El fin de la impu­ni­dad- Car­lo Fra­bet­ti

A la poli­cía se le aca­ba el cho­llo de las men­ti­ras sin répli­ca, del ano­ni­ma­to, de las cloa­cas invi­si­bles. Duran­te más de seten­ta años, la tor­tu­ra, los malos tra­tos, las deten­cio­nes ile­ga­les, los abu­sos, las veja­cio­nes y las agre­sio­nes bru­ta­les a mani­fes­tan­tes pací­fi­cos han sido prác­ti­cas sis­te­má­ti­cas e impu­nes (es decir, sis­té­mi­cas) en el Esta­do espa­ñol, con la abyec­ta com­pli­ci­dad de jue­ces, polí­ti­cos y medios de comu­ni­ca­ción. Y esto no lo dicen los sim­pa­ti­zan­tes de ETA: lo dicen, entre otros, Amnis­tía Inter­na­cio­nal, los rela­to­res de la ONU y el medio cen­te­nar de orga­ni­za­cio­nes inte­gra­das en la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra.

Pero se les aca­ba el cho­llo, se les ha aca­ba­do ya. Hace solo diez años, la mayo­ría de la pobla­ción creía que la tor­tu­ra se había ter­mi­na­do con la supues­ta tran­si­ción a la demo­cra­cia; hoy solo la nie­gan los necios y los cana­llas. Los medios alter­na­ti­vos y las redes socia­les difun­den en tiem­po real la infor­ma­ción veraz, esa que los dis­cí­pu­los de Goeb­bels inten­tan sus­ti­tuir por una gran men­ti­ra mil veces repe­ti­da. Es impo­si­ble evi­tar que cir­cu­len las foto­gra­fías y los vídeos de la bru­ta­li­dad poli­cial cuan­do en cada telé­fono móvil hay una cáma­ra y un trans­mi­sor, cuan­do cada orde­na­dor pue­de con­ver­tir­se en una poten­te uni­dad emi­so­ra-recep­to­ra. Dont’ hate the media, beco­me the media (no odies a los medios, con­viér­te­te en los medios), dicen los anti­sis­te­ma bri­tá­ni­cos, y la con­sig­na ya es un hecho.

Ansuá­te­gui era tan zafio como Carrión (por no hablar de Rubal­ca­ba, que, ¿alguien lo duda?, sigue sien­do el minis­tro de Inte­rior); pero aquel aún tenía algu­nas posi­bi­li­da­des de que sus men­ti­ras fue­ran creí­das, mien­tras que los peno­sos bal­bu­ceos de esta son ins­tan­tá­nea­men­te des­men­ti­dos por los cien­tos de imá­ge­nes y tes­ti­mo­nios que cir­cu­lan por la red.

Aho­ra todo el mun­do sabe que hace fal­ta una doce­na de anti­dis­tur­bios para redu­cir a un perio­dis­ta (lo cual da idea de la valía ‑y valen­tía- rela­ti­va de ambos ofi­cios). Todo el mun­do pue­de com­pro­bar en vivo, y a veces inclu­so en direc­to, la bra­vu­ra y efi­ca­cia de los agen­tes del orden. “Dos con­tra uno, mier­da para cada uno”, dic­ta la jus­ti­cia popu­lar. Cuan­do son doce con­tra uno, sobra la sen­ten­cia, pues los doce la mier­da ya la lle­van pues­ta. Y a la vis­ta de todos, aun­que inten­ten escon­der­la deba­jo de los cas­cos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *