Desa­fíos de los jóve­nes – Félix Pla­cer

A lo lar­go de este verano de con­tras­tes cli­má­ti­cos, se han suce­di­do tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vos acon­te­ci­mien­tos de sig­nos muy dife­ren­tes en los que la juven­tud ha teni­do un par­ti­cu­lar relie­ve en la socie­dad y en los medios. Las indig­na­das y exten­di­das rei­vin­di­ca­cio­nes del 15‑M, los gra­ves inci­den­tes de Ingla­te­rra han pues­to en pri­me­ra pági­na las pro­tes­tas y denun­cias con­tra situa­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que afec­tan tan nega­ti­va­men­te a los jóve­nes del con­ti­nen­te euro­peo y del mun­do. Sus exi­gen­cias de una eco­no­mía jus­ta, de una demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, de pro­ta­go­nis­mo social han encon­tra­do amplio eco y se han exten­di­do por diver­sos paí­ses.

De signo muy dife­ren­te, la Jor­na­da Mun­dial de la Juven­tud (JMJ) cele­bra­da en Madrid con mul­ti­tu­di­na­ria asis­ten­cia y pre­sen­cia cen­tral del papa Bene­dic­to XVI, ha sido, sin lugar a dudas, una lla­ma­ti­va demos­tra­ción de deter­mi­na­das for­mas de reli­gio­si­dad juve­nil den­tro de una Igle­sia con­tro­la­da por mode­los con­ser­va­do­res.

De todas for­mas, y aun­que estos even­tos hayan aca­pa­ra­do la aten­ción mediá­ti­ca, no se pue­den dejar de lado otras rei­vin­di­ca­cio­nes de jóve­nes. En dife­ren­tes luga­res y pue­blos, tam­bién en Eus­kal Herria, por medio de movi­mien­tos socia­les y popu­la­res, con múl­ti­ples ini­cia­ti­vas y dina­mis­mo incan­sa­ble, recla­man de mane­ra per­ma­nen­te su dere­cho al tra­ba­jo y sala­rio dig­nos, a una vivien­da, a la ple­na par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, a la liber­tad de expre­sión, a abrir cami­nos para solu­cio­nar con­flic­tos y pro­ble­mas, en espe­cial ante la situa­ción de pre­sos y pre­sas, a una paz des­de la jus­ti­cia y res­pe­to de todos los dere­chos…

Todas estas plu­ra­les y urgen­tes exi­gen­cias plan­tean apre­mian­tes desa­fíos ante las actua­les situa­cio­nes eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­ló­gi­cas y tam­bién reli­gio­sas en una socie­dad lai­ca. El com­ple­jo mun­do de la juven­tud, que tan­to preo­cu­pa a muchos, intere­sa a la mayo­ría, des­orien­ta a bas­tan­tes, lan­za retos crí­ti­cos y rei­vin­di­ca­ti­vos de amplia enver­ga­du­ra. Creo que entre ellas y ellos se mani­fies­ta, ante todo, una espe­cial sen­si­bi­li­dad crí­ti­ca ante ideo­lo­gías y pode­res de cual­quier tipo que inten­tan redu­cir­los a masa de con­su­mo, mane­ja­ble y mani­pu­la­ble para los intere­ses socio­eco­nó­mi­cos de mer­ca­dos mul­ti­na­cio­na­les. Les ven­den apa­ren­te liber­tad, satis­fac­cio­nes sin lími­te, fic­ti­cias pro­me­sas de bien­es­tar; les ino­cu­lan deman­das intere­sa­das. Pero la mayo­ría de los jóve­nes son cada día más cons­cien­tes de esos cal­cu­la­dos mane­jos y ofer­tas mer­can­ti­lis­tas a cam­bio de la ven­ta de su dig­ni­dad.

En medio de esta efer­ves­cen­cia de los jóve­nes indig­na­dos, no han deja­do de sus­ci­tar la aten­ción crí­ti­ca las res­pues­tas y mode­lo de Igle­sia que Bene­dic­to XVI ha pre­sen­ta­do y ofre­ci­do a la situa­ción y pro­ble­mas de la juven­tud con­gre­ga­da en Madrid.

A mi enten­der lo pri­me­ro que sor­pren­de es que los men­sa­jes y res­pues­tas han veni­do exclu­si­va­men­te de quien ha ocu­pa­do el cen­tro de esta JMJ. El papa ha aca­pa­ra­do la pala­bra y aun­que, ya des­de su pri­mer salu­do, invi­ta­ba a los jóve­nes a ser «pro­ta­go­nis­tas de esta civi­li­za­ción», éstos ha sido tan sólo recep­to­res de su pen­sa­mien­to, de su visión de la Igle­sia, de sus orien­ta­cio­nes. Han fal­ta­do el diá­lo­go, la escu­cha, la expre­sión de los pro­ble­mas pro­pios de los mis­mos jóve­nes. Una vez más la Igle­sia jerár­qui­ca, en su voz más auto­ri­za­da, se ha cons­ti­tui­do en exclu­si­va por­ta­do­ra de valo­res y de pro­ta­go­nis­mo.

Dón­de han que­da­do las voces de tan­tos jóve­nes sin pre­sen­te ni futuro?¿Cuál ha sido la pre­sen­cia acti­va de quie­nes recla­man ‑con todo dere­cho humano y divino- una eco­no­mía jus­ta y par­ti­ci­pa­ción demo­crá­ti­ca? ¿Se ha escu­cha­do algu­na denun­cia polí­ti­ca de regí­me­nes que mar­gi­nan y repri­men a los jóve­nes? ¿Por qué no se han deja­do oír ‑en lugar de des­ca­li­fi­car­las como «cul­tu­ras rela­ti­vis­tas domi­nan­tes»- las pro­pues­tas de las nue­vas cul­tu­ras lai­cas don­de la reli­gión y la Igle­sia resul­tan tan cri­ti­ca­bles? ¿Se han teni­do en cuen­ta los acu­cian­tes pro­ble­mas de la juven­tud en barrios mar­gi­na­les, en las cár­ce­les, en el mun­do rural, en la inmi­gra­ción…? ¿Por qué no se ha dia­lo­ga­do con ellos dan­do prue­ba de «soli­da­ri­dad, res­pe­to y amor», como ins­tó el con­ci­lio Vati­cano II (que, por cier­to, no ha sido cita­do en esta JMJ)?

Cier­ta­men­te se han ofre­ci­do ‑Bene­dic­to XVI es un con­su­ma­do maes­tro- res­pues­tas teo­ló­gi­cas y pas­to­ra­les escu­cha­das con sumi­so fer­vor por los asis­ten­tes, pero ¿res­pon­dían a los autén­ti­cos desa­fíos de los jóve­nes? Hace algún tiem­po, en una pared de un barrio de Gas­teiz se escri­bió: «Jesús es la res­pues­ta». Al poco tiem­po se aña­dió: «y ¿cuál es la pre­gun­ta?». Como con­tras­te, estos días se ha cele­bra­do en Sala­man­ca un encuen­tro inter­na­cio­nal de teó­lo­gas euro­peas. Su tema ha sido: «escu­char, com­pren­der, res­pon­der en un mun­do secu­lar a la injus­ti­cia, a los nue­vos len­gua­jes cul­tu­ra­les».

Sin embar­go, la Igle­sia jerár­qui­ca sigue refor­zan­do su ima­gen con­ser­va­do­ra y doc­tri­nal, exi­gien­do fide­li­dad a ella, ya que fue­ra de «su comu­nión» no se pue­de encon­trar ni seguir a Jesu­cris­to de for­ma autén­ti­ca. No es de extra­ñar que en este con­tex­to pala­bras con­ci­lia­res como pue­blo de Dios, sig­nos de los tiem­pos, libe­ra­ción no hayan sido prác­ti­ca­men­te men­cio­na­das; menos aún lo «ver­da­de­ro y san­to» (Vati­cano II) de otras reli­gio­nes.

Pero ¿qué sig­ni­fi­ca­do pue­de tener para «el sen­ti­do de la exis­ten­cia de los jóve­nes», al que el papa alu­día y que­ría ofre­cer res­pues­tas, el men­sa­je de una Igle­sia de tales carac­te­rís­ti­cas, don­de la par­ti­ci­pa­ción, el pro­ta­go­nis­mo, las ideas diver­gen­tes, preo­cu­pa­cio­nes y desa­fíos urgen­tes de tan­tos jóve­nes que­dan al mar­gen?

La mul­ti­tu­di­na­ria JMJ de Madrid segui­rá sien­do cita­da como la mayor con­cen­tra­ción numé­ri­ca en una euca­ris­tía y vigi­lia de ora­ción, y la aca­pa­ra­do­ra pre­sen­cia de Bene­dic­to XVI como su prin­ci­pal refe­ren­te. Pero más allá de esos núme­ros espec­ta­cu­la­res ‑y de mane­ra mucho más exten­di­da y apre­mian­te, urgen­te y refe­ren­cial y, sobre todo, desafiante‑, con­ti­núan vivas y cre­cien­tes las nece­si­da­des y exi­gen­cias de millo­nes de jóve­nes del mun­do ente­ro. A la gran mayo­ría de ellas y ellos no han lle­ga­do los ecos mediá­ti­cos de la JMJ madri­le­ña; pero cada día sien­ten, bus­can, recla­man sus dere­chos, su liber­tad, su vida. No son dio­ses, sino per­so­nas que exi­gen el res­pe­to y jus­ti­cia allí don­de están, viven y sufren la opre­sión, la repre­sión, la angus­tia de no poder ser jóve­nes con toda la dig­ni­dad que sus rei­vin­di­ca­cio­nes recla­man, la éti­ca exi­ge y el evan­ge­lio anun­cia y por la que segui­rán luchan­do has­ta lograr una huma­ni­dad don­de para todos haya pan, liber­tad, soli­da­ri­dad y amis­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *