Espa­ña, capi­tal: Tel Aviv – Jesús Valen­cia

El señor Currin, en sus decla­ra­cio­nes de junio, fue con­tun­den­te: «No se pue­de pro­lon­gar inde­fi­ni­da­men­te un pro­ce­so de solu­ción que sólo esté acti­va­do por una de las par­tes». La cerra­zón que obser­va en Madrid le recor­da­ba la que man­tie­ne Tur­quía res­pec­to al pue­blo kur­do. Acer­ta­da seme­jan­za. Aun­que, bus­can­do simi­li­tu­des, hay otra que se me anto­ja igual de ilus­tra­ti­va y con­tun­den­te: Israel. Los tres en raya.

La estra­te­gia que está man­te­nien­do el Esta­do espa­ñol res­pec­to al pro­ce­so abier­to en Eus­kal Herria nos tras­la­da a Gaza. Madrid está siguien­do al pie de la letra el rece­ta­rio de Tel Aviv. Y Rubal­ca­ba (las evi­den­cias con­fir­man que Zapa­te­ro pin­ta­ba menos que un moni­go­te) nos evo­ca a Olmert o Netan­yahu. El uno y los otros han inter­pre­ta­do la mano ten­di­da de vas­cos o pales­ti­nos como un ges­to de blan­den­gue­ría; y el silen­cio de las armas aje­nas como una mala noti­cia. Ante el cese uni­la­te­ral de la vio­len­cia ‑terri­ble ame­na­za para los aman­tes de la paz- Tel Aviv y Madrid inten­si­fi­ca­ron la fre­cuen­cia y el rigor de sus pro­vo­ca­cio­nes; abri­ga­ban la gro­se­ra espe­ran­za de que los acti­vis­tas arma­dos se reajus­ta­rían los arreos y vol­ve­rían a la dina­mi­ta. Ade­más han expan­di­do su ensa­ña­mien­to con­tra los diri­gen­tes polí­ti­cos. En Gaza o en Elgoi­bar, éstos son cali­fi­ca­dos como la voz de los vio­len­tos y quien tra­ba­ja en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal, como un terro­ris­ta camu­fla­do. «El bai­le de más­ca­ras ha ter­mi­na­do, los tra­jes y las cor­ba­tas no ser­vi­rán como tapa­de­ra de com­pli­ci­dad y apo­yo de los secues­tros y el terror», decía Amirt Peretz, pre­ten­di­do pro­gre­sis­ta para las poten­cias neo­co­lo­nia­les y dise­ña- dor polí­ti­co de la inva­sión a Gaza. El eco de este rebuzno se ha escu­cha­do muchas veces en el Esta­do espa­ñol. Dic­ta el manual que hay que per­se­guir como cri­mi­na­les a quie­nes desa­rro­llan acti­vi­dad polí­ti­ca; las cár­ce­les de Israel, las de Espa­ña y las de Fran­cia dan bue­na fe de lo dicho.

Pero ¿qué sen­ti­do tie­ne encar­ce­lar diri­gen­tes si sus secua­ces siguen libres? Espa­ña hizo suya la teo­ría que for­mu­ló Israel por boca de Olmert: «He dado ins­truc­cio­nes para dar caza a estos terro­ris­tas, a quie­nes los han envia­do y a quie­nes les dan refu­gio». Lo que bien cono­ce­mos y sufri­mos; según esta teo­ría, toda la socie­dad es poten­cial delin­cuen­te y mere­ce­do­ra de cas­ti­go. Lo que ella deci­da, aun­que sea en rigu­ro­so ejer­ci­cio demo­crá­ti­co, no mere­ce con­si­de­ra­ción. Las elec­cio­nes gaza­tíes de 2006 y las vas­cas de 2011 ado­le­cen del mis­mo mal: han supues­to un masi­vo res­pal­do popu­lar a los inde­sea­bles. El cer­co que sufre Gaza y el ase­dio que sopor­ta Bil­du son indi­ca­ti­vos de la car­co­mi­da demo­cra­cia que sopor­ta­mos.

Mar­tin ‑el pér­fi­do Moha­med Ben Gari­tano- es el mas­ca­rón de proa de toda esa chus­ma; su atu­sa­da y bre­ve peri­lla lo dela­ta. Todo Bil­du ‑ata­jo de isla­mis­tas faná­ti­cos- debe ser some­ti­do a la asfi­xia y al que­bran­to. Cai­ga sobre esta gen­tu­za la impla­ca­ble espa­da de Damo­cles ya que un 22 de mayo vota­ron lo polí­ti­ca­men­te inco­rrec­to. Estos son los bur­dos deci­res y hace­res de una Espa­ña siem­pre colo­nia­lis­ta y, últi­ma­men­te, bas­tan­te aque­ja­da de sio­nis­mo.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *