Ate­nas: un paso más para aca­bar con la deu­da ile­gi­ti­ma – Jéro­me Duval

Del 6 al 8 mayo de 2011, un año des­pués del «res­ca­te» de Gre­cia por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y la Comi­sión Euro­pea (CE), se reu­nie­ron en Ate­nas cen­te­na­res de acti­vis­tas pro­ve­nien­tes de todo el mun­do en con­tra de la deu­da. Fue en Ate­nas, ante una sala reple­ta, don­de la dipu­tada Sofía Sako­ra­fa, recien­te­men­te exclui­da del par­ti­do socia­lis­ta al poder, PASOK, por haber­se nega­do a votar las medi­das de aus­te­ri­dad, pre­sen­tó la con­fe­ren­cia «Deu­da y aus­te­ri­dad: del Sur glo­bal a Euro­pa”. Des­de el prin­ci­pio de su inter­ven­ción, mar­có el tono des­pla­zan­do la pro­ble­má­ti­ca del endeu­da­mien­to más allá de las fron­te­ras y de la divi­sión Norte/​Sur: «La deu­da está vin­cu­la­da a la cues­tión de cla­se.» De hecho, el desa­fío de esta acti­vi­dad fue apren­der de las expe­rien­cias del Sur en la lucha con­tra la deu­da ile­gí­ti­ma, que afec­ta prin­ci­pal­men­te a las cla­ses más pobres, y movi­li­zar­se para su anu­la­ción. Se tra­ta de crear un víncu­lo entre los paí­ses de la Peri­fe­ria y la Euro­pa en vías de «Sub­de­sa­rro­llo” (Gre­cia, Irlan­da, Por­tu­gal, etc.), apren­der de las expe­rien­cias en Amé­ri­ca Lati­na y otras par­tes para tra­tar de recu­pe­rar una sobe­ra­nía que fue roba­da a los ciu­da­da­nos y el Esta­do por sus acree­do­res, esta­ble­cer soli­da­ri­da­des en Euro­pa para luchar mejor con­tra una deu­da que opri­me a los más pobres, y por últi­mo, impul­sar un comi­té de audi­to­ría en Gre­cia con el fin de repu­diar la par­te ile­gí­ti­ma de la deu­da que no ha bene­fi­cia­do a la pobla­ción.

A lo lar­go de estos 3 días de con­fe­ren­cia, se han suce­di­do inter­ven­cio­nes a menu­do muy radi­ca­les, y cuan­do el públi­co toma­ba la pala­bra, se per­ci­bía una rabia incon­men­su­ra­ble con­tra la injus­ti­cia per­sis­ten­te de la deu­da. No se tra­ta de hablar aquí de refor­mis­mo sino más bien de un cam­bio radi­cal que con­duz­ca a una ver­da­de­ra jus­ti­cia social sin la escla­vi­tud del endeu­da­mien­to. La rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da no impli­ca el final de la explo­ta­ción de los más débi­les. Esto no resol­ve­rá el pro­ble­ma sino que lo ampli­fi­ca­rá con­for­me se irá exten­dien­do el pla­zo para los reem­bol­sos. Es nece­sa­rio que se pro­duz­ca una anu­la­ción y la herra­mien­ta impres­cin­di­ble para lograr­lo es la audi­to­ría. La audi­to­ría es un requi­si­to pre­vio para deter­mi­nar la par­te ile­gí­ti­ma que debe ser decla­ra­da inad­mi­si­ble y nula ante la ley. Cons­ti­tu­ye una herra­mien­ta poten­cial­men­te muy pode­ro­sa, capaz de res­pon­der a la cri­sis, a con­di­ción de que se uti­li­ce de for­ma inde­pen­dien­te, trans­pa­ren­te y demo­crá­ti­ca, y que el comi­té ten­ga en cuen­ta las rei­vin­di­ca­cio­nes de los ciu­da­da­nos con el fin de estar a su ser­vi­cio.

En un país que, en la his­to­ria del mun­do, dio luz a una for­ma de gobierno demo­crá­ti­co, la intro­mi­sión de la Troï­ka (el tér­mino uti­li­za­do habi­tual­men­te en Gre­cia para desig­nar el trío for­ma­do por el FMI, la Comi­sión Euro­pea y el Ban­co Cen­tral Euro­peo) en los asun­tos del Esta­do sigue sien­do muy impo­pu­lar y dio lugar a una lucha feroz de la ala más de izquier­das del par­ti­do socia­lis­ta al poder. La Troï­ka no dis­po­ne de un man­da­to popu­lar para impo­ner sus polí­ti­cas, la deu­da resul­tan­te no es el resul­ta­do de nego­cia­cio­nes demo­crá­ti­cas sino de nego­cia­cio­nes entre indi­vi­duos que hablan en nom­bre de ins­ti­tu­cio­nes no demo­crá­ti­cas. La dife­ren­cia es enor­me y la Troi­ka, que ocu­pa polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te Gre­cia, podría ser expul­sa­da con el fin de libe­rar a los ciu­da­da­nos grie­gos de esta pre­sen­cia ile­gí­ti­ma. Mien­tras el pue­blo grie­go se deja la piel inten­tan­do pagar una deu­da de la cual no se ha bene­fi­cia­do o muy poco, Gre­cia com­pra equi­pos mili­ta­res a sus veci­nos euro­peos que supues­ta­men­te debe­rían ayu­dar­le (sub­ma­ri­nos a Ale­ma­nia, fra­ga­tas FREMM a Fran­cia), los tra­ba­ja­do­res pier­den sus dere­chos y la tasa de sui­ci­dio aumen­ta (pasó del 1 por día en 2009 al 2 por día en 2010).

Es hora de aca­bar con el saqueo capi­ta­lis­ta a tra­vés de la deu­da, que gene­ra una trans­fe­ren­cia de capi­tal de los que pro­du­cen la rique­za hacia aque­llos que espe­cu­lan e influen­cian los mer­ca­dos. Eso es un poco lo que se pudo apre­ciar en las diver­sas inter­ven­cio­nes de este semi­na­rio. La expe­rien­cia de la audi­to­ría rea­li­za­da en Ecua­dor entre 2007 y 2008, que per­mi­tió anu­lar una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la deu­da ile­gí­ti­ma y aho­rrar 300 millo­nes de dóla­res al año duran­te 20 años, cons­ti­tu­ye una lec­ción enri­que­ce­do­ra para la cons­truc­ción de una alter­na­ti­va en Gre­cia. Vario/​as repre­sen­tan­tes de Irlan­da, país cuyo Esta­do pre­vé nue­vos recor­tes pre­su­pues­ta­rios por un valor de unos 6000 millo­nes en 2011, ani­ma­ron la asam­blea al anun­ciar que una comi­sión de exper­tos inde­pen­dien­tes apo­ya­da por las aso­cia­cio­nes AFRI, la coa­li­ción Debt and Deve­lop­ment Ire­land y el sin­di­ca­to Uni­te, ya había comen­za­do a pre­pa­rar el terreno para una audi­to­ría ciu­da­da­na en su país. Recor­de­mos que la UE y el FMI han pues­to en mar­cha un plan de prés­ta­mo a Irlan­da por valor de 85 000 millo­nes de euros dis­tri­bui­dos en varios años, en par­ti­cu­lar para el res­ca­te del sec­tor ban­ca­rio.

El pue­blo grie­go, al igual que el pue­blo tune­cino, pue­de, en vir­tud del dere­cho inter­na­cio­nal, negar el reem­bol­so de la deu­da odio­sa con­traí­da bajo un régi­men dic­ta­to­rial que se uti­li­zó para man­te­ner y enri­que­cer a los tira­nos en el poder, mien­tras se repri­mía a la pobla­ción. Pero más allá de eso, ¿Pue­de recla­mar­se una indem­ni­za­ción? ¿Es legí­ti­mo el prés­ta­mo de 110.000 millo­nes de euros con­ce­di­do por Bru­se­las y el FMI a Gre­cia a cam­bio de medi­das de aus­te­ri­dad impues­tas al pue­blo? ¿Es legal la deu­da incre­men­ta­da por el «plan de res­ca­te» para sal­var a los ban­cos? ¿Cuál es la prio­ri­dad pre­su­pues­ta­ria del Esta­do? ¿Debe aten­der pri­me­ro al reem­bol­so de los acree­do­res y al gas­to en arma­men­to? Todas estas cues­tio­nes han ali­men­ta­do el deba­te en Gre­cia sobre la nece­si­dad de lle­var a cabo una «audi­to­ría inde­pen­dien­te» de la deu­da que inclu­ya a repre­sen­tan­tes de la socie­dad civil. Cons­ti­tu­yen la base de los argu­men­tos, que defen­di­dos en un mar­co legal, deben lle­var a reco­no­cer estas deu­das como inad­mi­si­bles y nulas ante la ley. Y si la jus­ti­cia no lo hace, la pre­sión popu­lar pue­de obli­gar­le. El cam­bio radi­cal en las rela­cio­nes de poder, fru­to de una audi­to­ría efi­caz, entre los que detie­nen la rique­za y los que la pro­du­cen sólo podrá con­tri­buir a una repar­ti­ción más jus­ta. Se tra­ta de una con­di­ción pre­via útil que requie­re de otras medi­das con­si­de­ra­bles y nece­sa­rias para enca­mi­nar­se hacía una socie­dad radi­cal­men­te dife­ren­te, basa­da en una dis­tri­bu­ción jus­ta de la rique­za, la jus­ti­cia y la soli­da­ri­dad, y que está por cons­truir por y para el pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *