Cien­cia, en feme­nino – Artemisa/​Noticias

Arte­mi­sa Noti­cias /​En las últi­mas déca­das la can­ti­dad de muje­res que par­ti­ci­pan en el sis­te­ma de cien­cia y téc­ni­ca argen­tino cre­ció expo­nen­cial­men­te. Sin embar­go y a pesar de este cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, toda­vía las muje­res enfren­tan barre­ras para el desa­rro­llo de su carre­ra cien­tí­fi­ca y su par­ti­ci­pa­ción en luga­res de toma de deci­sio­nes.

Los últi­mos núme­ros dis­po­ni­bles del Minis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía (Mincyt) de la Nación mues­tran una pari­dad entre la can­ti­dad de investigadores/​as y beca­rios de jor­na­da com­ple­ta. En 2008, 19.592 inves­ti­ga­do­res eran varo­nes y 19.317, muje­res.

Esta ten­den­cia se ve refle­ja­da en el res­to de Amé­ri­ca Lati­na. Bra­sil, Vene­zue­la, Uru­guay y Ecua­dor regis­tran una rela­ción simi­lar en la can­ti­dad de inves­ti­ga­do­res por géne­ro. “En Amé­ri­ca lati­na el 41% del per­so­nal de cien­cia y tec­no­lo­gía son muje­res”, ase­gu­ra a Arte­mi­sa Noti­cias María Eli­na Esté­ba­nez, del Cen­tro de Estu­dios sobre Cien­cia, Desa­rro­llo y Edu­ca­ción Supe­rior (REDES).

Las muje­res reco­rrie­ron un lar­go camino para lograr su inser­ción en el mun­do cien­tí­fi­co, al igual que en otros ámbi­tos de la vida públi­ca y social. “Los avan­ces a lo lar­go del siglo XIX y XX se die­ron a la par de avan­ce de los dere­chos socia­les y de la gene­ra­li­za­ción del acce­so a la edu­ca­ción. Por­que para que haya muje­res en la cien­cia debe haber muje­res en la escue­la y en la uni­ver­si­dad, y ese no fue un logro fácil”, pre­ci­sa Esté­ba­nez.

En la actua­li­dad las muje­res no deben ves­tir­se como hom­bres para “hacer cien­cia” ni son acu­sa­das de bru­jas por prac­ti­car la alqui­mia –ini­cios de la quí­mi­ca moder­na- como ocu­rría en otras épo­cas, sin embar­go deben enfren­tar otras barre­ras estruc­tu­ra­les y socia­les.

Esté­ba­nez cuen­ta que los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de equi­dad son “la esca­sa repre­sen­ta­ción feme­ni­na en las carre­ras cien­tí­fi­cas, sobre todo en el cam­po de las cien­cias exac­tas y natu­ra­les y las inge­nie­rías, las altas tasas de aban­dono entre muje­res que ingre­san final­men­te a la pro­fe­sión, y la subre­pre­sen­ta­ción de muje­res en pues­tos de deci­sión en el sis­te­ma cien­tí­fi­co”.

La lle­ga­da a la uni­ver­si­dad

“Ceci­lia Grier­son fue la pri­me­ra mujer médi­ca diplo­ma­da en la UBA, pero tuvo que espe­rar más de cin­co años has­ta que le per­mi­tie­ron ejer­cer la pro­fe­sión”, recuer­da la inves­ti­ga­do­ra del Cen­tro REDES y comen­ta que “el acce­so de las muje­res al sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio fue un pro­ce­so arduo. En 1940 sólo el 13 por cien­to del alum­na­do eran muje­res y las carre­ras típi­ca­men­te feme­ni­nas eran las cien­cias socia­les, filo­so­fía y letras y auxi­liar de enfer­me­ría”.

Según datos del Minis­te­rio de Edu­ca­ción de 2009, las muje­res lle­van una leve delan­te­ra como estu­dian­tes de gra­do y pre­gra­do en ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les con el 56.4%, y tam­bién en la can­ti­dad de egre­sa­dos con el 58.9%. Con una ofer­ta aca­dé­mi­ca orien­ta­da prin­ci­pal­men­te a las inge­nie­rías, la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca Nacio­nal (UTN) es la ins­ti­tu­ción con menos pre­sen­cia feme­ni­na, sólo 2 de cada 10 estu­dian­tes son muje­res. Este dato supo­ne una ten­den­cia de dis­ci­pli­nas “mas­cu­li­nas” y dis­ci­pli­nas “feme­ni­nas”.

En cuan­to a los títu­los de pos­gra­do se regis­tró un cre­ci­mien­to en los últi­mos años, tal cual se afir­ma en “El esta­do de la cien­cia 2010”, publi­ca­ción pro­du­ci­da por la Red Ibe­ro­amé­ri­ca de Cien­cia y Tec­no­lo­gía. Entre 1996 y 2008, la can­ti­dad titu­la­dos de maes­trías se incre­men­tó en un 250%, mien­tras que los gra­dua­dos de doc­to­ra­dos aumen­ta­ron cer­ca del 180%. Estos datos no se encuen­tran dife­ren­cia­dos por géne­ro.

La carre­ra cien­tí­fi­ca

La obten­ción de becas de inves­ti­ga­ción es la puer­ta de ingre­so a la carre­ra cien­tí­fi­ca. En 2008, del total de los beca­rios con jor­na­da com­ple­ta el 57.38% eran muje­res mien­tras que el res­tan­te 42.61% eran varo­nes. Pese a esto, ya en los inves­ti­ga­do­res el núme­ro se revier­te, son mayo­ría los varo­nes con el 50.35%, fren­te al 49.64 por cien­to de las muje­res.

En 2008, el Mincyt reali­zó un diag­nós­ti­co sobre la situa­ción de géne­ro en la Argen­ti­na. El docu­men­to, pro­du­ci­do por Eleo­no­ra Barin­goltz y Pau­la Posa­das, entre otras cues­tio­nes ana­li­za cómo se dis­tri­bu­yen las muje­res en los dis­tin­tos esca­la­fo­nes de las carre­ras de inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca: “la mas­cu­li­ni­za­ción sur­ge en los nive­les más altos del esca­la­fón”.

El mis­mo estu­dio con­clu­ye que “la par­ti­ci­pa­ción de muje­res en comi­sio­nes de eva­lua­ción y en tri­bu­na­les de selec­ción es menor al 40%”. El aná­li­sis de los tres órga­nos de polí­ti­ca cien­tí­fi­ca (SECyT, Coni­cet, y SECyt-UBA) mues­tra “que sus auto­ri­da­des en dis­tin­tos car­gos tie­nen un fuer­te ses­go de géne­ro que tien­de a la mas­cu­li­ni­za­ción superan­do en todos los casos el 60% de par­ti­ci­pa­ción de varo­nes”.

Tam­bién se obser­va una mas­cu­li­ni­za­ción en el sis­te­ma de cien­cia y téc­ni­ca. “Al ana­li­zar el con­jun­to de las auto­ri­da­des de las Uni­ver­si­da­des Nacio­na­les, se evi­den­cia una fuer­te mas­cu­li­ni­za­ción de los car­gos jerár­qui­cos de estas ins­ti­tu­cio­nes, aún cuan­do en rela­ción con nues­tro pasa­do no tan lejano las muje­res comien­zan a ocu­par cada vez car­gos más altos como Deca­nas y Vice­de­ca­nas”. En 2011, de 47 Uni­ver­si­da­des Nacio­na­les, sólo 5 tie­nen Rec­to­ras.

“Mien­tras que las muje­res aumen­tan su par­ti­ci­pa­ción en ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción supe­rior, dis­mi­nu­yen su pre­sen­cia en el sec­tor empre­sa­rial ‑agre­ga Esté­ba­nez. Por otra par­te, los espa­cios de mejor dota­ción de recur­sos eco­nó­mi­cos para la inves­ti­ga­ción son mayo­ri­ta­ria­men­te ocu­pa­dos por hom­bres, al igual que las direc­cio­nes de pro­gra­mas de pos­gra­do, de cen­tros o ins­ti­tu­tos de inves­ti­ga­ción o de rec­to­ra­dos de uni­ver­si­da­des”.

“Es impor­tan­te que se reco­noz­ca el apor­te cien­tí­fi­co de las muje­res por varias razo­nes –expli­ca la exper­ta: Por­que afec­ta el dere­cho de las ciu­da­da­nas, afec­ta a la socie­dad por la pér­di­da de talen­tos, afec­ta tam­bién a la orien­ta­ción del cono­ci­mien­to ya que se pro­du­ce un des­ba­lan­ce hacia una cien­cia “mas­cu­li­ni­za­da” y ade­más hay un menor con­trol sobre el impac­to del cono­ci­mien­to y la tec­no­lo­gía sobre las muje­res”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *