Decla­ra­ción de Amnis­tía Inter­na­cio­nal por la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be – Ame­co­Press

Ame­co­Press. Amnis­tía Inter­na­cio­nal se une a la cam­pa­ña regio­nal por la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be bajo el lema, “Edu­ca­ción sexual para deci­dir, anti­con­cep­ti­vos para no abor­tar y abor­to legal para no morir”. La orga­ni­za­ción hace un lla­ma­do a los gobier­nos del con­ti­nen­te para que pro­mue­van con urgen­cia pla­nes con­cre­tos que ase­gu­ren el acce­so a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las muje­res y niñas.

Res­trin­gir el acce­so a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos pone en gra­ve peli­gro los dere­chos huma­nos de muje­res y niñas, afir­ma AI en su decla­ra­ción. “Es ver­gon­zo­so que en una región don­de la gran mayo­ría de paí­ses son Esta­dos Par­tes en la Con­ven­ción de Belém do Pará (Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mujer), cuan­do una mujer o niña que­da emba­ra­za­da a con­se­cuen­cia de una vio­la­ción el Esta­do la obli­gue a con­ti­nuar con el emba­ra­zo.

For­zar a una mujer o niña vio­la­da a con­ti­nuar con un emba­ra­zo es cruel, inhu­mano y degra­dan­te. Algu­nas muje­res y niñas, antes de enfren­tar­se a ser obli­ga­das a seguir con un emba­ra­zo, inten­tan sui­ci­dar­se. En oca­sio­nes toman otras medi­das deses­pe­ra­das e inten­tan prac­ti­car­se un abor­to a sí mis­mas. Es así como cien­tos de abor­tos ile­ga­les e inse­gu­ros ocu­rren cada día, y muje­res y niñas sufren serias con­se­cuen­cias, que inclu­so lle­gan a sig­ni­fi­car la pér­di­da de su vida.

En la región más des­igual del mun­do, estas medi­das deses­pe­ra­das afec­tan prin­ci­pal­men­te a la vida de las muje­res y niñas que viven en la pobre­za; ¿es que sus dere­chos huma­nos no mere­cen igual pro­tec­ción ante la ley?

Algu­nos luga­res de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be han reco­no­ci­do las gra­ves vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos que resul­tan cuan­do el acce­so al abor­to segu­ro y legal se prohí­be o se res­trin­ge. A pesar de estos avan­ces, la tris­te reali­dad en la región es que toda­vía exis­ten leyes que cas­ti­gan el abor­to, y aun­que en la mayo­ría de los paí­ses está per­mi­ti­do en cier­tas cir­cuns­tan­cias, con fre­cuen­cia esta legis­la­ción no se cum­ple en la prác­ti­ca, lo que con­lle­va gra­ves con­se­cuen­cias para muje­res y niñas.

Las guías para el per­so­nal médi­co son en la mayo­ría de los casos inexis­ten­tes, poco cla­ras o no se dis­tri­bu­yen, lo que lle­va a uti­li­zar el sis­te­ma judi­cial inne­ce­sa­ria­men­te dejan­do a muje­res y niñas emba­ra­za­das sin la posi­bi­li­dad de ejer­cer sus dere­chos.

Los Esta­dos ade­más no dan prio­ri­dad a su pro­pia legis­la­ción o a ase­gu­rar edu­ca­ción y difu­sión de los dere­chos de las muje­res y niñas en mate­ria de salud sexual y repro­duc­ti­va.

Los gobier­nos deben cum­plir con sus obli­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les y tomar medi­das que garan­ti­cen el acce­so de muje­res y niñas a sus dere­chos, des­pe­na­li­zan­do el abor­to y pro­mo­vien­do pla­nes de edu­ca­ción sexual y acce­so a ser­vi­cios e infor­ma­ción de pla­ni­fi­ca­ción fami­liar para todos y todas, hacien­do reali­dad que todas las muje­res deci­dan de mane­ra libre e infor­ma­da sobre cuán­do desean tener hijos e hijas y cuán­tos, sin coac­ción o dis­cri­mi­na­ción.

Infor­ma­ción adi­cio­nal

Los Esta­dos de la región tie­nen el deber y la obli­ga­ción de res­pe­tar y pro­mo­ver los dere­chos de las muje­res y niñas a la vida, a la inte­gri­dad físi­ca –inclu­yen­do pro­tec­ción con­tra todo tipo de vio­len­cia – , a la salud, a la edu­ca­ción, a la infor­ma­ción y a la no dis­cri­mi­na­ción, con­for­me está esta­ble­ci­do en los ins­tru­men­tos inter­na­cio­na­les y regio­na­les de dere­chos huma­nos, en espe­cial, la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra la Mujer (Con­ven­ción de Belém do Pará), la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na sobre Dere­chos Huma­nos y su Pro­to­co­lo Adi­cio­nal en mate­ria de Dere­chos Eco­nó­mi­cos, Socia­les y Cul­tu­ra­les (Pro­to­co­lo de San Sal­va­dor), y la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na para Pre­ve­nir y San­cio­nar la Tor­tu­ra.

Los Esta­dos de la región tam­bién tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de pro­te­ger, reco­no­cer y res­pe­tar a quie­nes toman acción para hacer efec­ti­vos los dere­chos huma­nos de las muje­res y niñas que se encuen­tran en la situa­ción des­cri­ta ante­rior­men­te. Estas accio­nes son legí­ti­mas y en muchos casos fun­da­men­ta­les para quie­nes reci­ben apo­yo con ellas. En este sen­ti­do, defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos deben gozar efec­ti­va­men­te de la posi­bi­li­dad de hacer su tra­ba­jo sin temor a repre­sa­lias, tal como lo afir­ma la Decla­ra­ción de las Nacio­nes Uni­das sobre los Defen­so­res de los Dere­chos Huma­nos y se ha dicho repe­ti­das veces en el mar­co del Sis­te­ma Inter­ame­ri­cano de Dere­chos Huma­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *