Los niños no que­re­mos a Azku­na, gora “Kukutza”!!!- Mai­té Cam­pi­llo

Kai­xo Mai­té!!!
Esta­mos muy tris­tes, por­que nos han rom­pi­do los malos y el señor “Astu­na”, el Cen­tro Kul­tu­ral de Rekal­de “Kukutza”.
Un día subimos a una con­cen­tra­ción de Kukutza y los malos nos que­rían pegar pero nos esca­pa­mos.
Ya cum­plí 4 años, y soy muy fuer­te, le voy a qui­tar el dine­ro a “Astu­na” ( el que van a ganar cuan­do hagan las vivien­das en el terreno don­de esta­ba Kukutza), y con cello voy a arre­glar el teja­do y con pega­men­to voy a pegar las pare­des y el dine­ro se lo voy a dar a Kukutza , y aun­que tiren Kukutza noso­tros vamos a ir a otro sitio y lo vamos a hacer mas gran­de y mas boni­to y con mas cosas y jue­gos. Me gus­ta mucho jugar a balón, ya se nadar sólo y bucear con gafas y tubo y vamos a ir a hacer pira­guas. Tam­bién me gus­ta mucho la ande­re­ño, se lla­ma como ama, Iratxe, voy muy con­ten­to a la Ikas­to­la, Abu­su Ikas­to­la. me por­to bien y no jue­go a peleas y ten­go muchos ami­gos: Olatz, Alba, Aitor, Beñat, Ahi­zea , Uxue, Iker, Alaiz, Ohia­ne, Iñi­go… *badau­kat pati­ne­te berria jolas­te­ko (ten­go un pati­ne­te nue­vo para jugar). Hoy duer­mo con ama por­que paja­ri­to voló, pero ama dice que vol­ve­rá. Ten­go sue­ño, un beso gran­de,
gran­de, muxu andi bat”
Aiert.

El mar­ti­llo, el mar­ti­llo!, para qué yo que­rer hacha gigan­te, tron­cos no hay, de leña digo! lo que quie­ro es el mar­ti­llo ‑alguien gri­ta des­de la volu­mi­no­sa estruc­tu­ra- esto es un galli­ne­ro!, y el calor sube al ale­ro.
Los Sal­tim­ban­quis irrum­pen a la hora acor­da­da, sobre el inmen­so pabe­llón don­de se ha ins­ta­la­do la gran torre; se dis­fra­zan de bri­ga­da pro­le­ta­ria, son los volun­ta­rios de per­fo­mans que quie­ren ayu­dar en la, “fusión”, en este nue­vo mon­ta­je de arte, de puri­to dra­má­ti­co.

La enor­me nave de los com­pa­ñe­ros, esos días más pare­cía un ras­tro de feria que espa­cio de ensa­yo. Todo el ves­tua­rio secán­do­se de la trom­ba de agua que entró entre las ren­di­jas airo­sas del techo. Hachas de peso con­si­de­ra­ble, enor­mes, de Aiz­ko­la­ri, sie­rras eléc­tri­cas ya famo­sas en sus gran­des y espec­ta­cu­la­res mon­ta­jes de calle, moque­tas para ejer­ci­cios plás­ti­cos, sople­tes, cas­cos, etc. y todo por­que no die­ron la alar­ma de esa arma­da tor­men­ta loca, y yo allí, entre bam­ba­li­nas espe­ran­do la posi­bi­li­dad de mi ensa­yo y espa­cio sobre la monu­men­tal torre.

Para rela­jar­me y cur­tir la hume­dad a lazo de recuer­dos, me dio por ima­gi­nar, al volun­ta­rio gru­po de mara­vi­llo­sos pro­fe­sio­na­les, en tan fre­né­ti­ca fae­na, más dicha­ra­che­ros que la pro­pia tor­men­ta con su voz de llu­via. Allí empe­cé a sol­tar­les a todos de una pun­ta a otra de Bil­bo ‑de Rekal­de a Deus­to, don­de se encon­tra­ban los dos gran­des espa­cios de ensa­yo esos días. Des­de esta inmen­su­ra­ble nave , indus­trial en otros tiem­pos, hoy, dedi­ca­da en pies y alma al arte y tam­bién, a las llu­vias de carác­ter tro­pi­cal; las pare­des llo­ran a for­ces de trom­bas de agua, true­nos, relám­pa­gos, ¡es el dilu­vio!; chi­rrían, cuar­tean, des­con­chan, vomi­tan… ¡Abrir ven­ta­nas, per­sia­nas, que entre el aire! ‑de qué aire habla ese, frío, llu­via!- a lim­piar vamos rápi­do!, a reco­ger lagu­nas, esas bol­sas hen­chi­das de hume­dad, daros pri­sa!, -¿y el ves­tua­rio?, hay que acer­car los per­che­ros , exten­der lo que se pue­da lo más cer­ca de la estu­fa… Den­tro de mi ima­gi­na­ción, empe­za­ron a lle­var en sus cuer­pos otros seres más de la sel­va huma­na de otros tiem­pos, tan iden­ti­fi­ca­dos, les vi con los per­so­na­jes, que ni rechis­ta­ron!.

Tra­ba­ja­ron con ahín­co, sobre­po­nién­do­se a la catás­tro­fe como labo­rio­sas hor­mi­gas, en silen­cio y en cade­na daban ejem­plo; se les ve entre­te­ni­dos, feli­ces brin­dan­do humor, mira­das boni­tas. Poco a poco iban trans­for­man­do “el ras­tro” som­brío de aquel lugar ‑a pesar de la bru­tal inves­ti­da del cóle­ra de las nubes negras que pre­ten­die­ron, cui­ta­das ellas, des­mo­ra­li­zar­nos, ¿cómo?, noooo… No hay otra!, que ajus­tar eco­no­mía, no hay otra!, que jun­tar dio­ses y ánge­les con sata­nes; hoy los amos de las arcas no suel­tan a la resis­ten­cia “anti glo­ba­li­za­ción” ni pla­ta, ni marras, ni loca­les suel­ta y, puta que tra­ba­ja­mos para crear y crea­mos!.

Pese a que el pabe­llón, seguía sien­do un espa­cio loco, que apun­to estu­vo el pri­mer día por hacer­me emi­grar de nue­vo a otros ale­ros; hete ahí la cosa!, peque­ña rela­ja­ción de res­pi­ra­ción, cier­tos pasei­tos sal­ta­ri­nes entre char­co y char­co por la nave y, aque­llo empe­zó a ser más legi­ble!, las nubes negras, tem­blo­ro­sas, se ale­ja­ron impo­nen­tes, y los ojos de mi gen­te se impu­sie­ron sobre el inmen­so espa­cio, como estre­llas gigan­tes. Empe­za­ba a pare­cer­se mas, mucho mas a un “galli­ne­ro”, que feria medie­val entre cubos para gote­ras ince­san­tes y gote­ro­nes como boca­na­das de cana­lón de hoja­la­ta. La cons­tan­cia, de la Bri­ga­da Pro­le­ta­ria, sur­gió sus efec­tos, dis­pues­tos a las trans­for­ma­cio­nes y dejar atrás los con­tra, los des­ai­res ins­ti­tu­cio­na­les ‑eco­nó­mi­cos- lla­ma­dos cul­tu­ra­les, per­so­nan­do el tiem­po de vic­to­rias. Atrás, atrás los pro­ble­mas, la soga al cue­llo, ellos son los cobar­des!. Dis­pues­tos a lo que fue­ra por poder ver en pla­tea a una actriz dra­má­ti­ca, y capa­ces de con­ver­tir aque­llo en un, “tea­tra­zo ofi­cial”, aun­que hubie­ra que subir a la luna, por los gran­des cor­ti­no­nes y ara­ñas de luz, ellos ya habían demos­tra­do, en mil oca­sio­nes, ser más que mere­ce­do­res del Cir­co del Sol!. Al tiem­po, empe­zó a pare­cer aque­llo un jar­dín rural eco­ló­gi­co, más que “leo­ne­ra”.

¡Qué bien les ven­dría aque­lla expe­rien­cia a los, “doc­to­ra­dos”, para sus ejer­ci­cios, “espi­ri­tua­les”, de buta­ca sobre los sen­ti­dos; pul­mo­nes, nariz, olfa­to… ¡Había­mos per­di­do el olfa­to!, y los hue­sos, agüi­ta!, chi­qui­to pro­ble­ma hue­so y hume­dad jun­tos!!!, y “la sucie­dad” que gene­ró, con todo, inclui­do el des­tro­zo de ves­tua­rio ya inser­vi­ble, etc., tre­men­da hume­dad duran­te sema­nas y, tie­nes que ves­tir­te, des­ves­tir­te para los ensa­yos, bolu­da tor­men­ta aque­lla!. Las llu­vias estro­pea­ron todo, deján­do­nos más como “ocu­pas” a la intem­pe­rie, que como actriz dra­má­ti­ca inter­cam­bian­do expe­rien­cias con acró­ba­tas bri­llan­tes.

En aquel espa­cio, se nece­si­ta­ba un gran aumen­to en todo para ver­nos y oír­nos, pobres direc­to­res de esce­na de ambos gru­pos!, a la altu­ra de los gigan­tes techos que me halla­ba, sus cuer­pos, como infi­ni­tas som­bras fan­tas­mas inti­mi­da­do­ras, chooo, aco­jo­na la alti­tud!… Vuel­vo a sol­tar­les a todos por la sel­va de cemen­to, nece­si­to des­co­nec­tar de la ten­sión que supo­ne la altu­ra de la gran torre, me inclu­yo entre ellos, dejo a un lado el monó­lo­go y camino por la “sel­va” en pleno cora­zón biz­kaino, tal como si estu­vié­ra­mos jugan­do a la rayue­la, una for­ma de des­can­sar diez minu­ti­cos, mien­tras, pien­so en los com­pas que me espe­ran a la sali­da, Gontxal, el maes­tro txa­la­par­ta­ri ‑iré direc­ta hacia Rekal­de a ensa­yar Txa­la­par­ta con los cole­gas, hoy están todos allí- y mis meji­llas tomar un calor esti­mu­lan­te al pen­sar en ellos.

No me he pre­sen­ta­do cole­gas, soy crá­neo rapa­do, una espe­cie de luna lle­na “tras­no­cha­da” ‑dicen los ami­gos que no hago más que dar vuel­tas con la his­to­ria, la de la vida vamos!- Y, es que lle­vo días sin dor­mir bien, no se cómo ubi­car al per­so­na­je en el “galli­ne­ro del cuar­tel” de la torre. Subo de nue­vo a ella, has­ta la pun­ta, ñooo…!, que balan­ceo, se me enco­je la tri­pa! Hay que meter horas para pen­sar cómo enca­jar al,“Tito”, en ese espa­cio!!! Nada fácil, las inquie­tu­des del uru­gua­yo Rosen­cof son algo extre­mas, no lo pusie­ron fácil los mili­ta­res! Y, entre tan­to y tan­to, lle­ga el autor de la obra …

Se enfa­dó Rosen­cof en el pri­mer momen­to!, no le sen­tó pero que nada bien, que su per­so­na­je lo inter­pre­ta­ra una mujer ¡“Aiva­dios”!… y eso con el pelo rapa­do al cero!!!. Pero cam­bió, por supues­to, nos fui­mos hacien­do ami­gos, en el cam­po de la inter­pre­ta­ción, digo. Y, es que un hom­bre como Mau­ri­cio, mili­tan­te, repre­sa­lia­do, dra­ma­tur­go, perio­dis­ta, inter­pre­ta­do por una mujer… ¿Aca­so no hubo muje­res Tupa­ma­ras?, así fue poco a poco, con­si­guién­do­se un reman­so de opti­mis­mo y dis­fru­te, sin igual.

Pese a todo esfuer­zo, ami­gos, aque­llo seguía rezu­man­do hume­dad y el ves­tua­rio que encar­na­ba “El Bata­raz”, (¡pobre gallo!), lo can­ta­ba sí sí, qué olor tomó; eso sí, ¡la bri­ga­da pro­le­ta­ria tra­ba­jó!, se res­pi­ra mejor, tro­pe­za­ba con menos arti­lu­gios sin uso y la nariz des­ma­yó para nada ya ofen­di­da. Qui­zá hoy Gar­del esté con­ten­to ‑pen­sé, “El Bata­raz”, podrá ganar la pelea. Aque­llo, empe­za­ba a tomar tem­pe­ra­tu­ra y pul­so; el “Ring”, ya dis­pues­to sobre are­na sequi­ta favo­re­ció a la “Bata­ra­za” que lle­va­ba den­tro. Su esplen­dor y fuer­za para la pelea se impo­nía den­tro de mi, y todo, gra­cias a la com­par­sa paria de jóve­nes Mar­tia­nos. Cada vez el recin­to, mas ellos menos “yo”, es decir menos recin­to de pelea. Ja,ja,ja!, adios al Ring!, apa­re­ció Té, pas­tas, cho­co­la­te calen­ti­to… Era evi­den­te que la obra les gus­ta­ba, todo lo inten­ta­ron, con el mayor silen­cio en los ensa­yos. Movi­mien­to de tras­tos inú­ti­les, fue­ra!, se para­ban silen­cio­sos a escu­char… ÑOOO, ¡tea­tro puro!, tre­men­do dra­ma el de “los tre­ce rehe­nes Tupa­ma­ros”, tre­men­do monó­lo­go con tan­to per­so­na­je, mane­ra de des­do­blar­se tu!. Comen­ta­ban en susu­rros, unos a otros, ‑deja, deja cosas por ahí, no se te ocu­rra lim­piar, que la com­pa­ñe­ra es alér­gi­ca al pol­vo y está ensa­yan­do; lim­pia­re­mos maña­na, alar­ga la cosa que quie­ro venir todos los días a los ensa­yos, esto ya es una escue­la viva, apren­der arte dra­má­ti­co, de ver­dad, y no en las escue­las!!!

Las pare­des oje­ro­sas de aque­lla nave, empe­za­ron a tomar el bri­llo de las mira­das de los [email protected] lucha­do­res, que con tal de no per­der un ensa­yo, relle­na­ban hue­cos invi­si­bles con agua­plás ¡veían desollo­nes, gol­pes en las pare­des por toda la inmen­sa nave indus­trial! Y, lo mas impor­tan­te, lo hicie­ron por volun­tad y eco­no­mía pro­pia! Así es, como todo fue toman­do rit­mo y plu­ma­je de cas­ta tupa­ma­ra, y empe­zó a bri­llar sobre la inmen­sa lon­ja una par­te de la his­to­ria uru­gua­ya en Eus­kal Herria, con carác­ter pro­pio. Yo, seguía vibran­do, ladeán­do­me “asus­ta­da” sobre la torre, cel­da, don­de se encon­tra­ba -“enjau­la­do el Tito”- como sím­bo­lo de la resis­ten­cia tupa­ma­ra. Ahí, pega­di­ta a él, y con él al pue­blo lucha­dor uru­gua­yo…

PD.
Actuar en tea­tros den­tro de museos de la his­to­ria fue mara­vi­llo­so, pero el tea­tro de la Sala Che Gue­va­ra, fue entra­ña­ble y el equi­po de direc­ción y coor­di­na­ción en aque­llos momen­tos, para no olvi­dar.
La lle­ga­da del Fes­ti­val de Tea­tro de La Haba­na, la espe­ra­ban muchos ami­gos, actos y rela­cio­nes sor­pren­den­tes. Agra­de­cer, para sin­te­ti­zar, des­de mi apor­ta­ción como actriz, a la orga­ni­za­ción de Abial­dia; nun­ca podré olvi­dar (como cas­te­llano par­lan­te), la invi­ta­ción para tomar par­te de los actos pro­gra­ma­dos. Qué podría ofre­cer yo en esos momen­tos sino “EL BATARAZ”! Siem­pre fui cons­cien­te de la impor­tan­cia del tea­tro como com­pro­mi­so; mi monó­lo­go era eso, un com­pro­mi­so social para con la Liber­tad y su lucha, para con los sue­ños que la ali­men­tan… La actua­ción para Abi­lan­dia fue en el her­mo­so y pecu­liar espa­cio de la sala de La Mer­ced “Bil­bo Rock”… Hora y día duro, los heli­cóp­te­ros ron­da­ban insis­ten­te­men­te al ace­cho, el silen­cio en todo Bil­bo era sepul­cral, en el Kas­ko vie­jo don­de se ubi­ca la sala sólo se veían heli­cóp­te­ros arra­san­do baji­to, empe­za­ba a cun­dir el páni­co, las ame­na­zas, la repre­sión se sen­tía, aún sin nadie por las calles… Los téc­ni­cos envia­dos pidie­ron sus­pen­der la actua­ción… todos los ojos me mira­ron, ‑no, que­dan 15 minu­tos. -¡Pero ten­dría que estar la calle a tope…! Hoy la gen­te no sal­drá de casa, nos reven­ta­ran la actua­ción, no es un día para que se abran tea­tros- Sí lo es, ‑res­pon­dí- sí, si vie­ne gen­te, la que sea, actua­ré y… sí, “los muy valien­tes” se arries­ga­ron, se enca­ra­ron, entra­ron en la emble­má­ti­ca sala. Creo que ha sido mi mejor inter­pre­ta­ción. Resis­ten­cia ha sido siem­pre mi com­pro­mi­so con la his­to­ria. Se hace nece­sa­ria otra mar­cha, y como enton­ces, la CULTURA debe ocu­par un lugar des­ta­ca­do en la lucha antim­pe­ria­lis­ta por la liber­tad que nos corres­pon­de a todos.

Tea­tro, sinó­ni­mo de cul­tu­ra popu­lar, amplio mun­do artís­ti­co car­ga­do de futu­ro, van­guar­dia escé­ni­ca sin paran­gón; con él se cami­na en ese sen­ti­do, todo es camino:
ONGI ETORRI ABIALDIA, ASKATASUNA!!!
GORA KUKUTZA, AURRERA!!!

PD.
La acción poli­cial cum­plió las ame­na­zas de los últi­mos meses sobre Kukutza. Des­tru­yó el cen­tro, gol­peó las ilu­sio­nes popu­la­res, y un her­mo­so pro­yec­to cul­tu­ral colec­ti­vo. Un pro­yec­to que había con­ver­ti­do, el aban­dono de cua­tro pare­des fan­tas­mas de una fábri­ca en un eje ten­ta­dor, más que una “atrac­ción” en sí cul­tu­ral, algo de todos, hecho por todos, vivi­do entre todos, como es la cul­tu­ra que ema­na de los pue­blos, es decir, en una “fábri­ca” de sue­ños en cade­na rea­li­za­bles capa­ces de trans­for­mar la vida dia­ria de un barrio en algo equi­pa­do, con metas, coor­di­na­do, par­ti­ci­pa­ti­vo, aso­cia­ti­vo, sin áni­mo de lucro ‑y ésto, a la altu­ra en la que se encuen­tra la glo­ba­li­za­ción “cul­tu­ral”, a la que hemos lle­ga­do… que exis­ta en un barrio obre­ro un cen­tro con ser­vi­cios capaz de inte­grar como alter­na­ti­va a los jóve­nes del barrio, es mucho! Adios a los cimien­tos don­de se fun­da­men­tó la crea­ti­vi­dad colec­ti­va, a un pro­yec­to san­gra­do des­de aba­jo, que ema­nó de hom­bres y muje­res, cha­va­les y cha­va­las volun­ta­rios de la par­ti­ci­pa­ción, inte­gra­ción, gen­te “natu­ral” como la vida mis­ma; pero… cla­ro, cla­ro, eso es inquie­tud, cui­da­di­to!, el espec­tácu­lo lla­ma­do cul­tu­ra no quie­re eso… las empre­sas de la incul­tu­ra tam­po­co… los man­da­ta­rios menos, que ya son euro­peeeooos!!!, glo­ba­li­za­ción, con­trol, glo­ba­li­za­ción!!!

Mai­té Cam­pi­llo (actriz)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *