Mer­ce­na­rios israe­líes: así apren­den a matar den­tro de una colo­nia ile­gal – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Los sio­nis­tas se pre­pa­ran mili­tar­men­te para seguir ase­si­nan­do pales­ti­nos: una cla­ra demos­tra­ción de lo que es el Esta­do Terro­ris­ta de Israel. 

Sha­ron Gat lució el uni­for­me del Ejér­ci­to israe­lí duran­te dos déca­das. Aho­ra ges­tio­na la empre­sa Cali­ber 3, un cam­po de entre­na­mien­to para todo tipo de uni­for­ma­dos ubi­ca­do en la colo­nia ile­gal de Efrat, a esca­sos kiló­me­tros de Belén, en el cora­zón de la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da. Cada vez son más los ex sol­da­dos israe­líes que con­vier­ten su expe­rien­cia repre­si­va en un lucra­ti­vo nego­cio.

La pri­me­ra regla impues­ta para poder acce­der al cam­po de entre­na­mien­to de la empre­sa Cali­ber 3 es «no hablar de polí­ti­ca». Sha­ron Gat, su res­pon­sa­ble, lo deja cla­ro por telé­fono antes de per­mi­tir la visi­ta. Este hom­bre con pin­ta de mari­ne en tra­je de sport, pelo rapa­do, gafas de she­rif texano y pis­to­la al cin­to tie­ne el méri­to de haber con­ver­ti­do en nego­cio todo lo apren­di­do duran­te sus «más de dos déca­das» en el Ejér­ci­to israe­lí. Cali­ber 3 (se pue­de visi­tar su web en www​.cali​be​r3​ran​ge​.com) es ya una de las empre­sas pun­te­ras del Esta­do hebreo en entre­na­mien­to mili­tar, que vie­ne a sig­ni­fi­car adies­tra­mien­to de mer­ce­na­rios en una esca­la que va des­de el guar­dia de segu­ri­dad que revi­sa los bol­sos en los McDo­nalds de Ben Yehu­da has­ta los cuer­pos de éli­te que cus­to­dian el aero­puer­to de Ben Gurion, en Tel Aviv. Tam­bién a poli­cías o uni­da­des de éli­te, aun­que éstas vie­nen por man­da­to de sus supe­rio­res. Inclu­so, a uni­for­ma­dos pro­ce­den­tes de otros paí­ses, como sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses. La regla es bien cla­ra: «no hablar de polí­ti­ca». Aun­que resul­ta difí­cil no dis­cu­tir sobre el con­flic­to en un cam­po de tiro don­de dia­ria­men­te se entre­nan dece­nas de uni­for­ma­dos israe­líes y que, ade­más, está ubi­ca­do en la colo­nia ile­gal de Efrat, den­tro de los terri­to­rios pales­ti­nos ocu­pa­dos y a esca­sos kiló­me­tros de la loca­li­dad de Belén.

«Esto no es Sue­cia, don­de todos son rubios y blan­cos y es fácil deter­mi­nar quién es el malo», ase­gu­ra Gat, de edad inde­ter­mi­na­da y que pasó bue­na par­te de sus años con el uni­for­me del Tsahal (Ejér­ci­to israe­lí) en los ser­vi­cios secre­tos. «Toda­vía estoy en la reser­va», ase­gu­ra orgu­llo­so nada más arran­car su fur­go­ne­ta. Los galo­nes en Israel son un ele­men­to de exhi­bi­cio­nis­mo. Los tres años de ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio (dos en el caso de las muje­res), se lle­gan a exi­gir para acce­der a tra­ba­jos de baja cua­li­fi­ca­ción. Aun­que tam­bién es una excu­sa para apar­tar a los ára­bes, que no son lla­ma­dos a filas.

Pri­me­ra para­da: pla­za prin­ci­pal de Efrat. Tras salu­dar al sol­da­do que cus­to­dia el acce­so a la colo­nia, Gat se apea para que suban algu­nos de sus reclu­tas. El pri­mer pelo­tón, un low pro­fi­le de la segu­ri­dad, está com­pues­to por cua­ren­to­nes que aspi­ran a ascen­der de ran­go en las sub­con­tra­tas con las que el Ejér­ci­to hebreo tapo­na el défi­cit que supo­ne movi­li­zar a miles de sol­da­dos para man­te­ner la ocu­pa­ción. José es uno de ellos. Judío naci­do en Meli­lla, sir­vió «en el glo­rio­so Ejér­ci­to del gene­ra­lí­si­mo Fran­co» antes de emi­grar a Israel. Aho­ra vive con su mujer en una de las colo­nias ile­ga­les que agu­je­rean las coli­nas del sur de Cis­jor­da­nia. Aun­que ni siquie­ra quie­re espe­ci­fi­car cuál. «El gan­cho de la poli­ga­mia es lo que uti­li­za el Islam para cap­tar adep­tos», ase­gu­ra, rién­do­se, José, que luce kip­pá y reci­ta, orgu­llo­so, lemas que con­ju­gan la retó­ri­ca anti­ára­be con el mesia­nis­mo ultra­rre­li­gio­so. «Ten­go ami­gos ára­bes, pero no habla­mos de polí­ti­ca. Dios nos eli­gió a noso­tros, a los judíos, no a los chi­nos ni a nadie». Obvia­men­te, José no pasa­rá de segu­ra­ta. Y aun­que sus opi­nio­nes son preo­cu­pan­tes, pro­ba­ble­men­te sea más peli­gro­so cuan­do ejer­ce como colono arma­do que cuan­do revi­sa bol­sos en el cen­tro comer­cial de Mami­lla, en Jeru­sa­lén.

En el cam­po de tiro

Segun­da para­da: Tras un reco­rri­do de alre­de­dor de un kiló­me­tro a tra­vés de un perí­me­tro valla­do que rodea la colo­nia, Sha­ron Gat se detie­ne ante el gran por­tón de metal que cus­to­dia el cam­po de tiro. Tam­bién aquí hay reglas: «Ten­go que com­pro­bar todas las foto­gra­fías que se hagan. En este lugar exis­ten ele­men­tos secre­tos que no se pue­den mos­trar». Tras el peque­ño apar­ca­mien­to, una dece­na de jóve­nes ensa­yan sus posi­cio­nes de tiros. Éstos ya no son como el pelo­tón low pro­fi­le coman­da­do por José el meli­lli­ta, sino que está com­pues­to por per­so­nas que prác­ti­ca­men­te aca­ban de ter­mi­nar su ser­vi­cio mili­tar y aspi­ran a entrar en los cuer­pos de éli­te de la Poli­cía de Fron­te­ras. Pre­do­mi­nan las kip­pás de lana y la esté­ti­ca neo­hippy, sím­bo­lo de los colo­nos y los nacio­nal-reli­gio­sos, el sec­tor más extre­mis­ta de la socie­dad israe­lí. Por el momen­to, el gru­po se dedi­ca úni­ca­men­te a apun­tar. Pero no aprie­ta el gati­llo. «El entre­na­mien­to de tiro es por la tar­de», expli­ca Ran Sof­fer, socio de Gat y miem­bro en acti­vo de una uni­dad de éli­te del Ejér­ci­to israe­lí.

Tras la comi­da, lle­ga el momen­to de la pól­vo­ra. Una joven, que no quie­re dar su nom­bre, prue­ba su pun­te­ría con­tra blan­cos de car­tón. Entre ellos se dis­tin­guen la ima­gen de una ancia­na asus­ta­da, un mili­tan­te de las Bri­ga­das Ezze­dim El Qas­sam (bra­zo arma­do de Hamas) y un agri­cul­tor pales­tino ata­via­do con la tra­di­cio­nal kuf­fi­ya y hablan­do por el móvil. «Éstos son los chi­cos malos», seña­la otro de los alum­nos. No que­da cla­ro hacia cuál de los últi­mos dos per­so­na­jes apun­ta su dedo. Los alum­nos de Sha­ron Gat y Ran Sof­fer se entre­nan con todo el arse­nal del que dis­po­ne el Ejér­ci­to israe­lí, des­del rifle micro Tai­bot, con el que los ofi­cia­les hebreos quie­ren sus­ti­tuir su ya tra­di­cio­nal M‑16 de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se has­ta la Uzi o la pis­to­la Gha­lil. Todas ellas armas con deno­mi­na­ción de ori­gen de Tel Aviv y ensa­ya­das duran­te las seis déca­das de con­flic­to y ocu­pa­ción de los terri­to­rios pales­ti­nos.

El menú que ofre­ce Cali­ber 3 es varia­do: mucho ejer­ci­cio, ensa­yos en téc­ni­cas de «detec­ción de terro­ris­tas», prác­ti­cas de tiro con muni­ción real (una de las ofer­tas estre­lla de la com­pa­ñía y que atrae inclu­so a turis­tas extran­je­ros) y pre­pa­ra­ción en un arte mar­cial cono­ci­do como Krav Maga y que fue dise­ña­do por los pro­pios exper­tos del Ejér­ci­to israe­lí. Cada alumno paga entre 8.000 y 9.000 dóla­res por un mes de prác­ti­cas. Duran­te todo este tiem­po, los mer­ce­na­rios no salen de la colo­nia de Efrat. Duer­men en alguno de los barra­co­nes pre­fa­bri­ca­dos que la empre­sa ha ins­ta­la­do en el acce­so al cam­po de tiro o, si tie­nen suer­te, en el hotel de Efrat, la colo­nia ile­gal más cer­ca­na. Por el con­tra­rio, los miem­bros del Ejér­ci­to, la Poli­cía o miem­bros de cuer­pos mili­ta­res extran­je­ros pagan a par­te. Son sus ofi­cia­les los que acuer­dan el pre­cio, aun­que ésta sue­le ser la prin­ci­pal fuen­te de ingre­sos de empre­sas como Cali­ber 3.

«Sea­mos sin­ce­ros, éste es un tra­ba­jo de acción, no de pen­sar». Para­dó­ji­ca­men­te, un tipo como Gat, entre­na­do en los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia, apues­ta más por el múscu­lo y el gati­llo fácil. Aun­que en su pro­gra­ma sí que se apor­tan algu­nas cla­ses teó­ri­cas. Por la maña­na, bien tem­prano, pri­me­ra sesión de ejer­ci­cios. A lo lar­go del día, e inter­ca­la­do con fle­xio­nes, abdo­mi­na­les y carre­ras bajo un sol abra­sa­dor, cua­tro horas de prác­ti­cas de tiro, tan­to simu­la­das como con fue­go real. En el inte­rior del perí­me­tro de segu­ri­dad, Gat mues­tra otro de los entre­na­mien­tos base. Varios jóve­nes simu­lan un tiro­teo mien­tras se cubren tras las pare­des simu­la­das de una estruc­tu­ra de metal. Pare­ce que juga­sen al paint­ball, pero esto es más serio.

El cam­po de tiro de Efrat es un micro­cos­mos que refle­ja la deri­va de la socie­dad israe­lí. Cada vez más ence­rra­dos, cada vez más mili­ta­ri­za­dos, los reclu­tas expre­san sus opi­nio­nes sobre los pales­ti­nos sin amba­ges. «Es difí­cil con­vi­vir con los ára­bes. Cau­san dis­tur­bios y roban», ase­gu­ra Ram, un judío mexi­cano de 25 años que lle­gó a Israel con 12 y que ya ha adop­ta­do el dis­cur­so del mains­tream sio­nis­ta, abo­gan­do inclu­so por la segre­ga­ción racial. «Para un pales­tino al que se le per­mi­te ir a la uni­ver­si­dad, se inmo­la en el inte­rior. Y si no les deja­mos, nos acu­san de racis­mo», ase­gu­ra. Las armas y la repre­sión, dis­fra­za­da de obse­sión secu­ró­cra­ta, han encon­tra­do en el beli­co­so Israel el filón para un lucra­ti­vo nego­cio: ense­ñar a matar con la garan­tía que ofre­ce la expe­rien­cia de seis déca­das de gue­rra.

«Com­bi­na­mos los valo­res sio­nis­tas con la diver­sión de dis­pa­rar»

«Com­bi­na­mos los valo­res del sio­nis­mo con la diver­sión de dis­pa­rar un arma». Éste es, a jui­cio de Sha­ron Gat, uno de los atrac­ti­vos de Cali­ber 3, una de las «diez empre­sas pun­te­ras en entre­na­mien­to mili­tar», según ase­gu­ra su fun­da­dor. A los cur­sos para mer­ce­na­rios, poli­cías y mili­ta­res, la com­pa­ñía aña­de pro­gra­mas espe­cí­fi­cos para turis­tas e inclu­so para fami­lias. Como seña­lan en su pági­na web, los uni­for­ma­dos ofre­cen des­de dos horas en las que se com­bi­nan tác­ti­cas repre­si­vas con 40 minu­tos de prác­ti­cas de tiro has­ta una jor­na­da fami­liar con paint­ball incluí­do.

El nego­cio de la segu­ri­dad, es decir, el entre­na­mien­to mili­tar basa­do en el apren­di­za­je obte­ni­do duran­te seis déca­das de gue­rra y ocu­pa­ción, es uno de los más impor­tan­tes del Esta­do de Israel. De hecho, exis­ten más de 300 empre­sas dedi­ca­das a este con­cep­to, diver­si­fi­ca­das tan­to en el entre­na­mien­to de mer­ce­na­rios como en otros ser­vi­cios entre los que se inclu­ye la ins­ta­la­ción de cáma­ras.

Los clien­tes no sólo pro­ce­den del Esta­do de Israel. De hecho, exis­ten infor­mes que hablan de adies­tra­mien­to a dife­ren­tes cuer­pos de segu­ri­dad del Esta­do espa­ñol como Poli­cía espa­ño­la, Guar­dia Civil e inclu­so Ertzain­tza. Aun­que éste no es el caso de Cali­ber 3, ges­to­res de otras empre­sas como David Miz­da, de Inter­na­tio­nal Secu­rity Aca­demy, sí que reco­no­ce con­tar con uni­for­ma­dos pro­ce­den­tes del otro lado del Medi­te­rrá­neo.

Quie­nes sí tra­ba­jan con Cali­ber 3 son diver­sos gru­pos de colo­nos (como los de la veci­na Efrat), Poli­cía y Ejér­ci­to israe­líes (la pági­na web mues­tra la reco­men­da­ción de uno de los ofi­cia­les que actúan en Gaza) e inclu­so los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *