Espa­ña: con «p» de Poya­les – Joxean Agi­rre Agirre

Poya­les del Hoyo es una peque­ña loca­li­dad incrus­ta­da en lo más pro­fun­do de Ávi­la. Recien­te­men­te, su alcal­de, del PP, deci­dió des­en­te­rrar y ubi­car en una fosa común del cemen­te­rio local los res­tos de diez per­so­nas fusi­la­das en el tér­mino muni­ci­pal por el ban­do fran­quis­ta tras el gol­pe de esta­do de 1936. Lo hizo sin comu­ni­car sus inten­cio­nes a los fami­lia­res de bue­na par­te de los afec­ta­dos por aque­lla pro­fa­na­ción. Ante seme­jan­te atro­pe­llo, varias aso­cia­cio­nes defen­so­ras de la Memo­ria His­tó­ri­ca con­vo­ca­ron un sen­ci­llo acto de des­agra­vio en Poya­les del Hoyo.

Según rela­tó un repre­sen­tan­te de los con­vo­can­tes, fue­ron los cua­tro con­ce­ja­les del PP en la Cor­po­ra­ción quie­nes jalea­ron y coman­da­ron un gru­po que reven­tó el acto. Les lla­ma­ron «putos rojos», les espe­ta­ron que si Fran­co levan­ta­ra la cabe­za, les cor­ta­rían el cue­llo, y las agre­sio­nes no se que­da­ron en meras pala­bras. En dis­tin­tas imá­ge­nes y foto­gra­mas pudi­mos com­pro­bar los gol­pes y empu­jo­nes pro­pi­na­dos por varios mato­nes fas­cis­tas a las per­so­nas con­gre­ga­das. Imá­ge­nes típi­cas de la Espa­ña negra, sumi­sa con el poder, atroz y des­pia­da­da con el débil.

La «p», como ini­cial y resu­men de la Espa­ña que ansia­mos dejar atrás, tie­ne un capi­tal sim­bó­li­co tan aqui­la­ta­do como el mis­mí­si­mo toro de Osbor­ne. De dere­chas o supues­ta izquier­da, la «p» espa­ño­la se afa­na a todas horas por estran­gu­lar a nues­tro pue­blo. ¿Que no?

Empe­ce­mos por la «P» mayús­cu­la, en La Mon­cloa des­de 2004, y con casi 22 años de gobierno a sus espal­das de los 33 que han segui­do al deve­nir cons­ti­tu­cio­nal del rei­na­do que pade­ce­mos. Las «P» de PSOE y Pérez Rubal­ca­ba han sido plúm­beas no por abu­rri­das, sino por su pro­fu­sa uti­li­za­ción del plo­mo para mate­ria­li­zar el domuit vas­co­nes que les lega­ron los reyes godos en su afán por sojuz­gar a Eus­kal Herria. En los dos últi­mos años, la opor­tu­ni­dad abier­ta uni­la­te­ral­men­te por la izquier­da aber­tza­le sólo ha encon­tra­do inmo­vi­lis­mo como res­pues­ta. Pues­tos a ele­gir, pre­fie­ren la «p» de poli­cía a la «p» de paz, ya que la repre­sión, la tor­tu­ra, han sido admi­nis­tra­das con un ojo pues­to en los intere­ses de quie­nes viven del con­flic­to. Andrés Cas­si­ne­llo, mili­tar espa­ñol, artí­fi­ce de la gue­rra sucia y repre­sen­tan­te genuino de la «inte­li­gen­cia cas­tren­se» espa­ño­la, decla­ró en los años ochen­ta: «Pre­fie­ro la gue­rra a la alter­na­ti­va KAS, y la gue­rra a la inde­pen­den­cia de Eus­ka­di». El PSOE ha demos­tra­do des­de enton­ces com­par­tir la mis­ma creen­cia. Tam­bién el PSE de Patxi López, una «p» menor por cul­pa de sus com­ple­jos, liga­da sin reme­dio al «puche­ra­zo» que le otor­gó la Lehen­da­ka­ritza apo­yán­do­se en un par­la­men­to no demo­crá­ti­co. Su acción de gobierno, subal­ter­na, nacio­na­lis­ta espa­ño­la, son­ro­ja inclu­so a sus mili­tan­tes más pre­cla­ros y honestos.

No obs­tan­te, la «p» más patrió­ti­ca es la del PP, Poya­les por par­ti­da doble. Este par­ti­do que, apa­ren­te­men­te, gober­na­rá Espa­ña par­tir del oto­ño, es voce­ro de las pla­gas que aso­la­rán Eus­kal Herria tras su lle­ga­da. Rajoy, Gon­zá­lez Pons y Sáez de San­ta­ma­ría sólo tie­nen de bueno el dudo­so méri­to de estar menos a la dere­cha que los pis­to­le­ros ideo­ló­gi­cos de la Fun­da­ción FAES, genuino think tank del neo­fran­quis­mo expre­sa­do en Poya­les. Pese a Basa­goi­ti, que ensal­zó a los fami­lia­res del mata­ri­fe norue­go del islo­te de Uto­ya en com­pa­ra­ción con los inte­gran­tes de Etxe­rat, Brei­vik fue miem­bro del par­ti­do dere­chis­ta Frems­krit­ts­par­tiet (en norue­go: Par­ti­do del Pro­gre­so). Ade­más de com­par­tir doble «p», este par­ti­do se equi­pa­ra sin difi­cul­tad con el PP espa­ñol, segun­da fuer­za par­la­men­ta­ria, popu­lis­ta, papis­ta, pre­ven­cio­nis­ta, prohi­bi­cio­nis­ta… Has­ta el Papa, otra doble «p», ha visi­ta­do Madrid estos días como «pere­grino evan­ge­li­za­dor» de la mano de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les de Espa­ña. La «p» del per­dón públi­co soli­ci­ta­do por la cúpu­la del PP a cuen­ta del brin­dis de Ramón Gómez con Juan Kar­los Iza­gi­rre en el Ayun­ta­mien­to donos­tia­rra se ha incor­po­ra­do al dic­cio­na­rio poya­les­co. ¡Pobre país!

La «p» de Pri­sa y de Pedro­jo­ta es un com­bi­na­do explo­si­vo en la coc­te­le­ra de la comu­ni­ca­ción. En las últi­mas sema­nas, el dia­rio «El País» per­si­gue como un gal­go famé­li­co la lie­bre vas­ca, ésa que osten­ta la «b» de Bil­du. En un alar­de de inde­cen­cia pro­fe­sio­nal, José Luis Bar­be­ría, vie­jo cono­ci­do del mun­do aber­tza­le por su paso por Eus­ka­di­ko Ezke­rra, escri­bía el pri­mer domin­go de agos­to un artícu­lo mar­ca de la casa: «Bil­du, o como triun­far sin con­de­nar a ETA». Ase­gu­ra­ba que «aho­ra que ven que la lucha arma­da ya no tie­ne sen­ti­do y des­cu­bren las ven­ta­jas del sis­te­ma demo­crá­ti­co, es como si pre­ten­die­ran hacer tabla rasa y decla­rar el pun­to cero de la his­to­ria. En ese pro­pó­si­to, sus “his­to­ria­do­res” se afa­nan en la tarea de con­fec­cio­nar lis­tas de víc­ti­mas de reales o supues­tos des­ma­nes poli­cia­les en las últi­mas déca­das que opo­ner sim­bó­li­ca­men­te a los 858 ase­si­na­tos come­ti­dos por ETA». Los dis­pa­ra­tes de este «rene­ga­do» cuyo pro­yec­to polí­ti­co nau­fra­gó hace más de dos déca­das, abar­ca­ban otros aspec­tos de la reali­dad vas­ca, pero su alu­sión a la con­fec­ción de lis­tas con víc­ti­mas de «supues­tos» des­ma­nes poli­cia­les mere­ce un alto en el camino. Los muer­tos por la Poli­cía, la gue­rra sucia, la dis­per­sión, la depor­ta­ción, el exi­lio, la cár­cel, la tor­tu­ra, no se opo­nen a nadie. Tie­nen nom­bres y ape­lli­dos, fami­lia­res, ami­gos y, en la mayo­ría de los casos, el ran­go de «civil ino­cen­te» que sería impo­si­ble atri­buir a Meli­tón Man­za­nas o a Luis Carre­ro Blan­co. Dudar­lo, rela­ti­vi­zar­lo, es tan recha­za­ble como ata­car los mono­li­tos de José María Jáu­re­gui o de Fer­nan­do Múgi­ca, pero con el agra­van­te de escar­nio públi­co a tra­vés de la pren­sa escri­ta. Des­truir mono­li­tos, pin­ta­rra­jear lápi­das, hacer chan­zas con los muer­tos de un ban­do u otro, com­pa­rar el tra­ba­jo reco­pi­la­to­rio de los efec­tos de la repre­sión en Eus­kal Herria con «la super­che­ría de recrear dos vio­len­cias simé­tri­cas», como hace Bar­be­ría, es pro­pio del espí­ri­tu de Poya­les, y seña de iden­ti­dad de todos los idio­tas mora­les que lo reivindican.

Entre­tan­to, «El Mun­do» da fe a todas horas de su misión edi­to­rial: expri­mir has­ta la exte­nua­ción la baye­ta de la men­ti­ra y de la mani­pu­la­ción para que el inde­pen­den­tis­mo vas­co pur­gue su éxi­to polí­ti­co, elec­to­ral e ins­ti­tu­cio­nal. Tie­ne una tri­ple «p» como jara­be cura­lo­to­do: palo, prohi­bi­ción y prisión.

En resu­mi­das cuen­tas y ante este pano­ra­ma, ¿qué se nos ha per­di­do el 20‑N en Madrid? En esa Espa­ña pre­ten­cio­sa, puñe­te­ra, per­se­gui­do­ra, pia­do­sa de Dios, pur­gan­te con acei­te de ricino, paraí­so de pren­sa rosa y ple­ga­rias, pára­mo de para­dos y pros­cri­tos, en don­de pena y penu­ria se dan la mano. Nada. Abso­lu­ta­men­te nada. De lo que se tra­ta es de lle­var a su par­la­men­to el ven­da­val que agi­ta des­de hace meses la reali­dad vas­ca. Una nue­va reali­dad en la que, para los que gus­tan de fra­ses con­tun­den­tes, se mate­ria­li­ce la derro­ta de una Espa­ña que se cree gana­do­ra de la penúl­ti­ma bata­lla. A esa Espa­ña con «p» de per­de­do­ra es pre­ci­so con­tra­po­ner­le otra «p», la de la peda­go­gía demo­crá­ti­ca. Eus­kal Herria y Espa­ña cons­ti­tu­yen dos suje­tos nacio­na­les que deben con­vi­vir des­de el res­pe­to a las deci­sio­nes demo­crá­ti­cas de sus res­pec­ti­vas socie­da­des. Ire­mos a recla­mar­lo una vez más, como hizo Josu Mugu­ru­za en 1989. En su nom­bre, en el de San­ti Brouard, y en el de todas y todos los demás.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.