[Video] Calle 13 en los ojos diver­sos de Amé­ri­ca Latina

calle-13-rene-perezLos ojos más tris­tes que he vis­to en la vida los dibu­jó alguien sobre un muro más o menos gran­de. Se los vi en la cara a una indí­ge­na de bebé en los bra­zos, en Lati­noa­mé­ri­ca, el nue­vo video que fil­mó la agru­pa­ción puer­to­rri­que­ña Calle 13.

Has­ta ese momen­to había pre­fe­ri­do a Ade­le y a Flo­ren­ce. Por­que al soul y al indie rock los cono­cí, aun­que tar­de, a tiem­po. Y se me cru­za­ron en el camino con tur­bu­len­cia, como se me apa­re­cen las cosas esenciales.

Pero Ade­le y Flo­ren­ce y Anas­ta­cia (mucho más ave­za­da, vete­ra­na y rei­na del sprock) nun­ca fue­ron capa­ces de estru­jar­me el cora­zón. Escu­cha­dos todos los dis­cos y vis­tos todos los clips juro que no fue­ron capa­ces de sacar­me una lágri­ma. Lo más subli­me de mí. Lo más sala­do pero lo más sublime.

Debe ser por­que las euro­peas no tie­nen nada par­ti­cu­lar en los ojos. Tam­po­co las esta­dou­ni­den­ses (excep­to las ben­di­tas diop­trías de Anas­ta­cia) En cam­bio, los ojos del niño indí­ge­na en Lati­noa­mé­ri­ca, hun­di­dos a medias en un río sel­vá­ti­co, son dese­me­jan­tes. Tie­nen al con­ti­nen­te en las órbi­tas y bajo las cuen­cas sere­nas, que­jum­bro­sas casi, cobi­jan su des­tino. A su vez los de las ancia­nas lati­nas, de expre­sión sufri­da. Ine­quí­vo­ca. Y a su vez los de los hom­bres lati­nos. Y a su vez los ojos que alum­bran los ros­tros de las muje­res lati­nas (que no vaci­lan) Que miran a la cáma­ra y dicen “Aquí esta­mos de pie” y “Aquí se res­pi­ra lucha”.

Calle 13 tam­bién nació de la Pacha­ma­ma. Están com­pro­me­ti­dos has­ta la últi­ma fibra. Aun­que ni Resi­den­te ni Visi­tan­te sean des­cen­dien­tes direc­tos de ayma­ras, que­chuas o cual­quier otra etnia agri­cul­to­ra. Puer­to Rico les due­le. Los ojos de Puer­to Rico son los del con­ti­nen­te ente­ro. Son unos ojos espec­tra­les que evo­can fol­clor, extra­ñas iri­dis­cen­cias. Lo más puro y natu­ral. Eso es. Lo más puro y natural.

La van­guar­dia es el cor­pus de Calle 13 por­que la van­guar­dia solo nace de la aven­tu­ra. Y la aven­tu­ra les sale de la boca como a Nos­tra­da­mus las pre­dic­cio­nes pas­mo­sas. Como de la boca y los ojos de Alan Silli­toe (y de la plu­ma) bro­ta­ron las denun­cias más increí­bles del siglo XX inglés. Más increí­bles aún que las de los demás jóve­nes airados.

Lati­noa­mé­ri­ca tie­ne den­tro lo que Galeano lla­mó las venas abier­tas. Una metá­fo­ra temi­ble. Todas las arru­gas en los ros­tros que he vis­to has­ta aho­ra (poco tiem­po, muchas arru­gas) Las mar­cas que tie­nen sobre las manos diez hom­bres que empu­jan un camión de heno. Y las de un sie­te­me­sino que gatea des­nu­do sobre las are­nas de la pla­ya. El jugo de la tie­rra. Una naran­ja. Una ancia­na que aprie­ta entre las manos el retra­to del hijo muer­to. La Ope­ra­ción Cón­dor. Lati­noa­mé­ri­ca es una efi­gie tre­me­bun­da. El fres­co de la tie­rra de las len­guas roman­ces. La Patria Grande.

La patria de los héroes secre­tos más que de los héroes públicos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *