal de rege­ne­ra­ción transformativa‑, des­ta­can tres vir­tu­des: 1) su enfo­que pun­tual (con­tra la tira­nía y codi­cia de los ban­que­ros neo­li­be­ra­les, apo­da­dos banks­ters: la ban­co­cra­cia para­si­ta­ria); 2) su pro­fun­do gra­do de con­cien­ti­za­ción (”¡Somos 99%!”), y 3) su poder cua­li­ta­ti­vo (más que masi­va­men­te cuan­ti­ta­ti­vo) que ya empe­zó a ejer­cer­se en los medios socia­les (Face­book y Twit­ter) que le han impre­so un enor­me efec­to mul­ti­pli­ca­dor y que han sor­tea­do los esco­llos de la cen­su­ra orwe­llia­na de los des­in­for­ma­ti­vos oli­go­po­lios multimediáticos.

De entra­da va el pri­mer triun­fo de los medios socia­les ciu­da­da­nos sobre los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos de la mis­ma para­si­ta­ria plu­to­cra­cia glo­bal, con­sa­gra­dos a boi­co­tear y a tor­pe­dear la dia­léc­ti­ca de la pro­tes­ta liber­ta­ria con­tra­ria a sus intere­ses finan­cie­ris­tas (hoy a la deriva).

Por lo pron­to, los OWS cuen­tan con la sim­pa­tía de la ter­ce­ra par­te (¡super­sic!) de la nación esta­du­ni­den­se, según Reuters: cifra enor­me para menos de un mes de movi­li­za­ción (más lo que se acu­mu­le), lo cual pue­de redi­rec­cio­nar el voto pre­si­den­cial de 2012, como suce­dió con el Par­ti­do del Té en su momen­to este­lar (veni­do ace­le­ra­da­men­te a menos por su obs­truc­cio­nis­mo fun­da­men­ta­lis­ta, aun­que con exce­len­tes ideas finan­cie­ras en lo que se refie­re al con­trol de la racis­ta Reser­va Federal).

Hoy los OWS son ya más popu­la­res que el Par­ti­do del Té (Alex Alt­man, Time, 13/​10/​11) y que el mis­mo Oba­ma (RawS­tory, 13/​10/​11).

Karl Den­nin­ger, cofun­da­dor del Par­ti­do del Té (al que acu­sa de haber sido secues­tra­do por los ver­du­gos finan­cie­ros del Par­ti­do Repu­bli­cano), se ha adhe­ri­do sin tapu­jos a los OWS (RawS­tory, 14/​10/​11).

Foto

Mani­fes­ta­ción anti-Wall Street, ayer a las puer­tas del Capi­to­lio de Harris­burg, capi­tal de Pen­sil­va­nia­Fo­to Ap

Reader Sup­por­ted News (RSN, 14/​10/​11), que ha dado una mag­ní­fi­ca cober­tu­ra a los OWS (a la par de RawS­tory), refie­re que “en Asia, sus auto­ri­da­des y empre­sa­rios son quie­nes menos temen a las inexis­ten­tes pro­tes­tas, debi­do a que la mayo­ría de sus eco­no­mías están cre­cien­do vigo­ro­sa­men­te”. Extra­po­la que “la his­to­ria sugie­re que tales accio­nes por sí mis­mas”, en refe­ren­cia a los OWS, “pue­dan cam­biar al mun­do (sic)”, pero reco­no­ce que “algu­nos ana­lis­tas ven ellas un poten­cial para el cam­bio político”.

Los OWS, de estruc­tu­ra asom­bro­sa­men­te hori­zon­tal, han sido seve­ra­men­te fus­ti­ga­dos por los oli­go­po­lios mul­ti­me­diá­ti­cos (bajo el con­trol plu­to­crá­ti­co ban­ca­rio) por care­cer de lide­raz­go, cro­no­gra­ma y pro­gra­má­ti­ca, amén de “malo­lien­tes (sic)”.

El pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Robert Reich ubi­ca la esce­no­gra­fía del cho­que entre los ban­que­ros y la insu­rrec­ción ciu­da­da­na (Com­mon­Dreams, 9/​10/​11) y des­ta­ca la inca­pa­ci­dad de Oba­ma para regu­lar a los ban­cos median­te “la resu­rrec­ción de la Enmien­da Glass-Stea­gall” (nota: diso­cia­ción entre el sis­te­ma de pagos, la acti­vi­dad comer­cial y los segu­ros con las inver­sio­nes de ries­go de los ban­cos, ya no se diga, su fre­ne­sí espe­cu­la­ti­vo que ha deglu­ti­do a la eco­no­mía real y a la cla­se polí­ti­ca neo­li­be­ral muy bien lubricada).

Matt Taib­bi, con­sa­gra­do repor­te­ro que des­nu­dó las atro­ci­da­des de Gold­man Sachs, tras feli­ci­tar a los OWS por “haber dado en el blan­co”, con el fin de “com­ba­tir la corrup­ción finan­cie­ra”, les pro­po­ne un sucin­to pro­gra­ma de cin­co pun­tos para “gol­pear a los ban­que­ros don­de más due­le” (Rolling Sto­ne, 12/​10/​11):

1) “Rom­per los mono­po­lios”: la plu­to­cra­cia ban­ca­ria (unos 20 gigan­tes en EU) “cons­ti­tu­ye una ame­na­za direc­ta a la segu­ri­dad nacio­nal” por “encon­trar­se por enci­ma de las leyes y de las con­se­cuen­cias del mer­ca­do” y por “care­cer de trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas”; es “más peli­gro­sa que miles de mafias jun­tas”. Un ini­cio para su des­man­te­la­mien­to pasa por el recha­zo a la Enmien­da Gramm-Leach-Bli­ley y por la resu­rrec­ción de la Enmien­da Glass-Steagall.

2) Un impues­to de 0.1 por cien­to en todas las tran­sac­cio­nes de las accio­nes y bonos, y de 0.01 por cien­to en todas las ope­ra­cio­nes con “deri­va­dos finan­cie­ros” gene­ra­rían los sufi­cien­tes recur­sos para los res­ca­tes ban­ca­rios, lo cual “disua­di­ría a la infi­ni­ta caza por ganan­cias ins­tan­tá­neas” median­te las “super­compu­tado­ras de infor­ma­ción pri­vi­le­gia­da inter­na” (comer­cio de alta-fre­cuen­cia: high-frecuency-trade).

3) Prohi­bir el dine­ro públi­co para el cabil­deo privado.

4) Impues­to a los apos­ta­do­res de hed­ge funds (fon­dos de cober­tu­ra de ries­go). Taib­bi no espe­ci­fi­ca el mon­to, pero sugie­re aca­bar con sus des­pro­por­cio­na­dos pri­vi­le­gios fiscales.

5) Modi­fi­car el one­ro­so sala­rio de los ban­que­ros (sus ultra­jan­tes “boni­fi­ca­cio­nes” mul­ti­mi­llo­na­rias, aun cuan­do lle­van a sus empre­sas a la quiebra).

A mi jui­cio, en el seno de la vorá­gi­ne con­tes­ta­ta­ria de los dos extre­mos del aba­ni­co polí­ti­co tra­di­cio­nal de EU, qui­zá reba­sa­do a estas altu­ras (el Par­ti­do del Té como extre­ma dere­cha del Par­ti­do Repu­bli­cano, y los OWS más cer­ca­nos a la base del Par­ti­do Demó­cra­ta), la revuel­ta ‑más con­cep­tual que insu­rrec­ta- ya lle­gó al cora­zón de la nación esta­du­ni­den­se para que­dar­se, cuan­do las osci­la­cio­nes pen­du­la­res de las pro­tes­tas bus­can aho­ra su equi­li­brio común con­tra la inso­len­te cuan insol­ven­te plu­to­cra­cia bancaria.

El mun­do ya gri­tó su furia a los cua­tro vien­tos. ¡Pón­gan­se a tem­blar, ban­que­ros y plu­tó­cra­tas para­si­ta­rios!: “!Somos 99%!”

Aho­ra fal­ta concretar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.