Gene­ra­ción sin futu­ro- Igna­cio Ramo­net

El mun­do será sal­va­do, si pue­de ser­lo, sólo por los insu­mi­sos.” André Gide

Pri­me­ro fue­ron los ára­bes, lue­go los grie­gos, a con­ti­nua­ción los espa­ño­les y los por­tu­gue­ses, segui­dos por los chi­le­nos y los israe­líes; y el mes pasa­do, con rui­do y furia, los bri­tá­ni­cos. Una epi­de­mia de indig­na­ción está suble­van­do a los jóve­nes del mun­do. Seme­jan­te a la que, des­de Cali­for­nia has­ta Tokio, pasan­do por París, Ber­lín, Madrid y Pra­ga, reco­rrió el pla­ne­ta en los años 1967 – 1968, y cam­bió los hábi­tos de las socie­da­des occi­den­ta­les. En una era de pros­pe­ri­dad, la juven­tud pedía paso enton­ces para ocu­par su espa­cio pro­pio.

Hoy es dife­ren­te. El mun­do ha ido a peor. Las espe­ran­zas se han des­va­ne­ci­do. Por vez pri­me­ra des­de hace un siglo, en Euro­pa, las nue­vas gene­ra­cio­nes ten­drán un nivel de vida infe­rior al de sus padres. El pro­ce­so glo­ba­li­za­dor neo­li­be­ral bru­ta­li­za a los pue­blos, humi­lla a los ciu­da­da­nos, des­po­ja de futu­ro a los jóve­nes. Y la cri­sis finan­cie­ra, con sus “solu­cio­nes” de aus­te­ri­dad con­tra las cla­ses medias y los humil­des, empeo­ra el males­tar gene­ral. Los Esta­dos demo­crá­ti­cos están rene­gan­do de sus pro­pios valo­res. En tales cir­cuns­tan­cias, la sumi­sión y el aca­ta­mien­to son absur­dos. En cam­bio, las explo­sio­nes de indig­na­ción y de pro­tes­ta resul­tan nor­ma­les. Y se van a mul­ti­pli­car. La vio­len­cia está subien­do…

Aun­que, en con­cre­to, el for­ma­to mis­mo del esta­lli­do no es seme­jan­te en Tel Aviv y San­tia­go de Chi­le o Lon­dres. Por ejem­plo, la impe­tuo­sa deto­na­ción ingle­sa se ha dis­tin­gui­do, por su alto gra­do de vio­len­cia, del res­to de las pro­tes­tas juve­ni­les, esen­cial­men­te no vio­len­tas (aun­que no hayan fal­ta­do los enfren­ta­mien­tos pun­tua­les en Ate­nas, San­tia­go de Chi­le y varias capi­ta­les).

Otra dife­ren­cia esen­cial: los amo­ti­na­dos ingle­ses, qui­zás por su per­te­nen­cia de cla­se, no supie­ron ver­ba­li­zar su desa­zón. Ni pusie­ron su furor al ser­vi­cio de una cau­sa polí­ti­ca. O de la denun­cia de una iniqui­dad con­cre­ta. En su gue­rri­lla urba­na, ni siquie­ra saquea­ron con ira sis­te­má­ti­ca los ban­cos… Die­ron la (lamen­ta­ble) impre­sión de que sólo las mara­vi­llas de los esca­pa­ra­tes ati­za­ban su rabia de des­po­seí­dos y de frus­tra­dos. Pero, en el fon­do, como tan­tos otros “indig­na­dos” del mun­do, estos revol­to­sos expre­sa­ban su deses­pe­ra­ción, olvi­da­dos por un sis­te­ma que ya no sabe ofre­cer­les ni un pues­to en la socie­dad, ni un por­ve­nir.

Un ras­go neo­li­be­ral que, de Chi­le a Israel, irri­ta par­ti­cu­lar­men­te es la pri­va­ti­za­cion de los ser­vi­cios públi­cos. Por­que sig­ni­fi­ca un robo mani­fies­to del patri­mo­nio de los pobres. A los humil­des que no poseen nada, les que­da por lo menos la escue­la públi­ca, el hos­pi­tal públi­co, los trans­por­tes públi­cos, etc. que son gra­tui­tos o muy bara­tos, sub­ven­cio­na­dos por la colec­ti­vi­dad. Cuan­do se pri­va­ti­zan, no sólo se le arre­ba­ta a la ciu­da­da­nía un bien que le per­te­ne­ce (ha sido cos­tea­do con sus impues­tos) sino que se des­po­see a los pobres de su úni­co patri­mo­nio. Es una doble injus­ti­cia. Y una de las raí­ces de la ira actual.

A este res­pec­to, para jus­ti­fi­car la furia de los insu­rrec­tos de Tot­tenham, un tes­ti­go decla­ró: “El sis­te­ma no cesa de favo­re­cer a los ricos y de aplas­tar a los pobres. Recor­ta el pre­su­pues­to de los ser­vi­cios públi­cos. La gen­te se mue­re en las salas de espe­ra de los hos­pi­ta­les des­pués de haber espe­ra­do a un médi­co una infi­ni­dad de horas…”(1).

En Chi­le, des­de hace tres meses, dece­nas de miles de estu­dian­tes, apo­ya­dos por una par­te impor­tan­te de la socie­dad, recla­man la des­pri­va­ti­za­ción de la ense­ñan­za (pri­va­ti­za­da bajo la dic­ta­du­ra neo­li­be­ral del gene­ral Pino­chet, 1973 – 1990). Exi­gen que el dere­cho a una edu­ca­ción públi­ca y gra­tui­ta de cali­dad sea ins­cri­to en la Cons­ti­tu­ción. Y expli­can que “la edu­ca­ción ya no es un meca­nis­mo de movi­li­dad social. Al con­tra­rio. Es un sis­te­ma que repro­du­ce las des­igual­da­des socia­les”(2). A fin de que los pobres sean pobres para la eter­ni­dad…

En Tel Aviv, el 6 de agos­to pasa­do, al gri­to de “¡El pue­blo quie­re la jus­ti­cia social!”, unas 300.000 per­so­nas se mani­fes­ta­ron en apo­yo al movi­mien­to de los jóve­nes “indig­na­dos” que piden un cam­bio en las polí­ti­cas públi­cas del gobierno neo­li­be­ral de Ben­ya­min Netan­yahou (3). “Cuan­do a alguien que tra­ba­ja –decla­ró una estu­dian­te– no le alcan­za ni siquie­ra para com­prar de comer es que el sis­te­ma no fun­cio­na. Y no es un pro­ble­ma indi­vi­dual, es un pro­ble­ma de gobierno” (4).

Des­de los años 1980 y la moda de la eco­no­mía reaga­nia­na, en todos estos paí­ses –y sin­gu­lar­men­te en los Esta­dos euro­peos debi­li­ta­dos hoy por la cri­sis de la deu­da – , las rece­tas de los gobier­nos (de dere­chas o de izquier­das) han sido las mis­mas: reduc­cio­nes drás­ti­cas del gas­to públi­co, con recor­tes par­ti­cu­lar­men­te bru­ta­les de los pre­su­pues­tos socia­les. Uno de los resul­ta­dos ha sido el alza espec­ta­cu­lar del paro juve­nil (en la Unión Euro­pea: 21%; en Espa­ña: ¡42,8%!). O sea, la impo­si­bi­li­dad para toda una gene­ra­ción de entrar en la vida acti­va. El sui­ci­dio de una socie­dad.

En vez de reac­cio­nar, los gobier­nos, espan­ta­dos por los recien­tes derrum­bes de las Bol­sas, insis­ten en que­rer a toda cos­ta satis­fa­cer a los mer­ca­dos. Cuan­do lo que ten­drían que hacer, y de una vez, es des­ar­mar a los mer­ca­dos(5). Obli­gar­les a que se some­tan a una regla­men­ta­ción estric­ta. ¿Has­ta cuán­do se pue­de seguir acep­tan­do que la espe­cu­la­ción finan­cie­ra impon­ga sus cri­te­rios a la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca? ¿Qué sen­ti­do tie­ne la demo­cra­cia? ¿Para qué sir­ve el voto de los ciu­da­da­nos si resul­ta que, a fin de cuen­tas, man­dan los mer­ca­dos?

En el seno mis­mo del mode­lo capi­ta­lis­ta, las alter­na­ti­vas rea­lis­tas exis­ten. Defen­di­das y res­pal­da­das por exper­tos inter­na­cio­nal­men­te reco­no­ci­dos. Dos ejem­plos: el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) debe con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro ban­co cen­tral y pres­tar­le dine­ro (con con­di­cio­nes pre­ci­sas) a los Esta­dos de la euro­zo­na para finan­ciar sus gas­tos. Cosa que le está prohi­bi­da al BCE actual­men­te. Lo que obli­ga a los Esta­dos a recu­rrir a los mer­ca­dos y pagar intere­ses astro­nó­mi­cos… Con esa medi­da se aca­ba la cri­sis de la deu­da.

Segun­do: dejar de pro­me­ter­lo y pasar a exi­gir ya la Tasa sobre las Tran­sac­cio­nes Finan­cie­ras (TTF). Con un modes­to impues­to de un 0,1% sobre los inter­cam­bios de accio­nes en Bol­sa y sobre el mer­ca­do de divi­sas, la Unión Euro­pea obten­dría, cada año, entre 30.000 y 50.000 millo­nes de euros. Sufi­cien­te para finan­ciar con hol­gu­ra los ser­vi­cios públi­cos, res­tau­rar el Esta­do de bien­es­tar y ofre­cer un futu­ro lumi­no­so a las nue­vas gene­ra­cio­nes.

O sea, las solu­cio­nes téc­ni­cas exis­ten. Pero ¿dón­de está la volun­tad polí­ti­ca?

(1) Libé­ra­tion, París, 15 de agos­to de 2011.
(2) Le Mon­de, París, 12 de agos­to de 2011.
(3) Según una encues­ta de opi­nión, las rei­vin­di­ca­cio­nes de los “indig­na­dos” israe­lies cuen­tan con la apro­ba­ción del 88% de los ciu­da­da­nos. (Libé­ra­tion, op. cit.)
(4) Le Mon­de, París, 16 de agos­to de 2011.
(5) Léa­se Igna­cio Ramo­net, “Des­ar­mar a los mer­ca­dos”, Le Mon­de diplo­ma­ti­que en espa­ñol, diciem­bre de 1997.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *