Ver­da­des, fal­se­da­des y heca­tom­bes nuclea­res-Sal­va­dor López Arnal

Se han cum­pli­do recien­te­men­te los seis pri­me­ros meses de la heca­tom­be nuclear de Fukushi­ma. El minis­tro japo­nés de Eco­no­mía se ha vis­to obli­ga­do a dimi­tir por haber habla­do de “ciu­da­des muer­tas” al refe­rir­se a los alre­de­do­res desér­ti­cos de la cen­tral duran­te su visi­ta. “Es tris­te decir­lo, pero esas pobla­cio­nes son como ciu­da­des muer­tas, sin un alma a la vis­ta” [1] Yoshio Hachi­ro, el minis­tro en cues­tión, “hizo el ges­to de rozar su tra­je con un perio­dis­ta dicien­do que corría el ries­go de con­ta­mi­nar­se con radio­ac­ti­vi­dad” [2]. ¡Era una bro­ma, una estú­pi­da bro­ma! Un “chist” de que diría el Mon­ti­lla de “Polò­nia”.

¿Es razo­na­ble la dimi­sión del minis­tro? Lo es. La insen­si­bi­li­dad y las fal­se­da­des se han ido acu­mu­lan­do. Uno de los peo­res capí­tu­los de esta obra inaca­ba­da pue­de ser­vir de ober­tu­ra wag­ne­ria­na. David Bru­nat infor­ma­ba de ello a prin­ci­pios de agos­to de 2011 [3].

El Gobierno japo­nés per­mi­tió que miles de per­so­nas se expu­sie­ran a dosis de radia­ción extre­mas duran­te los días pos­te­rio­res al tsu­na­mi que des­tro­zó la cen­tral de Fukushi­ma-Daii­chi. Lo más lamen­ta­ble es que no hizo nada para evi­tar­lo. “Mien­tras los eva­cua­dos de la ciu­dad de Namie, a esca­sos 8 kiló­me­tros de la cen­tral, se refu­gia­ban en la región de Tsushi­ma, con­si­de­ra­da por todos un lugar segu­ro, lo que en reali­dad hacían era colo­car­se jus­to en la direc­ción en la que el vien­to trans­por­ta­ba millo­nes de par­tí­cu­las radiac­ti­vas”. ¿Por qué? Por­que todo el mun­do esta­ba con­ven­ci­do de que el vien­to sopla­ba hacia el sur (Tsushi­ma está al noroes­te del país). ¿Todos? “Todos sal­vo Tokio, que supo gra­cias a sus sis­te­mas de medi­ción que el vien­to gira­ba hacia Tsushi­ma y no dijo nada”. ¿Por qué? Para aho­rrar­se, la pela es la pela, “los enor­mes gas­tos de tener que ampliar mucho más el radio de eva­cua­ción y para impe­dir que sur­gie­ra una nue­va olea­da de crí­ti­cas”. Duran­te las sema­nas pos­te­rio­res a la catás­tro­fe de mar­zo de 2011, miles de per­so­nas hicie­ron “vida nor­mal”, sin que el gobierno “lle­ga­ra nun­ca a abrir la boca. Como si se tra­ta­ra de coba­yas huma­nas o un sim­ple daño cola­te­ral, un pea­je que hay que pagar para con­ser­var la ima­gen del Gobierno” y, aña­do yo, la esca­sa peli­gro­si­dad de la indus­tria nuclear y, por des­con­ta­do, la ima­gen del logo TEPCO.

No está mal para empe­zar. Hay más.

Más de 155.000 per­so­nas se han que­da­do sin casa tras aban­do­nar ciu­da­des como Mina­mi­so­ma y Namie, según ha publi­ca­do el Mai­ni­chi Shim­bun, uno de los rota­ti­vos más impor­tan­tes de Japón [4]. Muchos ciu­da­da­nos jamás vol­ve­rán a ver sus hoga­res, des­pués de que Nao­to Kan, ex pri­mer minis­tro, reco­no­cie­ra por pri­me­ra vez, días antes de dejar, el car­go que el entorno afec­ta­do per­ma­ne­ce­rá inha­bi­ta­ble duran­te déca­das (sin pre­ci­sar) debi­do a la alta radia­ción. Con el obje­ti­vo de des­ha­cer­se de la basu­ra tóxi­ca, ha seña­la­do Javier Salas, se ha plan­tea­do la posi­bi­li­dad de hacer de la nece­si­dad vir­tud y apro­ve­char la situa­ción de Fukushi­ma para con­ver­tir el lugar en un depó­si­to de resi­duos radiac­ti­vos. El lega­do de la indus­tria (nuclear) es el lega­do de la indus­tria (nuclear).

El por­ta­voz del nue­vo pri­mer minis­tro, Yoshihi­ko Noda, ha seña­la­do que Japón ten­drá que gas­tar unos 2.000 millo­nes de euros en las pri­me­ras labo­res –vale la pena insis­tir: en las pri­me­ras labo­res- de “des­con­ta­mi­na­ción de las áreas resi­den­cia­les, en la reco­gi­da de los resi­duos y en la lim­pie­za de los terre­nos afec­ta­dos”. Jun­to a los más de 100.000 eva­cua­dos for­zo­sos, las auto­ri­da­des admi­ten que a lo lar­go de estos seis meses otras 55.000 per­so­nas han aban­do­na­do otras áreas de la pre­fec­tu­ra de Fukushi­ma (que no están den­tro de las zonas de exclu­sión guber­na­men­ta­les). Han deci­di­do mar­char­se de sus vivien­das por sus pro­pios moti­vos; una impor­tan­te razón para ello: la des­con­fian­za.

¿Des­con­fian­za jus­ti­fi­ca­da? Des­de lue­go. A prin­ci­pios de sep­tiem­bre, el Minis­te­rio de Cien­cia nipón des­ve­ló que más de una trein­te­na de luga­res, tam­bién fue­ra de la zona eva­cua­da, regis­tran nive­les de con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va tan altos como los que obli­ga­ron a eva­cuar pobla­cio­nes del entorno de Cher­nó­bil. Ni más ni menos. Se sabe aho­ra que el total de par­tí­cu­las noci­vas des­pe­di­das tras el acci­den­te es el doble de lo admi­ti­do ini­cial­men­te por la empre­sa y las autoridades.Muy recien­te­men­te la mis­mí­si­ma Agen­cia Japo­ne­sa para Ener­gía Ató­mi­ca, nada pro­cli­ve a la crí­ti­ca anti­nu­clear, reve­ló que los nive­les de radia­ción regis­tra­dos en el mar son más de tres veces supe­rio­res a los cal­cu­la­dos ini­cial­men­te por Tep­co, la gran cor­po­ra­ción eléc­tri­ca: los inves­ti­ga­do­res de la agen­cia, infor­ma Salas, han ele­va­do la cifra de bec­que­re­lios libe­ra­dos al Pací­fi­co has­ta los 15.000 billo­nes fren­te a los 4.700 billo­nes esti­ma­dos por la com­pa­ñía (más de tres veces más). La empre­sa no sumó la con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va que cayó al mar tras ser emi­ti­da al aire por los núcleos fun­di­dos de los tres reac­to­res. ¡Vaya por Dios! ¡Qué error tan curio­so!

Algu­nos nudos dia­léc­ti­cos más. Se ase­gu­ró ini­cial­men­te, tras el acci­den­te, que ni el terre­mo­to ni el tsu­na­mi ni las explo­sio­nes pos­te­rio­res habían afec­ta­do a los reac­to­res; se supo más tar­de, pero el gobierno y TEPCO cono­cían ya el dato, que hubo fusión de los núcleos de los reac­to­res 1,2 y 3 de la cen­tral, lo que, sin duda, supu­so la libe­ra­ción de enor­mes can­ti­da­des de mate­ria­les tóxi­cos. La indus­tria nuclear en Japón, y en muchos otros luga­res del mun­do, sue­le sos­te­ner que, has­ta que están des­bor­da­das, la mejor ubi­ca­ción para alber­gar el com­bus­ti­ble ató­mi­co gas­ta­do, los resi­duos, son las pis­ci­nas ubi­ca­das en el inte­rior de las cen­tra­les, sin embar­go algu­nos exper­tos y cien­tí­fi­cos han apun­ta­do, tras la situa­ción vivi­da en Fukushi­ma, que la ubi­ca­ción de estas cen­tra­les ha mos­tra­do ser un pro­ble­ma aña­di­do de segu­ri­dad. Fukushi­ma no es Cher­nó­bil se dijo una y mil veces; el 11 de abril, un mes des­pués del acci­den­te, el regu­la­dor japo­nés de ener­gía ató­mi­ca cali­fi­ca­ba el acci­den­te como de nivel 7 de la esca­la INES (el mis­mo que el de la cen­tral ucra­nia­na). El gran cien­tí­fi­co fran­co-bar­ce­lo­nés Eduard Rodrí­guez Farré lo apun­tó con cla­ri­dad uno o dos días des­pués, el lema se hizo céle­bre: “Esta­mos ante un Cher­nó­bil a cáma­ra len­ta”. Tep­co, la gran y muy sos­pe­cho­sa cor­po­ra­ción nipo­na, su currí­cu­lum ató­mi­co pro­du­ce tem­blo­res, apun­tó en gene­ral a fac­to­res exter­nos impre­vi­si­bles: terre­mo­to, tsu­na­mi, mala suer­te, etc. Inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res, han pues­to al des­cu­bier­to no sólo que gran par­te de lo afir­ma­do sobre la segu­ri­dad de la cen­tral era un cuen­to fal­sa­rio para cre­yen­tes acrí­ti­cos sino que, inme­dia­ta­men­te des­pués del acci­den­te, TEPCO vaci­ló duran­te horas por­que dudó –el capi­ta­lis­mo en esta­do puro y sal­va­je- si les con­ve­nía o no inu­ti­li­zar la plan­ta para siem­pre. De los pla­zos de retorno mejor no hablar: en con­tra de lo mani­fes­ta­do, el mis­mo Gobierno ha reco­no­ci­do que se tar­da­rán déca­das en recu­pe­rar los hoga­res (¿qué hoga­res?). El gobierno, des­de lue­go, debe saber mucho más de lo que dice sobre este nudo. El Gobierno por su par­te ase­gu­ró que la can­ti­dad de los mate­ria­les radiac­ti­vos libe­ra­dos por la cen­tral eran la mitad de lo admi­ti­do final­men­te. Con algu­na duda, inclu­so en momen­tos como estos, la indus­tria nuclear ase­gu­ra que el mode­lo de reac­tor de Fukushi­ma (y de San­ta María de Garo­ña) es tan segu­ro como los demás. La mis­ma OIEA, nada sos­pe­cho­sa de estar infil­tra­da por topos anti­nu­cle­res, con­si­de­ra que hay que revi­sar este tipo de reac­to­res. Por lo demás, como es sabi­do, y a pesar de lo anun­cia­do sobre el con­trol de ali­men­tos, se han regis­tra­do casos de car­ne de vacuno y hor­ta­li­zas comer­cia­li­za­das con altos nive­les de toxi­ci­dad.

En una recien­te entre­vis­ta en BTV [5], la tele­vi­sión públi­ca de Bar­ce­lo­na, Mar­cel Coderch, un inge­nie­ro y eco­no­mis­ta infor­ma­do don­de los haya, comen­ta­ba que el cos­te de la recons­truc­ción nipo­na tras el desas­tre ató­mi­co de Fukushi­ma podía alcan­zar los 200 mil millo­nes de euros. Como el cos­te apro­xi­ma­do de las cen­tra­les ató­mi­cas nipo­nas, con pre­cios de hoy, está en los alre­de­do­res de esa can­ti­dad, lo que se está afir­man­do, olvi­dan­do por un momen­to el des­co­mu­nal y dia­bó­li­co lega­do de los resi­duos y algu­nos otros asun­tos afi­nes, es que el pre­cio real de todas las cen­tra­les japo­ne­sas se ha dupli­ca­do. De bara­ta y segu­ra, nada de nada.

Por todo ello, la más abso­lu­ta des­con­fian­za hacia el Eje­cu­ti­vo nipón se ha asen­ta­do con fuer­za entre los ciu­da­da­nos japo­ne­ses. Con razón. Un 82% de la pobla­ción duda de su capa­ci­dad para res­pon­der ante otro desas­tre pare­ci­do y un 80% cree que el Gobierno les ha men­ti­do. Aún más: una inves­ti­ga­ción ofi­cial aca­ba de con­cluir que altos fun­cio­na­rios tra­ta­ron de mani­pu­lar encuen­tros y vota­cio­nes sobre el futu­ro de la ener­gía ató­mi­ca. Reco­men­da­ron a las empre­sas ató­mi­cas que uti­li­za­ran a sus tra­ba­ja­do­res de for­ma encu­bier­ta para alte­rar los resul­ta­dos a su favor. ¡Son como ange­li­tos de la guar­da!

Físi­co nuclear y por­ta­voz de Eco­lo­gis­tas en Acción, Fran­cis­co Cas­te­jón ha apun­ta­do al núcleo esen­cial del desa­gui­sa­do nuclear: «No sabían qué hacer y no esta­ban pre­pa­ra­dos para lo que suce­dió. Nadie con­ta­ba con que coin­ci­die­ran tan­tas cir­cuns­tan­cias nega­ti­vas. Pero ya hemos des­cu­bier­to que con la ener­gía nuclear siem­pre pasa algo con lo que no con­tá­ba­mos» [6]. Según ha sos­te­ni­do Har­vey Was­ser­man – “Diez mil Fukushi­mas. ¿Pode­mos impe­dir la pró­xi­ma catás­tro­fe?”- [7], la con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va de Fukushi­ma se sigue pro­pa­gan­do “por todo el archi­pié­la­go, a lo pro­fun­do del océano y por todo el glo­bo –inclui­do EE.UU”. Ter­mi­na­rá por impac­tar a millo­nes de per­so­nas.

Fukushi­ma está lejos de haber ter­mi­na­do.

PS: En un exce­len­te artícu­lo edi­ta­do en Públi­co, Manuel Garí, Daniel Alba­rra­cín, Nacho Álva­rez, Bruno Estra­da y Bibia­na Medial­dea, han dado cuen­ta de algu­nas de las men­ti­ras, seis en su opi­nión, que han rodea­do la ener­gía e indus­tria nuclea­res des­de sus ini­cios. “El lobby ató­mi­co nor­te­ame­ri­cano la cali­fi­có ini­cial­men­te de pana­cea por ser “abun­dan­te, segu­ra y bara­ta”. Lue­go lle­ga­ron los atri­bu­tos de “autóc­to­na” –la OCDE la con­si­de­ra fuen­te nacio­nal – , “lim­pia” por­que no emi­te gases de efec­to inver­na­de­ro e “impres­cin­di­ble” para el sumi­nis­tro ener­gé­ti­co actual y futu­ro”. Su infor­ma­da refu­ta­ción de las fal­se­da­des: la “abun­dan­cia” que­da des­men­ti­da por las limi­ta­das reser­vas de ura­nio iden­ti­fi­ca­das por la Agen­cia Inter­na­cio­nal de la Ener­gía. La “segu­ri­dad”, tras la tra­ge­dia de Fukushi­ma, “es una creen­cia míti­ca sin fun­da­men­to. La recien­te explo­sión de un horno de resi­duos nuclea­res en Fran­cia ha pues­to una vez más en evi­den­cia la inma­du­rez de la tec­no­lo­gía nuclear fren­te al ries­go”. El atri­bu­to “autóc­to­na” decae fuer­te­men­te “al cons­ta­tar la ubi­ca­ción de los recur­sos de ura­nio”. La “lim­pie­za” des­apa­re­ce “a la vis­ta de la lar­ga vida de los resi­duos radio­ac­ti­vos”. Final­men­te, de la “pres­cin­di­bi­li­dad” nuclear, “da bue­na cuen­ta el esca­so y decre­cien­te peso que tie­ne dicha ener­gía en la pro­duc­ción eléc­tri­ca mun­dial y espa­ño­la” [10].

Notas:

[1] En otras tra­duc­cio­nes, “[…] des­gra­cia­da­men­te, no había un alma vivien­te en las calles de las loca­li­da­des veci­nas a la cen­tral. Eso hacía pen­sar en una ciu­dad muer­ta”.

[2] http://​www​.gara​.net/​p​a​p​e​r​e​z​k​o​a​/​2​0​1​1​0​9​1​1​/​2​9​0​1​5​5​/​e​s​/​D​i​m​i​t​e​-​m​i​n​i​s​t​r​o​-​j​a​p​o​n​e​s​-​E​c​o​n​o​m​i​a​-​c​o​m​e​n​t​a​r​i​o​s​-​s​o​b​r​e​-​F​u​k​u​s​h​ima

[3] David Bru­nat, “Tokio ocul­tó que miles de per­so­nas reci­bían radia­ción de Fukushi­ma”.http://​www​.publi​co​.es/​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​/​3​9​0​8​3​2​/​t​o​k​i​o​-​o​c​u​l​t​o​-​q​u​e​-​m​i​l​e​s​-​d​e​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​r​e​c​i​b​i​a​n​-​r​a​d​i​a​c​i​o​n​-​d​e​-​f​u​k​u​s​h​ima

[4] Javier Salas, “Fukushi­ma ya ha deja­do sin hogar a 155.000 japo­ne­ses”. Públi­co, 10 de sep­tiem­bre de 2011, pp. 34 – 35. Tomo mucha infor­ma­ción de su exce­len­te artícu­lo.

[5] Infor­ma­ti­vo de la noche del 13 de sep­tiem­bre de 2011, el día del acci­den­te nuclear fran­cés.

[6] Según Javier Salas, la situa­ción ini­cial fue tan gra­ve que, según ha reco­no­ci­do el ex pri­mer minis­tro Kan en una entre­vis­ta recien­te, Tep­co, la gran cor­po­ra­ción nipo­na, la ter­ce­ra com­pa­ñía eléc­tri­ca del mun­do, pen­só que ten­dría que aban­do­nar a su suer­te la plan­ta por estar total­men­te fue­ra de con­trol. Si esto hubie­ra suce­di­do, aña­dió el ex pri­mer minis­tro, “Tokio sería una ciu­dad desier­ta hoy. Fue un momen­to crí­ti­co para la super­vi­ven­cia de Japón. Podría haber sido una fuga dece­nas de veces mayor que la radia­ción de Cher­nó­bil». Hoy serían 30 millo­nes los eva­cua­dos si los tra­ba­ja­do­res de la cen­tral y otros obre­ros hubie­ran actua­do de otro modo. ¿Cómo actua­ron? Expo­nien­do sus vidas por idea­les huma­nis­tas, tra­ba­jan­do para una cor­po­ra­ción de la que no siem­pre reci­bie­ron buen tra­to.

[7] http://​www​.coun​ter​punch​.org/​2​0​1​1​/​0​9​/​1​3​/​t​e​n​-​t​h​o​u​s​a​n​d​-​f​u​k​u​s​h​i​m​as/ (tra­du­ci­do por Ger­mán Leyens para rebe­lión).

[8] Gran par­te de la ins­ta­la­ción, según el autor, repre­sen­ta mucho peli­gro: “la pis­ci­na de com­bus­ti­ble gas­ta­do com­pro­me­ti­da de Uni­dad Cua­tro está situa­da en lo alto. El edi­fi­cio se hun­de e incli­na. Répli­cas sís­mi­cas podrían hacer que todo el com­ple­jo –y mucho más– se derrum­be con con­se­cuen­cias apo­ca­líp­ti­cas”. Las tres fusio­nes y las, por lo menos. cua­tro explo­sio­nes, afir­ma, han pro­du­ci­do con­ta­mi­na­ción radiac­ti­va por lo menos 25 veces mayor que la libe­ra­da en Hiroshi­ma.

[9] http://​blogs​.publi​co​.es/​d​o​m​i​n​i​o​p​u​b​l​i​c​o​/​3​9​9​6​/​l​a​-​r​u​i​n​a​-​n​u​c​l​e​ar/

[10] Los auto­res ponen el dedo en una lla­ga san­gran­te cuan­do seña­lan: “Es una fala­cia afir­mar, como se hace, sin tino, dato o argu­men­to alguno, que la elec­tri­ci­dad nuclear es más bara­ta de pro­du­cir que el res­to y, por tan­to, más eco­nó­mi­ca para el con­su­mi­dor final. Al eva­luar los cos­tes com­pa­ra­bles, el Infor­me Lazard (2008) esti­mó –a par­tir de datos de la Comi­sión Euro­pea– los cos­tes de pro­duc­ción entre 5 y 9 cén­ti­mos de euro por kilo­va­tio por hora (kWh) para la eóli­ca y la bio­ma­sa; de 9 a 14, para la solar de con­cen­tra­ción; de 7 a 10, para el gas; de 7 a 13, para el car­bón; y de 10 a 12, para la nuclear, pese a que la mayo­ría de las cen­tra­les están amor­ti­za­das. Espa­ña es un país depen­dien­te y vul­ne­ra­ble en casi toda la cade­na de valor de la ener­gía nuclear: tie­ne que impor­tar el mine­ral, sus cen­tra­les fun­cio­nan con tec­no­lo­gías forá­neas y paga por la fabri­ca­ción de con­cen­tra­dos, el enri­que­ci­mien­to del ura­nio y el alma­ce­na­je de los resi­duos de alta radiac­ti­vi­dad”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *