Chá­vez, Evo y Oba­ma (Segun­da par­te y final)- Fidel Cas­tro

Si nues­tro Pre­mio Nobel se auto­en­ga­ña, algo que está por pro­bar, ello tal vez expli­que las increí­bles con­tra­dic­cio­nes de sus razo­na­mien­tos y la con­fu­sión sem­bra­da entre sus oyen­tes.

No hay un ápi­ce de éti­ca, y ni siquie­ra de polí­ti­ca, en su inten­to de jus­ti­fi­car su anun­cia­da deci­sión de vetar cual­quier reso­lu­ción a favor del reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como Esta­do inde­pen­dien­te y miem­bro de Nacio­nes Uni­das. Has­ta polí­ti­cos, que en nada com­par­ten un pen­sa­mien­to socia­lis­ta y enca­be­zan par­ti­dos que fue­ron estre­chos alia­dos de Augus­to Pino­chet, pro­cla­man el dere­cho de Pales­ti­na a ser miem­bro de la ONU.

Las pala­bras de Barack Oba­ma, sobre el asun­to prin­ci­pal que hoy se dis­cu­te en la Asam­blea Gene­ral de esa orga­ni­za­ción, sólo pue­den ser aplau­di­das por los caño­nes, los cohe­tes y los bom­bar­de­ros de la OTAN.

El res­to de su dis­cur­so son pala­bras vacías, caren­tes de auto­ri­dad moral y de sen­ti­do. Obser­ve­mos por ejem­plo cuan huér­fa­nas de ideas fue­ron, cuan­do en el mun­do ham­brien­to y saquea­do por las trans­na­cio­na­les y el con­su­mis­mo de los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos Oba­ma pro­cla­ma:

“Para supe­rar las enfer­me­da­des hay que mejo­rar los sis­te­mas de salud. Con­ti­nua­re­mos luchan­do con­tra el SIDA, la tubercu­losis y el palu­dis­mo; nos cen­tra­re­mos en la salud de los adul­tos y niños, y hay que detec­tar y luchar con­tra cual­quier peli­gro bio­ló­gi­co como el H1N1, o una ame­na­za terro­ris­ta o una enfer­me­dad.”

“Las accio­nes en mate­ria de cam­bio cli­má­ti­co: Debe­mos uti­li­zar los recur­sos esca­sos, y con­ti­nuar el tra­ba­jo para cons­truir, en base a lo que se hizo en Copenha­gue y Can­cún, para que las gran­des eco­no­mías con­ti­núen con su com­pro­mi­so. Jun­tos debe­mos tra­ba­jar para trans­for­mar la ener­gía que es el motor de las eco­no­mías y apo­yar a otros que avan­zan en sus eco­no­mías. Ese es el com­pro­mi­so para las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes, y para garan­ti­zar que las socie­da­des logren sus poten­cia­li­da­des debe­mos per­mi­tir que los ciu­da­da­nos tam­bién logren sus poten­cia­li­da­des.”

Todo el mun­do sabe que Esta­dos Uni­dos no fir­mó el Pro­to­co­lo de Kyo­to y ha sabo­tea­do todos los esfuer­zos por pre­ser­var la huma­ni­dad de las terri­bles con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, a pesar de ser el país que con­su­me una par­te con­si­de­ra­ble y des­pro­por­cio­na­da del com­bus­ti­ble y los recur­sos mun­dia­les.

Deje­mos cons­tan­cia de las pala­bras idí­li­cas con que pre­ten­día enga­tu­sar a los hom­bres de Esta­do allí reu­ni­dos:

“No hay ni una línea rec­ta, ni un solo camino hacia el éxi­to, veni­mos de dis­tin­tas cul­tu­ras y tene­mos dis­tin­tas his­to­rias; pero no pode­mos olvi­dar que cuan­do nos reuni­mos aquí como jefes de dis­tin­tos gobier­nos, repre­sen­ta­mos a ciu­da­da­nos que com­par­ten las aspi­ra­cio­nes bási­cas, las mis­mas: vivir en dig­ni­dad y en liber­tad; tener edu­ca­ción y lograr las opor­tu­ni­da­des; amar a sus fami­lias, y amar y vene­rar a sus dio­ses; vivir en una paz que hace que la vida val­ga la pena ser vivi­da; la natu­ra­le­za de un mun­do imper­fec­to hace que haya­mos apren­di­do estas lec­cio­nes cada día.”

“…por­que los que vinie­ron antes que noso­tros creían que la paz es mejor que la gue­rra, y la paz es mejor que la repre­sión, y que la pros­pe­ri­dad es mejor que la pobre­za. Ese es el men­sa­je que vie­ne, no de las capi­ta­les, sino de los pue­blos, de la gen­te, y cuan­do el pilar de esta ins­ti­tu­ción se fun­dó, Tru­man vino y dijo: Las Nacio­nes Uni­das bási­ca­men­te es la expre­sión de la natu­ra­le­za moral de las aspi­ra­cio­nes del ser humano. Vivi­mos en un mun­do que cam­bia a una gran velo­ci­dad, esta es una lec­ción que nun­ca debe­mos olvi­dar. La paz es difí­cil, pero sabe­mos que es posi­ble, por eso es que jun­tos debe­mos deci­dir­nos para que esto sea defi­ni­do por las espe­ran­zas y no los temo­res. Jun­tos debe­mos lograr la paz, una paz que sea dura­de­ra.

“Muchí­si­mas gra­cias.”

Escu­char­las has­ta el final mere­ce algo más que gra­ti­tud; mere­ce un pre­mio.

Como ya expre­sé, en las pri­me­ras horas de la tar­de corres­pon­dió el uso de la pala­bra a Evo Mora­les Ayma, pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, quién entro rápi­da­men­te en los temas esen­cia­les.

“…hay una cla­ra dife­ren­cia sobre la cul­tu­ra de la vida fren­te a la cul­tu­ra de la muer­te; hay una cla­ra dife­ren­cia sobre la ver­dad fren­te a la fal­se­dad, una pro­fun­da dife­ren­cia de la paz fren­te a la gue­rra.”

“…sien­to que va a ser difí­cil enten­der­nos con polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que con­cen­tran el capi­tal en pocas manos. Los datos demues­tran que el 1% de la pobla­ción en el mun­do con­cen­tra el 50% de las rique­zas. Si hay esas pro­fun­das dife­ren­cias, ¿cómo podría resol­ver­se la pobre­za? Y si no aca­ba­mos con la pobre­za, ¿cómo podría garan­ti­zar­se una paz dura­de­ra?”

“De niño me acuer­do per­fec­ta­men­te que antes, cuan­do había una rebe­lión de los pue­blos con­tra un sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con­tra los mode­los eco­nó­mi­cos de saqueo per­ma­nen­te de nues­tros recur­sos natu­ra­les, a los diri­gen­tes sin­di­ca­les, a los líde­res polí­ti­cos de ten­den­cia izquier­dis­ta les acu­sa­ban de comu­nis­tas para dete­ner­los; a las fuer­zas socia­les las inter­ve­nían mili­tar­men­te: con­fi­na­mien­tos, exi­lios, matan­zas, per­se­cu­cio­nes, encar­ce­la­mien­tos, acu­sa­dos de comu­nis­tas, de socia­lis­tas, de maoís­tas, de mar­xis­ta-leni­nis­tas. Sien­to que eso aho­ra ha ter­mi­na­do, aho­ra ya no nos acu­san de mar­xis­ta-leni­nis­tas, sino aho­ra tie­nen otros ins­tru­men­tos como el nar­co­trá­fi­co y el terro­ris­mo…”

“…pre­pa­ran inter­ven­cio­nes cuan­do sus pre­si­den­tes, cuan­do sus gobier­nos, cuan­do los pue­blos no son pro­ca­pi­ta­lis­tas ni proim­pe­ria­lis­tas.”

“…se habla de una paz dura­de­ra. ¿Cómo pue­de haber una paz dura­de­ra con bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas? ¿Como pue­de haber paz dura­de­ra con inter­ven­cio­nes mili­ta­res?”

“¿Para qué sir­ven estas Nacio­nes Uni­das, si aquí un gru­po de paí­ses deci­den inter­ven­cio­nes, matan­zas?”

“Si qui­sié­ra­mos que esta orga­ni­za­ción, las Nacio­nes Uni­das, ten­ga auto­ri­dad para hacer res­pe­tar las reso­lu­cio­nes, pues tene­mos que empe­zar a pen­sar en refun­dar las Nacio­nes Uni­das…”

“Cada año en las Nacio­nes Uni­das deci­den —casi el cien­to por cien­to de las nacio­nes, excep­to Esta­dos Uni­dos e Israel— des­blo­quear, aca­bar con el blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba, ¿y quién hace res­pe­tar eso? Por supues­to, el Con­se­jo de Segu­ri­dad jamás va a hacer res­pe­tar esa reso­lu­ción de Nacio­nes Uni­das […] No pue­do enten­der cómo en una orga­ni­za­ción de todos los paí­ses del mun­do sus reso­lu­cio­nes no se res­pe­tan. ¿Qué es Nacio­nes Uni­das?”

“Quie­ro decir­les que Boli­via no está de espal­das al reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na en Nacio­nes Uni­das. Nues­tra posi­ción es que Boli­via da la bien­ve­ni­da a Pales­ti­na a las Nacio­nes Uni­das.”

“Uste­des saben, ama­bles oyen­tes, que yo ven­go del Movi­mien­to Cam­pe­sino Indí­ge­na, y nues­tras fami­lias cuan­do hablan de una empre­sa se pien­sa que la empre­sa tie­ne mucha pla­ta, car­ga mucha pla­ta, son millo­na­rios, y no podían enten­der cómo una empre­sa pida al Esta­do, que se le pres­te pla­ta para la inver­sión corres­pon­dien­te.

“Por eso digo que estas entes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les son las que hacen nego­cio median­te las empre­sas pri­va­das; ¿pero quié­nes tie­nen que pagar eso? Jus­ta­men­te son los pue­blos, los Esta­dos.”

“…Boli­via con Chi­le, tene­mos una deman­da his­tó­ri­ca para retor­nar al mar con sobe­ra­nía al Pací­fi­co, con sobe­ra­nía. Por eso, Boli­via ha toma­do la deci­sión de acu­dir a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, para deman­dar una sali­da útil sobe­ra­na al océano Pací­fi­co.

“La Reso­lu­ción 3710 de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, 15 de noviem­bre de 1982, esta­ble­ce que ‘acu­dir a un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia para resol­ver liti­gios entre Esta­dos no debe ser con­si­de­ra­do como un acto inamis­to­so.’

“Boli­via se ampa­ra en el dere­cho y la razón para acu­dir a un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal, por­que su enclaus­tra­mien­to es pro­duc­to de una gue­rra injus­ta, una inva­sión. Deman­dar una solu­ción en el ámbi­to inter­na­cio­nal repre­sen­ta para Boli­via la repa­ra­ción de una injus­ti­cia his­tó­ri­ca.

“Boli­via es un Esta­do paci­fis­ta que pri­vi­le­gia el diá­lo­go con los paí­ses veci­nos, y por ello man­tie­ne abier­tos los cana­les de nego­cia­ción bila­te­ral con Chi­le, sin que ello sig­ni­fi­que renun­ciar a su dere­cho de acu­dir a un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal…”

“Los pue­blos no son res­pon­sa­bles del enclaus­tra­mien­to marí­ti­mo de Boli­via, los cau­san­tes son las oli­gar­quías, las trans­na­cio­na­les que como siem­pre se adue­ñan de sus recur­sos natu­ra­les.

“El Tra­ta­do de 1904 no apor­tó a la paz ni a la amis­tad, oca­sio­nó que por más de un siglo Boli­via no acce­da a un puer­to sobe­rano.”

“…en la región Amé­ri­ca se ges­ta otro movi­mien­to de los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca con el Cari­be, yo diría una nue­va OEA sin Esta­dos Uni­dos, para libe­rar­nos de cier­tas impo­si­cio­nes, feliz­men­te, con la peque­ña expe­rien­cia que tene­mos en UNASUR. […] ya no nece­si­ta­mos, si hay algún con­flic­to de paí­ses […] que ven­gan des­de arri­ba y afue­ra a poner orden.”

“Tam­bién quie­ro apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad sobre un tema cen­tral: la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co. La lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co es usa­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con fines neta­men­te polí­ti­cos. La DEA de Esta­dos Uni­dos en Boli­via no lucha­ba con­tra el nar­co­trá­fi­co, con­tro­la­ba el nar­co­trá­fi­co con fines polí­ti­cos. Si había algún diri­gen­te sin­di­cal, o había algún diri­gen­te polí­ti­co anti­im­pe­ria­lis­ta, para eso esta­ba la DEA: para impli­car­lo. Muchos diri­gen­tes, muchos polí­ti­cos nos sal­va­mos de esos tra­ba­jos tan sucios des­de el impe­rio para impli­car­nos en el nar­co­trá­fi­co. Has­ta aho­ra siguen toda­vía inten­tán­do­lo.”

“Las sema­nas pasa­das decían algu­nos medios de comu­ni­ca­ción des­de Esta­dos Uni­dos, que el avión de la pre­si­den­cia esta­ba dete­ni­do con ras­tros de cocaí­na en Esta­dos Uni­dos. ¡Qué fal­so!, tra­tan de con­fun­dir a la pobla­ción, tra­tan de hacer una cam­pa­ña sucia con­tra el gobierno, inclu­so con­tra el Esta­do. Sin embar­go, ¿qué hace Esta­dos Uni­dos? Des­cer­ti­fi­ca a Boli­via y a Vene­zue­la. ¿Qué auto­ri­dad moral tie­ne Esta­dos Uni­dos para cer­ti­fi­car o des­cer­ti­fi­car a los paí­ses en Sura­mé­ri­ca o en Lati­noa­mé­ri­ca?, cuan­do Esta­dos Uni­dos es el pri­mer con­su­mi­dor de dro­gas del mun­do, cuan­do Esta­dos Uni­dos es uno de los pro­duc­to­res de marihua­na del mun­do, pri­mer pro­duc­tor de marihua­na del mun­do […] ¿Con qué auto­ri­dad pue­de cer­ti­fi­car o des­cer­ti­fi­car? Es otra for­ma de cómo ame­dren­tar o inti­mi­dar a los paí­ses, tra­tar de escar­men­tar a los paí­ses. Sin embar­go, Boli­via, con mucha res­pon­sa­bi­li­dad, va luchan­do con­tra el nar­co­trá­fi­co.

“En el mis­mo infor­me de Esta­dos Uni­dos, es decir, del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos reco­no­ce una reduc­ción neta del cul­ti­vo de coca, que ha mejo­ra­do la inter­dic­ción.

“¿Pero dón­de está el mer­ca­do? El mer­ca­do es el ori­gen del nar­co­trá­fi­co y el mer­ca­do está aquí. ¿Y quién des­cer­ti­fi­ca a Esta­dos Uni­dos por­que no ha baja­do el mer­ca­do?

“En la maña­na, el pre­si­den­te Cal­de­rón, de Méxi­co, decía que el mer­ca­do de la dro­ga sigue cre­cien­do y por qué no hay res­pon­sa­bi­li­da­des para erra­di­car el mer­ca­do. […] Haga­mos una lucha bajo una corres­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da. […] En Boli­via no tene­mos mie­do, y hay que aca­bar con el secre­to ban­ca­rio si que­re­mos hacer una lucha fron­tal con­tra el nar­co­trá­fi­co.”

“…Una de las cri­sis, al mar­gen de la cri­sis del capi­ta­lis­mo, es la cri­sis ali­men­ta­ria. […] tene­mos una peque­ña expe­rien­cia en Boli­via: se da cré­di­tos a los pro­duc­to­res de arroz, maíz, tri­go y soya, con cero por cien­to de inte­rés, e inclu­so ellos pue­den pagar con sus pro­duc­tos su deu­da, se tra­ta de ali­men­tos; o cré­di­tos blan­dos para fomen­tar la pro­duc­ción. Sin embar­go, las ban­cas inter­na­cio­na­les nun­ca toman en cuen­ta al peque­ño pro­duc­tor, nun­ca toman en cuen­ta las aso­cia­cio­nes, las coope­ra­ti­vas, que muy bien pue­den apor­tar si se les da la opor­tu­ni­dad. […] Tene­mos que ter­mi­nar con el comer­cio lla­ma­do de com­pe­ti­ti­vi­dad.

“En una com­pe­ten­cia, ¿quién gana?, el más pode­ro­so, el que tie­ne más ven­ta­jas, siem­pre las trans­na­cio­na­les, ¿y qué es del peque­ño pro­duc­tor?, ¿qué es esa fami­lia que quie­re sur­gir con su pro­pio esfuer­zo? […] En una polí­ti­ca de com­pe­ti­ti­vi­dad segu­ra­men­te nun­ca vamos a resol­ver el tema de la pobre­za.

“Pero, final­men­te, para ter­mi­nar esta inter­ven­ción quie­ro decir­les que la cri­sis del capi­ta­lis­mo ya es impa­ga­ble. […] La cri­sis eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo no solo es coyun­tu­ral, sino es estruc­tu­ral, ¿y qué hacen los paí­ses capi­ta­lis­tas o los paí­ses impe­ria­lis­tas?, bus­can cual­quier pre­tex­to para inter­ve­nir en un país y para recu­pe­rar sus recur­sos natu­ra­les.

“Esta maña­na el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos decía que Iraq ya se libe­ró, se van a gober­nar ellos. Los ira­quíes podrán gober­nar­se, ¿pero el petró­leo de los ira­quíes en manos de quién está aho­ra?

“Salu­da­ron, dije­ron que se aca­bó la auto­cra­cia en Libia, aho­ra es la demo­cra­cia; pue­de haber la demo­cra­cia, ¿pero el petró­leo de Libia en manos de quién que­da­rá aho­ra? […] los bom­bar­deos no eran por cul­pa de Gad­da­fi, por cul­pa de unos rebel­des, sino que es bus­can­do el petró­leo de Libia.”

“…Por tan­to, su cri­sis, la cri­sis del capi­ta­lis­mo, la quie­ren supe­rar, la quie­ren enmen­dar recu­pe­ran­do nues­tros recur­sos natu­ra­les, en base a nues­tro petró­leo, en base a nues­tro gas, nues­tros recur­sos natu­ra­les.

“…tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad: defen­der los dere­chos de la Madre Tie­rra.”

“…la mejor for­ma de defen­der los dere­chos huma­nos es aho­ra defen­dien­do los dere­chos de la Madre Tie­rra […] aquí tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de apro­bar los dere­chos de la Madre Tie­rra. Recién hace 60 años apro­ba­ron la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos. Recién hace 60 años atrás se han dado cuen­ta en las Nacio­nes Uni­das que tam­bién el ser humano tie­ne sus dere­chos. Des­pués de los dere­chos polí­ti­cos, los dere­chos eco­nó­mi­cos, los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, aho­ra tene­mos la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de cómo defen­der los dere­chos de la Madre Tie­rra.

“Tam­bién esta­mos con­ven­ci­dos de que el cre­ci­mien­to infi­ni­to en un pla­ne­ta fini­to es insos­te­ni­ble e impo­si­ble, el lími­te del cre­ci­mien­to es la capa­ci­dad dege­ne­ra­ti­va de los eco­sis­te­mas de la Tie­rra. […] hace­mos un lla­ma­do a […] un nue­vo decá­lo­go de rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les: en sis­te­mas finan­cie­ros, sobre los recur­sos natu­ra­les, sobre los ser­vi­cios bási­cos, sobre la pro­duc­ción, sobre la dig­ni­dad y la sobe­ra­nía, y con esta base empe­zar a refun­dar a las Nacio­nes Uni­das para que las Nacio­nes Uni­das sean la máxi­ma ins­tan­cia para la solu­ción en temas de paz, en temas de pobre­za, en temas de dig­ni­dad y sobe­ra­nía de los pue­blos del mun­do.”

“Espe­ra­mos que esta expe­rien­cia vivi­da como Pre­si­den­te pue­da ser­vir de algo para todos noso­tros, como tam­bién yo ven­go a apren­der de muchos de uste­des para seguir tra­ba­jan­do por la igual­dad y la dig­ni­dad del pue­blo boli­viano.

“Muchí­si­mas gra­cias.”

Des­pués de los medu­la­res con­cep­tos de Evo Mora­les, el Pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na Mah­mud Abbas, al que con­ce­die­ron el uso de la pala­bra dos días des­pués, expu­so los dra­má­ti­cos sufri­mien­tos de los habi­tan­tes de Pales­ti­na: “…la cra­sa injus­ti­cia his­tó­ri­ca per­pe­tra­da con nues­tro pue­blo, por ello se con­vino esta­ble­cer el Esta­do de Pales­ti­na en solo un 22% del terri­to­rio de la Pales­ti­na y, sobre todo, el terri­to­rio pales­tino que ocu­pó Israel en 1967. Tomar ese paso his­tó­ri­co, que aplau­die­ron los Esta­dos del mun­do, per­mi­tió con­des­cen­der sobre mane­ra para lograr una con­tem­po­ri­za­ción his­tó­ri­ca, que per­mi­ti­ría que se logra­ra la paz en la tie­rra de la paz.”

“[…] Nues­tro pue­blo con­ti­nua­rá con la resis­ten­cia pací­fi­ca popu­lar a la ocu­pa­ción de Israel, sus asen­ta­mien­tos y su polí­ti­ca de apartheid, así como la cons­truc­ción del muro de ane­xión racis­ta […] arma­do con sue­ños, valor, espe­ran­za y lemas ante la faz de tan­ques, gas lacri­mó­geno, bul­dó­ce­res y balas.”

“…que­re­mos dar­les la mano al gobierno y al pue­blo israe­lí para la impo­si­ción de la paz, y les digo: cons­tru­ya­mos jun­tos, de mane­ra urgen­te, un futu­ro para nues­tros hijos en el que pue­dan gozar de liber­tad, de segu­ri­dad y de pros­pe­ri­dad. […] Cons­tru­ya­mos rela­cio­nes de coope­ra­ción que se basen en la pari­dad, la equi­dad y la amis­tad entre dos Esta­dos veci­nos, Pales­ti­na e Israel, en vez de polí­ti­cas de ocu­pa­ción, asen­ta­mien­tos, gue­rra y eli­mi­na­ción del otro.”

Ha trans­cu­rri­do casi medio siglo des­de aque­lla bru­tal ocu­pa­ción pro­mo­vi­da y apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, ape­nas trans­cu­rre un día sin que el muro se levan­te, mons­truo­sos equi­pos mecá­ni­cos des­tru­yan vivien­das pales­ti­nas y algún joven, e inclu­so ado­les­cen­te pales­tino, cai­ga heri­do o muer­to.

¡Cuan pro­fun­das ver­da­des con­te­nían las pala­bras de Evo!

Fidel Cas­tro Ruz

Sep­tiem­bre 26 de 2011

10 y 32 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *