Desa­fíos de los jóve­nes – Félix Placer

A lo lar­go de este verano de con­tras­tes cli­má­ti­cos, se han suce­di­do tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vos acon­te­ci­mien­tos de sig­nos muy dife­ren­tes en los que la juven­tud ha teni­do un par­ti­cu­lar relie­ve en la socie­dad y en los medios. Las indig­na­das y exten­di­das rei­vin­di­ca­cio­nes del 15‑M, los gra­ves inci­den­tes de Ingla­te­rra han pues­to en pri­me­ra pági­na las pro­tes­tas y denun­cias con­tra situa­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que afec­tan tan nega­ti­va­men­te a los jóve­nes del con­ti­nen­te euro­peo y del mun­do. Sus exi­gen­cias de una eco­no­mía jus­ta, de una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, de pro­ta­go­nis­mo social han encon­tra­do amplio eco y se han exten­di­do por diver­sos países.

De signo muy dife­ren­te, la Jor­na­da Mun­dial de la Juven­tud (JMJ) cele­bra­da en Madrid con mul­ti­tu­di­na­ria asis­ten­cia y pre­sen­cia cen­tral del papa Bene­dic­to XVI, ha sido, sin lugar a dudas, una lla­ma­ti­va demos­tra­ción de deter­mi­na­das for­mas de reli­gio­si­dad juve­nil den­tro de una Igle­sia con­tro­la­da por mode­los conservadores.

De todas for­mas, y aun­que estos even­tos hayan aca­pa­ra­do la aten­ción mediá­ti­ca, no se pue­den dejar de lado otras rei­vin­di­ca­cio­nes de jóve­nes. En dife­ren­tes luga­res y pue­blos, tam­bién en Eus­kal Herria, por medio de movi­mien­tos socia­les y popu­la­res, con múl­ti­ples ini­cia­ti­vas y dina­mis­mo incan­sa­ble, recla­man de mane­ra per­ma­nen­te su dere­cho al tra­ba­jo y sala­rio dig­nos, a una vivien­da, a la ple­na par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, a la liber­tad de expre­sión, a abrir cami­nos para solu­cio­nar con­flic­tos y pro­ble­mas, en espe­cial ante la situa­ción de pre­sos y pre­sas, a una paz des­de la jus­ti­cia y res­pe­to de todos los derechos…

Todas estas plu­ra­les y urgen­tes exi­gen­cias plan­tean apre­mian­tes desa­fíos ante las actua­les situa­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­ló­gi­cas y tam­bién reli­gio­sas en una socie­dad lai­ca. El com­ple­jo mun­do de la juven­tud, que tan­to preo­cu­pa a muchos, intere­sa a la mayo­ría, des­orien­ta a bas­tan­tes, lan­za retos crí­ti­cos y rei­vin­di­ca­ti­vos de amplia enver­ga­du­ra. Creo que entre ellas y ellos se mani­fies­ta, ante todo, una espe­cial sen­si­bi­li­dad crí­ti­ca ante ideo­lo­gías y pode­res de cual­quier tipo que inten­tan redu­cir­los a masa de con­su­mo, mane­ja­ble y mani­pu­la­ble para los intere­ses socio­eco­nó­mi­cos de mer­ca­dos mul­ti­na­cio­na­les. Les ven­den apa­ren­te liber­tad, satis­fac­cio­nes sin lími­te, fic­ti­cias pro­me­sas de bien­es­tar; les ino­cu­lan deman­das intere­sa­das. Pero la mayo­ría de los jóve­nes son cada día más cons­cien­tes de esos cal­cu­la­dos mane­jos y ofer­tas mer­can­ti­lis­tas a cam­bio de la ven­ta de su dignidad.

En medio de esta efer­ves­cen­cia de los jóve­nes indig­na­dos, no han deja­do de sus­ci­tar la aten­ción crí­ti­ca las res­pues­tas y mode­lo de Igle­sia que Bene­dic­to XVI ha pre­sen­ta­do y ofre­ci­do a la situa­ción y pro­ble­mas de la juven­tud con­gre­ga­da en Madrid.

A mi enten­der lo pri­me­ro que sor­pren­de es que los men­sa­jes y res­pues­tas han veni­do exclu­si­va­men­te de quien ha ocu­pa­do el cen­tro de esta JMJ. El papa ha aca­pa­ra­do la pala­bra y aun­que, ya des­de su pri­mer salu­do, invi­ta­ba a los jóve­nes a ser «pro­ta­go­nis­tas de esta civi­li­za­ción», éstos ha sido tan sólo recep­to­res de su pen­sa­mien­to, de su visión de la Igle­sia, de sus orien­ta­cio­nes. Han fal­ta­do el diá­lo­go, la escu­cha, la expre­sión de los pro­ble­mas pro­pios de los mis­mos jóve­nes. Una vez más la Igle­sia jerár­qui­ca, en su voz más auto­ri­za­da, se ha cons­ti­tui­do en exclu­si­va por­ta­do­ra de valo­res y de protagonismo.

Dón­de han que­da­do las voces de tan­tos jóve­nes sin pre­sen­te ni futuro?¿Cuál ha sido la pre­sen­cia acti­va de quie­nes recla­man ‑con todo dere­cho humano y divino- una eco­no­mía jus­ta y par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca? ¿Se ha escu­cha­do algu­na denun­cia polí­ti­ca de regí­me­nes que mar­gi­nan y repri­men a los jóve­nes? ¿Por qué no se han deja­do oír ‑en lugar de des­ca­li­fi­car­las como «cul­tu­ras rela­ti­vis­tas domi­nan­tes»- las pro­pues­tas de las nue­vas cul­tu­ras lai­cas don­de la reli­gión y la Igle­sia resul­tan tan cri­ti­ca­bles? ¿Se han teni­do en cuen­ta los acu­cian­tes pro­ble­mas de la juven­tud en barrios mar­gi­na­les, en las cár­ce­les, en el mun­do rural, en la inmi­gra­ción…? ¿Por qué no se ha dia­lo­ga­do con ellos dan­do prue­ba de «soli­da­ri­dad, res­pe­to y amor», como ins­tó el con­ci­lio Vati­cano II (que, por cier­to, no ha sido cita­do en esta JMJ)?

Cier­ta­men­te se han ofre­ci­do ‑Bene­dic­to XVI es un con­su­ma­do maes­tro- res­pues­tas teo­ló­gi­cas y pas­to­ra­les escu­cha­das con sumi­so fer­vor por los asis­ten­tes, pero ¿res­pon­dían a los autén­ti­cos desa­fíos de los jóve­nes? Hace algún tiem­po, en una pared de un barrio de Gas­teiz se escri­bió: «Jesús es la res­pues­ta». Al poco tiem­po se aña­dió: «y ¿cuál es la pre­gun­ta?». Como con­tras­te, estos días se ha cele­bra­do en Sala­man­ca un encuen­tro inter­na­cio­nal de teó­lo­gas euro­peas. Su tema ha sido: «escu­char, com­pren­der, res­pon­der en un mun­do secu­lar a la injus­ti­cia, a los nue­vos len­gua­jes culturales».

Sin embar­go, la Igle­sia jerár­qui­ca sigue refor­zan­do su ima­gen con­ser­va­do­ra y doc­tri­nal, exi­gien­do fide­li­dad a ella, ya que fue­ra de «su comu­nión» no se pue­de encon­trar ni seguir a Jesu­cris­to de for­ma autén­ti­ca. No es de extra­ñar que en este con­tex­to pala­bras con­ci­lia­res como pue­blo de Dios, sig­nos de los tiem­pos, libe­ra­ción no hayan sido prác­ti­ca­men­te men­cio­na­das; menos aún lo «ver­da­de­ro y san­to» (Vati­cano II) de otras religiones.

Pero ¿qué sig­ni­fi­ca­do pue­de tener para «el sen­ti­do de la exis­ten­cia de los jóve­nes», al que el papa alu­día y que­ría ofre­cer res­pues­tas, el men­sa­je de una Igle­sia de tales carac­te­rís­ti­cas, don­de la par­ti­ci­pa­ción, el pro­ta­go­nis­mo, las ideas diver­gen­tes, preo­cu­pa­cio­nes y desa­fíos urgen­tes de tan­tos jóve­nes que­dan al margen?

La mul­ti­tu­di­na­ria JMJ de Madrid segui­rá sien­do cita­da como la mayor con­cen­tra­ción numé­ri­ca en una euca­ris­tía y vigi­lia de ora­ción, y la aca­pa­ra­do­ra pre­sen­cia de Bene­dic­to XVI como su prin­ci­pal refe­ren­te. Pero más allá de esos núme­ros espec­ta­cu­la­res ‑y de mane­ra mucho más exten­di­da y apre­mian­te, urgen­te y refe­ren­cial y, sobre todo, desafiante‑, con­ti­núan vivas y cre­cien­tes las nece­si­da­des y exi­gen­cias de millo­nes de jóve­nes del mun­do ente­ro. A la gran mayo­ría de ellas y ellos no han lle­ga­do los ecos mediá­ti­cos de la JMJ madri­le­ña; pero cada día sien­ten, bus­can, recla­man sus dere­chos, su liber­tad, su vida. No son dio­ses, sino per­so­nas que exi­gen el res­pe­to y jus­ti­cia allí don­de están, viven y sufren la opre­sión, la repre­sión, la angus­tia de no poder ser jóve­nes con toda la dig­ni­dad que sus rei­vin­di­ca­cio­nes recla­man, la éti­ca exi­ge y el evan­ge­lio anun­cia y por la que segui­rán luchan­do has­ta lograr una huma­ni­dad don­de para todos haya pan, liber­tad, soli­da­ri­dad y amistad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.