Came­ron quie­re una gue­rra – Iñi­go Saenz de Ugar­te

David Came­ron ha ele­gi­do la car­ta del dra­ma­tis­mo en el dis­cur­so con el que ha inten­ta­do demos­trar hoy que el Gobierno res­pon­de­rá con deci­sión a la ola de vio­len­cia de agos­to (ya hay 1.593 dete­ni­dos, de los que 330 son meno­res de edad, y 926 acu­sa­dos, muchos por com­prar obje­tos roba­dos en los saqueos). Con­ven­ci­do de que su elec­to­ra­do le exa­mi­na aho­ra con lupa, ha hecho muchas pro­me­sas, algu­nas de ellas irrea­li­za­bles, y ha pin­ta­do un cua­dro tene­bro­so de la socie­dad bri­tá­ni­ca. Todo con la inten­ción de jus­ti­fi­car medi­das que hubie­ran sido muy dis­cu­ti­das hace sólo unas sema­nas.

Como mejor for­ma de libe­rar­se de res­pon­sa­bi­li­dad, Came­ron ha pues­to el ori­gen del ini­cio del “colap­so moral” de par­te de la socie­dad en varias gene­ra­cio­nes atrás. Su resul­ta­do: “Irres­pon­sa­bi­li­dad. Egoís­mo. Con­duc­tas que rehú­yen cual­quier res­pon­sa­bi­li­dad. Hijos sin padres. Cole­gios sin dis­ci­pli­na. Recom­pen­sa sin esfuer­zo. Cri­men sin cas­ti­go. Dere­chos sin res­pon­sa­bi­li­da­des”.

Esta suce­sión de fra­ses direc­tas y con­tun­den­tes sin ver­bo sólo tie­nen un des­ti­na­ta­rio: los infor­ma­ti­vos de tele­vi­sión.

El men­sa­je de mano dura se ha con­ver­ti­do en una decla­ra­ción de gue­rra a las ban­das juve­ni­les, muy peli­gro­sas en barrios peri­fé­ri­cos de las gran­des ciu­da­des. Came­ron dijo que apo­ya los pla­nes del minis­tro de Tra­ba­jo y Asun­tos Socia­les de con­ver­tir la vida de sus líde­res en “un infierno”. Se tra­ta de “aco­sar­los” con cons­tan­tes visi­tas poli­cia­les y com­pro­bar por ejem­plo si tie­nen los pape­les del coche en regla o han paga­do la tasa de tele­vi­sión. Tác­ti­cas en defi­ni­ti­va que será difí­cil que hagan mella en delin­cuen­tes peli­gro­sos.

En el plano social, las medi­das con­cre­tas esca­sea­ron, no así los obje­ti­vos. A la bús­que­da de un titu­lar con fuer­za, Came­ron puso el lis­tón en un nivel casi inal­can­za­ble: en cua­tro años cam­biar la vida de 120.000 fami­lias pro­ble­má­ti­cas que supues­ta­men­te están en el ori­gen de muchos de los pro­ble­mas urba­nos.

En una épo­ca en que el recor­te del gas­to social es un obje­ti­vo bási­co del Gobierno y los ayun­ta­mien­tos dis­po­nen de menos fon­dos, no que­da cla­ro cómo se con­se­gui­rá un obje­ti­vo de esas dimen­sio­nes.

Gor­don Brown ya pro­me­tió lo mis­mo en 2008. Enton­ces la cifra mane­ja­da era de 110.000 fami­lias. Des­de enton­ces, el núme­ro de fami­lias afec­ta­das por el pro­gra­ma ha sido de 7.300. Came­ron dice que la cul­pa es de “la buro­cra­cia”, pero lo cier­to es que el pro­gra­ma cues­ta un dine­ro que los ayun­ta­mien­tos no tie­nen.

Una medi­da con­cre­ta pre­sen­ta­da por Came­ron es la for­ma­ción de un ser­vi­cio social nacio­nal para los jóve­nes de 16 años para que duran­te unas sema­nas al año se dedi­quen a labo­res de volun­ta­ria­do. Came­ron quie­re que ahí se ense­ñen los valo­res de “dis­ci­pli­na, deber y decen­cia”, los mis­mos que se supo­ne que se apren­den en la escue­la.

Muy poco des­pués, Ed Mili­band ha pro­nun­cia­do otro dis­cur­so con el mis­mo tema, pero de con­te­ni­do muy dife­ren­te. De for­ma muy cui­da­do­sa, el líder labo­ris­ta se des­mar­ca de la vía repre­si­va alen­ta­da por los con­ser­va­do­res y apun­ta a la res­pon­sa­bi­li­dad de los pri­vi­le­gia­dos de la socie­dad que no cum­plen la ley sin sufrir nin­gún cas­ti­go ni cen­su­ra social.

Según Mili­band, “la ava­ri­cia, el egoís­mo y la inmo­ra­li­dad” no se encuen­tran sólo en las cla­ses mar­gi­na­les de la socie­dad. Lo mis­mo se pue­de decir de “los ban­que­ros que se que­da­ron con millo­nes mien­tras des­truían los aho­rros de las fami­lias” o de los dipu­tados que infla­ban sus cuen­tas de gas­tos. Las fami­lias tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad, dijo, pero ¿cómo pue­den unos padres ocu­par­se de sus hijos con jor­na­das de 70 horas a la sema­na?

Todo el mun­do coin­ci­de en que se tra­ta de un pro­ble­ma muy com­ple­jo y de difí­cil solu­ción. Pero al Gobierno le intere­sa des­cri­bir­lo en tér­mi­nos tajan­tes. Es una gue­rra (diga­mos que las Mal­vi­nas de Came­ron) y ahí sólo que­da poner­se del lado del Gobierno. Lo malo es que no pare­ce tener muy con­ven­ci­dos a los uni­for­ma­dos.

Las ten­sio­nes entre el Gobierno y la poli­cía han lle­ga­do a un pun­to sin pre­ce­den­tes. La razón es Bill Brat­ton, ex jefe de poli­cía de Nue­va York y Los Ange­les, nue­vo ase­sor de Came­ron. Si no fue­ra nor­te­ame­ri­cano, es pro­ba­ble que el Gobierno ya le hubie­ra nom­bra­do jefe de Scotland Yard. Los jefes poli­cia­les se con­si­de­ran menos­pre­cia­dos por el Gobierno por creer que alguien de fue­ra pue­da dar­les lec­cio­nes. Quien se ha mos­tra­do más enfu­re­ci­do es Hugh Orde, can­di­da­to al pues­to de Scotland Yard: “No estoy segu­ro de que quie­ra apren­der sobre ban­das de una zona de EEUU que tie­ne 400 de ellas”.

Brat­ton tuvo mucho éxi­to en ambas ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas en su lucha con­tra las ban­das cri­mi­na­les. Los man­dos poli­cia­les afir­man que el esti­lo poli­cial nor­te­ame­ri­cano no tie­ne nada que ver con lo que se ha hecho duran­te déca­das en el Rei­no Uni­do. La idea que tan­to gus­ta al Gobierno de que las ban­das debe­rían temer a los poli­cías hace pen­sar en un esti­lo más agre­si­vo que qui­zá cho­que con la Con­ven­ción Euro­pea de Dere­chos Huma­nos, que por otro lado no cuen­ta con muchos par­ti­da­rios entre los con­ser­va­do­res.

Los men­sa­jes de Came­ron en favor de la “tole­ran­cia cero” tam­bién moles­tan a los man­dos poli­cia­les. El comi­sa­rio jefe de West Mid­lands los ha lla­ma­do “esló­ga­nes vacíos”.

La poli­cía no reco­no­ce la des­crip­ción atroz que hace Came­ron de la segu­ri­dad en las calles bri­tá­ni­cas. Las cifras ofi­cia­les sobre delin­cuen­cia esta­ban en míni­mos his­tó­ri­cos antes de la vio­len­cia de agos­to. En el últi­mo año, sí hubo un14% en el aumen­to de robos en hoga­res, pero la cifra del año ante­rior había sido la más baja de los últi­mos 30 años.

Como sue­le ocu­rrir, hay una dife­ren­cia entre la reali­dad del cri­men y la inse­gu­ri­dad en las calles y la per­cep­ción que la opi­nión públi­ca tie­ne de ella. En lo segun­do, influ­yen tan­to las decla­ra­cio­nes de los polí­ti­cos como los men­sa­jes de los medios de comu­ni­ca­ción. Cuan­do la situa­ción está fue­ra de con­trol, o pare­ce estar­lo, lo segun­do es lo que man­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *