Ven­ce­do­res y ven­ci­dos – Iña­ki Ega­ña

A veces ten­go la impre­sión de que tene­mos con­trin­can­tes polí­ti­cos, inclu­so enemi­gos, todo hay que decir­lo, que son pési­mos pen­sa­do­res. Se mue­ven por pasio­nes. Y bien lo saben ami­gos y cer­ca­nos que no soy de los que inci­tan a la pedan­te­ría y menos aún al alar­de de jue­gos y recur­sos lite­ra­rios. La lec­tu­ra de la pren­sa dia­ria, com­bi­na­da con esa mara­vi­lla de inter­net que deja ras­tro de san­de­ces, fra­ses apo­ca­líp­ti­cas y decla­ra­cio­nes de inten­cio­nes, es un ejer­ci­cio para tomar la tem­pe­ra­tu­ra a unos y otros.

A nues­tra gene­ra­ción le ha toca­do enfren­te una cla­se polí­ti­ca de ínfi­ma cate­go­ría. Humo con cor­ba­ta. Son bur­dos, ancla­dos en posi­cio­nes ultra­mon­ta­nas, que citan a la demo­cra­cia, a los dere­chos huma­nos, a la liber­tad como podían estar ampa­ran­do tor­tu­ras, vio­la­cio­nes, robos, inclu­so ase­si­na­tos. Les es indi­fe­ren­te. Pue­den hablar con los mis­mos ges­tos de una o de otra. La excu­sa del todo vale es la úni­ca. Y vaya que la apli­can con escru­pu­lo­si­dad.

Déjen­me un quie­bro antes de entrar en mate­ria. Estos días hemos asis­ti­do a una tele­vi­si­va hagio­gra­fía (vida de san­tos) sobre Mario Onain­dia. Una de esas habi­tua­les his­to­rias, de esta ya decla­ra­da y uni­la­te­ral bata­lla por el rela­to, con las que nos van a macha­car en los pró­xi­mos meses. Al esti­lo John Way­ne, indios y vaque­ros. Bue­nos y malos.

A pesar de los años no deja de sor­pren­der­me lo tos­co y ram­plón del men­sa­je. Pare­ce que nos haya­mos retro­traí­do a los años 50 y 60, una eter­ni­dad, cuan­do la pala­bra «defec­to» había des­apa­re­ci­do del dic­cio­na­rio del poder y, por exten­sión, de sus minis­tros. Es decir, Mario Onain­dia era John Way­ne y, en con­se­cuen­cia, su medio era el per­fec­to. Inma­cu­la­do. Entre ellos Juan José Rosón, el muy macho minis­tro del Inte­rior de aque­lla épo­ca, denun­cia­do por dece­nas de muje­res por «apo­lo­gía de la vio­la­ción» e «inci­ta­ción de la vio­len­cia con­tra las muje­res». Él tam­bién era de los bue­nos. Dis­ney­lan­dia.

A lo que iba. A lo que anun­cia­ba en el títu­lo. Duran­te años, duran­te déca­das, esa cla­se polí­ti­ca de enfren­te se ha pasa­do un tele­dia­rio sí y otro tam­bién apun­tan­do que eso de un con­flic­to iden­ti­ta­rio en Eus­kal Herria con rela­ción a sus veci­nos era un cuen­to chino. Que a lo mejor exis­tía un pro­ble­ma entre vas­cos y que Espa­ña era ajeno al mis­mo.

Hoy, por el con­tra­rio, sí ha exis­ti­do un con­flic­to. Siem­pre y cuan­do el rela­to sea favo­ra­ble. Y que por lo vis­to está con­clu­yen­do. Lo aca­ban de seña­lar, ade­más, con un títu­lo tele­vi­si­vo: «Ven­ce­do­res y ven­ci­dos». Cos­pe­dal, Rosa Díez, Rober­to Lertxun­di, Bar­ci­na… Hace unos días, des­de las pági­nas de «El País» se mofa­ban de «un tal Currin», bajo ese epí­gra­fe pre­ci­sa­men­te, «Ven­ce­do­res y ven­ci­dos». Para aña­dir, sin com­ple­jos, que des­de «1977 hay una demo­cra­cia com­ple­ta y en Eus­ka­di no ha exis­ti­do nin­gu­na gue­rra o con­flic­to que per­mi­ta hablar aho­ra de paz y de ven­ce­do­res o ven­ci­dos». ¿En qué que­da­mos?

Lo que unos y otros sabe­mos, al mar­gen de los jue­gos mala­ba­res y la nece­si­dad de seguir relle­nan­do las pági­nas de los dia­rios para cubrir el expe­dien­te corres­pon­dien­te, es que exis­te un con­flic­to his­tó­ri­co. Me dirán que la cole­ti­lla es recu­rren­te. Pero es cier­to. Cuan­do Zapa­te­ro, pre­si­den­te toda­vía del Gobierno espa­ñol, seña­la que «El DNI espa­ñol es el que per­mi­te que los ciu­da­da­nos vas­cos ten­gan dere­chos», está dicien­do que fue­ra de ese car­net está la fosa y, lo más obvio, la fal­ta de dere­chos. Ame­na­za.

Y, sobre todo, impu­ni­dad. Impu­ni­dad para quie­nes han hecho posi­ble que cuan­do el pre­si­den­te del Gobierno apun­ta­ra fra­ses tan exclu­yen­tes y anti­de­mo­crá­ti­cas lo fue­ra por­que se sin­tie­ra ava­la­do. Las deu­das del Esta­do con sus ser­vi­do­res son kilo­mé­tri­cas. Lar­guí­si­mas. Por eso están tan ata­dos unos y otros. Gui­ñol.

Y a que el con­flic­to que no exis­tía ayer, o que era tapa­do, o que se borra­ba del dic­cio­na­rio, que unos días era y otros no, o que se tra­ta­ba de una inven­ción de esas que denun­cia­ba el filó­so­fo Sava­ter… ya me he per­di­do. Decía que ya que tenía un ori­gen his­tó­ri­co, no esta­ría de más acu­dir al archi­co­no­ci­do dis­cur­so de Areil­za en la toma de Bil­bao por los fran­quis­tas en 1937. Me dirán que sir­ve de relleno para artícu­los, cró­ni­cas y ven­gan­zas. Es pro­ba­ble. Pero nun­ca un dis­cur­so fue tan para­dig­má­ti­co, sin maqui­lla­je, sobre las inten­cio­nes del ponen­te:

«Que que­de esto bien cla­ro: Bil­bao con­quis­ta­do por las armas. Nada de pac­tos y agra­de­ci­mien­tos pós­tu­mos. Ley de gue­rra, dura, viril, inexo­ra­ble. Ha habi­do ¡vaya que si ha habi­do Ven­ce­do­res y Ven­ci­dos!; ha triun­fa­do la Espa­ña, una, gran­de y libre. Ha caí­do ven­ci­da para siem­pre esa horri­ble pesa­di­lla sinies­tra y atroz que se lla­ma­ba Euz­ka­di». Hoy Areil­za, según el rela­to, es un demó­cra­ta.

La cla­se polí­ti­ca espa­ño­la había nega­do la exis­ten­cia de un con­flic­to, había demo­ra­do al máxi­mo la apli­ca­ción de un Esta­tu­to de Auto­no­mía… había recha­za­do la exis­ten­cia de un suje­to, el pue­blo vas­co, due­ño de su des­tino. Pero cuan­do mili­tar­men­te la derro­ta fue posi­ble, enton­ces el con­flic­to que no exis­tía apa­re­ció. Sur­gió como por arte de magia. Que­da­ba resuel­to.

Javier Are­nas ha sido, en esta últi­ma épo­ca, quien ha logra­do sin­te­ti­zar esa mis­ma idea: «Des­pués de aca­bar con el terro­ris­mo, el obje­ti­vo es aca­bar con los que hacen plan­tea­mien­tos de rup­tu­ra». La idea beli­ge­ran­te que tenía pre­ci­sa­men­te Von Clau­se­witz: «La gue­rra es una con­ti­nua­ción de las rela­cio­nes polí­ti­cas, una ges­tión de las mis­mas con otros medios».

Ya sé que esta vez pue­de pare­cer pedan­te asis­tir a una nue­va cita. Un artícu­lo recar­ga­do. Pero es uno de mis favo­ri­tos, tal como el de los bro­kers neo­yor­qui­nos o los estu­dio­sos de estra­te­gias mili­ta­res: «La inven­ci­bi­li­dad es una cues­tión de defen­sa, la vul­ne­ra­bi­li­dad es una cues­tión de ata­que». Lo dijo Sun Tzu hace tan­to tiem­po que lo con­tem­po­rá­neo suyo se guar­da en museos. No así sus escri­tos.

Y esa es pre­ci­sa­men­te la inven­ci­bi­li­dad, la vic­to­ria de un sec­tor del pue­blo vas­co que ha sabi­do man­te­ner duran­te años sus señas de iden­ti­dad. A pesar de un aco­so sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria euro­pea pos­te­rior a la gue­rra mun­dial. A pesar de una sin­to­nía sin pre­ce­den­tes entre todos los sec­to­res espa­ño­les, inclu­so los que una vez fue­ron repu­bli­ca­nos. La soli­dez de esta defen­sa (ama­ren etxea) ha sido tan noto­ria que has­ta noso­tros mis­mos nos hemos que­da­do sor­pren­di­dos del éxi­to de la mis­ma.

En cam­bio, la par­te que aho­ra se arro­ga la vic­to­ria, los «ven­ce­do­res» en este rela­to que están cons­tru­yen­do de «ven­ce­do­res y ven­ci­dos», ya está demos­tran­do, siguien­do la este­la de Sun Tzu, su vul­ne­ra­bi­li­dad. En cam­po abier­to son tan frá­gi­les como Odón Elor­za en su derro­ta. Era men­ti­ra lo que decían. Jamás han sido tole­ran­tes, res­pe­tuo­sos. Ni siquie­ra muchos de ellos demó­cra­tas. Nos que­da­rá la duda de por qué hemos per­di­do tan­to tiem­po en sal­vas.

Hay una cró­ni­ca de «ven­ce­do­res y ven­ci­dos», sem­pi­ter­na, revan­chis­ta, facha… muy espa­ño­la. Una his­to­ria que nos obli­ga a leer per­ma­nen­te­men­te la his­to­ria. Qui­zás tenía razón Alfon­so Ussía, el enfer­mi­zo, al que las dos con­so­nan­tes repe­ti­das de su ape­lli­do per­mi­ti­rían el chis­te fácil, cuan­do escri­bía: «Es un rollo maca­beo escri­bir de los vas­cos. Por­que antes que aldea­nos, pale­tos y ado­ra­do­res del ombli­go, son raros». Es cier­to. Qui­zás somos raros, por­que en un esce­na­rio tan espe­cial como el que esta­mos vivien­do yo, per­so­nal­men­te, ten­go la impre­sión de que los obje­ti­vos están más cer­ca que nun­ca. ¿Ven­ci­dos? Jus­to lo con­tra­rio.

Y tal y como decía hace unos días en una char­la orga­ni­za­da por Inde­pen­tis­tak Sarea que com­par­tí con Ramón Labaien, las nacio­nes acce­den a la liber­tad por dos puer­tas. No es por­que lo apun­ta­ra Lenin, sino por el sen­ti­do común: por acu­mu­la­ción de fuer­zas (mayo­ría sim­ple, ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción) y por estar en el lugar ade­cua­do en el momen­to opor­tuno. La caí­da del Muro de Ber­lín nos dejó unos cuan­tos ejem­plos. En ple­na cri­sis euro­pea, ambas puer­tas las tene­mos abier­tas. Con­flu­yen los astros en nues­tro bene­fi­cio.

Ramón Labaien son­reía y aña­dió que, en ese caso, la tarea que nos que­da es ardua. Gogo­rra, según el ex alcal­de donos­tia­rra. Dis­cre­pé y dis­cre­po. Lo más seve­ro de este pro­ce­so ya lo hemos cubier­to. Que­da lo sen­ci­llo, subir­nos a la ola, como un sur­fis­ta expe­ri­men­ta­do. No vamos a tener jamás dos o tres gene­ra­cio­nes como las que hemos teni­do, con la gene­ro­si­dad vital que han ofre­ci­do. Han lle­na­do cár­cel y exi­lio. Por eso, ha lle­ga­do la hora de reco­ger las nue­ces.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *