Wall Street: El pue­blo no tie­ne otra opción que ir a la calle – James Petras

Comen­ta­rio para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras des­de Nue­va York, Esta­dos Uni­dos. Lunes 3 de octu­bre de 201

Chury: Oyen­tes, el gus­to de rein­cor­po­rar­nos, de estar con uste­des en el micró­fono para dar­le la bien­ve­ni­da a James Petras allí en Esta­dos Unidos.

Petras: El prin­ci­pal tema obvia­men­te son las gran­des pro­tes­tas que están ocu­rrien­do con­tra Wall Street, en la calle Wall Street e inclu­so en lo que lla­ma­mos aquí el Par­que de la Liber­tad, don­de están agru­pa­dos los acam­pan­tes pre­pa­rán­do­se para la con­ti­nua­ción de la lucha.

Chury: Por suer­te Petras que estás tú para des­cri­bir­nos todo eso por­que sabes que las gran­des cade­nas tra­tan de qui­tar­le enti­dad a todo eso. Te deja­mos en el comen­ta­rio de todo lo que ha acon­te­ci­do y lo que está aconteciendo.

Petras: Muy bien. Empe­za­mos con la impor­tan­cia que tie­ne por­que ya son dos sema­nas que los prin­ci­pa­les gru­pos e indi­vi­duos están acam­pa­dos. Pero con el tiem­po está cre­cien­do a sal­tos, geo­mé­tri­ca­men­te. Empe­za­ron algu­nos cien­tos que aho­ra se han mul­ti­pli­ca­do a miles y tal vez vaya más allá por muchas razo­nes. Prin­ci­pal­men­te ¿cómo expli­ca­mos esta explo­sión de pro­tes­ta, de mar­chas, de actua­cio­nes civi­les con­tra Wall Street? En los EE.UU. las mayo­rías con mucho des­con­ten­to han cre­ci­do. Las últi­mas encues­tas hace una sema­na, mues­tran que más del 80% de la pobla­ción está muy des­con­ten­ta con las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y casi el 90% está con­tra Wall Street y los sec­to­res finan­cie­ros. Enor­mes mayo­rías que has­ta aho­ra han sido silen­cio­sas o sim­ple­men­te muy frustrados.

Y de repen­te algu­nas per­so­nas ‑y digo eso por­que no hay nin­gu­na orga­ni­za­ción que esté mon­tan­do esta pro­tes­ta- sino que exis­ten peque­ños núcleos de per­so­nas que empe­za­ron este cam­pa­men­to de pro­tes­ta a tres cua­dras de Wall Street. En el pri­mer momen­to algu­nos tra­ta­ron de mar­char a Wall Street para enfren­tar a los espe­cu­la­do­res. En el momen­to que salen del Par­que de la Liber­tad la poli­cía empe­zó a repri­mir­los, gol­pear­los y encar­ce­lar­los. Y eso pro­vo­ca la ira de muchos ciu­da­da­nos en Nue­va York y atrae la aten­ción. Y a par­tir de una sema­na y media empie­zan a mul­ti­pli­car­se los participantes.

En este pro­ce­so los sin­di­ca­tos de la ciu­dad de Nue­va York, los trans­por­tis­tas, los maes­tros, los emplea­dos públi­cos, toda la direc­ción sin­di­cal de la ciu­dad de Nue­va York empe­zó a apo­yar la pro­tes­ta. Y a par­tir de eso se mul­ti­pli­có en miles de par­ti­ci­pan­tes en una mar­cha cru­zan­do el puen­te de Brooklyn. Este puen­te vin­cu­la con Manhat­tan y es un puen­te muy impor­tan­te. Pero la poli­cía ata­có y arres­ta­ron a más de 700 par­ti­ci­pan­tes pací­fi­cos. Eso tuvo un efec­to incen­dia­rio por­que todos los prin­ci­pa­les sin­di­ca­tos nacio­na­les empe­za­ron a tomar posi­cio­nes en favor de la denun­cia de Wall Street.

Y aho­ra muchos per­so­na­jes como auto­res, acto­res de Holly­wood, inte­lec­tua­les y los prin­ci­pa­les jefes de la Con­fe­de­ra­ción sin­di­cal se han pro­nun­cia­do. Eso ha teni­do otro efec­to, prin­ci­pal­men­te la exten­sión de las pro­tes­tas a otras ciu­da­des como San Fran­cis­co, Los Ánge­les y Bos­ton que han teni­do sus pro­pias pro­tes­tas con­tra el capi­tal finan­cie­ro. Obvia­men­te no hay Wall Street en todas las ciu­da­des, pero tie­nen sus cen­tros finan­cie­ros que son el blan­co de estas protestas.

Aho­ra, ¿cómo expli­ca­mos todo eso? Wall Street, el nom­bre, es el sím­bo­lo y el con­te­ni­do de todo lo que es peor en los EE.UU. Es una repre­sen­ta­ción por ejem­plo, de lo que es la finan­cie­ri­za­ción de la eco­no­mía, don­de los recur­sos esta­ta­les y las inver­sio­nes están con­tro­la­dos por el capi­tal finan­cie­ro que está des­tru­yen­do indus­trias, empleo y cam­bian­do el carác­ter de la eco­no­mía per­ju­di­can­do a muchos sec­to­res productivos.

Segun­do, Wall Street repre­sen­ta las gran­des des­igual­da­des en el país. En Nue­vo York, en par­ti­cu­lar en Manhat­tan, el uno por cien­to de la pobla­ción con­tro­la el 60 por cien­to de la rique­za. Es decir, las des­igual­da­des en Manhat­tan son peo­res que en Gua­te­ma­la, son peo­res que en Bra­sil, son peo­res que en todos los paí­ses del mun­do occi­den­tal nor­te y sur. Y esa tam­bién es otra razón por la que hay esta bron­ca con­tra Wall Street.

Tam­bién Wall Street es la fuen­te de la corrup­ción por­que a par­tir de su influen­cia y finan­cia­mien­to de las cam­pa­ñas polí­ti­cas, han con­se­gui­do enor­mes con­ce­sio­nes y sub­ven­cio­nes de gobierno. Inclu­so en Nue­va York las empre­sas finan­cie­ras actúan para con­se­guir exo­ne­ra­cio­nes de impues­tos. Ame­na­zan a la ciu­dad de que si no reci­ben exo­ne­ra­cio­nes se van a cru­zar las fron­te­ras de la ciu­dad y del esta­do para ir del otro lado. Enton­ces los gober­nan­tes com­pi­ten para dar con­ce­sio­nes al sec­tor finan­cie­ro para que se que­den en Manhat­tan. Estas exo­ne­ra­cio­nes para las finan­cie­ras no exis­ten para los due­ños de vivien­das, para los due­ños de auto­mó­vi­les. Ellos están sobre­car­ga­dos para com­pen­sar por las pér­di­das fis­ca­les que pro­vo­can las exo­ne­ra­cio­nes a las gran­des financieras.

Hay otras cosas. Por ejem­plo el sec­tor finan­cie­ro es muy influ­yen­te por­que com­pra­ron accio­nes en las empre­sas far­ma­céu­ti­cas, y hoy día la noti­cia es que las empre­sas far­ma­céu­ti­cas no están pro­du­cien­do medi­ci­nas de gran nece­si­dad por­que los pre­cios son con­tro­la­dos y limi­ta las tasas de ganan­cias. En los prin­ci­pa­les hos­pi­ta­les de Nue­va York, de Bos­ton y otras ciu­da­des, hay un racio­na­mien­to de medi­ci­nas por­que fal­ta sufi­cien­te ofer­ta para encon­trar solu­ción a la deman­da. Enton­ces si uno tie­ne alta pre­sión y va al hos­pi­tal, le van a cal­cu­lar si es lo peor o lo menor y si es menor no te van a dar las pas­ti­llas por­que dicen que hay escasez.

¿Y eso que tie­ne que ver con Wall Street? Por­que en Wall Street las empre­sas finan­cie­ras son las prin­ci­pa­les inver­sio­nis­tas y ellos son los que cri­ti­can la polí­ti­ca de pre­cios o la polí­ti­ca de inver­sión. Y si cal­cu­lan que la tasa de ganan­cias no es la ade­cua­da dejan de pro­du­cir las medi­ci­nas. Por esa razón en muchos luga­res en EE.UU. medi­ci­nas esen­cia­les para sobre­vi­vir a enfer­me­da­des, los enfer­mos no las van a reci­bir. Y esa es otra razón, más allá de todas las per­so­nas que están per­dien­do sus casas por­que no pue­den pagar el pre­cio de las hipotecas.

Toda esta pro­tes­ta con­tra Wall Street ha atraí­do a todos los sec­to­res de la pobla­ción, menos el sec­tor finan­cie­ro. Nadie quie­re a los Ban­cos por­que el sec­tor finan­cie­ro está meti­do en todas las acti­vi­da­des polí­ti­cas del Esta­do, polí­ti­ca habi­ta­cio­nal, polí­ti­ca far­ma­céu­ti­ca, polí­ti­ca de resi­den­cias. Por esa razón es un pun­to de atrac­ción para todo el pue­blo con bron­ca, con­tra lo que está pasan­do en los EE.UU. Todos los malos están vin­cu­la­dos con los sec­to­res financieros.

¿Y por qué salen a la calle? Por­que los sec­to­res finan­cie­ros dan dine­ro a ambos par­ti­dos: repu­bli­ca­nos y demó­cra­tas. Ambos par­ti­dos, el pre­si­den­te demó­cra­ta Oba­ma o los repu­bli­ca­nos, están com­pra­dos. Enton­ces el pue­blo no tie­ne otra opción que ir a la calle y por esa razón, por pri­me­ra vez en muchí­si­mos años, los sin­di­ca­tos, sus afi­lia­dos y los mani­fes­tan­tes con­tra Wall Street se van a uni­fi­car en una gran mar­cha este miércoles.

Este miér­co­les hay un lla­ma­do para mar­char hacia Wall Street. Aho­ra, no es nada radi­cal; es pací­fi­ca, nadie habla de tomar la Bol­sa, pero es una mues­tra de fuer­za y recha­zo a Wall Street y eso es muy impor­tan­te. Y no sólo eso sino que está impac­tan­do en todo el país, a pesar de que los medios de comu­ni­ca­ción aquí, como en otras par­tes, tra­tan de mini­mi­zar la acu­mu­la­cion de fuer­zas. No le dan mucha publi­ci­dad. Algu­nos noti­cie­ros no han habla­do nada de lo que está pasan­do. Inclu­so a unas cua­dras de la prin­ci­pal emi­so­ra de EE.UU., CNN, pue­des ver a los mani­fes­tan­tes pero no le per­mi­ten a los perio­dis­tas hacer repor­ta­jes por­que a par­tir de los repor­ta­jes pue­den aumen­tar los par­ti­ci­pan­tes, enton­ces hay una cen­su­ra de la noti­cia. No en todos los medios, por­que hay pre­sio­nes inclu­so entre los perio­dis­tas y han sufri­do algu­nos perio­dis­tas gol­pes de la poli­cía enton­ces sien­ten una nece­si­dad de escri­bir sobre el tema.

Chury: Hay una depen­den­cia de repu­bli­ca­nos, demó­cra­tas y Oba­ma sobre Wall Street.

Petras: Sí, Oba­ma hace un mes estu­vo en Wall Street reco­gien­do dine­ro para su cam­pa­ña de reelec­ción. Los repu­bli­ca­nos hace muchos años que están bien vin­cu­la­dos en Wall Street. Pero los prin­ci­pa­les finan­cis­tas apo­yan a ambos par­ti­dos o van cana­li­zan­do dine­ro hacia el can­di­da­to del par­ti­do que va a ganar las elecciones.

Como reco­no­cen ellos, ambos par­ti­dos son favo­ra­bles a Wall Street. Por esa razón la gen­te tenía que esta­ble­cer los cam­pa­men­tos, por esa razón tie­ne que marchar.

Inclu­so la buro­cra­cia sin­di­cal sien­te las pre­sio­nes de las bases. Los sin­di­ca­tos han dado tan­to dine­ro a Oba­ma y sólo reci­ben pata­das en el culo. Enton­ces la buro­cra­cia sin­di­cal está apo­yan­do estas mar­chas, no por prin­ci­pios sino para mos­trar­le a Oba­ma que repre­sen­tan una fuer­za y pue­den ser úti­les si pue­den des­viar las pro­tes­tas sólo con­tra los repu­bli­ca­nos vin­cu­lán­do­nos con Wall Street. Pero noso­tros sabe­mos que duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral ante­rior, Oba­ma reci­bió más dine­ro de Wall Street que los republicanos.

Hay un dile­ma para los sin­di­ca­tos, para la buro­cra­cia sin­di­cal. Por un lado sien­ten pre­sión para apo­yar la pro­tes­ta con­tra Wall Street y del otro lado, polí­ti­ca­men­te siguen apo­yan­do a los demó­cra­tas. Es un doble jue­go pero las bases sin­di­ca­les sien­ten una enor­me bron­ca con­tra toda la poli­ti­que­ría. La cla­se polí­ti­ca aquí en EE.UU. está muy des­pres­ti­gia­da según las encues­tas. Sólo los finan­cis­tas están más des­pres­ti­gia­dos. Y como men­cio­né, el 80% del pue­blo no se sien­te repre­sen­ta­do en el Con­gre­so aho­ra y los ban­que­ros tie­nen sólo 10% de apro­ba­ción por su conducta.

Chury: Petras, para redon­dear este comen­ta­rio, algo que tú ade­lan­tas­te se con­fir­mó en los hechos. Uno mira con aten­ción a Vene­zue­la, qui­zás con una doble aten­ción des­pués del con­tras­te de la enfer­me­dad con­traí­da por el pre­si­den­te Chá­vez, y final­men­te la opo­si­ción con la anuen­cia nor­te­ame­ri­ca­na, pare­cen estar crean­do el can­di­da­to úni­co que se opon­dría a Chá­vez en las elec­cio­nes. ¿Cómo estás vien­do esa situación?

Petras: Bueno, tene­mos noti­cia ofi­cial de que varias agen­cias del gobierno nor­te­ame­ri­cano, la agen­cia que lla­man de desa­rro­llo inter­na­cio­nal, AID, está cana­li­zan­do por lo menos 50 millo­nes hacia pro­yec­tos en Vene­zue­la. Curio­sa­men­te todos los “pro­yec­tos” que están reci­bien­do finan­cia­mien­to, están con­tro­la­dos por la opo­si­ción. Los “pro­yec­tos” son sim­ple­men­te una facha­da para hacer polí­ti­ca opositora.

La opo­si­ción en Vene­zue­la es total­men­te depen­dien­te del finan­cia­mien­to de agen­cias del gobierno nor­te­ame­ri­cano prin­ci­pal­men­te el depar­ta­men­to de Esta­do. Eso es públi­co, no es nada escon­di­do, no hay nin­gu­na cons­pi­ra­ción. Son finan­cia­cio­nes que pasan del gobierno nor­te­ame­ri­cano a estas orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les que real­men­te son un bra­zo de la opo­si­ción al pre­si­den­te Chá­vez. Eso en Esta­dos Uni­dos es ile­gal. Cual­quier orga­ni­za­ción que reci­be finan­cia­mien­to de un gobierno extran­je­ro, tie­ne que decla­rar­se como agen­te del gobierno externo y regis­trar­se como agentes.

Pero en Vene­zue­la el gobierno toda­vía no ha toma­do medi­das para regis­trar y for­mu­lar una polí­ti­ca de con­trol sobre estos cana­les de finan­cia­mien­to, de inter­ven­ción polí­ti­ca. Y es algo que debe tomar en cuen­ta. Pero eso es sólo lo que podría­mos leer en docu­men­tos gubernamentales.

Hay otros cana­les, clan­des­ti­nos, de la CIA, que obvia­men­te han actua­do en el pasa­do y van a actuar en la actua­li­dad y en el futu­ro, que son finan­ciar la des­es­ta­bi­li­za­ción del gobierno, hacer publi­ci­dad en los dia­rios opositores.

Y esta acti­vi­dad clan­des­ti­na es algo peli­gro­so por­que en el pasa­do uti­li­za­ban gru­pos para­mi­li­ta­res, delin­cuen­tes colom­bia­nos y vene­zo­la­nos para tra­tar de derro­car al gobierno. El gobierno tie­ne que uti­li­zar mano dura para guar­dar la demo­cra­cia con­tra estos elementos.

Chury: En cuán­to a la polí­ti­ca segui­da por el gobierno de Chá­vez en aten­ción a lo que pasó con otros paí­ses como Libia en el sen­ti­do de que ha teni­do que for­ta­le­cer sus defen­sas, que ha teni­do que tra­tar de recu­pe­rar capi­ta­les que tenía el exte­rior. ¿Eso es ati­na­do en fun­ción de lo que ha esta­do pasan­do en otras partes?

Petras: Sí. Hace cin­co años cuan­do yo estu­ve con el pre­si­den­te Chá­vez habla­mos de eso y yo le decía que es peli­gro­so man­te­ner reser­vas en Ban­cos como en EE.UU. e Ingla­te­rra, por­que el peli­gro es que en un momen­to de con­flic­to ellos pue­den con­ge­lar e inclu­so apro­piar­se del dine­ro. Las últi­mas medi­das del pre­si­den­te Chá­vez de reti­rar sus reser­vas y guar­dar­las en Ban­cos en Vene­zue­la no es sim­ple­men­te inte­li­gen­te sino que es una obli­ga­ción. Una de las medi­das que uti­li­zan los EE.UU. son las pre­sio­nes eco­nó­mi­cas para per­ju­di­car la eco­no­mía, per­ju­di­car al pue­blo y a par­tir de eso cose­char el descontento.

Podría­mos decir que las medi­das de Chá­vez son una indi­ca­ción de un mejo­ra­mien­to de la polí­ti­ca y un reco­no­ci­mien­to de que enfren­tan un enemi­go intran­si­gen­te que no res­pe­ta nin­gu­na nor­ma demo­crá­ti­ca. Inclu­so la sema­na pasa­da el ase­si­na­to del pre­di­ca­dor musul­mán Al-Awla­ki en Yemen, un ideó­lo­go fun­da­men­ta­lis­ta que lo mata­ron y Oba­ma jus­ti­fi­có el ase­si­na­to con un misil dicien­do que era un gran peli­gro a la segu­ri­dad de EE.UU. Sin nin­gún jui­cio ni per­mi­tir al acu­sa­do con­tes­tar en un pro­ce­so judi­cial. Fue un ase­si­na­to tipo de escua­dro­nes de la muer­te y esto es vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal uti­li­zan­do el ase­si­na­to para eli­mi­nar a un crí­ti­co de EE.UU.

Cuan­do uno lee los docu­men­tos que publi­ca­ron, dicen que Al-Awla­ki era sos­pe­cho­so. ¿Sos­pe­cho­so de qué? De ser “ins­pi­ra­ción espi­ri­tual” de varios terro­ris­tas, pero ¿qué sig­ni­fi­ca influen­cia espi­ri­tual, cómo se entien­de eso? Serán lec­to­res de Tarot, de la bola de cris­tal para saber cómo uno influ­ye espi­ri­tual­men­te. Por­que no tie­nen nin­gu­na prue­ba mate­rial de que el pre­di­ca­dor Al-Awla­ki estu­vie­ra invo­lu­cra­do en cual­quier acto terro­ris­ta. Inclu­so dicen que era uno de los más peli­gro­sos pero él no influ­yó en nin­gu­na par­te de la pri­ma­ve­ra ára­be. No tenía influen­cia mayor en Yemen, su orga­ni­za­ción es mino­ri­ta­ria en las gran­des movi­li­za­cio­nes. Enton­ces exa­ge­ran su influen­cia, exa­ge­ran su papel y sim­ple­men­te matan al pre­di­ca­dor que tenía doble ciu­da­da­nía. No era sola­men­te de Yemen sino que era ciu­da­dano de Esta­dos Uni­dos como resi­den­te y nació en EE.UU.

Enton­ces si Oba­ma pue­de ase­si­nar a un indi­vi­duo por­que es crí­ti­co de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, pue­de hacer­lo en cual­quier par­te y jus­ti­fi­car­lo públi­ca­men­te, ase­si­na­to sin jui­cio, sin dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, esa es la actua­ción de un capo de la mafia.

Chury: Esta­mos en el final, te agra­dez­co muchí­si­mo el escla­re­ci­mien­to, par­ti­cu­lar­men­te de lo que está ocu­rrien­do en EE.UU. que nos es difí­cil acce­der a él por­que las cade­nas inter­na­cio­na­les y los dia­rios nues­tros y las cade­nas de tele­vi­sión nues­tras que refle­jan pre­ci­sa­men­te el pen­sa­mien­to del gobierno nor­te­ame­ri­cano, nos tie­nen bas­tan­te al mar­gen de lo que es la infor­ma­ción de lo que está ocu­rrien­do en EE.UU. y que tú lo has pues­to en cla­ro en esta char­la. Te man­da­mos un abrazo

Petras: Un abra­zo. Espe­ro que radio Cen­te­na­rio se ano­te el miér­co­les y haga algún repor­ta­je sobre la par­ti­ci­pa­ción de las masas popu­la­res en esta gran pro­tes­ta con­tra Wall Street y con­tra el sis­te­ma capi­ta­lis­ta por­que Wall Street no es sim­ple­men­te el nom­bre de una calle ni mucho menos sim­ple­men­te la Bol­sa. Wall Street en EE.UU. y en la cabe­za de la gen­te sig­ni­fi­ca capi­ta­lis­mo. Es la pri­me­ra mar­cha anti­ca­pi­ta­lis­ta des­de hace 60 años en Esta­dos Unidos.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.