Eus­ca­ta­lun­ya – Mario Zubiaga

Al menos des­de la gue­rra civil, su mira­da no ha podi­do ocul­tar un cier­to arro­bo. El pue­blo cata­lán ha envi­dia­do secre­ta­men­te nues­tro modo de enten­der la cues­tión nacio­nal: «estos vas­cos todo lo hacen a la bra­va, ni tem­plan ni con­tem­po­ri­zan». Sin embar­go, la vas­co­fi­lia cata­la­na de los últi­mos años ha sido segu­ra­men­te inme­re­ci­da. Ni aquí se ha deja­do de con­tem­po­ri­zar con Espa­ña, qui­zás dema­sia­do, ni los sega­do­res cata­la­nes han sido menos arro­ja­dos que sus veci­nos vas­co­nes. En todo caso, con el fin de ETA, los modos rei­vin­di­ca­ti­vos de las dos gran­des nacio­nes penin­su­la­res sin esta­do van a ser segu­ra­men­te más homo­gé­neos. En este sen­ti­do, en lo que nos ata­ñe, la inevi­ta­ble «cata­la­ni­za­ción» de la polí­ti­ca vas­ca ten­dría que ser­vir al aber­tza­lis­mo para insis­tir en los acier­tos y evi­tar los erro­res que han ilus­tra­do la polí­ti­ca recien­te en la nación hermana.

A fina­les de los noven­ta, jun­to con el decli­ve del mode­lo nego­cia­dor pujo­lis­ta, los par­ti­dos nacio­na­lis­tas cata­la­nes pisa­ron el ace­le­ra­dor de la cons­truc­ción nacio­nal y se lan­za­ron a un nece­sa­rio pro­ce­so de fago­ci­ta­ción de las opcio­nes cata­la­nas de fide­li­dad espa­ño­la. ERC cons­tru­yó un sobe­ra­nis­mo cívi­co que, sin ami­no­rar el com­pro­mi­so iden­ti­ta­rio, refor­za­ba la idea de adhe­sión nacio­nal volun­ta­ria. Con un dis­cur­so de izquier­das mode­ra­do, so capa de inte­grar a los nue­vos inmi­gran­tes, bus­ca­ba real­men­te sumar a los vie­jos inmi­gran­tes de los cin­tu­ro­nes indus­tria­les, fun­dien­do por la base a un PSC cuya cúpu­la, des­de el mara­ga­llis­mo, no era menos cata­la­nis­ta que los mis­mos repu­bli­ca­nos. En el caso de CIU, su sali­da del gobierno de la Gene­ra­li­tat y la opción izquier­dis­ta mode­ra­da del tri­par­ti­to le obli­ga­ron a asu­mir la repre­sen­ta­ción tout court de una dere­cha defe­nes­tra­da que fácil­men­te podía ir absor­bien­do los últi­mos res­tos del PP cata­lán, estruc­tu­ral­men­te débil cuan­do el cata­la­nis­mo se vis­te de Duran i Llei­da. El resul­ta­do lógi­co de esa doble ope­ra­ción era el cono­ci­do esque­ma de tres patas: cata­la­nis­mo de izquier­das o izquier­da cata­la­nis­ta, tan­to da, dere­cha cata­la­na y resi­duo jaco­bino, con unos Cita­dans reco­gien­do los res­tos indi­ge­ri­bles del PSC y el PP. No obs­tan­te, un error pro­pio y un acier­to ajeno reven­ta­ron la natu­ral evo­lu­ción hacia esa Cata­lun­ya-Nación auto­cen­tra­da. El acier­to es el del PP engan­chán­do­se al popu­lis­mo xenó­fo­bo en una ban­lieue en pro­ce­so de pro­le­ta­ri­za­ción galo­pan­te. El error de ERC es doble: su apues­ta «todo o nada» por un Esta­tut pac­ta­do con un PSC que, por defi­ni­ción, no podía suble­var­se fren­te al cepi­llo de Madrid, y la pos­te­rior repe­ti­ción del tri­par­tit des­pués del fias­co esta­tu­ta­rio. La bús­que­da de per­cha cons­ti­tu­cio­nal sin un fren­te nacio­nal cohe­ren­te sólo podía con­du­cir al fra­ca­so. Lógi­ca­men­te, CIU vuel­ve aho­ra a un neo­pu­jo­lis­mo que le per­mi­ta «vas­qui­zar­se» en lo que entien­de fun­da­men­tal: un buen con­cier­to económico.

De este rela­ti­vo desas­tre ¿qué es lo que pue­den apren­der los aber­tza­les? En el ámbi­to externo, pare­ce evi­den­te la con­ve­nien­cia de arti­cu­lar fuer­zas cuan­do se tra­te de defen­der un nue­vo esta­tus polí­ti­co vas­co. En esto no caben trans­ver­sa­li­da­des epi­dér­mi­cas o insos­te­ni­bles ante Madrid. Apren­da­mos del bata­ca­zo de ERC. En nues­tro caso, del mis­mo modo que el PP y el PSOE nun­ca rom­pe­rán su pac­to de hie­rro en Eus­kal Herria, mien­tras en Espa­ña a veces pare­ce que pue­den vol­ver a dar­se can­de­la como en el 36, las dos tra­di­cio­nes aber­tza­les podrían acor­dar, por ejem­plo, «un plan Iba­rretxe bis» con apo­yos ins­ti­tu­cio­na­les y socia­les sóli­dos, antes que una refor­ma esta­tu­ta­ria trans­ver­sal, sólo satis­fac­to­ria para quien tie­ne capa­ci­dad de veto aquí y allí, es decir, el espa­ño­lis­mo. Esta debe­ría ser la prio­ri­dad en este momen­to: la defi­ni­ción de un nue­vo esta­tus a par­tir del impul­so aber­tza­le conjunto.

En el ámbi­to interno, y a medio pla­zo, dos son las refle­xio­nes posi­bles a la vis­ta de lo ocu­rri­do en Catalunya.

Por un lado, pode­mos con­ve­nir que, con mati­ces, el pun­to de par­ti­da para cual­quier aná­li­sis es simi­lar: la debi­li­dad del espa­ño­lis­mo en las nacio­nes peri­fé­ri­cas, que no pare­ce tener un pro­yec­to de futu­ro seduc­tor o movi­li­za­dor para el país, sal­vo la mera resis­ten­cia numan­ti­na. Ya apun­tá­ba­mos que, a pun­to de des­apa­re­cer, el PP se ha repues­to en Cata­lun­ya por la vía lepe­nia­na. Algo que aquí no le va a ser­vir, aun­que sólo sea por las bajas tasas de inmi­gra­ción. Y el fenó­meno de UPN no pue­de liqui­dar­se sen­ci­lla­men­te con una refe­ren­cia a su espa­ño­lis­mo: es mucho más com­ple­jo y pre­ci­sa una mayor finez­za en su ges­tión. El PSE‑N, por su par­te, redu­ci­do cada vez más a un voto-comu­ni­dad, no tie­ne casi recur­sos polí­ti­cos para evi­tar que sus votan­tes menos nos­tál­gi­cos opten por posi­cio­nes alter­na­ti­vas, real­men­te hege­mó­ni­cas. Su des­di­bu­ja­mien­to ideo­ló­gi­co recien­te ‑pac­tos con PNV, UPN y PP- ha aus­pi­cia­do la plas­ti­ci­dad de unos votan­tes que o se van ago­tan­do por pura exi­gen­cia bio­ló­gi­ca o salen de unos mode­los edu­ca­ti­vos que, poco o mucho, van edu­can­do «vas­quis­tas». Va a resul­tar que Mario Onain­dia fue un ade­lan­ta­do a su tiempo.

Sin embar­go, la pre­co­ci­dad es mala en casi todo lo impor­tan­te, por ejem­plo, en polí­ti­ca. Por eso, la siguien­te con­se­cuen­cia del diag­nós­ti­co ante­rior, aun­que pro­ba­ble, qui­zás nece­si­te una cier­ta madu­ra­ción. Nos esta­mos refi­rien­do a la opor­tu­ni­dad de apro­ve­char esa debi­li­dad del pro­yec­to espa­ñol en Eus­kal Herria para el siguien­te sal­to ade­lan­te, el de su fago­ci­ta­ción. Si así fue­ra, el PNV haría bien en seguir la sen­da de la dere­cha cata­la­na y, aban­do­nan­do ges­tos pseu­do­so­cial­de­mó­cra­tas poco creí­bles, asu­mir sin amba­ges su papel como ges­tor local de las lógi­cas neo­li­be­ra­les. Posi­ble­men­te eso hará que los sec­to­res jel­tza­les que han sabi­do fun­dir la doc­tri­na social de la igle­sia con una ter­ce­ra vía new age empie­cen a estar incó­mo­dos en su par­ti­do e, inclu­so, bus­quen su nue­vo lugar polí­ti­co bajo el sol que aca­ba de sur­gir tras el oca­so de la lucha armada.

La deri­va futu­ra más lógi­ca del jel­tza­lis­mo se ha mani­fes­ta­do recien­te­men­te, en una cla­ve muy cata­la­na, por cier­to: la res­pues­ta a la lógi­ca oku­pa. Podrá gus­tar o no su pela­je, esta­rá vie­jo y heri­do, pero nadie pue­de negar que Azku­na es todo un ani­mal polí­ti­co. Una fra­se suya, cual­quier fra­se suya, cor­ta el nudo insul­so de la reali­dad polí­ti­ca­men­te correc­ta y defi­ne cla­ra­men­te el anta­go­nis­mo, los ejes de pola­ri­za­ción prin­ci­pa­les sobre los que se ten­sio­na lo real. Su actua­ción en el asun­to Kukutza es el últi­mo ejem­plo. Para el alcal­de de Bil­bo no vale con ser demó­cra­ta, hace fal­ta ser legal, ver­da­de­ra y pro­fun­da­men­te legal. No sólo lega­li­za­do, mero cum­pli­dor de la ley ‑esos son los peores‑, es pre­ci­so ado­rar el orden y lo que este orden sos­tie­ne. Azku­na, como el cen­ti­ne­la de Kaf­ka, es un ser­vi­dor de la ley, per­te­ne­ce a la ley, y por eso es inac­ce­si­ble al jui­cio humano. Y es inú­til recor­dar, como el infor­tu­na­do Joseph K, que de este modo la men­ti­ra se ele­va a fun­da­men­to del orden mun­dial. Bas­ta con que esa men­ti­ra sea nece­sa­ria. Y resul­ta que la pro­pie­dad pri­va­da es nece­sa­ria. Lue­go irre­ba­ti­ble. Por eso, el alcal­de-cen­ti­ne­la dice que no va a tole­rar una sola ocu­pa­ción en nin­gún sitio, de nin­gún modo, bajo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia. Está defi­nien­do así, con meri­dia­na cla­ri­dad, la opción fun­da­men­tal que debe­ría sepa­rar la dere­cha jel­tza­le de la izquier­da sobe­ra­nis­ta: «socie­dad al ser­vi­cio de la pro­pie­dad» o «pro­pie­dad al ser­vi­cio de la sociedad».

Defen­sor obvio de la segun­da opción, el sobe­ra­nis­mo vas­co, podría refor­zar su impul­so arti­cu­la­to­rio de los años seten­ta y sobre la base de un dis­cur­so social avan­za­do, liga­do al desa­rro­llo de los valo­res autóc­to­nos de la soli­da­ri­dad y la pri­ma­cía de lo colectivo/​público, pro­po­ner un mode­lo de país inte­gra­dor de su diver­si­dad inter­na, al esti­lo de lo que de posi­ti­vo ha apor­ta­do ERC.

Si fue­ra ésta la evo­lu­ción de la doble estra­te­gia aber­tza­le, dis­tin­guien­do con inte­li­gen­cia la uni­dad hacia fue­ra y el anta­go­nis­mo hacia den­tro, el deba­te intere­sa­do que se quie­re impo­ner en los medios madri­le­ños acer­ca de quién va ser la fuer­za nacio­na­lis­ta hege­mó­ni­ca en el Con­gre­so, y la corre­la­ti­va pug­na inter­na acer­ca de quién es más o menos aber­tza­le, per­de­rían todo sen­ti­do. Se des­ve­la­ría así no el ver­da­de­ro deba­te, no vaya­mos a caer aho­ra en una nue­va ver­sión del reduc­cio­nis­mo mar­xis­ta, sino el doble pun­to nodal que en esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca pue­de per­mi­tir arti­cu­lar mejor las fuer­zas socia­les que con­du­cen a la eman­ci­pa­ción social y nacio­nal: el mode­lo de cre­ci­mien­to y el repar­to de la riqueza.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *