Espa­ña: con «p» de Poya­les – Joxean Agi­rre Agi­rre

Poya­les del Hoyo es una peque­ña loca­li­dad incrus­ta­da en lo más pro­fun­do de Ávi­la. Recien­te­men­te, su alcal­de, del PP, deci­dió des­en­te­rrar y ubi­car en una fosa común del cemen­te­rio local los res­tos de diez per­so­nas fusi­la­das en el tér­mino muni­ci­pal por el ban­do fran­quis­ta tras el gol­pe de esta­do de 1936. Lo hizo sin comu­ni­car sus inten­cio­nes a los fami­lia­res de bue­na par­te de los afec­ta­dos por aque­lla pro­fa­na­ción. Ante seme­jan­te atro­pe­llo, varias aso­cia­cio­nes defen­so­ras de la Memo­ria His­tó­ri­ca con­vo­ca­ron un sen­ci­llo acto de des­agra­vio en Poya­les del Hoyo.

Según rela­tó un repre­sen­tan­te de los con­vo­can­tes, fue­ron los cua­tro con­ce­ja­les del PP en la Cor­po­ra­ción quie­nes jalea­ron y coman­da­ron un gru­po que reven­tó el acto. Les lla­ma­ron «putos rojos», les espe­ta­ron que si Fran­co levan­ta­ra la cabe­za, les cor­ta­rían el cue­llo, y las agre­sio­nes no se que­da­ron en meras pala­bras. En dis­tin­tas imá­ge­nes y foto­gra­mas pudi­mos com­pro­bar los gol­pes y empu­jo­nes pro­pi­na­dos por varios mato­nes fas­cis­tas a las per­so­nas con­gre­ga­das. Imá­ge­nes típi­cas de la Espa­ña negra, sumi­sa con el poder, atroz y des­pia­da­da con el débil.

La «p», como ini­cial y resu­men de la Espa­ña que ansia­mos dejar atrás, tie­ne un capi­tal sim­bó­li­co tan aqui­la­ta­do como el mis­mí­si­mo toro de Osbor­ne. De dere­chas o supues­ta izquier­da, la «p» espa­ño­la se afa­na a todas horas por estran­gu­lar a nues­tro pue­blo. ¿Que no?

Empe­ce­mos por la «P» mayús­cu­la, en La Mon­cloa des­de 2004, y con casi 22 años de gobierno a sus espal­das de los 33 que han segui­do al deve­nir cons­ti­tu­cio­nal del rei­na­do que pade­ce­mos. Las «P» de PSOE y Pérez Rubal­ca­ba han sido plúm­beas no por abu­rri­das, sino por su pro­fu­sa uti­li­za­ción del plo­mo para mate­ria­li­zar el domuit vas­co­nes que les lega­ron los reyes godos en su afán por sojuz­gar a Eus­kal Herria. En los dos últi­mos años, la opor­tu­ni­dad abier­ta uni­la­te­ral­men­te por la izquier­da aber­tza­le sólo ha encon­tra­do inmo­vi­lis­mo como res­pues­ta. Pues­tos a ele­gir, pre­fie­ren la «p» de poli­cía a la «p» de paz, ya que la repre­sión, la tor­tu­ra, han sido admi­nis­tra­das con un ojo pues­to en los intere­ses de quie­nes viven del con­flic­to. Andrés Cas­si­ne­llo, mili­tar espa­ñol, artí­fi­ce de la gue­rra sucia y repre­sen­tan­te genuino de la «inte­li­gen­cia cas­tren­se» espa­ño­la, decla­ró en los años ochen­ta: «Pre­fie­ro la gue­rra a la alter­na­ti­va KAS, y la gue­rra a la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di». El PSOE ha demos­tra­do des­de enton­ces com­par­tir la mis­ma creen­cia. Tam­bién el PSE de Patxi López, una «p» menor por cul­pa de sus com­ple­jos, liga­da sin reme­dio al «puche­ra­zo» que le otor­gó la Lehen­da­ka­ritza apo­yán­do­se en un par­la­men­to no demo­crá­ti­co. Su acción de gobierno, subal­ter­na, nacio­na­lis­ta espa­ño­la, son­ro­ja inclu­so a sus mili­tan­tes más pre­cla­ros y hones­tos.

No obs­tan­te, la «p» más patrió­ti­ca es la del PP, Poya­les por par­ti­da doble. Este par­ti­do que, apa­ren­te­men­te, gober­na­rá Espa­ña par­tir del oto­ño, es voce­ro de las pla­gas que aso­la­rán Eus­kal Herria tras su lle­ga­da. Rajoy, Gon­zá­lez Pons y Sáez de San­ta­ma­ría sólo tie­nen de bueno el dudo­so méri­to de estar menos a la dere­cha que los pis­to­le­ros ideo­ló­gi­cos de la Fun­da­ción FAES, genuino think tank del neo­fran­quis­mo expre­sa­do en Poya­les. Pese a Basa­goi­ti, que ensal­zó a los fami­lia­res del mata­ri­fe norue­go del islo­te de Uto­ya en com­pa­ra­ción con los inte­gran­tes de Etxe­rat, Brei­vik fue miem­bro del par­ti­do dere­chis­ta Frems­krit­ts­par­tiet (en norue­go: Par­ti­do del Pro­gre­so). Ade­más de com­par­tir doble «p», este par­ti­do se equi­pa­ra sin difi­cul­tad con el PP espa­ñol, segun­da fuer­za par­la­men­ta­ria, popu­lis­ta, papis­ta, pre­ven­cio­nis­ta, prohi­bi­cio­nis­ta… Has­ta el Papa, otra doble «p», ha visi­ta­do Madrid estos días como «pere­grino evan­ge­li­za­dor» de la mano de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les de Espa­ña. La «p» del per­dón públi­co soli­ci­ta­do por la cúpu­la del PP a cuen­ta del brin­dis de Ramón Gómez con Juan Kar­los Iza­gi­rre en el Ayun­ta­mien­to donos­tia­rra se ha incor­po­ra­do al dic­cio­na­rio poya­les­co. ¡Pobre país!

La «p» de Pri­sa y de Pedro­jo­ta es un com­bi­na­do explo­si­vo en la coc­te­le­ra de la comu­ni­ca­ción. En las últi­mas sema­nas, el dia­rio «El País» per­si­gue como un gal­go famé­li­co la lie­bre vas­ca, ésa que osten­ta la «b» de Bil­du. En un alar­de de inde­cen­cia pro­fe­sio­nal, José Luis Bar­be­ría, vie­jo cono­ci­do del mun­do aber­tza­le por su paso por Eus­ka­di­ko Ezke­rra, escri­bía el pri­mer domin­go de agos­to un artícu­lo mar­ca de la casa: «Bil­du, o como triun­far sin con­de­nar a ETA». Ase­gu­ra­ba que «aho­ra que ven que la lucha arma­da ya no tie­ne sen­ti­do y des­cu­bren las ven­ta­jas del sis­te­ma demo­crá­ti­co, es como si pre­ten­die­ran hacer tabla rasa y decla­rar el pun­to cero de la his­to­ria. En ese pro­pó­si­to, sus “his­to­ria­do­res” se afa­nan en la tarea de con­fec­cio­nar lis­tas de víc­ti­mas de reales o supues­tos des­ma­nes poli­cia­les en las últi­mas déca­das que opo­ner sim­bó­li­ca­men­te a los 858 ase­si­na­tos come­ti­dos por ETA». Los dis­pa­ra­tes de este «rene­ga­do» cuyo pro­yec­to polí­ti­co nau­fra­gó hace más de dos déca­das, abar­ca­ban otros aspec­tos de la reali­dad vas­ca, pero su alu­sión a la con­fec­ción de lis­tas con víc­ti­mas de «supues­tos» des­ma­nes poli­cia­les mere­ce un alto en el camino. Los muer­tos por la Poli­cía, la gue­rra sucia, la dis­per­sión, la depor­ta­ción, el exi­lio, la cár­cel, la tor­tu­ra, no se opo­nen a nadie. Tie­nen nom­bres y ape­lli­dos, fami­lia­res, ami­gos y, en la mayo­ría de los casos, el ran­go de «civil ino­cen­te» que sería impo­si­ble atri­buir a Meli­tón Man­za­nas o a Luis Carre­ro Blan­co. Dudar­lo, rela­ti­vi­zar­lo, es tan recha­za­ble como ata­car los mono­li­tos de José María Jáu­re­gui o de Fer­nan­do Múgi­ca, pero con el agra­van­te de escar­nio públi­co a tra­vés de la pren­sa escri­ta. Des­truir mono­li­tos, pin­ta­rra­jear lápi­das, hacer chan­zas con los muer­tos de un ban­do u otro, com­pa­rar el tra­ba­jo reco­pi­la­to­rio de los efec­tos de la repre­sión en Eus­kal Herria con «la super­che­ría de recrear dos vio­len­cias simé­tri­cas», como hace Bar­be­ría, es pro­pio del espí­ri­tu de Poya­les, y seña de iden­ti­dad de todos los idio­tas mora­les que lo rei­vin­di­can.

Entre­tan­to, «El Mun­do» da fe a todas horas de su misión edi­to­rial: expri­mir has­ta la exte­nua­ción la baye­ta de la men­ti­ra y de la mani­pu­la­ción para que el inde­pen­den­tis­mo vas­co pur­gue su éxi­to polí­ti­co, elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal. Tie­ne una tri­ple «p» como jara­be cura­lo­to­do: palo, prohi­bi­ción y pri­sión.

En resu­mi­das cuen­tas y ante este pano­ra­ma, ¿qué se nos ha per­di­do el 20‑N en Madrid? En esa Espa­ña pre­ten­cio­sa, puñe­te­ra, per­se­gui­do­ra, pia­do­sa de Dios, pur­gan­te con acei­te de ricino, paraí­so de pren­sa rosa y ple­ga­rias, pára­mo de para­dos y pros­cri­tos, en don­de pena y penu­ria se dan la mano. Nada. Abso­lu­ta­men­te nada. De lo que se tra­ta es de lle­var a su par­la­men­to el ven­da­val que agi­ta des­de hace meses la reali­dad vas­ca. Una nue­va reali­dad en la que, para los que gus­tan de fra­ses con­tun­den­tes, se mate­ria­li­ce la derro­ta de una Espa­ña que se cree gana­do­ra de la penúl­ti­ma bata­lla. A esa Espa­ña con «p» de per­de­do­ra es pre­ci­so con­tra­po­ner­le otra «p», la de la peda­go­gía demo­crá­ti­ca. Eus­kal Herria y Espa­ña cons­ti­tu­yen dos suje­tos nacio­na­les que deben con­vi­vir des­de el res­pe­to a las deci­sio­nes demo­crá­ti­cas de sus res­pec­ti­vas socie­da­des. Ire­mos a recla­mar­lo una vez más, como hizo Josu Mugu­ru­za en 1989. En su nom­bre, en el de San­ti Brouard, y en el de todas y todos los demás.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *