El PSOE evo­ca la moción de cen­su­ra en Gipuz­koa para pre­sio­nar a Bil­du – Ramón Sola

La ofen­si­va polí­ti­ca para pre­sio­nar a Bil­du hacia deter­mi­na­das posi­cio­nes polí­ti­cas se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal ser­pien­te del verano en Eus­kal Herria. Cada decla­ra­ción o acción de sus líde­res ins­ti­tu­cio­na­les es ana­li­za­da con lupa, y ter­gi­ver­sa­da si es nece­sa­rio, para ver si sir­ve para ese obje­ti­vo. Así, la alu­sión del dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa, Mar­tin Gari­tano, a los aten­ta­dos de ETA en Cata­lun­ya ‑una dife­ren­cia­ción que en reali­dad venía implí­ci­ta en la pre­gun­ta que se le for­mu­ló- está sien­do pre­sen­ta­da como moti­vo de escán­da­lo. Diri­gen­tes del PSOE de todos los nive­les, des­de su líder Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba a con­ce­ja­les como el donos­tia­rra Ernes­to Gas­co, par­ti­ci­pan en esta ofen­si­va coor­di­na­da, a la que se han suma­do tam­bién algu­nas voces des­de el PNV. Y que ha lle­ga has­ta la Fis­ca­lía, ya que fuen­tes de la Audien­cia Nacio­nal indi­can que esta­rán muy aten­tas a todo lo que diga Garitano.

El sába­do, el minis­tro de Pre­si­den­cia, Ramón Jáu­re­gui, des­car­tó que haya moti­vos para recla­mar la ile­ga­li­za­ción de Bil­du, des­pués de que el PP empe­za­ra a recla­mar­la insis­ten­te­men­te apo­yán­do­se en las crí­ti­cas dia­rias que hacen diri­gen­tes del PSOE a la coa­li­ción. Pero una vez recha­za­da esta opción mayor, en las últi­mas horas des­de el mis­mo par­ti­do se lan­za otra ame­na­za: la de una moción de cen­su­ra en Gipuzkoa.

El pri­me­ro en pro­po­ner­la ha sido el pre­si­den­te del Sena­do, Javier Rojo. Des­pués han sali­do a esce­na diri­gen­tes del PSE en Gipuz­koa, como Odón Elor­za, que dijo en su blog sen­tir «ver­güen­za» por Gari­tano, y Ernes­to Gas­co, para quien esta moción de cen­su­ra per­mi­ti­ría recu­pe­rar «el sen­ti­do común». Los medios más cer­ca­nos al PSOE tam­bién han car­ga­do con­tra el dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa remar­can­do su recep­ción a jóve­nes víc­ti­mas de la repre­sión o su denun­cia de la polí­ti­ca car­ce­la­ria en el acto de Loiola.

En un tono cada vez más alto, el con­se­je­ro de Inte­rior de Lakua, Rodol­fo Ares, afir­mó ayer en la Cade­na Ser que las pala­bras de Gari­tano en Cata­lun­ya le pare­cen «obs­ce­nas» y que mues­tran «la baje­za moral de este per­so­na­je». Retor­cien­do al máxi­mo las afir­ma­cio­nes pro­nun­cia­das real­men­te en la Uni­ver­si­tat Cata­la­na d’Es­tiu, Ares con­clu­yó que si no acla­ra sus afir­ma­cio­nes Mar­tin Gari­tano evi­den­cia­rá que «sigue jus­ti­fi­can­do los actos terro­ris­tas de ETA fue­ra de Cataluña».

Tras todo este calen­ta­mien­to, quien salió a la pis­ta fue el can­di­da­to del PSOE a La Mon­cloa, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, para indi­car que a él tam­bién le pare­ce «muy per­ti­nen­te» pedir expli­ca­cio­nes al dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa por Bildu.

El gru­po del PNV de las Jun­tas Gene­ra­les deci­dió recla­mar una com­pa­re­cen­cia urgen­te de Gari­tano argu­men­tan­do que «toda­vía no reco­no­ce abier­ta­men­te que los dere­chos huma­nos son uni­ver­sa­les e inalienables».

Como cabía espe­rar, el PP se apre­su­ró a mos­trar su apo­yo a cual­quier moción de cen­su­ra en Gipuz­koa, sin poner nin­gún tipo de con­di­ción, como ya hizo antes de la cons­ti­tu­ción de las Jun­tas para tra­tar de arre­ba­tar­le el car­go. El PNV lo frus­tró al re- husar sumar­se a esa entente.

Goi­ri­ze­laia: «Crean polé­mi­cas sin fun­da­men­to para justificarse»

La abo­ga­da y miem­bro de la izquier­da aber­tza­le Jone Goi­ri­ze­laia con­si­de­ró que se está crean­do arti­fi­cial­men­te una «polé­mi­ca» en torno a las víc­ti­mas de ETA «por algu­nos agen­tes polí­ti­cos» que bus­can «uti­li­zar» esta cues­tión para «jus­ti­fi­car su inmovilismo».

Res­pon­dió así en una entre­vis­ta en Onda Vas­ca, reco­gi­da por Efe, al ser pre­gun­ta­da por los lla­ma­mien­tos a Mar­tin Gari­tano. Al igual que ya hizo éste en la con­fe­ren­cia de la Uni­ver­si­tat Cata­la­na d’Es­tiu, Jone Goi­ri­ze­laia recor­dó que las per­so­nas que for­man par­te de Bil­du han hecho suyo el Acuer­do de Ger­ni­ka, que «reco­ge expre­sa­men­te, sin nin­gún tipo de palia­ti­vo de nin­gu­na cla­se, que van a tra­ba­jar por el reco­no­ci­mien­to de todas las víc­ti­mas, sin dis­tin­cio­nes y sin clases».

Por ello, ase­gu­ró que le pare­ce «muy gra­ve» que «se esté uti­li­zan­do el sufri­mien­to de las víc­ti­mas de mane­ra polí­ti­ca», al tiem­po que recor­dó que el dolor pro­du­ci­do por el con­flic­to arma­do «ha sido impor­tan­te para todo el mun­do» y reite­ró la nece­si­dad de tra­ba­jar para ter­mi­nar con «todo tipo de sufrimiento».

Goi­ri­ze­laia acu­só en con­cre­to al PP de gene­rar «una serie de polé­mi­cas sin fun­da­men­to» para inten­tar for­zar la ile­ga­li­za­ción de Bil­du y man­te­ner a la izquier­da aber­tza­le en esta mis­ma situa­ción. «Le pedi­ría al PP que se olvi­de ya del pasa­do y que empie­ce a apos­tar por el futu­ro, y que adop­te de una vez por todas una acti­tud res­pon­sa­ble, cons­truc­ti­va», añadió.

Se mos­tró espe­ran­za­da ade­más en que el Cons­ti­tu­cio­nal lega­li­ce Sor­tu antes de las elec­cio­nes. Téc­ni­ca­men­te pue­de abor­dar el tema des­de el 20 de setiem­bre, pero sin fecha tope.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.