Nece­si­ta­mos poder- Iña­ki Gil de San Vicen­te

Entre miles de noti­cias idén­ti­cas, cua­tro muy recien­tes nos enfren­tan al pro­ble­ma del poder. Una, el FMI exi­ge a la bur­gue­sía grie­ga que con­de­ne al des­em­pleo a 100.000 tra­ba­ja­do­res más. Dos, la trans­na­cio­nal Renault advier­te a Japón que pue­de des­lo­ca­li­zar su empre­sa en Yokoha­ma si no toma medi­das para con­te­ner la reva­lo­ri­za­ción del yen con res­pec­to al dólar y al euro. Tres, los Esta­dos Uni­dos salen una vez más en defen­sa de Israel y en con­tra del dere­cho pales­tino a su pro­pio Esta­do. Y cua­tro, euro­ale­ma­nia aplau­de a la bur­gue­sía espa­ño­la por el gol­pe cons­ti­tu­cio­nal que ampu­ta toda­vía más las raquí­ti­cas liber­ta­des y dere­chos aún super­vi­vien­tes. Las cua­tro tie­nen rela­cio­nes direc­tas e indi­rec­tas con Eus­kal Herria, hacen refe­ren­cia al papel de los Esta­dos, a las gran­des cor­po­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les, a las agen­cias impe­ria­lis­tas que defien­den los intere­ses del capi­tal finan­cie­ro y a la fun­ción del mie­do y de la vio­len­cia en la polí­ti­ca en cuan­to eco­no­mía con­cen­tra­da. En sín­te­sis tra­tan sobre la dia­léc­ti­ca entre el poder del capi­tal y la explo­ta­ción de los pue­blos sin poder pro­pio.

Hemos esco­gi­do estos ejem­plos no sólo por­que son recien­tes sino por­que plan­tean pro­ble­mas que en apa­rien­cia se mue­ven en la estra­tos­fe­ra de la alta polí­ti­ca, pero que en reali­dad bullen en la mate­ria­li­dad de la vida coti­dia­na de los pue­blos macha­ca­dos. Por deba­jo de esas gran­des noti­cias se agi­tan las resis­ten­cias y los deba­tes por mejo­rar las for­mas de orga­ni­za­ción de las gen­tes. El pue­blo pales­tino, divi­di­do y macha­ca­do, ha teni­do que expe­ri­men­tar todas las for­mas orga­ni­za­ti­vas posi­bles, y el pue­blo grie­go ha recor­da­do en poco tiem­po las for­mas de auto­or­ga­ni­za­ción con las que resis­tió a los nazis y a los bri­tá­ni­cos. La cla­se obre­ra del Esta­do fran­cés ha sos­te­ni­do huel­gas vibran­tes en 2010 mien­tras que las gran­des empre­sas de su bur­gue­sía saquea­ban el mun­do, y en el Esta­do espa­ñol la debi­li­dad his­tó­ri­ca de las izquier­das difi­cul­ta el des­pe­gue de las resis­ten­cias, mien­tras las nacio­nes opri­mi­das cami­na­mos por delan­te. A lo lar­go de estas y otras prác­ti­cas muy ante­rio­res se apre­cia una diná­mi­ca de avan­ce ines­ta­ble e inse­gu­ro, osci­lan­te, con retro­ce­sos y derro­tas, que pue­de ir del con­tra­po­der al poder popu­lar y al Esta­do obre­ro pasan­do por el doble poder. Habla­mos de una diná­mi­ca his­tó­ri­ca que en sus embrio­nes apa­re­ce ya en la auto­or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na de los tra­ba­ja­do­res ingle­ses des­de fina­les del siglo XVIII, con su auto­or­ga­ni­za­ción, soli­da­ri­dad y ayu­da mutua, mar­chas, mani­fes­ta­cio­nes, huel­gas y sabo­ta­jes. Un siglo des­pués, des­de fina­les del XIX, la mis­ma diná­mi­ca empe­za­rá a exten­der­se por Hego Eus­kal Herria con­for­me avan­za la indus­tria­li­za­ción. Y lo mis­mo suce­de­rá, pero a una esca­la cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior y más rica a par­tir de fina­les de la déca­da de 1950 con el ini­cio del pro­ce­so que cul­mi­na­rá con la fusión del inde­pen­den­tis­mo con el socia­lis­mo.

Un colec­ti­vo obre­ro que se orga­ni­za para lega­li­zar una asam­blea, una aso­cia­ción de veci­nos, un gru­po de estu­dian­tes, un colec­ti­vo femi­nis­ta que logra que se juz­gue a un agre­sor, un ayun­ta­mien­to que pasa a manos del pue­blo, etc., son prác­ti­cas de con­tra­po­der por­que han logra­do asen­tar una fuer­za cla­sis­ta, popu­lar, social, veci­nal, de sexo-géne­ro, que, en su cam­po de acción, detie­ne un cie­rre de empre­sa, una urba­ni­za­ción irra­cio­nal o cual­quier otro ata­que del poder domi­nan­te; o al menos lo con­di­cio­na fuer­te­men­te. Y tan­to más son un con­tra­po­der en la medi­da en que su acción se inser­ta en una estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta, de for­ta­le­ci­mien­to de la iden­ti­dad y len­gua vas­ca. Pero por la mis­ma natu­ra­le­za de la polí­ti­ca como eco­no­mía con­cen­tra­da que en últi­ma ins­tan­cia depen­de del Esta­do ocu­pan­te, por esto, el con­tra­po­der nun­ca es esta­ble por­que es inme­dia­ta­men­te com­ba­ti­do, some­ti­do a toda serie de pre­sio­nes. Un con­tra­po­der que se apa­lan­que a la defen­si­va dura poco, empie­za a des­ani­mar­se si no con­si­gue más con­quis­tas. La lucha ofen­si­va es la vida del con­tra­po­der y ello hace que, si quie­re exis­tir, ha de dar el sal­to al doble poder. No hay otra alter­na­ti­va a la luz de la expe­rien­cia his­tó­ri­ca, y por tan­to de la teo­ría.

De la mis­ma for­ma en que todo con­tra­po­der que se detie­ne en su avan­ce empie­za a debi­li­tar­se y, más tem­prano que tar­de, a retro­ce­der, lo mis­mo le suce­de pero a esca­la más amplia y rápi­da a las situa­cio­nes de doble poder. Un con­tra­po­der esta­ble, por aho­ra, son los ayun­ta­mien­tos y otras ins­ti­tu­cio­nes «supe­rio­res», y pue­den y deben cons­ti­tuir­se en doble poder gra­cias a su capa­ci­dad peda­gó­gi­ca, con­cien­cia­do­ra, de pla­ni­fi­ca­ción demo­crá­ti­ca, etc., pero cho­ca­rán con más y más resis­ten­cias des­de el Esta­do espa­ñol y sus peo­nes autóc­to­nos. El doble poder se carac­te­ri­za por su capa­ci­dad de derro­tar pla­nes impor­tan­tes del poder opre­sor, des­de urba­nís­ti­cos has­ta socia­les, cul­tu­ra­les, lin­güís­ti­cos, eco­ló­gi­cos e inclu­so, y sobre todo para acti­var vías socio­eco­nó­mi­cas muy pro­gre­sis­tas que pue­den, si se qui­sie­ra hacer­lo, empe­zar a minar algu­nas bases de la pro­pie­dad pri­va­da y de la fuer­za repre­si­va del Esta­do. Por ejem­plo, coope­ra­ti­vis­mo popu­lar, de pro­duc­ción y con­su­mo, recu­pe­ra­ción públi­ca de empre­sas y de bie­nes comu­nes, redes de inter­cam­bio jus­to interno e inter­na­cio­nal, eco­no­mía soli­da­ria y prés­ta­mos sin inte­rés, ban­cos de tiem­po, yaci­mien­tos de tra­ba­jo social, segu­ri­dad colec­ti­va demo­crá­ti­ca, lucha masi­va por la amnis­tía, etc. Pero estas vías deben asen­tar­se en una cre­cien­te movi­li­za­ción polí­ti­ca de masas en la que el pue­blo tra­ba­ja­dor sea la fuer­za direc­to­ra, y den­tro de este la cla­se obre­ra. Si el doble poder no avan­za, retro­ce­de.

Habla­mos de la dia­léc­ti­ca entre refor­ma y revo­lu­ción, pro­gra­ma míni­mo y pro­gra­ma máxi­mo, auto­go­bierno tole­ra­do e inde­pen­den­cia socia­lis­ta. En un capi­ta­lis­mo en cri­sis, nada de esto debe hacer­se sin un pro­gra­ma de inte­gra­ción de las mal lla­ma­das «cla­ses medias» y de la peque­ña y media­na bur­gue­sía, a dis­tin­tos nive­les obvia­men­te, pero debe hacer­se. No es un deba­te nue­vo en la his­to­ria polí­ti­ca, se remon­ta, como míni­mo, a la revi­sión crí­ti­ca de los erro­res come­ti­dos por las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en 1848 – 1849. El capi­tal apren­dió de la Igle­sia a mani­pu­lar las con­cien­cias y a diri­gir la estruc­tu­ra psí­qui­ca de fran­jas socia­les y cla­ses inter­me­dias hacia la obe­dien­cia a la «figu­ra del Amo». Es cier­to que la opre­sión nacio­nal difi­cul­ta la ten­den­cia laten­te hacia el auto­ri­ta­ris­mo, pre­si­den­cia­lis­mo y fas­cis­mo, reser­va reac­cio­na­ria que duer­me como un virus en el incons­cien­te de masas. Pero la con­cien­cia nacio­nal no es una vacu­na per­fec­ta, nece­si­ta de una pra­xis estra­té­gi­ca que ilu­mi­ne siem­pre los obje­ti­vos irre­nun­cia­bles. Por esto, es vital seguir avan­zan­do del doble poder al poder popu­lar, al Esta­do vas­co inser­to en la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Vas­ca. El doble pode se extin­gue o es aho­ga­do en san­gre si no avan­za al poder esta­tal, popu­lar.

Com­pren­de­mos aho­ra mejor el sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co e inme­dia­to de las cua­tro noti­cias con las que ini­ciá­ba­mos este artícu­lo. La nece­si­dad de un Esta­do es inne­ga­ble para las nacio­nes opri­mi­das si que­re­mos sobre­vi­vir en la mun­dia­li­za­ción capi­ta­lis­ta. Inclu­so los pue­blos for­mal­men­te sobe­ra­nos nece­si­tan recu­pe­rar la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca que sus bur­gue­sías han entre­ga­do al impe­ria­lis­mo, y en este con­tex­to todo Esta­do que quie­ra defen­der a su pue­blo ha de avan­zar al socia­lis­mo con el poder popu­lar y la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta. No hay otra alter­na­ti­va, de lo con­tra­rio será engu­lli­do por la des­na­cio­na­li­za­ción inhe­ren­te a la expan­sión del capi­tal y re-nacio­na­li­za­dos, sub­su­mi­dos, en las nue­vas for­mas ideo­ló­gi­cas y cul­tu­ra­les crea­das por las reor­de­na­cio­nes impe­ria­lis­tas que están tenien­do lugar. Sin un Esta­do vas­co, sere­mos una región inser­ta en un pro­tec­to­ra­do eco­nó­mi­co con for­ma de Esta­do peri­fé­ri­co de la Unión Euro­pea.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 21 de sep­tiem­bre de 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *