El impe­ria­lis­mo lin­güís­ti­co ayer como hoy- Alots Gezu­ra­ga

Juan de Beriayn, párro­co de Uter­ga, (Valle de Izar­be, Alta Nava­rra), decía en su libro “Doc­tri­na Chris­tia­na en roman­ce y bas­cuen­ce” de 1626 edi­ta­do en Iru­ña-Pam­plo­na: “(…) escri­bo en bas­cuen­ce, por­que no ha habi­do nación en todo el mun­do, que no haya pre­mia­do la len­gua natu­ral de la patria y ense­ñar­la en las secue­las a leer y escri­bir. Según esto, razón es que noso­tros esti­ma­mos nues­tra len­gua bas­con­ga­da”.

En “Vas­co­nia” (1962) Fede­ri­co Krut­wig ase­gu­ra­ba que: “Intro­du­cen el cas­te­llano o el fran­cés, reba­jan­do moral­men­te al vas­co quien, gro­tes­ca­men­te ves­ti­do de espa­ñol o fran­cés, no es más que hom­bre de ter­ce­ra cate­go­ría”.

El impe­ria­lis­mo lin­güís­ti­co sólo es una par­te del impe­ria­lis­mo aun­que es una de las pun­tas de lan­za del mis­mo; vie­ne des­de anti­guo pero en el pre­sen­te sigue ocu­pan­do pági­nas en los perió­di­cos y aca­lo­ra­dos comen­ta­rios impe­ria­lis­tas.

Se entien­de muy bien la polí­ti­ca cas­te­lla­na y des­pués espa­ño­la res­pec­to a los idio­mas de su Impe­rio leyen­do el pró­lo­go del libro que en 1492 escri­bió Anto­nio Nebri­ja por man­da­to de Isa­bel la Cató­li­ca, con este libro se inten­ta­ba uni­fi­car el cas­te­llano (crear un cas­te­llano “batua” que no con­si­guie­ron has­ta el siglo XVIII con el fran­cés Feli­pe V): “…muchos pue­blos bár­ba­ros y nacio­nes de pere­gri­nas len­guas, y con el ven­ci­mien­to aque­llos tenían neces­si­dad de reci­bir las leies quel ven­ce­dor pone al ven­ci­do, y con ellas nues­tra len­gua”. Fue la polí­ti­ca cas­te­lla­na en Amé­ri­ca como en el rei­no de Naba­rra según fue con­quis­tan­do y sub­yu­gan­do, así Nebri­ja seña­la en un escri­to tras la con­quis­ta de Alta Nava­rra (1512−24) que “casi todos sus habi­tan­tes son vas­co­nes” (es decir, eus­kal­du­nes mono­lin­gües), e inclu­ye como bas­ko­nas a ciu­da­des que fue­ron con­quis­ta­das en el siglo XII como las rio­ja­nas Calaho­rra o la anti­gua capi­tal del rei­no, Naia­ra-Náje­ra.

La opi­nión de Caro Baro­ja acer­ca de la fron­te­ra de los terri­to­rios de habla eus­qué­ri­ca en la Edad Media es que es la mis­ma que en el año 1587, siglo XVI en el que fue total­men­te inva­di­do el rei­no bas­kón de Naba­rra en su terri­to­rio penin­su­lar y don­de comien­za un nue­vo retro­ce­so del eus­ke­ra. El his­to­ria­dor ron­ka­lés Estor­nés Lasa en su libro “Lo que No nos ense­ña­ron”, seña­la­ba cómo en ese año 1587, según un docu­men­to de la Dió­ce­sis de Pam­plo­na, los pue­blos que vivían en eus­ke­ra eran 451 fren­te a los 58 roman­za­dos (de éstos, la mayo­ría cuan­do no todos, en reali­dad eran bilin­gües como vere­mos).

En su recien­te libro “La Gue­rra de Nava­rra”, Peio J. Mon­teano, tras ana­li­zar todos los docu­men­tos a su alcan­ce sobre la con­quis­ta de Alta Nava­rra, es de la mis­ma opi­nión; entre los docu­men­tos y libros estu­dia­dos, des­ta­ca “La bula de ren­di­ción de cau­ti­vos”, la cual “per­mi­te por pri­me­ra vez rea­li­zar un mapa lin­güís­ti­co de (Alta) Nava­rra a prin­ci­pios del siglo XVI que, entre otras cosas, mues­tra que la ero­sión de la len­gua vas­ca había sido míni­ma duran­te el bajo medie­vo”, es decir, mien­tras el rei­no fue libre. Se tra­ta­ba de una bula para una nue­va recau­da­ción en la Dió­ce­sis de Pam­plo­na que divi­día en 3 zonas la par­te del rei­no recién inva­di­da (Alta Nava­rra) según estu­vie­ran más o menos roman­za­das: “Así pues, el eus­ke­ra era, en la pri­me­ra mitad del siglo XVI, la len­gua hege­mó­ni­ca en al rei­no, nada menos que 8 de cada 10 nava­rros habi­ta­ban en el terri­to­rio don­de pre­do­mi­na­ba”, es decir, el 80% eran eus­kal­du­nes mono­lin­gües.

Esta bula y otros muchos docu­men­tos, nos per­mi­ten tra­zar las fron­te­ras del eus­ke­ra sobre un mapa y obser­var cómo ha ido car­co­mien­do el impe­ria­lis­mo la “lin­gua nava­rro­rum”, lle­gan­do hoy, cin­co siglos des­pués, a una situa­ción lin­güís­ti­ca que la UNESCO cla­si­fi­ca de “peli­gro de extin­ción” y dis­tin­ta en cada región en las que el impe­ria­lis­mo divi­dió el rei­no de Naba­rra: así, nin­gu­na per­so­na es mono­lin­güe en este idio­ma y tan sólo sobre el 15% de la pobla­ción de Alta Nava­rra sabe eus­ke­ra (con el nom­bre impe­ria­lis­ta de Comu­ni­dad Foral Nava­rra y don­de el eus­ke­ra está zoni­fi­ca­do como siem­pre des­de la inva­sión, sien­do “no ofi­cial” en el ter­cio sur don­de sus hablan­tes no tie­nen dere­cho alguno sobre su idio­ma nati­vo), el 33% de la Naba­rra Occi­den­tal sabe eus­ke­ra (lla­ma­da “Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca” y don­de pasó el eus­ke­ra a len­gua “vul­ne­ra­ble” en el 2009 según la UNESCO, pero don­de sigue pade­cien­do ata­ques furi­bun­dos como vere­mos) y el 30% de Ipa­rral­de es eus­kal­dun (depar­ta­men­to Pays Bas­que y Beárn don­de el eus­ke­ra no es ofi­cial y no tie­nen dere­cho alguno los eus­kal­du­nes por lo que sigue la pér­di­da de hablan­tes). Hoy en día ya no se habla eus­ke­ra en otros terri­to­rios del rei­no don­de era len­gua nati­va como son: Alto Ara­gón y Piri­neo cen­tral, La Rio­ja, Cas­ti­lla Vie­ja-La Bure­ba, Can­ta­bria orien­tal o Gas­cu­ña, aun­que con peque­ñas pobla­cio­nes resi­dua­les en el Beárn: Eskui­la, Ara­mitz, Inha­ze, Arkan­tze y sobre todo Jerun­tze.

Tras su inva­sión, des­truc­ción de for­ta­le­zas, espo­lio a sus habi­tan­tes y some­ti­mien­to mili­tar que duró varios siglos de for­ma férrea y que en reali­dad con­ti­núa, los alto nava­rros vivie­ron las polí­ti­cas impe­ria­lis­tas sobre su idio­ma que ya habían dado fru­tos a los espa­ño­les en otras par­tes del rei­no naba­rro con­quis­ta­do ante­rior­men­te, como es el caso de La Rio­ja, don­de la cono­ci­da “faza­ña” o sen­ten­cia judi­cial de “Oia­cas­tro” nos habla de estas polí­ti­cas impe­ria­lis­tas sobre el idio­ma naba­rro y don­de el alcal­de vetó en el siglo XIII, sobre 1239, a un merino (jefe de la poli­cía o fun­cio­na­rio real) veni­do de Bur­gos a par­ti­ci­par en un jui­cio, pues según los fue­ros de la villa era indis­pen­sa­ble saber eus­ke­ra para ello : “Esto es por fazan­ya que el Alcal­de de Oia-Cas­tro si le deman­da­se ome de fue­ra de la Villa o de la Villa que el recu­die­se en vas­cuen­ce.”

Des­de la con­quis­ta espa­ño­la, la pre­sión impe­ria­lis­ta sobre el idio­ma naba­rro o eus­ke­ra es per­ma­nen­te y empie­za por los car­gos ecle­siás­ti­cos y públi­cos tan­to en Alta Nava­rra como en la Nava­rra Occi­den­tal, como eran enton­tes los vete­ri­na­rios, jue­ces, meri­nos o poli­cías etc. Pon­ga­mos varios ejem­plos más :

Es reve­la­dor del uso habi­tual del eus­ke­ra en el sur del rei­no de Naba­rra el tex­to de un plei­to de 1540 en el que el agri­cul­tor Pedro Peti­llas dice sobre el vete­ri­na­rio zamo­rano que tra­ba­ja­ba en la capi­tal ribe­ra (Tude­la): “no sabe hablar ni entien­de vas­cuen­ce por­que es natu­ral cas­te­llano (…) por no enten­der sue­le bus­car un intér­pre­te y que en ello pasa tra­ba­jo y que le ven­dría muy bien saber hablar vas­cuen­ce para reci­bir a los que va a su casa”, en ese mis­mo tex­to judi­cial se afir­ma que el eus­ke­ra es “la len­gua de la tie­rra”, es decir, el fun­cio­na­rio espa­ñol (vete­ri­na­rio en este caso) logra intér­pre­tes entre los pro­pios ribe­re­ños bilin­gües y el idio­ma naba­rro, inclu­so en la Ribe­ra, se con­si­de­ra­ba el eus­ke­ra. En Lizarra(ra)-Estella en el año 1607 un docu­men­to ecle­sial comen­ta que: “El vica­rio no tie­ne las cua­li­da­des que se requie­ren para dicha parro­quia por haber más de la ter­ce­ra par­te mera­men­te vas­con­ga­do y no saber romanz y el dicho cura no sabe bas­cuenz” .

La lucha de los natu­ra­les por su idio­ma naba­rro o eus­ke­ra en la admi­nis­tra­ción públi­ca ha sido per­ma­nen­te como evi­den­te el retro­ce­so que va pade­cien­do el eus­ke­ra has­ta nues­tros días tam­bién este cam­po, así, en los tri­bu­na­les ecle­siás­ti­cos de Alta Nava­rra como en los civi­les, se pedía saber el eus­ke­ra (a dife­ren­cia de hoy en día), por­que, como decía un infor­me de 1778 “más de la mitad de al rei­no era tie­rra vas­con­ga­da (en el sen­ti­do que tenía enton­ces de mono­lin­güe eus­kal­dun)”; en otro infor­me un poco ante­rior (de 1745), se con­cluía que “casi todos los fun­cio­na­rios de la Dipu­tación (de Alta Nava­rra) eran nava­rros (en el sen­ti­do de vas­co­par­lan­tes o eus­kal­du­nes que tenía enton­ces)”.

La polí­ti­ca de impo­si­ción de car­gos públi­cos espa­ño­les es una cons­tan­te en la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta espa­ño­la, que des­pués se exten­dió a los maes­tros al sur­gir las escue­las de pri­me­ra ense­ñan­za. Sir­va como ejem­plo de esto últi­mo, el caso de un pue­blo de la Naba­rra Occi­den­tal tan eus­kal­dun como Bea­sain y más en 1730, año del tex­to siguien­te: “que no se les per­mi­ta hablar en vas­cuen­ce sino en cas­te­llano, ponien­do ani­llo y cas­ti­gán­do­les como se mere­cen”. Es un acuer­do entre el muni­ci­pio y el maes­tro, a los vas­cos nos habían con­ven­ci­dos para enton­ces que nues­tro idio­ma no ser­vía como medio de trans­mi­sión de cono­ci­mien­tos. El que quie­ra leer muchos más ejem­plos, los tie­ne en “El Libro negro del eus­ka­ra” de Juan Mari Torreal­dai.

Pero me intere­sa recal­car, por lo que lue­go vere­mos, la evo­lu­ción del eus­ke­ra en Oli­te. En Herri­be­rri u Oli­te, en el año 1574 (por tan­to más de 50 años des­pués de la con­quis­ta espa­ño­la de estas tie­rras del rei­no naba­rro), Bel­trán de Garriz en la pla­za del pue­blo se subió al tabla­do y gri­tó a viva voz en eus­ke­ra que todos los veci­nos tenían yeguas en el zaguán de la casa de Pedro Ezpe­le­ta del que el pro­pio Bel­trán era cria­do, y que fue­sen a por ellas, que esta­ban en el corral . En el mis­mo Oli­te, en 1623 un pres­bí­te­ro pedía al Obis­pa­do licen­cia para con­fe­sar en eus­ke­ra por­que “los muchos vas­con­ga­dos (vas­co par­lan­tes o eus­kal­du­nes, según la ter­mi­no­lo­gía de enton­ces) que hay en dicha villa, y pas­to­res de ella están muy des­con­so­la­dos y se van a otros luga­res a con­fe­sar­se”. En 1768 el via­je­ro Gui­sep­pe Barety dice por la cer­ca­na Tafa­lla que “en esta ciu­dad se aca­ba el viz­caíno (eus­ke­ra) y se empie­za a hablar el espa­ñol”, es decir, aun­que ‑como es evidente‑, habría gen­te en Tafa­lla que supie­ra eus­ke­ra, pre­do­mi­na­ba en esta ciu­dad el roman­ce. Paul Pie­rre Bro­ca (1824−1880) comen­ta­ba en unos de sus libros que “un nava­rro de Oli­te afir­ma­ba que en Oli­te habla­ba en vas­co con sus ami­gos cuan­do era peque­ño”, por tan­to, aca­ba­ba de des­apa­re­cer la “lin­gua nava­rro­rum” de esa comar­ca en menos de 300 años de colo­ni­za­ción impe­ria­lis­ta.

En pleno siglo XXI el impe­ria­lis­mo no se da por satis­fe­cho y teme una recu­pe­ra­ción del idio­ma nacio­nal naba­rro, por lo que actúa con­ti­nua­men­te con saña con­tra su posi­ble auge, a veces con disi­mu­lo argu­men­tal y cuan­do no cabe, no duda en usar la fuer­za bru­ta (median­te sus jue­ces que se basan en su ejér­ci­to como todo su Esta­do y no en el pue­blo –bási­co en una demo­cra­cia-).

Así, estos inten­tos de hacer que el fun­cio­na­ria­do y el cle­ro en tie­rras naba­rras sean espa­ño­les y la pun­ta de lan­za de su lin­güi­ci­dio, no son cosa del pasa­do como se pue­da supo­ner. Recien­te­men­te en Osa­ki­detza o sani­dad públi­ca de la Naba­rra Occi­den­tal, se ha impues­to por la mino­ría espa­ño­la des­de su admi­nis­tra­ción en Vito­ria-Gas­teiz (seu­do gobierno vas­co), que los médi­cos no ten­gan que saber eus­ke­ra para ejer­cer, por ejem­plo, en Lekei­tio (100% eus­kal­dun y que vive en ese idio­ma), pues adu­cen los impe­ria­lis­tas dos cosas: que Lekei­tio ya es bilin­güe, lo cual no es más que una “pro­fe­cía auto­cum­pli­da” pues es la deri­va­da de la eta­pa de colo­ni­za­ción lin­güís­ti­ca de la pobla­ción mono­lin­güe duran­te las gue­rras de los siglos XIX-XX y varias dic­ta­du­ras (mi ama­ma de Erri­goi­ti murió mono­lin­güe en 1989). El segun­do moti­vo adu­ci­do en esta oca­sión, es que para ser médi­co no hace fal­ta saber eus­ke­ra sino que lo impor­tan­te son los cono­ci­mien­tos, lo cual es estric­ta­men­te cier­to, como es cier­to que ape­nas hay que saber cas­te­llano aun­que se ejer­za en Espa­ña para aten­der bien a un pacien­te (con el voca­bu­la­rio bási­co que se apren­de en un par de meses es sufi­cien­te), por lo que, según ese argu­men­to, podrían optar a la ofer­ta gen­te de otros paí­ses como marro­quíes o chi­nos, por ejem­plo, ya que, según argu­men­tan los impe­ria­lis­tas en este caso, lo impor­tan­te es su capa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal, ¿o no?, por lo que los exá­me­nes se podrían hacer en inglés, el idio­ma inter­na­cio­nal por anto­no­ma­sia (casi pue­do ver las son­ri­sas del lec­tor).

La cues­tión que­da total­men­te cla­ri­fi­ca­da ese mis­mo mes cuan­do el impe­ria­lis­mo en otra par­te de su “Espa­ña inver­te­bra­da” ante una situa­ción simi­lar, cam­bia de argu­men­to y usa jus­to el con­tra­rio al caso ante­rior, allí lo impor­tan­te es aho­ra sal­va­guar­dar los dere­chos de los hablan­tes del cas­te­llano pero tam­bién que el idio­ma del impe­rio no pue­da nun­ca ser rem­pla­za­do por el idio­ma natu­ral de Cata­lu­ña aun­que los cata­la­nes así lo qui­sie­ran. Así, en la ense­ñan­za en Cata­lu­ña, el cas­te­llano debe de ser la len­gua vehi­cu­lar tan­to como el idio­ma nati­vo o cata­lán, es decir, el impe­ria­lis­mo cae sin son­ro­jo en una gran con­tra­dic­ción: todos los jóve­nes estu­dian­tes saben cata­lán (ya no pue­den usar el argu­men­to dis­cri­mi­na­to­rio o que es difí­cil su apren­di­za­je para el hijo del inmi­gran­te espa­ñol, ¡cómo si el cas­te­llano fue­ra fácil para los demás!) y para ense­ñar mate­má­ti­cas o geo­gra­fía el cata­lán sir­ve igual que el cas­te­llano (pese a quien le pese es una reali­dad), pero, ¿lo impor­tan­te no era la capa­ci­ta­ción, es decir, en este caso la cali­dad de la ense­ñan­za y del pro­fe­so­ra­do? ¿Para qué exi­gir que los dos idio­mas sean vehi­cu­la­res? Aumen­ta el cos­to, es un esfuer­zo aña­di­do para el alumno etc. etc…

Lo que a los cata­la­nes y naba­rros nos dicen los jue­ces espa­ño­les es lo que de ver­dad sub­ya­ce en todo este fal­so deba­te: en el impe­rio cas­te­llano, su idio­ma es pre­pon­de­ran­te a todos los demás idio­mas, pero, ¿quién ha deci­di­do que esto sea así? ¿Tie­nen dere­cho los espa­ño­les a impo­ner a eus­kal­du­nes y cata­la­nes (o galle­gos) su idio­ma por ser más o es sim­ple fuer­za bru­ta (impe­ria­lis­ta)? O dicho de otra for­ma, ¿hemos podi­do ele­gir algu­na vez ser o no espa­ño­les, tal y como ellos lo entien­den (un idio­ma, una nación)? La res­pues­ta para un naba­rro y un cata­lán es evi­den­te: no, a unos por impo­si­ción bor­bó­ni­ca-cen­tra­lis­ta y a los otros por inva­sión pri­me­ro e impo­si­ción bor­bó­ni­ca-cen­tra­lis­ta des­pués.

En una Espa­ña demo­crá­ti­ca ‑que no es el caso y es ya inviable‑, si un cata­lán o un naba­rro qui­sie­ra ser aten­di­do en uno de los idio­mas ofi­cia­les de su terri­to­rio por la admi­nis­tra­ción públi­ca, debe­ría de poder hacer­lo, ello sólo es posi­ble si en la admi­nis­tra­ción públi­ca y en cada cate­go­ría pro­fe­sio­nal hay al menos tan­tos fun­cio­na­rios que conoz­can ese idio­ma como pobla­ción que deman­de la aten­ción en el mis­mo.

Pero es que este mes hay más casos fla­gran­tes de impe­ria­lis­mo lin­güís­ti­co, en Oli­te se ha vivi­do el ante­pe­núl­ti­mo epi­so­dio, los con­ce­ja­les de dos par­ti­dos polí­ti­cos con­ti­nua­do­res del par­ti­do úni­co fran­quis­ta (y no es una opi­nión pues en la mis­ma sesión sus con­ce­ja­les se nega­ban a con­de­nar el fran­quis­mo con sus 200.000 ase­si­na­tos, la exis­ten­cia de escla­vos duran­te el mis­mo o su inten­to de etno­ci­dio y lin­güi­ci­do entre otras muchas razo­nes para ello), el PP y UPN, han deci­do eli­mi­nar el nom­bre bas­kón o naba­rro de Herri­be­rri y dejar sólo el latino de Oli­te, lo cual es tre­men­da­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, pues Oli­te, “Oli­gi­tum”, es el nom­bre que los visi­go­dos (Suin­ti­la 621 – 631 ) die­ron a la pobla­ción amu­ra­lla­da que obli­ga­ron a cons­truir a los pro­pios nati­vos bas­ko­nes en régi­men de escla­vi­tud tras derro­tar­los y masa­crar­los para poder así con­tro­lar­los, y que los reyes naba­rros logra­ron libe­rar siglos des­pués, por lo que le die­ron el nom­bre de “Herri­be­rri” o “Tie­rras nue­vas”, tie­rras libres del impe­ria­lis­mo visi­go­do y des­pués musul­mán pero que hoy por hoy no lo son del impe­ria­lis­mo espa­ñol.

F. Krut­wig “La Cues­tión Vas­ca” (1966): “Los hijos de las nacio­nes opre­so­ras tie­nen la mal­di­ta cos­tum­bre de con­de­nar las jus­tas recla­ma­cio­nes de los pue­blos opri­mi­dos. Para ellos la úni­ca nación que tie­ne dere­chos dig­nos de ser res­pe­ta­dos es la nación gran­de, la nación opre­so­ra”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *