Ote­gi en la cár­cel: Bil­du, el camino – Manuel F. Tri­llo

No intere­san los argu­men­tos polí­ti­cos ‑por­que no son jurí­di­cos- de la juez Muri­llo y de sus acom­pa­ñan­tes, pues ya sabe­mos que esta seño­ra tie­ne algún que otro des­liz con la bebi­da. Pero esto que pue­de pare­cer un argu­men­to «ad per­so­nam», no lo es, pero es impre­sen­ta­ble que alguien se pre­sen­te en el anda­mio en con­di­cio­nes nada reco­men­da­bles. El alba­ñil se cae, la juez dic­ta sen­ten­cia.

No intere­sa esa fra­seo­lo­gía taber­na­ria a la que tan acos­tum­bra­dos nos tie­ne la juez. Ni su esca­sa capa­ci­dad lite­ra­ria. No intere­sa que se inven­ten deli­tos eso es pro­pio de un Esta­do Fas­cis­ta- y que se creen, ad hoc, para deter­mi­na­dos reos (recor­de­mos las pala­bras de aquél que fue minis­tro de Jus­ti­cia, un tal Agui­lar que aho­ra anda por Euro­pa, crea­re­mos un deli­to para que no sal­ga de la cár­cel) una con­fi­gu­ra­ción delic­ti­va y unos enca­jes pena­les sufi­cien­tes para man­te­ner­los en pri­sión. Cuan­do el Esta­do Fas­cis­ta Ita­liano encar­ce­ló a Grams­ci, éste no había come­ti­do deli­to alguno, pero el Duce gri­tó: tene­mos que impe­dir que esa men­te pien­se. Y Grams­ci escri­bió una de las obras glo­rio­sas del siglo XX (Los cua­der­nos de la cár­cel). Aho­ra, un tri­bu­nal que mero­dea por los jar­di­nes del fas­cis­mo dic­ta una sen­ten­cia bru­tal con­tra per­so­nas que no han come­ti­do deli­to obje­ti­vo alguno, sub­je­ti­vo sí, cla­ro, tam­bién los juz­ga­do­res, y yo mis­mo, pues a la pos­tre entrar en ese ámbi­to de la sub­je­ti­vi­dad es como entrar en el pen­sa­mien­to de Dios y sus inten­cio­nes. Se apli­ca, dicho que­da, el Dere­cho Penal del Enemi­go sin amba­ges, sin care­ta, a cara de perro, por­que ese Tri­bu­nal de Tres con la juez del vino al fren­te, sabe que corren tiem­pos a su favor, a favor del fas­cis­mo en Espa­ña, Euro­pa y en las Quim­bam­bas. Por eso se atre­ven a tra­tar a la Jus­ti­cia como si fue­ra una rame­ra.

No intere­sa nada el tex­to de la sen­ten­cia. Es un bodrio jurí­di­co. No sopor­ta el menor aná­li­sis de un alumno de Penal en cual­quier Facul­tad de Dere­cho. Por eso entrar a disec­cio­nar algo que ya de entra­da sabe­mos que está podre, que par­te de supo­si­cio­nes, de inven­cio­nes, de figu­ra­cio­nes y pos­tu­la­dos que no tie­nen el menor sopor­te fac­tual, es como si qui­sié­ra­mos saber si ese ángel tie­ne sexo. El des­pre­cio y el asco sur­gen cuan­do se ven sen­ten­cias redac­ta­das de este modo. La ver­güen­za de los cole­gas en el apa­ra­to judi­cial. El recha­zo de quien tie­ne dos dedos de fren­te.

Ote­gi y sus com­pa­ñe­ros están en la cár­cel por deli­tos inven­ta­dos. Con ello los fas­cis­tas que aún hay en la judi­ca­tu­ra pre­ten­den que se vuel­va al perío­do ante­rior en que el enfren­ta­mien­to era arma­do, sabien­do que en ese com­ba­te siem­pre gana­rían. Pre­ten­dían la derro­ta mili­tar y la derro­ta polí­ti­ca. No han con­se­gui­do nin­gu­na. Y para col­mo han sido derro­ta­dos en el cam­po polí­ti­co. El pro­yec­to de esto sí que se pue­de acu­sar a Ote­gi y com­pa­ñe­ro- de desar­me polí­ti­co de la extre­ma dere­cha espa­ño­lis­ta en Eus­kal Herria es un éxi­to des­de el mis­mo día del encar­ce­la­mien­to. Antes de ser dete­ni­dos, el pro­yec­to cua­tro horas antes- ya esta­ba en la calle, tam­bién esta­ba en el Minis­te­rio de la Gober­na­ción (Inte­rior), y la orden fue tajan­te: hay que impe­dir que esa men­te pien­se (la men­te no era un suje­to indi­vi­dual, sino un suje­to colec­ti­vo), allá fue la Guar­dia Civil. Han pasa­do más de 700 días, y aque­lla men­te ha sido con­de­na­da a dece­nas de años de pri­sión.

Que nadie aban­do­ne este camino, por­que vamos a ganar. Dicho que­dó, Bil­du es el camino. El camino tie­ne cur­vas peli­gro­sas, y una de ellas es esta estram­bó­ti­ca sen­ten­cia. Se pue­de sen­tir mucha rabia, mucha indig­na­ción, pero quie­nes están en la cár­cel saben que su tra­ba­jo es reco­no­ci­do y valo­ra­do por la izquier­da de Eus­kal Herria. No hay temor a pasar diez o trein­ta años más detrás del muro, por­que el obje­ti­vo es ven­cer a la ultra­de­re­cha espa­ño­lis­ta en el país. No quie­ro yo dis­traer el asun­to prin­ci­pal la sentencia‑, pero hace pocos días el fas­cis­mo mos­tró aquí en Anda­lu­cía su cara más negra con la deten­ción de Die­go Caña­me­ro, o en Bar­ce­lo­na con la deten­ción de diri­gen­tes sin­di­ca­les. Los datos son abru­ma­do­res. No es sólo aun­que es la pun­ta de lan­za- el caso de Eus­kal Herria, es el caso de todo el Esta­do y de toda Euro­pa. No per­da­mos la pers­pec­ti­va.

Diez años de cár­cel son 3.650 días. En ese tiem­po quien pre­si­dió el tri­bu­nal sen­ten­cia­dor esta­rá por razón bio­ló­gi­ca apar­ta­da de todo, y eso siem­pre será un ali­vio. Cuan­do sal­gan de la cár­cel los con­de­na­dos, al Esta­do Espa­ñol no lo reco­no­ce­rá ni su madre. Tiem­po al tiem­po. Sobre todo por­que el camino que no hay que aban­do­nar no se aban­do­na­rá.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *