Eske­rrik asko – Jesús Valen­cia

En estos días con­vul­sos de zapa­ti­lla y cabreo he sen­ti­do una nece­si­dad acu­cian­te de expre­sar mi gra­ti­tud. Nue­vo epi­so­dio de tri­bu­na­les y con­de­nas pro­ta­go­ni­za­do por un lar­go elen­co de per­so­nas que mere­cen nues­tro reco­no­ci­mien­to.

Comen­za­ré por el tri­bu­nal que pre­si­dió la magis­tra­da Muri­llo. Ésta ‑como niña imper­ti­nen­te tras rega­ñi­na- con­tu­vo en esta oca­sión sus rabie­tas y guar­dó las for­mas. La sen­ten­cia recién dic­ta­da ha sido un gran ser­vi­cio a la ciu­da­da­nía, al menos a la vas­ca. Han vuel­to a des­ve­lar la paté­ti­ca fun­ción de la jus­ti­cia en el Esta­do espa­ñol; la han des­po­ja­do de sus peri­fo­llos dejan­do al des­cu­bier­to unas inti­mi­da­des inmun­das y pes­ti­len­tes (¿toda­vía hay alguien que siga cre­yen­do en la ecua­ni­mi­dad de la jus­ti­cia espa­ño­la?) El queha­cer de los tres magis­tra­dos ha sido ilus­tra­ti­vo, aun­que caro. Han derro­cha­do dema­sia­do tiem­po y dine­ro en sus­cri­bir los folios que alguien les susu­rró.

Gra­cias al Esta­do espa­ñol en su con­jun­to. Como en ante­rio­res gue­rras con­tra las colo­nias ‑siem­pre perdidas‑, tam­bién aho­ra la metró­po­li se nos mues­tra sañu­da. Des­de aquel pri­mer gri­to ame­ri­cano de inde­pen­den­cia, nada ha cam­bia­do. En este asun­to, la mayo­ri­ta­ria socie­dad car­pe­to­ve­tó­ni­ca hace cau­sa común con sus gober­nan­tes; una y otros riva­li­zan en fana­tis­mo y cruel­dad. País tris­te que espe­ra cal­mar sus incon­ta­bles males con la ven­gan­za; sólo es capaz de aglu­ti­nar­se en el gri­te­río his­té­ri­co que pide la cabe­za de los nue­vos inde­pen­den­tis­tas. Bueno es cons­ta­tar­lo. Los siem­pre cerri­les espa­ño­les de aquí y los abne­ga­dos pró­ce­res de allá nos mar­can el camino. El mis­mo reco­no­ci­mien­to debe­mos al PNV y a su nue­vo apén­di­ce Zabal­tzen. Garan­tes ‑en pala­bras de Rubal­ca­ba- de los intere­ses espa­ño­les en Eus­kal Herria. Denun­cia­do­res de tro­pe­lías his­pa­nas que no mue­ven un dedo para vali­dar la sin­ce­ri­dad de su denun­cia. Man­te­ne­do­res obs­ti­na­dos de una apues­ta que cuen­ta cada vez con menos pos­to­res. Ellos soli­tos, con empe­ños dig­nos de mejor cau­sa, van dina­mi­tan­do los últi­mos reduc­tos del auto­no­mis­mo.

Mere­cen sin­ce­ro reco­no­ci­mien­to los sec­to­res vas­cos con­flu­yen­tes; gen­tes de muchas siglas y dis­tin­tas sen­si­bi­li­da­des empe­ña­das en apro­xi­mar pos­tu­ras. Se esfuer­zan por arrin­co­nar dife­ren­cias y encon­trar pun­tos de encuen­tro. Pai­sa­na­je que apues­ta por acu­mu­lar fuer­zas fren­te a un mons­truo que pre­ten­de engu­llir­nos a todos; torren­te­ras cada vez más fre­cuen­tes y cre­ci­das que van engro­san­do el cau­dal de la decen­cia nacio­nal; embrión de un pue­blo plu­ral y espe­ran­za­do, el más sóli­do poten­cial para una con­fron­ta­ción demo­crá­ti­ca con nues­tros enemi­gos comu­nes.

Final­men­te ‑y con emo­ción entrañable‑, mil gra­cias al pai­sa­na­je que sopor­ta pena­li­da­des en el exi­lio o rigo­res en las maz­mo­rras de la dis­per­sión; os ha toca­do sufrir en car­ne pro­pia un cas­ti­go que se pre­ten­de colec­ti­vo. Estos días, y dada lo coyun­tu­ra que vivi­mos, mi gra­ti­tud se foca­li­za en los cin­co de Bate­ra­gu­ne. ¡La habéis arma­do gor­da! Vues­tra dig­ni­dad ha remo­vi­do las fibras de nues­tra sen­si­bi­li­dad huma­na y polí­ti­ca; vues­tro encar­ce­la­mien­to nos ha saca­do a las calles; vues­tra cohe­ren­cia ha sido un espal­da­ra­zo a esta volun­tad colec­ti­va de cons­truir país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *