Tur­quía se cre­ce

El pri­mer minis­tro tur­co Recep Tay­yip Erdoğan ha reac­ti­va­do la polí­ti­ca exte­rior de su país. Actual­men­te de gira por varios paí­ses ára­bes, en las últi­mas sema­nas Erdoğan había ele­va­do el tono con­tra su anti­guo alia­do Israel, a pro­pó­si­to del blo­queo de Gaza y el ata­que al buque tur­co Mavi Mar­ma­ra el año pasa­do. Tras la publi­ca­ción del Infor­me Palmer/​Uribe, muy com­pla­cien­te con la polí­ti­ca israe­lí, Tur­quía expul­só al emba­ja­dor de Israel y sus­pen­dió la coope­ra­ción mili­tar. De esta mane­ra pare­ce haber ter­mi­na­do con el doble jue­go que siguió al ata­que con­tra la pri­me­ra flo­ti­lla de la liber­tad, en el que una retó­ri­ca infla­ma­da no impe­día la pre­ser­va­ción de cana­les sote­rra­dos de coope­ra­ción.

Pero duran­te el pri­mer semes­tre de 2011 el terre­mo­to ára­be que se pro­du­jo en sus inme­dia­cio­nes cam­bió las tor­nas. El Esta­do tur­co deci­dió ocu­par con carác­ter pre­fe­ren­cial el vacío polí­ti­co que Esta­dos Uni­dos en el Medio Orien­te, y la Unión Euro­pea en el Medi­te­rrá­neo, están dejan­do, espe­cial­men­te tras la caí­da de pie­zas cla­ve como Ben Ali y sobre todo de Hos­ni Muba­rak. «El Medi­te­rrá­neo no es un lugar des­co­no­ci­do para noso­tros. A par­tir de aho­ra se verán con­ti­nua­men­te nues­tros bar­cos (mili­ta­res)», advir­tió Erdoğan a Israel (y, por exten­sión, a la UE y a EEUU) hace una sema­na, en una espe­cie de ver­sión local de la doc­tri­na Mon­roe. Tam­bién lla­mó a capí­tu­lo al gobierno sirio de Bashar el Assad, a quien exi­gió que detu­vie­ra la repre­sión de las revuel­tas que están pro­vo­can­do un éxo­do de refu­gia­dos hacia Tur­quía. No es el úni­co Esta­do hiper­ac­ti­vo. Qatar hace uso de su «poder blan­do» mediá­ti­co y finan­cie­ro y jue­ga un papel muy des­ta­ca­do en un lugar rela­ti­va­men­te ale­ja­do como es Libia, en cuya gue­rra Tur­quía tam­bién ter­mi­nó por hacer acto de pre­sen­cia. Y Ara­bia Sau­dí toda­vía tra­ta de apa­gar los fue­gos de su peri­fe­ria (Baréin, Yemen) por la vía mili­tar. Pero es Tur­quía, país miem­bro de la OTAN, la que ha ido más lejos en su explo­ra­ción de una vía autó­no­ma, al enfren­tar­se abier­ta­men­te con ese «niño mima­do» (Erdoğan dixit) que es Israel. Al mos­trar múscu­lo, el pri­mer minis­tro con­si­gue ade­más poner prie­tas las filas de un ejér­ci­to cuya cúpu­la había dimi­ti­do en blo­que a fina­les de julio, ganan­do el lar­go pul­so que enfren­ta­ba al par­ti­do isla­mis­ta gober­nan­te y el ejér­ci­to que se auto­pro­cla­ma­ba garan­te de la heren­cia de Ata­türk.

El subi­dón tur­co es tam­bién eco­nó­mi­co. Mien­tras la Unión Euro­pea se hace el hara kiri eco­nó­mi­co, Tur­quía se con­vier­te en la eco­no­mía euro­pea ‑o euro­asiá­ti­ca, si lo pre­fie­ren- que más cre­ce (10, 2 % en los seis pri­me­ros meses de 2011), impul­sa­da prin­ci­pal­men­te por la inver­sión pri­va­da y el con­su­mo interno. En lo que va de año, más que Chi­na. Pero a dife­ren­cia de ésta, Tur­quía tie­ne el talón de aqui­les de un ele­va­do défi­cit en la balan­za por cuen­ta corrien­te (9,5 % del PIB) y una bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria reca­len­ta­da en par­te por capi­ta­les que huye­ron de otros lados y que podrían vol­ver a des­pla­zar­se. A su vez, empre­sas tur­cas invier­ten en sus veci­nos Gre­cia y Ruma­nía, gra­ve­men­te afec­ta­dos por la cri­sis finan­cie­ra. Los con­glo­me­ra­dos empre­sa­ria­les tur­cos incre­men­ta­ron en los últi­mos años sus inver­sio­nes en el extran­je­ro: los flu­jos anua­les de inver­sión pasa­ron de mil millo­nes de dóla­res en 2005 a 2.6 mil millo­nes en 2008, para lue­go des­cen­der en 2009 con la cri­sis finan­cie­ra.

El actual lide­raz­go tur­co está dis­pues­to a seguir un camino simi­liar al que empren­dió Bra­sil en Suda­mé­ri­ca. De ahí que visi­te pre­ci­sa­men­te los paí­ses ára­bes más afec­ta­dos por las revuel­tas de 2011: Egip­to, Túnez y Libia. El gobierno de Erdoğan tra­ta de influir y expor­tar su ver­sión del isla­mis­mo. Pero a dife­ren­cia de Bra­sil, Tur­quía no pro­mue­ve una estruc­tu­ra como Una­sur (man­tie­ne sus aspi­ra­cio­nes euro­peas), no dis­po­ne de un arma eco­nó­mi­ca como Petro­bras, y el AKP tam­po­co es el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res. Pero geo­po­lí­ti­ca­men­te no es lo mis­mo ver­se como un país peri­fé­ri­co euro­peo, nin­gu­nea­do y que nego­cia un capí­tu­lo tras otro sin saber si el lan­gui­de­cien­te eje fran­co-ale­mán le dará algún día el plá­cet, que como el cen­tro de una región que conec­ta con varios mun­dos por vía flu­vial y marí­ti­ma (la ver­sión ingle­sa del dia­rio Hürri­yet con­tie­ne una sec­ción dedi­ca­da a los paí­ses de su entorno y lo divi­de así: Éufra­tes, Amu Der­ya, Danu­bio, Vol­ga, Kura-Aras). En el exal­ta­do dis­cur­so que pro­nun­ció tras su aplas­tan­te vic­to­ria en las elec­cio­nes de junio, Erdoğan decla­ró

«Créan­me, Sara­je­vo hoy ganó tan­to como Estan­bul, Bei­rut ganó tan­to como Izmir, Damas­co ganó tan­to como Anka­ra, Rama­llah, Nablús, Jenín, Cis­jor­da­nia, Jeru­sa­lén gana­ron tan­to como Diyar­ba­kir.»

Que haya com­pa­ra­do las ciu­da­des pales­ti­nas ocu­pa­das con una ciu­dad de mayo­ría kur­da, «libre», no es ino­cen­te. Y debe­ría invi­tar a la pru­den­cia a los pales­ti­nos que valo­ran posi­ti­va­men­te el pro­gre­si­vo ais­la­mien­to israe­lí. El ejér­ci­to tur­co pro­si­gue su gue­rra con­tra el PKK kur­do, den­tro y fue­ra del país, y la cues­tión kur­da dis­ta de haber­se resuel­to. Tur­quía no es el pri­mer Esta­do que enar­bo­la la cau­sa pales­ti­na en fun­ción de sus pro­pios intere­ses estra­té­gi­cos. Pero no es menos cier­to que de momen­to ha abier­to, al menos, una vía de esca­pe don­de antes solo había calle­jo­nes sin sali­da.

http://​www​.javie​ror​tiz​.net/​v​o​z​/​s​a​m​u​e​l​/​t​u​r​q​u​i​a​-​s​e​-​c​r​ece

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *