La vía capi­ta­lis­ta de sali­da a la cri­sis no fun­cio­na- James Petras

Comen­ta­rios para CX36 Radio Cen­te­na­rio del soció­lo­go nor­te­ame­ri­cano, Prof. James Petras, des­de Nue­va York. Lunes 12 de setiem­bre de 2011. www​.radio36​.com​.uy

Chury: Ima­gino Petras que tenés varios temas en estu­dio y aná­li­sis. Lo dejo a tu cri­te­rio para que comien­ces tu colum­na de hoy.

Petras: Podría­mos empe­zar con dos temas. Pri­me­ro, ayer fue el ani­ver­sa­rio del 11‑S; una déca­da. Y podría­mos hacer unas obser­va­cio­nes. Las cere­mo­nias y la pre­sen­ta­ción que se ha hecho en los medios de comu­ni­ca­ción de masas, des­ta­can la expe­rien­cia trau­má­ti­ca, el acto de terro­ris­mo, pero no hablan de las con­se­cuen­cias para el país, para el mun­do, de los otros actos terro­ris­tas que se han come­ti­do en el nom­bre del 11‑S.

Ayer en Nue­va York, los actos de con­me­mo­ra­ción no atra­je­ron a más de 10.000 per­so­nas, es decir ocho veces menos que lo que atra­jo el equi­po de fút­bol de los New York Jets, que lle­na­ron el esta­dio con 80.000 per­so­nas. Enton­ces si uno com­pa­ra la asis­ten­cia, el fút­bol gana por lejos. Y esto refle­ja un des­en­can­to con la mani­pu­la­ción del 11 de setiem­bre para lan­zar guerras.

Lo que hicie­ron en Libia, el ase­si­na­to de 30.000 libios, es diez veces más de los que murie­ron en la Torres. Es decir, las fuer­zas de la OTAN mata­ron en seis meses diez veces más libios de los que murie­ron en Nue­va York. Y esto es solo el últi­mo caso, por­que los fun­cio­na­rios nor­te­ame­ri­ca­nos –en la Casa Blan­ca, en el gobierno de Bush y des­pués de Oba­ma- inva­die­ron Irak, Afga­nis­tán, siguen bom­bar­dean­do Yemen, Pakis­tán, siguen ocu­pan­do Haití.

Si cal­cu­la­mos de for­ma con­ser­va­do­ra, pode­mos decir que cer­ca de un millón de per­so­nas murie­ron o están heri­dos, más de cin­co millo­nes fue­ron des­pla­za­dos de sus casas, en un acto terro­ris­ta gene­ra­li­za­do, coman­da­do por el gobierno nor­te­ame­ri­cano y sus alia­dos de la OTAN, de la Unión Europea.

Es decir, el 11‑S era el deto­nan­te para una gue­rra des­truc­ti­va con­tra los pue­blos ára­bes, musul­ma­nes y otros más. No hay nin­gu­na con­me­mo­ra­ción para las víc­ti­mas del terro­ris­mo nor­te­ame­ri­cano con­tra todos los paí­ses enumerados.

Segun­do, no hay nin­gu­na dis­cu­sión sobre los gas­tos en apa­ra­tos de Segu­ri­dad que sur­gie­ron. Son más de ocho­cien­tos mil nue­vos fun­cio­na­rios para inves­ti­ga­cio­nes sobre los ciu­da­da­nos en los Esta­dos Uni­dos. Hay más de cien millo­nes de per­so­nas ficha­dos por estos Agen­tes de Segu­ri­dad, cada día reco­gen más de cin­cuen­ta mil escu­chas tele­fó­ni­cas, fax, etc. No saben como mane­jar tan­ta infor­ma­ción, es inú­til. Pero siguen con ese camino poli­cía­co, vio­lan­do todos los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les de los ciu­da­da­nos. Enton­ces, otra con­se­cuen­cia del 11‑S es el lan­za­mien­to de legis­la­ción, decre­tos y prác­ti­cas policíacas.

Por otro lado, el hecho es que los tres billo­nes de dóla­res gas­ta­dos en gue­rras han que­bra­do el Teso­ro, han dupli­ca­do la deu­da públi­ca de los Esta­dos Uni­dos, for­zan­do recor­tes de pro­gra­mas socia­les, ata­ques sobre el segu­ro social. Han pro­vo­ca­do la quie­bra de la eco­no­mía, pro­fun­di­za­do el défi­cit fis­cal, y como con­se­cuen­cia los recor­tes socia­les que per­ju­di­can a doce­nas de millo­nes de pen­sio­nis­tas, pobres y desocupados.

Enton­ces tene­mos que ana­li­zar las con­se­cuen­cias del 11‑S, no sim­ple­men­te miran­do aquí aden­tro y hacia el pasa­do. Por­que miran­do más allá de las Torres, hacia la gran tra­ge­dia que está afec­tan­do a los ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, des­ocu­pa­dos, han per­di­do sus casas diez millo­nes de per­so­nas. Y los del exte­rior, que han sufri­do millo­nes de muer­tes, de heri­dos y desplazados.

¿Y qué futu­ro tie­ne el país fren­te a esta situa­ción? Mien­tras el gobierno orga­ni­za este tea­tro cada 11 de setiem­bre, hay menos per­so­nas intere­sa­das e influi­dos. Los esfuer­zos en mani­pu­lar a las víc­ti­mas para jus­ti­fi­car las gue­rras actua­les y los gas­tos para el Esta­do poli­cía­co, cada vez caen en un saco más roto.

Voy a citar una cosa: Cuan­do los encues­ta­do­res pre­gun­ta­ron al públi­co sobre las prio­ri­da­des del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, en una mues­tra cien­tí­fi­ca, el 60% res­pon­die­ron que la prin­ci­pal prio­ri­dad debe ser la Eco­no­mía, los ingre­sos y los pro­gra­mas socia­les. El 2,5% dije­ron que la prio­ri­dad es el terro­ris­mo y la gue­rra con­tra el terrorismo.

En otras pala­bras: Los medios de comu­ni­ca­ción de masas hablan de la divi­sión entre Repu­bli­ca­nos y Demó­cra­tas, del enfren­ta­mien­to entre Oba­ma y los con­gre­sis­tas, ellos com­par­ten la polí­ti­ca gue­rre­ris­ta y el esta­do policíaco.

Mien­tras tan­to el públi­co está en otro lado. La ver­da­de­ra divi­sión en los Esta­dos Uni­dos es entre la gran mayo­ría del elec­to­ra­do que bus­ca una sali­da a la cri­sis y la cla­se polí­ti­ca que sigue apos­tan­do a con­ti­nuar las gue­rras en el exte­rior y man­te­ner este cos­to­so Esta­do poli­cía­co. Esta es la ver­da­de­ra divi­sión, que nos lle­va a pen­sar en el pró­xi­mo año electoral.

Jus­ta­men­te, en el segun­do pun­to de mi comen­ta­rio quie­ro tocar este tema, prin­ci­pal­men­te mar­can­do un con­tras­te entre las posi­bi­li­da­des de reelec­ción del pre­si­den­te Hugo Chá­vez en Vene­zue­la y el pre­si­den­te Barak Oba­ma en Esta­dos Uni­dos, pues ambos se pre­sen­tan en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les el pró­xi­mo año.

Chury: Exac­to.

Petras: Enton­ces, ¿qué debe­mos decir sobre las posi­bi­li­da­des que tie­nen uno y otro? Para ana­li­zar esto debe­mos ver cómo cada cual enfren­ta la cri­sis eco­nó­mi­ca, por­que ambos paí­ses pasa­ron por una baja en la Eco­no­mía, una cre­cien­te des­ocu­pa­ción y el des­con­ten­to de la población.

Chá­vez orga­ni­zó pro­gra­mas de inver­sión, con una enor­me suma des­ti­na­da a la cons­truc­ción de casas popu­la­res para un millón de fami­lias; aumen­tó los gas­tos del Segu­ro Social; aumen­tó la inver­sión en infra­es­truc­tu­ra con inver­sio­nes direc­ta­men­te públi­cas; nacio­na­li­zó las minas de oro y otros sec­to­res vin­cu­la­dos a las refi­ne­rías de petró­leo; ha ins­ti­tui­do el Con­trol de Pre­cios sobre pro­duc­tos bási­cos, como ali­men­tos, sub­ven­cio­nan­do el cos­to para las cla­ses popu­la­res. Todo orien­ta­do a esti­mu­lar la deman­da del con­su­mo como fuer­za motriz para la recu­pe­ra­ción económica.

En con­tras­te, ¿qué hizo Oba­ma? Pri­me­ro cana­li­zó cien­tos de miles de millo­nes para sal­var los ban­cos, y para pagar eso han baja­do los gas­tos socia­les; la teo­ría de Oba­ma es enri­que­cer a los ricos para que invier­tan y a par­tir de las inver­sio­nes del sec­tor pri­va­do, gene­rar empleo. Enton­ces a par­tir de eso han baja­do los impues­tos a los ricos; han faci­li­ta­do el gas­to mili­tar aumen­tán­do­lo dos veces por enci­ma de lo que hizo el pre­si­den­te ante­rior, el reac­cio­na­rio Bush. Gas­tos mili­ta­res, sub­ven­cio­nes fis­ca­les a los ricos y recor­tes socia­les, es la for­ma en que Oba­ma tra­ta el pro­ble­ma de la crisis.

Últi­ma­men­te decla­ra un pro­gra­ma para mejo­rar el empleo, pero va por el mis­mo camino de sub­ven­cio­nar a los capi­ta­lis­tas con la espe­ran­za de que las exo­ne­ra­cio­nes impo­si­ti­vas van a esti­mu­lar inver­sio­nes y el empleo.

Ana­li­ce­mos qué pasa con estos dos esfuer­zos, el estí­mu­lo des­de aba­jo por la deman­da o el pro­gra­ma des­de arri­ba, finan­cian­do el sec­tor pri­va­do para que gene­re empleo.

El empleo y el cre­ci­mien­to en Esta­dos Uni­dos es muy nega­ti­vo. La eco­no­mía este año cre­ce menos del 2%, mien­tras que en Vene­zue­la ha aumen­ta­do un 3% en el segun­do tri­mes­tre y con pers­pec­ti­vas de seguir cre­cien­do. En Esta­dos Uni­dos con el pro­gra­ma de Oba­ma esta­mos en una tra­yec­to­ria hacia aba­jo, hacia una segun­da recesión.

Mien­tras Chá­vez ha aumen­ta­do su popu­la­ri­dad, a fines del año 2009 tenía un 40% y aho­ra es un 60%; Oba­ma ha caí­do de 80% cuan­do fue ele­gi­do a menos del 40% aho­ra, con pers­pec­ti­vas de per­der las elec­cio­nes el pró­xi­mo año, mien­tras Chá­vez pare­ce que gana con una vic­to­ria contundente.

¿Qué con­clu­sio­nes gene­ra­les pode­mos sacar de esto? Que la recu­pe­ra­ción orien­ta­da por la polí­ti­ca socia­li­zan­te de Hugo Chá­vez ha alcan­za­do un éxi­to eco­nó­mi­co, social, e inclu­so elec­to­ral. Mien­tras, la polí­ti­ca neo­li­be­ral de Oba­ma de esti­mu­lar a los ricos para salir de la cri­sis uti­li­zan­do el sec­tor pri­va­do ha fra­ca­sa­do. La vía capi­ta­lis­ta de sali­da a la cri­sis no mues­tra nin­gún dina­mis­mo, mien­tras el sec­tor públi­co en Vene­zue­la ha alcan­za­do nivel de inver­sión y la moti­va­ción para gene­rar el crecimiento.

Con­clu­sión: Esta com­pa­ra­ción de Oba­ma y Chá­vez mues­tra en for­ma con­tun­den­te que la pers­pec­ti­va socia­lis­ta es supe­rior a la pers­pec­ti­va neo­li­be­ral para salir de la cri­sis económica.

Chury: Muy bien Petras. No se si tie­nes otro tema, pero noso­tros tuvi­mos acá como sede la reu­nión de la UNASUR, decep­cio­nan­te, por­que el tema cen­tral de la mis­ma era Hai­tí, y dio ver­güen­za la deci­sión final y par­ti­cu­lar­men­te los con­cep­tos ver­ti­dos por Cel­so Amo­rim, el can­ci­ller bra­si­le­ño, que afir­mó que van a estar diez años más en Hai­tí, ocupando.

Petras: El pro­ble­ma de la UNASUR no es la idea abs­trac­ta. Es una bue­na idea uni­fi­car el sur y excluir al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y sus socios cana­dien­ses. Lo que fal­ta es una polí­ti­ca anti-impe­ria­lis­ta. En Una­sur fal­ta homo­ge­nei­dad en la estruc­tu­ra polí­ti­ca y social. ¿Cómo se pue­de com­bi­nar neo­li­be­ra­les como Bra­sil, con sus pro­pias ambi­cio­nes hege­mó­ni­cas, con paí­ses como Vene­zue­la que bus­can de una for­ma y otra defen­der­se del impe­ria­lis­mo estadounidense?

Ese es el pro­ble­ma. Las diver­gen­cias en la estruc­tu­ra socio­eco­nó­mi­ca, en las bases socia­les de los gobier­nos, esa gran diver­gen­cia per­ju­di­ca la posi­bi­li­dad de una polí­ti­ca cohe­ren­te para esti­mu­lar la inte­gra­ción, fomen­tar las aso­cia­cio­nes de gobier­nos hacia las inver­sio­nes públi­cas, defen­der­se con­tra la nue­va ola de agre­sio­nes de los Esta­dos Uni­dos, por­que des­pués de Libia ¿quién pue­de pen­sar que no están pre­pa­ran­do otra inva­sión, como por ejem­plo a Venezuela?

Por esa razón que­re­mos sub­ra­yar que Vene­zue­la bus­ca a Rusia para for­ta­le­cer su defen­sa con com­pras de nue­vo arma­men­to y fir­man­do acuer­dos de aso­cia­ción en la pro­duc­ción de armas. ¿Por qué Vene­zue­la reti­ra sus reser­vas del exte­rior? Por­que sien­te la agre­sión nor­te­ame­ri­ca­na, mien­tras Amo­rím y otros están tocan­do la gui­ta­rra hablan­do en la ocu­pa­ción de Hai­ti, como mer­ce­na­rios que son del impe­ria­lis­mo norteamericano.

Me pare­ce que ese es el pro­ble­ma de UNASUR, no hay un común reco­no­ci­mien­to de la ame­na­za nor­te­ame­ri­ca­na, ni hay un reco­no­ci­mien­to de que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co actual depen­de en gran par­te de la expor­ta­ción de pro­duc­tos agro­mi­ne­ra­les. Y Chi­na, por ejem­plo, que es el prin­ci­pal com­pra­dor, está en un pro­ce­so de tra­tar de bajar las com­pras exter­nas y bajar la tasa de infla­ción, con­tro­lan­do el crecimiento.

Si Chi­na deja de com­prar o baja las com­pras de pro­duc­tos agrí­co­las y mine­ros, va a tener un efec­to muy gran­de sobre Argen­ti­na, Bra­sil, Chi­le, Perú. Enton­ces, si no pro­fun­di­zan el mer­ca­do den­tro de Amé­ri­ca Lati­na, en el inte­rior de los paí­ses, van a sufrir una baja de cre­ci­mien­to en el pró­xi­mo perío­do, son muy vul­ne­ra­bles. No hay que pen­sar que sim­ple­men­te por­que cre­cen –y debe­mos reco­no­cer que han cre­ci­do bas­tan­te en los últi­mos seis años- no son tan sus­cep­ti­bles a los cam­bios del mer­ca­do mun­dial. Y como no han pro­fun­di­za­do más en lo nece­sa­rio, en el con­su­mo interno, van a sufrir una alta y baja en el pró­xi­mo período.

Extrac­ta­do por La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.