A sus órde­nes, mi car­de­nal – Jesús Valen­cia

El 26 de mayo no fue un día cual­quie­ra para el car­de­nal Rou­co; tam­po­co lo era la res­pon­sa­bi­li­dad que le había sido asig­na­da. A él le corres­pon­día con­ci­tar todos los apo­yos nece­sa­rios para que la capi­tal bor­bó­ni­ca fue­ra duran­te tres días de Agos­to la sede del Rei­no de Dios. Ardua tarea. Con­ta­ba el pre­la­do con el apo­yo de toda la cor­te celes­tial: ánge­les, arcán­ge­les, potes­ta­des y sera­fi­nes ponien­do toda la car­ne en el asa­dor (per­dón, se me olvi­da­ba que estos gre­mios son incor­pó­reos); así y todo, pare­ce que Don Anto­nio María no con­si­de­ra­ba sufi­cien­te la incon­ta­ble mul­ti­tud de ope­ra­rios celes­tes, ya que recu­rrió tam­bién al con­cur­so de los terres­tres.

Aque­lla maña­na de mayo se reu­nió don Rou­co con quie­nes él con­si­de­ra­ba mere­ce­do­res de tal honor. Como aque­lla cater­va de cola­bo­ra­do­res sí expe­ri­men­ta­ba nece­si­da­des bási­cas, la invi­ta­ción incluía el desa­yuno. No se die­ron cita en cual­quie­ra de los muchos loca­les con los que cuen­ta la igle­sia; el encuen­tro tuvo lugar en los lujo­sos salo­nes del hotel Ritz Madrid y las fuer­zas vivas allá con­vo­ca­das fue­ron aten­di­das por un plan­tel de esplén­di­das aza­fa­tas. Ya sea por la supues­ta dis­po­ni­bi­li­dad de los invi­ta­dos, ya sea por el copio­so desa­yuno que les aguar­da­ba, el caso es que las gen­tes con­vo­ca­das acu­die­ron con pre­mu­ra y en tro­pel. Abun­da­ban los ecle­siás­ti­cos pero aún era mayor el elen­co de polí­ti­cos: Cues­ta, Tri­llo, Fer­nán­dez y has­ta el minis­tro de la Pre­si­den­cia, Ramón Jáu­re­gui acu­die­ron al olor­ci­llo del café recién hecho. Men­ción apar­te mere­ce el empre­sa­ria­do que se agru­pa en la Fun­da­ción Madrid Vivo (¡viví­si­mo, diría yo). Fir­mas tan huma­ni­ta­rias como Coca Cola y el Cor­te Inglés tam­bién se incor­po­ra­ron a la Her­man­dad de La Tos­ta­da. Aun­que el con­vo­can­te era de sobra cono­ci­do fue pre­sen­ta­do por otro caba­lle­ro ilus­tre: Mar­ce­lino Ore­ja. Cuan­do la con­cu­rren­cia sabo­rea­ba la exqui­si­ta bolle­ría, el car­de­nal les lan­zó su pro­pues­ta: entre todos debían de aco­ger a la mul­ti­tud de jóve­nes que se reu­ni­rían en Madrid con el Papa. Aquel turis­mo espi­ri­tual cos­ta­ría como míni­mo 50 millo­nes de euros. Si los asis­ten­tes hubie­ran sido gen­tes de bol­si­llo ras­ca­do, en aquel mis­mo momen­to se hubie­ra pro­du­ci­do algún des­ma­yo. No fue el caso. A nin­guno de los asis­ten­tes se le atra­gan­tó la mer­me­la­da de mara­cu­yá pues sabían que el dine­ro para tal even­to no sal­dría de sus abul­ta­das fal­tri­que­ras.

Los pere­gri­nos-turis­tas van esce­ni­fi­can­do el vie­jo guión de un neo­ca­to­li­cis­mo ran­cio. Mien­tras los jóve­nes indig­na­dos se rebe­lan con­tra tan­ta mier­da acu­mu­la­da, los tra­di­cio­na­lis­tas arro­pan al poder. Tré­mu­los de his­te­ria, entra­rán en éxta­sis cuan­do haga acto de pre­sen­cia el reac­cio­na­rio Ratzin­ger. Segu­ro que, entre bas­ti­do­res, se está­rá rela­mien­do de gus­to el sagaz don Rou­co. Ape­lan­do a la hos­pi­ta­li­dad de los feli­gre­ses, a la obe­dien­cia del cle­ro y al des­pil­fa­rro del era­rio públi­co ha con­se­gui­do su obje­ti­vo: refor­zar la ima­gen de una igle­sia ultra­mon­ta­na y de unos polí­ti­cos corrup­tos. La una y los otros se están apro­ve­cha­do de tan­to joven embe­le­sa­do y dere­chón para expan­dir la ideo­lo­gía con­ser­va­do­ra y, de esa for­ma arte­ra, sal­va­guar­dar sus intere­ses de cla­se.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *