Chá­vez, Evo y Oba­ma (Segun­da par­te y final)- Fidel Castro

Si nues­tro Pre­mio Nobel se auto­en­ga­ña, algo que está por pro­bar, ello tal vez expli­que las increí­bles con­tra­dic­cio­nes de sus razo­na­mien­tos y la con­fu­sión sem­bra­da entre sus oyentes.

No hay un ápi­ce de éti­ca, y ni siquie­ra de polí­ti­ca, en su inten­to de jus­ti­fi­car su anun­cia­da deci­sión de vetar cual­quier reso­lu­ción a favor del reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na como Esta­do inde­pen­dien­te y miem­bro de Nacio­nes Uni­das. Has­ta polí­ti­cos, que en nada com­par­ten un pen­sa­mien­to socia­lis­ta y enca­be­zan par­ti­dos que fue­ron estre­chos alia­dos de Augus­to Pino­chet, pro­cla­man el dere­cho de Pales­ti­na a ser miem­bro de la ONU.

Las pala­bras de Barack Oba­ma, sobre el asun­to prin­ci­pal que hoy se dis­cu­te en la Asam­blea Gene­ral de esa orga­ni­za­ción, sólo pue­den ser aplau­di­das por los caño­nes, los cohe­tes y los bom­bar­de­ros de la OTAN.

El res­to de su dis­cur­so son pala­bras vacías, caren­tes de auto­ri­dad moral y de sen­ti­do. Obser­ve­mos por ejem­plo cuan huér­fa­nas de ideas fue­ron, cuan­do en el mun­do ham­brien­to y saquea­do por las trans­na­cio­na­les y el con­su­mis­mo de los paí­ses capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos Oba­ma proclama:

“Para supe­rar las enfer­me­da­des hay que mejo­rar los sis­te­mas de salud. Con­ti­nua­re­mos luchan­do con­tra el SIDA, la tubercu­losis y el palu­dis­mo; nos cen­tra­re­mos en la salud de los adul­tos y niños, y hay que detec­tar y luchar con­tra cual­quier peli­gro bio­ló­gi­co como el H1N1, o una ame­na­za terro­ris­ta o una enfermedad.”

“Las accio­nes en mate­ria de cam­bio cli­má­ti­co: Debe­mos uti­li­zar los recur­sos esca­sos, y con­ti­nuar el tra­ba­jo para cons­truir, en base a lo que se hizo en Copenha­gue y Can­cún, para que las gran­des eco­no­mías con­ti­núen con su com­pro­mi­so. Jun­tos debe­mos tra­ba­jar para trans­for­mar la ener­gía que es el motor de las eco­no­mías y apo­yar a otros que avan­zan en sus eco­no­mías. Ese es el com­pro­mi­so para las pró­xi­mas gene­ra­cio­nes, y para garan­ti­zar que las socie­da­des logren sus poten­cia­li­da­des debe­mos per­mi­tir que los ciu­da­da­nos tam­bién logren sus potencialidades.”

Todo el mun­do sabe que Esta­dos Uni­dos no fir­mó el Pro­to­co­lo de Kyo­to y ha sabo­tea­do todos los esfuer­zos por pre­ser­var la huma­ni­dad de las terri­bles con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, a pesar de ser el país que con­su­me una par­te con­si­de­ra­ble y des­pro­por­cio­na­da del com­bus­ti­ble y los recur­sos mundiales.

Deje­mos cons­tan­cia de las pala­bras idí­li­cas con que pre­ten­día enga­tu­sar a los hom­bres de Esta­do allí reunidos:

“No hay ni una línea rec­ta, ni un solo camino hacia el éxi­to, veni­mos de dis­tin­tas cul­tu­ras y tene­mos dis­tin­tas his­to­rias; pero no pode­mos olvi­dar que cuan­do nos reuni­mos aquí como jefes de dis­tin­tos gobier­nos, repre­sen­ta­mos a ciu­da­da­nos que com­par­ten las aspi­ra­cio­nes bási­cas, las mis­mas: vivir en dig­ni­dad y en liber­tad; tener edu­ca­ción y lograr las opor­tu­ni­da­des; amar a sus fami­lias, y amar y vene­rar a sus dio­ses; vivir en una paz que hace que la vida val­ga la pena ser vivi­da; la natu­ra­le­za de un mun­do imper­fec­to hace que haya­mos apren­di­do estas lec­cio­nes cada día.”

“…por­que los que vinie­ron antes que noso­tros creían que la paz es mejor que la gue­rra, y la paz es mejor que la repre­sión, y que la pros­pe­ri­dad es mejor que la pobre­za. Ese es el men­sa­je que vie­ne, no de las capi­ta­les, sino de los pue­blos, de la gen­te, y cuan­do el pilar de esta ins­ti­tu­ción se fun­dó, Tru­man vino y dijo: Las Nacio­nes Uni­das bási­ca­men­te es la expre­sión de la natu­ra­le­za moral de las aspi­ra­cio­nes del ser humano. Vivi­mos en un mun­do que cam­bia a una gran velo­ci­dad, esta es una lec­ción que nun­ca debe­mos olvi­dar. La paz es difí­cil, pero sabe­mos que es posi­ble, por eso es que jun­tos debe­mos deci­dir­nos para que esto sea defi­ni­do por las espe­ran­zas y no los temo­res. Jun­tos debe­mos lograr la paz, una paz que sea duradera.

“Muchí­si­mas gracias.”

Escu­char­las has­ta el final mere­ce algo más que gra­ti­tud; mere­ce un premio.

Como ya expre­sé, en las pri­me­ras horas de la tar­de corres­pon­dió el uso de la pala­bra a Evo Mora­les Ayma, pre­si­den­te del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via, quién entro rápi­da­men­te en los temas esenciales.

“…hay una cla­ra dife­ren­cia sobre la cul­tu­ra de la vida fren­te a la cul­tu­ra de la muer­te; hay una cla­ra dife­ren­cia sobre la ver­dad fren­te a la fal­se­dad, una pro­fun­da dife­ren­cia de la paz fren­te a la guerra.”

“…sien­to que va a ser difí­cil enten­der­nos con polí­ti­cas eco­nó­mi­cas que con­cen­tran el capi­tal en pocas manos. Los datos demues­tran que el 1% de la pobla­ción en el mun­do con­cen­tra el 50% de las rique­zas. Si hay esas pro­fun­das dife­ren­cias, ¿cómo podría resol­ver­se la pobre­za? Y si no aca­ba­mos con la pobre­za, ¿cómo podría garan­ti­zar­se una paz duradera?”

“De niño me acuer­do per­fec­ta­men­te que antes, cuan­do había una rebe­lión de los pue­blos con­tra un sis­te­ma capi­ta­lis­ta, con­tra los mode­los eco­nó­mi­cos de saqueo per­ma­nen­te de nues­tros recur­sos natu­ra­les, a los diri­gen­tes sin­di­ca­les, a los líde­res polí­ti­cos de ten­den­cia izquier­dis­ta les acu­sa­ban de comu­nis­tas para dete­ner­los; a las fuer­zas socia­les las inter­ve­nían mili­tar­men­te: con­fi­na­mien­tos, exi­lios, matan­zas, per­se­cu­cio­nes, encar­ce­la­mien­tos, acu­sa­dos de comu­nis­tas, de socia­lis­tas, de maoís­tas, de mar­xis­ta-leni­nis­tas. Sien­to que eso aho­ra ha ter­mi­na­do, aho­ra ya no nos acu­san de mar­xis­ta-leni­nis­tas, sino aho­ra tie­nen otros ins­tru­men­tos como el nar­co­trá­fi­co y el terrorismo…”

“…pre­pa­ran inter­ven­cio­nes cuan­do sus pre­si­den­tes, cuan­do sus gobier­nos, cuan­do los pue­blos no son pro­ca­pi­ta­lis­tas ni proimperialistas.”

“…se habla de una paz dura­de­ra. ¿Cómo pue­de haber una paz dura­de­ra con bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas? ¿Como pue­de haber paz dura­de­ra con inter­ven­cio­nes militares?”

“¿Para qué sir­ven estas Nacio­nes Uni­das, si aquí un gru­po de paí­ses deci­den inter­ven­cio­nes, matanzas?”

“Si qui­sié­ra­mos que esta orga­ni­za­ción, las Nacio­nes Uni­das, ten­ga auto­ri­dad para hacer res­pe­tar las reso­lu­cio­nes, pues tene­mos que empe­zar a pen­sar en refun­dar las Nacio­nes Unidas…”

“Cada año en las Nacio­nes Uni­das deci­den —casi el cien­to por cien­to de las nacio­nes, excep­to Esta­dos Uni­dos e Israel— des­blo­quear, aca­bar con el blo­queo eco­nó­mi­co a Cuba, ¿y quién hace res­pe­tar eso? Por supues­to, el Con­se­jo de Segu­ri­dad jamás va a hacer res­pe­tar esa reso­lu­ción de Nacio­nes Uni­das […] No pue­do enten­der cómo en una orga­ni­za­ción de todos los paí­ses del mun­do sus reso­lu­cio­nes no se res­pe­tan. ¿Qué es Nacio­nes Unidas?”

“Quie­ro decir­les que Boli­via no está de espal­das al reco­no­ci­mien­to de Pales­ti­na en Nacio­nes Uni­das. Nues­tra posi­ción es que Boli­via da la bien­ve­ni­da a Pales­ti­na a las Nacio­nes Unidas.”

“Uste­des saben, ama­bles oyen­tes, que yo ven­go del Movi­mien­to Cam­pe­sino Indí­ge­na, y nues­tras fami­lias cuan­do hablan de una empre­sa se pien­sa que la empre­sa tie­ne mucha pla­ta, car­ga mucha pla­ta, son millo­na­rios, y no podían enten­der cómo una empre­sa pida al Esta­do, que se le pres­te pla­ta para la inver­sión correspondiente.

“Por eso digo que estas entes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les son las que hacen nego­cio median­te las empre­sas pri­va­das; ¿pero quié­nes tie­nen que pagar eso? Jus­ta­men­te son los pue­blos, los Estados.”

“…Boli­via con Chi­le, tene­mos una deman­da his­tó­ri­ca para retor­nar al mar con sobe­ra­nía al Pací­fi­co, con sobe­ra­nía. Por eso, Boli­via ha toma­do la deci­sión de acu­dir a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les, para deman­dar una sali­da útil sobe­ra­na al océano Pacífico.

“La Reso­lu­ción 3710 de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, 15 de noviem­bre de 1982, esta­ble­ce que ‘acu­dir a un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal de Jus­ti­cia para resol­ver liti­gios entre Esta­dos no debe ser con­si­de­ra­do como un acto inamistoso.’

“Boli­via se ampa­ra en el dere­cho y la razón para acu­dir a un Tri­bu­nal Inter­na­cio­nal, por­que su enclaus­tra­mien­to es pro­duc­to de una gue­rra injus­ta, una inva­sión. Deman­dar una solu­ción en el ámbi­to inter­na­cio­nal repre­sen­ta para Boli­via la repa­ra­ción de una injus­ti­cia histórica.

“Boli­via es un Esta­do paci­fis­ta que pri­vi­le­gia el diá­lo­go con los paí­ses veci­nos, y por ello man­tie­ne abier­tos los cana­les de nego­cia­ción bila­te­ral con Chi­le, sin que ello sig­ni­fi­que renun­ciar a su dere­cho de acu­dir a un Tri­bu­nal Internacional…”

“Los pue­blos no son res­pon­sa­bles del enclaus­tra­mien­to marí­ti­mo de Boli­via, los cau­san­tes son las oli­gar­quías, las trans­na­cio­na­les que como siem­pre se adue­ñan de sus recur­sos naturales.

“El Tra­ta­do de 1904 no apor­tó a la paz ni a la amis­tad, oca­sio­nó que por más de un siglo Boli­via no acce­da a un puer­to soberano.”

“…en la región Amé­ri­ca se ges­ta otro movi­mien­to de los paí­ses de Lati­noa­mé­ri­ca con el Cari­be, yo diría una nue­va OEA sin Esta­dos Uni­dos, para libe­rar­nos de cier­tas impo­si­cio­nes, feliz­men­te, con la peque­ña expe­rien­cia que tene­mos en UNASUR. […] ya no nece­si­ta­mos, si hay algún con­flic­to de paí­ses […] que ven­gan des­de arri­ba y afue­ra a poner orden.”

“Tam­bién quie­ro apro­ve­char esta opor­tu­ni­dad sobre un tema cen­tral: la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co. La lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co es usa­do por el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano con fines neta­men­te polí­ti­cos. La DEA de Esta­dos Uni­dos en Boli­via no lucha­ba con­tra el nar­co­trá­fi­co, con­tro­la­ba el nar­co­trá­fi­co con fines polí­ti­cos. Si había algún diri­gen­te sin­di­cal, o había algún diri­gen­te polí­ti­co anti­im­pe­ria­lis­ta, para eso esta­ba la DEA: para impli­car­lo. Muchos diri­gen­tes, muchos polí­ti­cos nos sal­va­mos de esos tra­ba­jos tan sucios des­de el impe­rio para impli­car­nos en el nar­co­trá­fi­co. Has­ta aho­ra siguen toda­vía intentándolo.”

“Las sema­nas pasa­das decían algu­nos medios de comu­ni­ca­ción des­de Esta­dos Uni­dos, que el avión de la pre­si­den­cia esta­ba dete­ni­do con ras­tros de cocaí­na en Esta­dos Uni­dos. ¡Qué fal­so!, tra­tan de con­fun­dir a la pobla­ción, tra­tan de hacer una cam­pa­ña sucia con­tra el gobierno, inclu­so con­tra el Esta­do. Sin embar­go, ¿qué hace Esta­dos Uni­dos? Des­cer­ti­fi­ca a Boli­via y a Vene­zue­la. ¿Qué auto­ri­dad moral tie­ne Esta­dos Uni­dos para cer­ti­fi­car o des­cer­ti­fi­car a los paí­ses en Sura­mé­ri­ca o en Lati­noa­mé­ri­ca?, cuan­do Esta­dos Uni­dos es el pri­mer con­su­mi­dor de dro­gas del mun­do, cuan­do Esta­dos Uni­dos es uno de los pro­duc­to­res de marihua­na del mun­do, pri­mer pro­duc­tor de marihua­na del mun­do […] ¿Con qué auto­ri­dad pue­de cer­ti­fi­car o des­cer­ti­fi­car? Es otra for­ma de cómo ame­dren­tar o inti­mi­dar a los paí­ses, tra­tar de escar­men­tar a los paí­ses. Sin embar­go, Boli­via, con mucha res­pon­sa­bi­li­dad, va luchan­do con­tra el narcotráfico.

“En el mis­mo infor­me de Esta­dos Uni­dos, es decir, del Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos reco­no­ce una reduc­ción neta del cul­ti­vo de coca, que ha mejo­ra­do la interdicción.

“¿Pero dón­de está el mer­ca­do? El mer­ca­do es el ori­gen del nar­co­trá­fi­co y el mer­ca­do está aquí. ¿Y quién des­cer­ti­fi­ca a Esta­dos Uni­dos por­que no ha baja­do el mercado?

“En la maña­na, el pre­si­den­te Cal­de­rón, de Méxi­co, decía que el mer­ca­do de la dro­ga sigue cre­cien­do y por qué no hay res­pon­sa­bi­li­da­des para erra­di­car el mer­ca­do. […] Haga­mos una lucha bajo una corres­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da. […] En Boli­via no tene­mos mie­do, y hay que aca­bar con el secre­to ban­ca­rio si que­re­mos hacer una lucha fron­tal con­tra el narcotráfico.”

“…Una de las cri­sis, al mar­gen de la cri­sis del capi­ta­lis­mo, es la cri­sis ali­men­ta­ria. […] tene­mos una peque­ña expe­rien­cia en Boli­via: se da cré­di­tos a los pro­duc­to­res de arroz, maíz, tri­go y soya, con cero por cien­to de inte­rés, e inclu­so ellos pue­den pagar con sus pro­duc­tos su deu­da, se tra­ta de ali­men­tos; o cré­di­tos blan­dos para fomen­tar la pro­duc­ción. Sin embar­go, las ban­cas inter­na­cio­na­les nun­ca toman en cuen­ta al peque­ño pro­duc­tor, nun­ca toman en cuen­ta las aso­cia­cio­nes, las coope­ra­ti­vas, que muy bien pue­den apor­tar si se les da la opor­tu­ni­dad. […] Tene­mos que ter­mi­nar con el comer­cio lla­ma­do de competitividad.

“En una com­pe­ten­cia, ¿quién gana?, el más pode­ro­so, el que tie­ne más ven­ta­jas, siem­pre las trans­na­cio­na­les, ¿y qué es del peque­ño pro­duc­tor?, ¿qué es esa fami­lia que quie­re sur­gir con su pro­pio esfuer­zo? […] En una polí­ti­ca de com­pe­ti­ti­vi­dad segu­ra­men­te nun­ca vamos a resol­ver el tema de la pobreza.

“Pero, final­men­te, para ter­mi­nar esta inter­ven­ción quie­ro decir­les que la cri­sis del capi­ta­lis­mo ya es impa­ga­ble. […] La cri­sis eco­nó­mi­ca del capi­ta­lis­mo no solo es coyun­tu­ral, sino es estruc­tu­ral, ¿y qué hacen los paí­ses capi­ta­lis­tas o los paí­ses impe­ria­lis­tas?, bus­can cual­quier pre­tex­to para inter­ve­nir en un país y para recu­pe­rar sus recur­sos naturales.

“Esta maña­na el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos decía que Iraq ya se libe­ró, se van a gober­nar ellos. Los ira­quíes podrán gober­nar­se, ¿pero el petró­leo de los ira­quíes en manos de quién está ahora?

“Salu­da­ron, dije­ron que se aca­bó la auto­cra­cia en Libia, aho­ra es la demo­cra­cia; pue­de haber la demo­cra­cia, ¿pero el petró­leo de Libia en manos de quién que­da­rá aho­ra? […] los bom­bar­deos no eran por cul­pa de Gad­da­fi, por cul­pa de unos rebel­des, sino que es bus­can­do el petró­leo de Libia.”

“…Por tan­to, su cri­sis, la cri­sis del capi­ta­lis­mo, la quie­ren supe­rar, la quie­ren enmen­dar recu­pe­ran­do nues­tros recur­sos natu­ra­les, en base a nues­tro petró­leo, en base a nues­tro gas, nues­tros recur­sos naturales.

“…tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad: defen­der los dere­chos de la Madre Tierra.”

“…la mejor for­ma de defen­der los dere­chos huma­nos es aho­ra defen­dien­do los dere­chos de la Madre Tie­rra […] aquí tene­mos una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de apro­bar los dere­chos de la Madre Tie­rra. Recién hace 60 años apro­ba­ron la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos. Recién hace 60 años atrás se han dado cuen­ta en las Nacio­nes Uni­das que tam­bién el ser humano tie­ne sus dere­chos. Des­pués de los dere­chos polí­ti­cos, los dere­chos eco­nó­mi­cos, los dere­chos de los pue­blos indí­ge­nas, aho­ra tene­mos la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de cómo defen­der los dere­chos de la Madre Tierra.

“Tam­bién esta­mos con­ven­ci­dos de que el cre­ci­mien­to infi­ni­to en un pla­ne­ta fini­to es insos­te­ni­ble e impo­si­ble, el lími­te del cre­ci­mien­to es la capa­ci­dad dege­ne­ra­ti­va de los eco­sis­te­mas de la Tie­rra. […] hace­mos un lla­ma­do a […] un nue­vo decá­lo­go de rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les: en sis­te­mas finan­cie­ros, sobre los recur­sos natu­ra­les, sobre los ser­vi­cios bási­cos, sobre la pro­duc­ción, sobre la dig­ni­dad y la sobe­ra­nía, y con esta base empe­zar a refun­dar a las Nacio­nes Uni­das para que las Nacio­nes Uni­das sean la máxi­ma ins­tan­cia para la solu­ción en temas de paz, en temas de pobre­za, en temas de dig­ni­dad y sobe­ra­nía de los pue­blos del mundo.”

“Espe­ra­mos que esta expe­rien­cia vivi­da como Pre­si­den­te pue­da ser­vir de algo para todos noso­tros, como tam­bién yo ven­go a apren­der de muchos de uste­des para seguir tra­ba­jan­do por la igual­dad y la dig­ni­dad del pue­blo boliviano.

“Muchí­si­mas gracias.”

Des­pués de los medu­la­res con­cep­tos de Evo Mora­les, el Pre­si­den­te de la Auto­ri­dad Nacio­nal Pales­ti­na Mah­mud Abbas, al que con­ce­die­ron el uso de la pala­bra dos días des­pués, expu­so los dra­má­ti­cos sufri­mien­tos de los habi­tan­tes de Pales­ti­na: “…la cra­sa injus­ti­cia his­tó­ri­ca per­pe­tra­da con nues­tro pue­blo, por ello se con­vino esta­ble­cer el Esta­do de Pales­ti­na en solo un 22% del terri­to­rio de la Pales­ti­na y, sobre todo, el terri­to­rio pales­tino que ocu­pó Israel en 1967. Tomar ese paso his­tó­ri­co, que aplau­die­ron los Esta­dos del mun­do, per­mi­tió con­des­cen­der sobre mane­ra para lograr una con­tem­po­ri­za­ción his­tó­ri­ca, que per­mi­ti­ría que se logra­ra la paz en la tie­rra de la paz.”

“[…] Nues­tro pue­blo con­ti­nua­rá con la resis­ten­cia pací­fi­ca popu­lar a la ocu­pa­ción de Israel, sus asen­ta­mien­tos y su polí­ti­ca de apartheid, así como la cons­truc­ción del muro de ane­xión racis­ta […] arma­do con sue­ños, valor, espe­ran­za y lemas ante la faz de tan­ques, gas lacri­mó­geno, bul­dó­ce­res y balas.”

“…que­re­mos dar­les la mano al gobierno y al pue­blo israe­lí para la impo­si­ción de la paz, y les digo: cons­tru­ya­mos jun­tos, de mane­ra urgen­te, un futu­ro para nues­tros hijos en el que pue­dan gozar de liber­tad, de segu­ri­dad y de pros­pe­ri­dad. […] Cons­tru­ya­mos rela­cio­nes de coope­ra­ción que se basen en la pari­dad, la equi­dad y la amis­tad entre dos Esta­dos veci­nos, Pales­ti­na e Israel, en vez de polí­ti­cas de ocu­pa­ción, asen­ta­mien­tos, gue­rra y eli­mi­na­ción del otro.”

Ha trans­cu­rri­do casi medio siglo des­de aque­lla bru­tal ocu­pa­ción pro­mo­vi­da y apo­ya­da por Esta­dos Uni­dos. Sin embar­go, ape­nas trans­cu­rre un día sin que el muro se levan­te, mons­truo­sos equi­pos mecá­ni­cos des­tru­yan vivien­das pales­ti­nas y algún joven, e inclu­so ado­les­cen­te pales­tino, cai­ga heri­do o muerto.

¡Cuan pro­fun­das ver­da­des con­te­nían las pala­bras de Evo!

Fidel Cas­tro Ruz

Sep­tiem­bre 26 de 2011

10 y 32 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.